ECBC Radio | PROGRAMACIÓN
Reseñas Rock

Woodstock 99: Peace, Love, and Rage, la violencia festiva de fin de siglo

Durante el mes de agosto de 1969 se desarrolló el Festival de Woodstock en el estado de Nueva York. La idea de los organizadores, entre los cuales se encontraba Michael Lang, era realizar una serie de conciertos, a lo largo de tres días, en Bethel en el  condado de Sullivan, la finalidad era proclamar la paz y el amor entre la juventud que era rodeada por situaciones como la Guerra de Vietnam. Entre los músicos que reclutaron para este evento se encontraban The Who, Jimi Hendrix, Creedence Clearwater Revival, Sly and The Family Stone, Joe Cocker, Joan Baez, Santana,The Band y muchos otros. Un festival que se capturó en una película documental del director Michael Wadleigh.

Cuando el festival cumplió 25 años de haberse realizado se organizó en evento para conmemorarlo, lo llamaron “2 días más de paz y música”. Para el Festival Woodstock ‘94, que ocurrió en el mes de agosto, se reunieron a varios grupos y solistas veteranos  y actuales en ese momento tales como Joe Cocker, Bob Dylan, Crosby, Stills and Nash, Allman Brothers, Peter Gabriel, Santana,Green Day, NIN, Spin Doctor, Sheryl Crow, The Cranberries, Red Hot Chili Peppers, James, Metallica, Aerosmith y muchos más.  Cinco años después, en 1999, nuevamente bajo la organización de Michael Lang y John Scher, se llevó a cabo la celebración del trigésimo aniversario de Woodstock, en donde crearon un cartel con grupos que fueran atractivos principalmente para los jóvenes de finales de la década de los noventa, se descartaron artistas que se relacionaran con el viejo Woodstock, sólo figuras, de la vieja guardia, como James Brown, The Brian Setzer Orchestra, Willie Nelson, Elvis Costello, Los Lobos y Bruce Hornsby tuvieron una participación mínima.

El festival de Woodstock ’99 tuvo como sede la ciudad de Rome, ubicada en el condado de Oneida perteneciente al estado de Nueva York. Se eligió una zona que había sido una base aérea de los Estados Unidos, conocida como Griffiss, la serie de conciertos iniciaron el día viernes 23 de julio y terminaron el domingo 25.  A lo largo de las jornadas se presentaron diferentes estilo y géneros de música como el Rock, Nu Metal, Hip Hop, Electrónica, Funk, Metal, Punk y algunos más. Los conciertos se dividieron en dos grandes escenarios (este y oeste), así como uno más pequeño que se encontraba entre los dos principales y carpas en donde hubo DJs tocando toda la noche.

Los shows se transmitieron a través de pago por evento vía MTV (aunque a México y otros países llegó a través de HBO Olé, por lo cual muchos pudimos ver los recitales completos y en vivo). Entre los músicos que se presentaron tenemos a Metallica, Red Hot Chili Peppers (con Flea completamente desnudo), The Chemical Brothers, Counting Crows, Dave Matthews Band, Korn, Limp Bizkit, Insane Clown Posse (para quien esto escribe de los peores shows que he visto), Kid Rock y muchos más. Lamentablemente el festival se vio se ensombrecido por la violencia y esto se describe en el documental Woodtock 99: Peace ,Love and Rage (2021).

La película Woodtock 99: Peace, Love and Rage (2021) dirigida por Garret Price nos describe, a través del montaje hecho por el mismo director y de Avner Shiloah, cómo se fue generando la violencia y abusos sexuales a lo largo de los días que duró el festival. Garret se encarga de reunir testimonios de personas que asistieron como público, organizadores del evento, periodistas y músicos que describen el horror que se vivió (ese mismo que no vimos en la transmisión de televisión).

El documental nos da un contexto del momento histórico que se vivió en Estados Unidos con el miedo de recibir un nuevo siglo, los rumores del Y2K que crearon una paranoia al creer que el mundo entero colapsaría debido a un error informático, la manera en la cual la juventud olvidó varios de los valores sociales y musicales que se forjaron a principios de los los noventa con grupos surgidos del género grunge como Nirvana y Pearl Jam, también la situación del presidente Bill Clinton en el escándalo con la becaria Monica Lewinsky, Pero sobre todo retrata parte de la decadencia de la llamada Generación X. Las entrevistas con los personas que estuvieron presentes en los hechos descritos nos dan una visión particular y anecdótica; nos explican el problema que hubo con el personal de seguridad, el cual fue improvisado con muchachos sin experiencia en donde muchos de ellos se involucraron para estar gratis en el festival y además dejarse sobornar para dejar pasar drogas al lugar, pero al momento de los disturbios decidieron quitarse las playeras y gafetes para ocultarse entre la multitud.

En la película, Michael Lang afirma que se pensó en un festival que no fuera para los abuelos o padres, sino para una nueva generación, que ellos tuvieran su propia versión de Woodstock, con boleto pagado y que no rompieran la valla para entrar como en sus ediciones anteriores. Vemos que las entradas tuvieron un precio de 180 dólares por los tres días, en donde los asistentes podrían acampar para pasar la noche. Los dos escenarios principales estaban a un kilómetro de distancia entre ellos, así que los promotores del evento, en una conferencia de prensa, aclararon que el público se perdería varios de los recitales. Un punto que marca el documental es la muy poca participación de artistas mujeres, sólo estuvieron tres: Jewel, Sheryl Crow y Alanis Morrissett.

Otra de las presuntas causas que llevaron a esa situación violenta fueron una ola de calor, de más de 38 grados, que calentaba el suelo de cemento lo que provocó deshidratación, de igual manera los excesivos precios de los alimentos y del agua fueron incitando el enojo del público sediento y hambriento, varios de los asistentes afirman que les quitaron sus botellas de agua y comida en la entrada del lugar. Aunque en entrevistas John Scher y Michael Lang insisten en que había tomas de agua gratuita distribuidas a los largo y ancho de la zona (pero no contaban que muchas personas las utilizarían para ducharse o como actividad recreativa). Scher afirma, en el documental, que el evento contaba con un costo y que los asistentes lo sabían, no era un festival gratis, por lo cual debían llevar una buena cantidad de dinero para los gastos generados ahí.

La zona para acampar estaba cerca de los baños portátiles, los cuales fueron insuficientes, así como las regaderas para las duchas, en donde no faltó quien se pusiera a espiar a las mujeres bañándose. Pero alguien rompió un tubo de agua que anegó el lugar de camping en donde se formó lodo que se mezcló con el excremento de los baños sucios y la pestilencia no se hizo esperar, pese a esto muchos jóvenes jugaban en el lodo sin importar lo sucio que se encontraba, “jugaban entre mierda”, señala uno de los testigos.

Mujeres y hombres desnudos se paseaban por la zona lo que llamó la atención. Los mismos camarógrafos, de la transmisión televisiva, buscaban hacer tomas de las mujeres en topless o sin ropa. Dexter Holland del grupo The Offspring asegura que reprendió a varias personas por tocar a las mujeres, mientras que Jonathan Davis de Korn  se molestó por ver el manoseo a las chicas durante su presentación. “Nadie quiere ver eso, es desagradable”. Por su parte Moby explica que desde que llegó al lugar y ver el cartel presintió una mala vibra, por lo que luego de su presentación, en el escenario emergente, salió inmediatamente de ahí.

El película de Garret Price jamás se vuelve amarillista o de nota roja, simplemente nos muestra los disturbios, del día último del festival, en donde cientos de jóvenes provocaron incendios que se pueden apreciar durante la presentación de Red Hot Chili Peppers y Megadeth, destrozaron torres repetidoras de sonido, saquearon las tiendas de souvenirs, de comida, ni que decir de violaciones y abusos sexuales. En una parte del documental, la escritora y periodista, de la revista Spin, Maureen Callahan afirma que en 1969 en el primer Woodstock también hubo hechos desagradables que se ocultaron, además de que la cobertura por parte de los medios de comunicación no era tan grande, “pero en la película sólo vemos amor y paz”.

Woodstock 99: Peace, Love, and Rage es un documental que nos recordará el fallido festival en donde sólo se registraron 44 detenciones y ocho denuncias de abuso sexual, de las cuales cuatro se consignaron como presuntas violaciones. Aunque se estiman que fueron cientos más que no se denunciaron. Al final hubo pérdidas económicas y sucesos trágicos. El documental enfrenta lo mal que estuvo ese festival con los aciertos del primer evento en Coachella, festival que se celebra cada año sin problema alguno.

Comparte

Arturo Espinosa

Originario de la Ciudad de México, estudió la carrera de periodismo en el Centro Universitario de Periodismo en Arte, Radio y Televisión(PART). Se describe a si mismo como beatlero de alma y rockero de corazón.

Comentar

Click aquí para comentar

Comenta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Derechos Reservados

Recibe lo más reciente en tu correo

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a ElCirculoBeatle.com y recibir notificaciones de nuevas entradas.

LO PUBLICADO

Los autores de ECB

Aldo Flores

Arturo Espinosa

Bernardo Suárez

LUIS CARLOS PICHARDO

Marco Antonio Brito

Miguel Brito

Tere Chacón
A %d blogueros les gusta esto: