Juan García Esquivel: Un Músico Mexicano tan Portentoso como Olvidado

El pianista, director de orquesta y arreglista Juan García Esquivel fue un pionero en las técnicas de grabación estéreo. Durante las décadas de 1950 y 1960, grabó una serie de álbumes de easy-listening music (casi psicodélicos)con texturas y efectos instrumentales poco ortodoxos. En la década de 1970 dirigió una banda en vivo y dejó su impronta en programas de televisión. Su música ha encontrado recientemente una nueva audiencia: el fanático del rock alternativo con oído para lo bizarro.

Juan García Esquivel nació en Tampico, Tamaulipas, México el 20 de enero de 1918. Comenzó a tocar el piano cuando era niño, a menudo practicando hasta altas horas de la noche. A los 12 años tocaba el piano en la emisora XEW de la Ciudad de México. Allí formó una pequeña banda que creció en tamaño hasta que un comediante de la estación de radio llamado El Panzón Panseco le ofreció un puesto como director de una orquesta que brindaba música de fondo para sus rutinas.

Las composiciones originales de Esquivel para el comediante lo diferenciaron de sus compañeros de la estación de radio que usaban arreglos musicales de archivo. Como le dijo al entrevistador V. Vale, “Panseco quedó muy complacido con los fondos musicales que inventé. Él podría decir ‘Quiero música de fondo para un francés caminando en Rusia’.

Pensaría, ‘¿Cómo puedo describir eso?’ Así es como mi imaginación comenzó a desarrollarse”. Componer para el comediante también fue una oportunidad para que Esquivel aprendiera los rangos de muchos instrumentos y combinaciones innovadoras para diferentes efectos.

Así a lo largo de los años, Esquivel desarrollaría la técnica musical por él mismo bautizada como Sonorama, derivando su estilo musical como Sonorámico. ¿Te da curiosidad de que se trata este rollo? escucha su peculiar versión de “Vereda Tropical”:

Other Worlds, Other Sounds

El primer lanzamiento de Esquivel en Estados Unidos se dio en 1957 cuando el director musical de RCA México envió algunas de las piezas del músico a la oficina de Nueva York. RCA Victor en Nueva York quedó tan impresionado que llevó a Esquivel a Hollywood para grabar un nuevo álbum. Esquivel se basó en su experiencia componiendo música rápidamente para Panseco, el comediante de radio; se le asignaron cinco horas para completar el álbum, pero lo terminó en tres y media. El resultado, “Other Worlds, Other Sounds”, fue descrito por la publicación Gramophone tras su lanzamiento en 1959 como “una visión mordaz expresada en términos de piano incisivo, metales implacables, saxofones viciosos y ritmo feroz de cómo podría sonar la música latinoamericana en el espacio exterior”.

La revista Time calificó el álbum como “algo nuevo y astutamente trastornado”, al tiempo que elogió su “sonido asombrosamente opulento”.

Esquivel continuó grabando para RCA Victor y Reprise Records hasta 1967; sus álbumes fueron nominados a los premios Grammy varias veces. La música de Esquivel ganó otros admiradores de alto perfil en el negocio del entretenimiento. El pionero de la televisión estadounidense Ernie Kovacs usó dos de los arreglos de Esquivel, “Sentimental Journey” y “Jalousie”, como bandas sonoras para animaciones de comerciales para muebles de oficina. (!)

Tan importante fue en los Estados Unidos, que en 1961 La compañía Fender-Rhodes diseñó un piano eléctrico celesta de 61 teclas llamado “Esquivel” después de que un ejecutivo de Fender quedara impresionado por su música en la radio. ¿Qué tal?

El arreglista vocal Randy Van Horne, quien trabajó en muchos de los discos de Esquivel, consideró a Juan “un experimentador, un innovador brillante y un hombre muy agradable”. Van Horne recordó su trabajo en el álbum Latin-esque de Esquivel de 1962: “Usamos dos estudios, a una cuadra de distancia. Juan estaba en el Studio One (de RCA) con los metales, yo estaba en el Studio Two con (The Randy Van Horne Singers). Estaba tratando de obtener una separación estéreo completa usando dos estudios, cada uno con estéreo de dos pistas, porque todo lo que teníamos eran instalaciones de grabación de dos pistas”. Van Horne comentó sobre la diferencia entre los calendarios de lanzamiento de discos de principios de la década de 1960 y los de hoy. “Estábamos tratando de hacer algo para llamar la atención de los oyentes. No hubo una promoción discográfica como la que hay hoy. En esos días, salían tantos álbumes a la semana. Si uno fue un éxito, genial, si no, pasa al siguiente. La única manera de hacerse notar era ser diferente. Juan era un experimentador y definitivamente era diferente”.

Desde 1962 hasta 1974, Esquivel tuvo un espectáculo en vivo llamado “The Sights and Sounds of Esquivel!” El grupo contó con Esquivel tocando el piano y dirigiendo a seis músicos y cuatro vocalistas y bailarinas- ver foto-, además de un espectáculo de luces. Cada mujer era de una nacionalidad diferente y se presentaría con una canción representativa de su país. Como recordó Esquivel a Neil Strauss de la revista Spin, “La chica japonesa era muy bajita, muy esbelta. La presentaría como la delicada Nana Sumi. Pero cuando empezó a cantar, tenía una voz tan fuerte y tan profunda que podía ver las caras de la audiencia reaccionar con sorpresa. Sonaba como el bajo de un hombre”.

Ser miembro de la banda de Esquivel requería una enorme cantidad de disciplina; los miembros estaban obligados a cumplir con un estricto conjunto de estatutos. Los miembros vieron el programa durante 60 días antes de convertirse en miembros de la banda de pleno derecho; los artistas que dejaban la organización debían dar un aviso de 60 días para que él pudiera entrenar adecuadamente a un reemplazo. Tal disciplina logró el resultado deseado; en 1964, un escritor de la revista Variety describió el programa de Esquivel como “una exhibición cerebral de virtuosismo, casi extenuante de seguir”.

Después de que disolvió su grupo de giras, Esquivel no pudo trabajar tanto como hubiera deseado como resultado de problemas en la espalda por una lesión en la columna en 1961. Escribió música para varios programas de televisión, incluidos Charlie’s Angels, Magnum P.I., Kojak y Simon & Simon. También compuso música para el exitoso programa infantil mexicano Burbujas. En 1993 se fracturó la cadera y hasta el día de su muerte usó silla de ruedas.

Aunque Juan García Esquivel no estuvo en el ojo público durante la década de 1990, un culto de seguidores se estaba acumulando en silencio desde esos días. El compositor llamó la atención con la publicación de los libros Incredibly Strange Music Volumen 1 y 2, el segundo volumen presentó una extensa entrevista. Space Age Bachelor Pad Music, una antología de sus grabaciones de RCA Victor de las décadas de 1950 y 1960 en el sello independiente Bar None se vendió bien, inspirando numerosas reediciones de música similar de esa época. A partir de ahí, se le empezó a recordar como “El padre de la música Lounge”.

Esquivel se mostró complacido por el público que redescubrió su obra. Le dijo a Billboard en 1995: “Tal vez lo que sucedió fue que estaba demasiado adelantado a mi tiempo… Mi única esperanza es no tener que esperar otros 35 años para ver el resultado de lo que escribo ahora”.

El Paso de Esquivel por el Rock and Roll Mexicano

Un año antes de emigrar a los Estados Unidos de Norteamérica (1956) y gracias a su excelente trabajo en los años 40s y 50s acompañando a grandes figuras de la canción mexicana, tales como Pedro Vargas y María Victoria, le fue ofrecido el filmar una película llamada La Locura del Rock adn Roll (Fernando Méndez, 1956; estrenada el 29 de Marzo de 1957), que resultó ser una comedia musical intrascendente y en compañia de adultos pretendidamente juveniles y quesque rocanroleros. Como muestra, un botón del elenco: Lilia Prado, Corona y Arau, Chachita y Susana Cabrera. Es rescatable la presencia de una de las musas protorocanroleras de nuestro incipiente Rock and Roll, Gloria Ríos así como sus muestras musicales.

Sin ser un desperdicio total, lo verdaderamente valioso de dicha cinta fue el tener la oportunidad de escucharle a Esquivel un par de sendos y sabrosos rocanroles -de lo mejorcito del rock adulto, por cierto- , compuestos con dedicatoria a la máxima casa de estudios (UNAM) así como al Instituto Politécnico Nacional. Escuchémoslos aquí:

 

Estas grabaciones fueron realizadas originalmente para el LP Las Tandas De Esquivel de 1956 y llevadas a cabo en un salón de baile llamado el Victorette, patrocinado por la casa disquera RCA Víctor. Contaron con el acompañamiento vocal del relevante grupo vocal Los Cuatro Soles formados por Antonio de Gyvés, Eduardo Licona, Daniel Cabrera “Gasparín” y Francisco Pedroza.. Ellos tambien contribuirían al naciente rock mexicano con sus grabaciones para la Musart de Amorcito y Nos Veremos Cocodrilo en 1960.

Como influencia musical, Botellita de Jerez incorpora una parte la porra del Poli (versión Esquivel) en su rola Return To Aztlan de 1995. Escúchala aquí:

Logros (casi)

Premios: dos nominaciones a los premios Grammy por Other Worlds Other Sounds, 1958; tres nominaciones a los premios Grammy por Strings Aflame, 1959; dos nominaciones a los premios Grammy por Infinity in Sound Volume 1, 1960.

Juan García Esquivel falleció en su hogar en Jiutepec, Morelos el día 3 de enero de 2002. Un músico fuera de serie, adelantado a su tiempo, y orgullosamente mexicano.

El Círculo Beatle saluda su trayectoria y lo recuerda con respeto.

Comparte

Marco Antonio Brito Flores

Marco es un adicto al Rock and Roll, al Jazz y al Blues, sobre todo con buena compañía a su lado. Conversador ameno y entrometido si de opinar se trata, gusta de encontrar opiniones diversas sobre las cosas interesantes de la vida; fanático de la trivia y de las citas citables.

2 thoughts on “Juan García Esquivel: Un Músico Mexicano tan Portentoso como Olvidado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.