Ennio El Maestro, un documental lleno de amor por la música

El Siglo XX consagró a muchos compositores que se volvieron famosos por presentar obras llenas de belleza y experimentación, las cuales encontraron como vehículo de difusión el séptimo arte. La mezcla entre cine y música ha dejado filmes de los cuales no sólo los recordamos por el director y los actores o actrices que participaron en ellos sino también hacemos mención de la banda sonora, la misma que al recordar nos llegan esas escenas cinematográficas que nos conmovieron o nos dieron alegría. Entre los grandes compositores no podemos dejar de mencionar a Nino Rota, Bernard Herrmann, John Williams, Miklós Rózsa y por supuesto a Ennio Morricone a quien se le hace un recuento de su vida en el filme documental Ennio El Mestro (Giuseppe Tornatore, 2021)

La película Ennio El Maestro (conocida en inglés como Glance Of Music), dirigida y escrita por el cineasta italiano Giuseppe Tornatore (quien ha sido el responsable de filmes como Cinema Paradiso de 1998, Stanno Tutti Bene  de 1990, La Leggenda del Pianista Sull´Oceano  de 1998 y Malena del 2000, entre otras) nos lleva a realizar una viaje a través de la vida y música del compositor romano Ennio Morricone, narrada por él mismo, en una serie de entrevistas que ofreció a Tornatore meses antes de su muerte y algunas otras de archivo. Una cinta que nos lleva a vivir la pasión por la música que nació en un hombre que de niño tenía el sueño de convertirse en médico y al cual su padre lo inscribió a la Academia Nacional de Santa Cecilia para aprender a tocar la trompeta. Un hombre que con alrededor de 500 composiciones llenó el espacio sonoro de películas y series de televisión, de las cuales muchas se han vuelto clásicas dentro de la cinematografía mundial, entre las que podemos contar títulos como Once Upon a Time In America (Sergio Leone, 1984), La Sconosciuta (Giuseppe Tornatore, 2006), The Mission (Roland Joffé, 1986), Il Fantasma dell´Opera (Dario Argento, 1998), Frantic (Roman Polanski,1988), La Cage Aux Folles (Édouard Molinaro, 1978) y 1900 (Bernardo Bertolucci, 1976).

La cinta inicia con el sonido de un metrónomo que después veremos a cuadro dentro del estudio del nonagenario maestro, quien aparece para hacer una serie de ejercicios para mantenerse en forma, antes de sumergirse en el trabajo de la creación musical, en donde las melodías invaden su mente y talento incansable para después dirigir una orquesta en su imaginación. Además la historia se irá nutriendo con testimonios de personalidades que convivieron directamente con él, compositores, cantantes, directores de cine y de orquesta y otros más que fueron influenciados por su música a la cual le rinden tributo, tales como los cineastas Roland Joffé, Dario Argento, Terrence Malick, Clint Eastwood, Oliver Stone, Wong Kar-Wai (quien también es productor del documental), Bernardo Bertolucci, Quentin Tarantino; músicos como, Gianni Morandi, John Williams, Hans Zimmer, Giuliano Montaldo, Quincy Jones, Bruce Springsteen, Pat Metheny y James Hetfield, entre muchos otros.

El guión de Tornatore nos va mostrando en orden cronológico la vida del artista, desde su infancia en un periodo como lo fue la Segunda Guerra Mundial, hasta los últimos días de su vida en donde siguió creando música e incluso ganó el premio Oscar (premio que se le negó en varias ocasiones y solamente le habían otorgado un Oscar Honorifico en el año 2006) por la creación de la banda sonora de la película The Hateful Eight (Quentin Tarantino, 2016). Morricone abre sus recuerdos a los momentos en los cuales era parte de una grupo de variedad en donde tocaba la trompeta, así como su gran admiración por el estricto compositor (y uno de sus maestros) Goffredo Petrassi.  De igual manera nos adentra al momento en que trabajó para la RAI y para el sello RCA, el cual tenía problemas económicos y gracias a los arreglos musicales de Morricone, tuvieron grandes éxitos (“fui llamado para salvar a la RCA) con cantantes como Gianni Micha -con la canción Il Barttolo en donde agregó, como algo novedoso, el sonido de una lata- , Rita Pavone, Renato Rascel, Gianni Morandi, Mina, Jimmy Fontana, además de un crear la melodía Ogni Volta, que interpretó Paul Anka en el Festival de San Remo en 1964.

Pero el momento crucial para Morricone fue el ser convocado, en el año de 1964, por Sergio Leone, un amigo de la infancia (se muestra la foto escolar), para componer la música para su película, un western, que llevaría por título Per Un Pugno di Dollari (Por un Puñado de Dólares en español, a Fistful Of Dollars en inglés, la cual se volvió una trilogía). La relación con Leone fue muy productiva, al colaborar en muchos de sus filmes e incluso le bloqueó la oportunidad de colaborar con Stanley Kubrick en la cinta A Clockwork Orange (Naranja Mécanica) en 1971.

La cualidad que posee la película Morricone El Maestro es que humaniza al artista, lo vemos tararear sus composiciones y sonreír, asimismo sus ojos de llenan de lagrimas al recordar varios pasajes de su vida, pero sobre todo nos muestra su enorme talento, su amor por la música, esa misma que en muchos casos no lo dejó satisfecho y se sincera al expresarlo. Tornatore lo presenta como un personaje que ama el componer que sabe que su vida sirve de algo y puede dejar un legado, así como el proyeccionista de cine, Alfredo, del Cinema Paradiso o el pianista que se niega a abandonar el barco en La Leggenda del Pianista Sull´Oceano  (The Legend Of 1900), que hace felices a los pasajeros con sus bellas melodías solamente dentro de un espacio.

Además el documental nos presenta a un Morricone que no se encasilló en un solo género, el Spaghetti Western, del cual fueron saliendo muchos compositores que copiaron su estilo (en el caso de México nos viene a la mente el tema de la película de 1970, Tunco Maclovio, un chili western del director Alberto Mariscal). El mismo músico aclara: “En cuanto al western rechacé cien películas para hacer sólo treinta. No quería que la gente, especialmente los profesionales, pensasen que yo era el especialista del western, lo que me habría excluido de otros géneros que me interesaban”. Y no solamente exploró otros géneros sino que además le dio la oportunidad de experimentar con sonidos e instrumentos y colaborar con otros artistas como por ejemplo Joan Baez a quien le pidió que escribiera una letra para una de sus melodías que fue el tema Here´s to You de la película Sacco & Vanzetti (Giuliano Montaldo, 1971).

Por momentos sencillo o soberbio, el genio de Morricone permea en muchos músicos de diferentes géneros musicales que usan sus partituras en sus canciones como el grupo Muse o Pat Metheny; por su parte Bruce Springsteen afirma que luego de ver la película de Sergio Leone, The Good, The Bad and The Ugly (1966) y escuchar el tema The Ecstasy Of Gold, lo primero que hizo fue buscar el disco de la banda sonora, esa misma melodía que utiliza Metallica para abrir sus conciertos cada noche cuando están de gira. Tornatore  presenta imágenes de archivo o actuales (con fotografía de Giancarlo Leggeri y Fabio Zamarion) para llenar cada pasaje en la vida de el maestro, no solamente los momentos de triunfo sino también los fracasos con toda y la crítica, por parte de la prensa, al decir que sus creaciones se habían vuelto repetitivas.

Giuseppe Tornatore, con Ennio El maestro, ha hecho una obra que nos muestra el legado de un artista que no dejó de soñar con música e imágenes, un hombre que logró sobreponerse a cada uno de los problemas que se le presentaron y creó bellas obras musicales en diferentes géneros y estilos que le han dado, al cine y a la vida, un significado muy especial.

Comparte

Arturo Espinosa

Originario de la Ciudad de México, estudió la carrera de periodismo en el Centro Universitario de Periodismo en Arte, Radio y Televisión(PART). Se describe a si mismo como beatlero de alma y rockero de corazón.

Comenta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: