Rock

The Hollies, de Manchester para el mundo

Manchester es una de las principales ciudades en el ámbito financiero, cultural y deportivo del Reino Unido. Lugar sede de dos de los equipos más representativos de la Premium League inglesa, el Manchester United y el Manchester City. Una ciudad que también nos legó como cuna a dos músicos que se iniciaron como dueto, Allan Clarke y Graham Nash quienes con el tiempo formarían un quinteto, pilar de los grupos de la llamada Ola Inglesa en los sesentas, The Hollies.

Sin embargo, ellos dos siendo la chispa de la formación del grupo, se irían separando cada quién por su lado para formar otras bandas muy significativas en el mundo del rock como lo fueron Crosby, Still, Nash & Young como el más representativo y otros como The Scorts y The Swinging Blue Jeans en menor categoría.

Clarke y Nash tenían ya cargada la música desde pequeños cuando se iniciaron en el Skiffle el ritmo que antecedía al Rock’n Roll por su facilidad de tocarlo y que fue también el punto de partida de muchos grupos ingleses, incluidos claro, The Beatles.

Ya como dueto se identificaron posteriormente con el dueto norteamericano The Everly Brothers, con un estilo pop country de baladas suaves y pegajosas siendo aplaudidos en algunos pubs y bares de Manchester y bajo diversos nombres como The Guytones, The Two Teens, The Levins y como Ricky & Dane.  Sus pequeñas giras por algunos condados les hicieron confluir con otros músicos que actuaban ya como grupos formales, con equipo y vocalistas como fue el caso de The Deltas con quienes servían de teloneros en sus actuaciones y fue poco después que los invitaron a participar ya dentro del mismo grupo.

Ahí entre la misma alineación del grupo aparecería un guitarrista líder llamado Tony Hicks, suplente de Vik Steel, miembro fundador del grupo, y donde Hicks se convertiría en un miembro constante hasta el final en la historia de The Hollies.

The Deltas sufre su primera ruptura y es cuando Clarke, Nash, Hicks, Eric Haydock y Don Rathbone deciden hacer un cambio y se transforman entonces en el nombre que perduraría como The Hollies. El nombre viene de un casual encuentro de los chicos en la casa de Graham Nash cuando en ese momento de ocio, buscando el nombre del grupo, se les ocurre el cambio a partir del adorno que colgaba de la puerta de los Nash, un Christmas Holly, un singular arreglo para las festividades navideñas que se ponen en las puertas. Hubo quienes diferían de ésta versión al relacionar el nombre por el astro Buddy Holly, pero al parecer y de acuerdo a la familia Nash, la versión del arreglo navideño es la verdadera historia.

Tiempo después Rathbone se desprendió del grupo para ser el representante y fue suplido por Bobby Elliot quien sería uno de los ya permanentes miembros de The Hollies.

The Hollies tuvo su primera presentación con ese nombre el 8 de diciembre de 1962 en el Oasis Club de Manchester poco antes de marcharse a Liverpool a la ruta del Mersey Beat para tomar el lugar de The Beatles en The Cavern Club cuando éstos ya presumían su primer contrato en Parlophone bajo la producción de George Martin.

Al entrar a The Cavern tomaron el perfil del Rythm and Blues que ya muchos otros grupos como The Remo Four, Kenny Ball’s Jazzmen, Rory Storm and the Hurricanes, King Size Taylor y jazzistas como Panama´s Jazzmen habían hecho un ritual de cada noche, incluyendo ya las próximas presentaciones de The Rolling Stones. Eso les proporcionaba algunos jam sessions con esos grupos, actitud muy propia de ellos quienes se avocaban al jazz y al blues lo que les causó un estímulo para poder componer su propio material.

Uno de los “talent searchers” que venían de Londres, tras el éxito de The Beatles en Parlophone, fue Ron Richards, gente de EMI quien llegaría a descubrir a The Hollies en enero de 1963 para otorgarles un contrato en el mismo sello que ya había sido salvado desde el éxito de Please Please Me de Lennon y McCartney.

Aunque comenzaron con algunos covers, su material propio siempre se presentó en los lados B bajo pseudónimos como Chesster Man o L. Ransford y no fue sino hasta finales de ese año que colocarían su primer éxito llegando al lugar número ocho en el Melody Maker con la versión de Stay de Maurice Williams de The Zodiacs. De ahí que fue seguido por la versión de Doris Troy de Just One look.

 Y una presentación en el famoso programa británico Top of the Tops   con la versión de Just One Look de 1964.

Para agosto de ese mismo año lanzan el primer tema original del grupo con We’re Through tema escrito por Allan Clarke, Tony HIcks y Graham Nash bajo el nuevo pseudónimo L. Ransfold que para septiembre alcanzaría la posición número 27 de las listas británicas hasta llegar al séptimo lugar.

La confianza creada por este trío de compositores (Nash, Hicks y Clarke) abrió la puerta para que Dick James, el mismo que tenía los derechos de la música de Lennon y McCartney les diera la oportunidad para proyectarse a niveles más grandes e incluso el interés de otras compañías grabadoras como sucedió posteriormente además de obtener su propia editora con el nombre de Gratto Music.

Este nuevo contrato con Dick James les permitió tener acceso a la música de The Beatles para adquirir la composición de George Harrison If I needed Someone  que había tenido un éxito espectacular incluida en el álbum Rubber Soul (1965). Sin embargo, no tuvo la misma suerte apenas alcanzando el nivel número 20 del chart británico. Esto causó un gran disgusto por parte de Harrison y del mismo John Lennon quienes les reclamaron airadamente por haber hecho un cover tan mediocre.

Con un nuevo cambio en el bajo, Haydock fue sustituido por Bernie Calvert, aunque a palabras de su representante Ron Richards, Calvert no fue tan suficientemente bueno como Haydock. Aún así se aventuraron para sus primeras giras por los Estados Unidos sin mucho éxito, aunque para su siguiente sencillo llegarían a buenos lugares y se perfilaría como uno de sus temas principales de esa primera época con el tema Bus Stop logrando el lugar número 5 en los Estados Unidos y un primerísimo lugar en la Gran Bretaña.

Otro tema incluido en su discografía fue Stop Stop Stop  presentando una instrumentación más interesante y que les daba un estilo muy apegado a los sonidos orientales como los habían traído The Beatles en algunas de sus canciones.

El siguiente álbum del grupo fue considerado como uno de los más destacados del año 66, For Certain Because que cautivó a muchos músicos e interpretes por el encuentro de otros instrumentos que se fueron dando en temas como Pay You Back With Interest  y Tell Me To My Face. Nash buscaba evolucionarse como músico y fue en 1967 cuando le da un toque más sofisticado con letras más introspectivas hacia cómo se veía él mismo ante los demás con un toque musical que nos recordaba más al dueto Paul Simon y Art Garfunkel, variantes en sus armonías, recurriendo a lo acústico y la utilización de cintas al revés para darle ese toque psicodélico ya muy en boga.

A pesar de ello, King Midas in Reverse no llegó ni muy cerca al Top Ten. Apenas rasguñó el número 30. Esto desilusionó mucho a Graham Nash, que ya cansado de un éxito superfluo que los colocaba cada año en los primeros diez y la fama los mantenía rodeados de chicas, fiestas estruendosas, alcohol del más caro y autos último modelo, el vacío que experimentaba lo sumergía en una serie de tribulaciones por el deseo de cambiar el rumbo de The Hollies.

El siguiente proyecto sería una compilación de covers de la obra de Bob Dylan. Nash rehusó seguir en el grupo y tuvo que quemar las naves en su adorada Inglaterra para irse a Estados Unidos ya con el fin de conseguir la unión con músicos más acorde a sus ideas musicales y fue así que fundó Crosby, Stills, Nash & Young.

The Hollies no renunciaron a seguir el proyecto Dylanesco y grabaron hacia 1968 el álbum The Hollies sing Dylan. El disco no fue muy bien recibido en Estados Unidos pero no así en Inglaterra donde sí tuvo una decente acogida por los fans del grupo.  Uno de los temas que más complacieron a don Robert Zimmerman fue Just like a woman incluido en el álbum.

Para ese entonces Nash fue sustituido por Terry Silverston que había tocado en algunas bandas de Liverpool que ya antes hemos mencionado. Apegados de pronto a un sendero más romántico del pop rock llegan con un nuevo single que toca esta vez el chart de los Top Ten de Estados Unidos y por supuesto de Gran Bretaña. He Ain´t Heavy…  He’s my brother en 1969.

El trayecto del grupo parecía tocar una cúspide con éste éxito, pero sin embargo el estilo parecía enclaustrarlos en el pop, alejados de lo que habían sido sus inicios tanto en Manchester como en Liverpool. Y fue así que proyectaron un nuevo tema, con todo el sentido rockero que los había dibujado en sus principios: Long Cool Woman In A Black Dress del álbum Distant Light de 1972.

A mediados de 1973 Clarke sale del grupo para buscar nuevos horizontes como solista y The Hollies tomó al cantante sueco Mikael Rickfors para complementar giras y grabar el álbum Romany que pasó sin pena ni gloria. Sin embargo, Clarke regresó a principios de 1974 para grabar uno de sus mejores éxitos de la década de los setenta.  The Air That I Breathe, creación de Albert Ammón que llegó al lugar dos en Inglaterra y el número seis en Estados Unidos.

Para el resto de la década The Hollies siguieron grabando álbumes, ya sin tanta demanda ni tampoco con el anhelo de llegar a los primeros lugares. De esos años resaltan álbumes como Another Night 1975), Write On (1976), Russian Roulette (1976), Hollies Live (1977), 20 Hollies Golden Great (recopilación 1978), A Crazy Steal (1978), 5317704 (1979), Buddy Holly (1980), What Goes Around (1980), Reunion (1983).

Para la entrada del siglo XXI Allan Clarke deja a The Hollies en conciencia de que su voz ya no era la misma y que el grupo necesitaba sangre fresca, dejando a Hicks y a Elliot como los encargados y fue Carl Wine, anterior cantante de la banda The Muff quien suple a Clarke para compromisos siguientes y que su voz era la más fiel de acuerdo a Clarke.

Para 2003, AM Records quiso hacer un homenaje muy completo a la banda con una caja de seis cd’s titulada THE HOLLIES, The Long Road Home 1963 – 2003, con toda la alineación del grupo y con temas nunca incluidos en los álbumes así como sus letras. En 2006, después de varios años alejados de los estudios y tras la muerte de Wine graban junto con sus pilares de origen, Elliot y Hicks el álbum Staying Power y para 2009 The Hollies regresaron con otro producto Then, Now and Always y sería un año después, en 2010 que recibirían el mejor galardón que una banda pudiése lograr: la entrada al Salón de la Fama del Rock’n Roll.

 Gracias amigos, espero sus comentarios de todo tipo y nos vemos en la próxima

Beatles 4Ever!

Comparte

Luis Carlos Pichardo

He escrito para varias publicaciones de distinta índole como ha sido las ya desaparecidas revistas Sonido y Conecte dedicadas a la música rock. Actualmente me dedico a trabajar en la industria cinematográfica en producciones tanto de series para televisión, cine y comerciales como gerente de producción y locaciones.

1 comentario

Click aquí para comentar

Comenta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Sonido y Conecte, mis 2 revistas favoritas de los 80’s, escelente artículo de the Hollies, siempre es un gusto leer alguna publicación de ellos, aunque creo que dejaron de lado comentar sobre canciones como On a Carrousel, Jenifer Eacles, Sorry Susane Carrie Anne etc, saludos y excelentes artículos de los grupos pilares de los 60’s………

Derechos Reservados

Recibe lo más reciente en tu correo

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a ElCirculoBeatle.com y recibir notificaciones de nuevas entradas.

LO PUBLICADO

Los autores de ECB

Aldo Flores

Arturo Espinosa

Bernardo Suárez

LIZBETH GÓMORA

LUIS CARLOS PICHARDO

Marco Antonio Brito

Miguel Brito

Tere Chacón
A %d blogueros les gusta esto: