John Lennon, un escritor y un dibujante en su propia tinta

Si tú, estimado lector y lectora abordaras una máquina del tiempo (así como la cabina de policía del Dr. Who) y regresaras a 1952 en Liverpool a la calle de Menlove Avenue número 251 propiedad de la señora Mary Elizabeth Stanley, más bien conocida como la tía Mimi, pasarías la reja principal de un pequeño jardín de la entrada y entrarías a un pequeño looby con dos asientos de espera con un revistero y un paragüero resguardados por una caseta de cristal labrado, abrieras la puerta principal para encontrarte con una sala acogedora con muebles conservadores rodeados de un tapiz verde pálido que cubriera las paredes, subieras al primer piso, darías la vuelta para irte al fondo encontrándote con una puerta a tu  mano izquierda y entrar a la habitación de su sobrino favorito, a la que hizo encanecer de más, el entonces John Winston Lennon, un niño de doce años apenas que en quince años más sería una de las más famosas celebridades del siglo XX.

Ahí encontrarías un montón de estampas de diversos temas sobre su cama acomodada debajo de la ventana que daba justo al frente de la casa. Pero quizás encontrarías también un buen montoncito de hojas de blocs para dibujo y hojas de cuaderno donde estarían diversos trazos representando los gustos de aquel niño entrado casi en la adolescencia. Podrías ver entonces escenas de indios contra vaqueros, jugadores de fútbol, a sus maestros de la Quarrybank School donde estudiaba deformados con grandes narices, cabezas gigantes y cuerpos pequeños y alargados: animales fantásticos como perros y leones con alas, así como un sinfín de alegorías que demostraban cuan creativo sería John, el pequeño John donde aquellos dibujos años después, serían subastados por varios cientos de miles de dólares en casas de subastas como Sotheby´s.

Al crecer, a pesar de la renuencia de su tía Mimi de hacer aquel muchacho un hombre de provecho y no direccionarlo a las actividades artísticas, tuvo la oportunidad de ingresar al Liverpool Institute of Art donde podría encausar sus anhelos en el arte pero donde sería la música que lo llevaría a ser lo que hoy se conoce como el beatle jefe, el polémico Lennon, el nombre que llevaría en varias ocasiones al escándalo, a ser uno de los más grandes compositores de la música moderna y contemporánea. John Lennon.

John con su gran amigo, Stuart Sutcliffe que conoció en el Liverpool Institute of Art, pintor y escultor y en un tiempo parte de The Beatles (también conocido como el quinto beatle).
Con su primera esposa, Cynthia Powell que también acudía a clases en el mismo Instituto. Años de una juventud llena de frenesí y creatividad.

Aún con la fama a cuestas por ser parte del cuarteto más famoso, conocido como el Cuarteto Liverpool, The Beatles, no dejó de expresar sus sentimientos propios y sería hasta 1964 cuando publicó, gracias a que varias editoriales se peleaban por publicar algo de ese nombre en la cúspide de la fama, aunque fuera algo malo e intrascendente, con tal de aumentar sus ventas en librerías. El nombre de John Lennon vendía lo que fuera

In His Own Write fue el primer libro que publicó bajo su propio nombre con una introducción de su propia pareja de compositores, Sir Paul McCartney en su última edición, como homenaje póstumo. El libro, editado por Penn State News, contenía una serie de relatos de tipo satírico, con personajes sacados de su imaginación llenos de mordacidad incluso llegando a una especie de crueldad hacia gente con determinadas discapacidades convertidos en especie de monstruos. Sus escritos se asemejaban mucho al estilo de Edward Lear, otro escritor de principios de siglo XX que jugaba con las palabras, transformándolas como propios adjetivos y verbos, en una especie de idioma para describir cuentos, relatos y poesía.

La edición contenía también dibujos creados por él mismo a una sola tinta negra, en ocasiones con tintes de acuarela para la recreación de los relatos. Creaba atmósferas fantásticas que bien fueron consideradas por algunos críticos como pieza importante del pop art mientras que otras críticas lo señalaron de una pobreza intelectual y solo como parte de la fama comercial por el nombre.

Algunos de sus dibujos inscritos en el libro.

Un año después llegaría otra publicación A Spaniard in the Works, (Un español en el trabajo se traduciría literalmente) un título llevado al juego de palabras que provenía de las palabras a spanner in the Works, una frase que significaba la rutina aburrida en un trabajo donde solo los españoles podrían aguantar. Quizás una frase un poco discriminativa y xenófoba pero ya llevada al slang inglés para determinar ciertas circunstancias de la vida.

De la misma forma satírica detallaba sus relatos convertidos en historias sin sentido, nombres ridículos y absurdos, verbos convertidos como un idioma “nuevo”, burlas hacia funcionarios públicos, a la aristocracia británica, a presentadores de televisión, a cantantes y grupos musicales, a primeros ministros e incluso a los mismos Beatles.

Adaptado de sus propias palabras también arrastraba parte de su vida infantil y juvenil donde transcribía parte de esa soledad y abandono por parte de sus padres, Julia y Fred, sus viejos maestros de escuela y amigos que lo acompañaron en sus correrías.

¡Una de las primeras ediciones apareció en una de las escenas de la película HELP! (Richard Lester, 1965) cuando en la fabulosa “casa” de The Beatles, creada en un foro aparecía en un librero que daba vueltas y encontrarse en uno de los estantes para ser escogido por John y llevárselo a su cama “subterránea”.

Al igual que su anterior libro In his own write, tuvo varias ediciones y años después, también de forma póstuma, incluía un CD con algunas entrevistas hablando sobre su vida y sus libros, así como algunas pistas inéditas de composiciones que hizo poco antes de ser asesinado.

Sus dibujos infantiles de las que escribíamos al principio, aparecieron como portada en el disco solista de Walls and Bridges de 1974 como parte de esa saga autobiográfica de Lennon que imprimía en sus álbumes como lo fue en el primero que hizo Plastic Ono Band.

Y hasta aquí mi colaboración semanal para El Círculo Beatle, esperando haya sido de su agrado al igual que sus comentarios que recibo con mucho gusto.

Walls and Bridges 1974.

Me despido no sin antes recordarles nuestros programas semanales:

NotiBeat, todos los martes a las 8 pm con Tere Chacón y Roberto Carlos Balmori dando las noticias y temas de actualidad con un toque musical.

El Escape de la Banda, con Arturo Espinosa y Sergio García con amplísimos temas sobre todo aquello que rodea al espectáculo, la música, el arte en todos sus aspectos. Todos los miércoles a las 8 de la noche.

Rock 8:30, toda la historia del Rock’n Roll mexicano desde sus inicios y sus máximos exponentes con Arturo Miranda, Carlos Moreno y el anfitrión Marco Antonio Brito. Los jueves a las 8:30 pm.

Y todos los viernes regresa El Círculo Beatle con todo lo referente de John, Paul, George y Ringo. Su música, sus discos, sus conciertos, sus películas, sus anécdotas, ¡Todo lo relacionado al cuarteto Liverpool! Con los expertos en la materia, Tere Chacón, la Jefa Beatlera, Arturo Espinosa y Marco Antonio Brito.

Y no lo olviden:

BEATLES 4EVER!!!!

Comparte

Luis Carlos Pichardo

He escrito para varias publicaciones de distinta índole como ha sido las ya desaparecidas revistas Sonido y Conecte dedicadas a la música rock. Actualmente me dedico a trabajar en la industria cinematográfica en producciones tanto de series para televisión, cine y comerciales como gerente de producción y locaciones.

One thought on “John Lennon, un escritor y un dibujante en su propia tinta

  1. Excelente articulo. Algunas observaciones:
    Como fanático de los juegos de palabras, tengo una afinidad por la escritura de Lennon, ya que me encanta cambiar las palabras de manera similar, ¡tanto en inglés como en español!
    Me pregunto, sin embargo, si un hablante no nativo de inglés puede apreciar plenamente las muchas sutilezas, matices y referencias culturales que contiene sus obras, por muy bueno que sea el inglés de esa persona. ¡Supongo que seguiré preguntándome sobre ese punto!
    Con referencia al título de su segundo libro, corregiría respetuosamente tu análisis. ‘A Spanner in the Works’ se refiere a un obstáculo que ocurre, provocando una interrupción en un proceso que uno esperaba completar sin dificultades, en español, más como ‘un palo en la rueda’, o ‘una piedra en el camino’. John habría cambiado la primera palabra a ‘Spaniard’, simplemente por efecto, por lo que la frase no era ni discriminativa ni xenófoba. De la misma manera, por ejemplo, John refiría a la tabaquería (Tobacconist) en Woolton como “el toboganista” (Toboganist), no había ningún significado oculto.

Comenta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: