ECBC Radio | PROGRAMACIÓN
Editorial

¿Qué hace una buena canción?

Innumerables veces he visto en redes sociales la pregunta “¿Cuál es la mejor canción de [aquí el nombre de su Beatle favorito]?” o la muy socorrida “¿Qué canción del álbum [usted decídalo] de The Beatles es la mejor?”.

La verdad es que mayormente evito ver las respuestas a tan inteligentes preguntas pero también, de repente, contesto con un “¿La mejor canción en qué? ¿Letra, música, interpretación, alcance, ventas?”. Por supuesto, jamás nadie le da réplica a esto último.

Este asunto de decidir a nivel musical qué es lo mejor suena bastante complejo. No sólo involucra mortales comunes y corrientes sino también artistas que cuentan con una experiencia que va desde >1 año interpretando música hasta aquellos que se han pasado la vida tocando y cantando. Hay tantos seres humanos como respuestas a estas preguntas y tal vez sería interesante poner un poco de orden y unos cuantos parámetros para aprender a medir qué hace que una canción sea buena o qué le falta a otra para que resulte pésima o simplemente inescuchable.

Sólo existen dos maneras de decir si una canción es buena:

  1. De manera subjetiva
  2. De manera objetiva

En pocas palabras, como muchas cosas en la vida, o metes sentimientos o metes cerebro. O evalúas subjetivamente o evalúas objetivamente.

La evaluación subjetiva de cualquier pieza musical involucra la asociación de ésta con algún evento emotivo relacionado con nuestra vida. La gran mayoría de las personas, de hecho, deciden qué canciones son buenas y cuáles son malas con base a qué emociones éstas les despiertan. Como ejemplo, ahí están las canciones de amor que nos hacen revivir nuestros primeros enamoramientos, aquellas que nos hacen llorar dado que sus letras evocan nuestros fracasos personales y, más aún, las que nos recuerdan a algún momento importante de nuestra vida.

Decidir si una canción es buena o mala con base en la emoción que ésta despierta en nosotros no es bueno ni malo; simplemente es muy común.

La segunda manera de evaluar una pieza musical, por medio de su evaluación objetiva, tiene que ver más con la capacidad de análisis e implica dejar a un lado y de manera momentánea, los sentimientos que ésta pueda generarnos. Al basarnos en ciertos parámetros básicos y ver si la pieza en cuestión cumple con ellos, el sentimiento mismo regresará y nos confirmará si la canción o la obra musical es buena o si es mala. Aquí, algunos de éstos parámetros:

    1. Dificultad – Una buena canción debe de tener un cierto grado de dificultad en su interpretación vocal y musical.
    2. Originalidad – Lo presentado a consideración del público no debe recordarnos ninguna otra pieza musical.
    3. Brevedad – Debe de durar el tiempo justo para motivarnos, ni más ni menos.
    4. Unidad – Debe incluir una idea principal que se desarrolla a lo largo de toda la pieza sin repeticiones eternas e innecesarias.
    5. Poesía – Su letra debe mostrar una métrica precisa y debe poder asombrarnos por el orden de la disposición de sus palabras.
    6. Uso del Registro Vocal – Las buenas canciones deben de poder ser cantables utilizando rangos no comunes aunque alcanzables del registro vocal. Esto es que no cualquiera pueda cantarlas sin desafinar.
    7. Distinción – Una pieza musical que vale la pena es única en su concepción, no es repetitiva y se reconoce fácilmente con sólo escuchar sus primeras notas.
    8. Memorabilidad – Las buenas canciones son memorables y trascienden en el tiempo.
    9. Adecuadibilidad de la voz – ¿Quién la interpreta? ¿Hombre o mujer? ¿Tenor, barítono, soprano, contralto? ¿Es esa voz la más adecuada para el género musical de la pieza en particular? ¿Sonaría mejor con otra persona? Las grandes obras musicales cuentan con la voz perfecta para su interpretación.

Y no, no quiero meterme en el rubro “ventas” porque incluir la comercialibilidad de una canción en este texto no sólo lo aumentará a niveles que generarán aburrimiento sino además, contaminaré la génesis de la idea original. Baste decir entonces que las ventas son un parámetro que se agrega a los ya mencionados y que, como estos, a mayor calidad, más se confirma que la obra musical es buena.

Y usted, querido lector, ¿ya está escuchando esa canción de adolescencia para ver si cumple con los parámetros propios de una evaluación objetiva?

No lo haga. Sólo ame la música.

Comparte

Tere Chacon

Titular de El Círculo Beatle.

Beatlera, podcastera, desarrolladora web, locutora, autora y otras maravillas... Embajadora global de la Beatlemanía por The Beatles Story.

Comentar

Click aquí para comentar

Comenta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Derechos Reservados

Recibe lo más reciente en tu correo

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a ElCirculoBeatle.com y recibir notificaciones de nuevas entradas.

LO PUBLICADO

Los autores de ECB

Aldo Flores

Arturo Espinosa

Bernardo Suárez

LUIS CARLOS PICHARDO

Marco Antonio Brito

Miguel Brito

Tere Chacón
A %d blogueros les gusta esto: