Personalidades Rock

Cuando el amor nos desgarra: el Joy Division de Ian Curtis el poeta post-punk.

Esa tarde de mayo cuando las últimas lluvias del invierno habían cesado, dejando solamente un rocío entre la enredadera del jardín que se veía a través de la ventana de la cocina, Ian Curtis tomó una de las sillas metálicas amarillentas con verde del antecomedor. En su cabeza giraban todas las canciones que él pudo escribir en un lapso de cuatro años, muchas de ellas éxitos que le dejaron un nombre en la música. Subió al asiento de la silla, miró al techo para amarrar la cuerda al cable de la lámpara lo suficiente para cargar con todo el peso de su enfermo cuerpo mientras seguían pasando imágenes, como un carrusel de fotografías, de aquel momento frente a la tienda de música en Manchester cuando se unió a la convocatoria de Bernard Sumner y Peter Hook para armar un grupo en aquel 1976, urgidos y estimulados después de haber visto a los Sex Pistols en el Manchester Lesser Free Trade Hall.

La palabra que rezumbó en sus recuerdos: Warsaw.

WARSAW. El comienzo

La primera presentación del grupo Warsaw (antecedente inmediato de Joy Division) fue una catástrofe en el Electric Circus debido a que uno de los integrantes, el batería Terry Mason, no se sentía seguro de participar. Era el comienzo donde venían llenos de motivaciones para explotar todo el bagaje musical que pudiera expresar esa autenticidad de lo que se estaba viviendo a finales de los 70. Y así el nombre del grupo por la canción “Warszawa” de David Bowie y Brian Eno. Era ya uno de tantos grupos de la época post-punk, generación transitoria entre el mismo punk y la new wave.

Ya con un nuevo baterista, Steve Brotherdale, graban su primer demo Warsaw Demo en julio  de 1977 con una influencia totalmente punk.

Nace Joy Division

Ya con la extraña separación de Steve Brotherdale, justo cuando realizaban una tour trip, le hicieron bajar de la furgoneta en que viajaban para que revisara un neumático ponchado, arrancaron sin el menor aviso dejándolo tirado en la carretera, decidieron cambiar el nombre del grupo. Nunca más se habló de ese incidente ni el por qué la forma de despedirlo de esa manera.

El nombre de Joy Division se extrae de la novela del escritor húngaro Ka-Tzetnik “La Casa de las muñecas” donde relata lo que fue una sección en el campo de concentración de Treblinka donde usaban a las mujeres judías como diversión sexual y a la que denominaban la “división de la diversión”, Joy Divison. A la vez también para diferenciarse del grupo punk Warsaw Pakt. Las acusaciones de vincularlos con grupos neonazis no se dejaron de manifestar a pesar de la evidente negación de ellos.

La inclusión de Stephen Morris dio otra energía vital a Joy Division en la batería. El 24 de enero de 1978 dan su primer concierto ya como Joy Division en el Pip´s Manchester donde son vistos por Tony Wilson, presentador estelar de la BBC quien les da la oportunidad de salir en uno de sus programas lo cual logra que la RCA los contrate para su primer sencillo producido por John Anderson, quien les imprime un estilo lleno de sintetizadores lo cual no fue del agrado del grupo y abandonaron el proyecto al no llegar a un acuerdo en los arreglos. Esta grabación es uno de los bootlegs más codiciados por los fans de Joy.

El mismo Wilson funda un sello propio, Factory Records que le da a Joy Division una nueva opción dejando más libres sus interpretaciones y dejar a Curtis expresarse en sus letras sin mayor estreches. Wilson entregado a explayar ese potencial creativo-empresarial, abre su club “The Factory” que es donde Joy Division hace su presentación exclusiva con el material puesto en su placa “Unknown Pleasures”.  De éste sobre sale el tema “Disorder”.

Ya con el álbum de Unknown Pleasures están ya en la escena de grupos con los que actúan como teloneros y así fue como pudieron serlo con The Cure de Robert Smith.

Sus presentaciones ya logran tener un ámbito de seguidores que tienen fija su mirada en Curtis con sus bailes tan singulares mostrando un encubrimiento de su padecimiento por episodios epilépticos y un grado de esquizofrenia que venía siendo detectado de tiempo atrás.

Las ofertas llegaban por todos lados como lo fue la de Warner Bros., que le ofrecía un contrato por un millón de dólares para distribuir su material de Unknown en los Estados Unidos. Nunca lo aceptaron. Prefirieron ser fieles a Factory Records por el respeto que le tenían a su trabajo y a condición de dejar siempre libre a las letras de Curtis.

Graban su segunda placa con el título de “Closer” y el sencillo que marcó en definitiva su corta carrera; “Love will tear us apart”. Un sencillo que se coloca en las primeras listas del Billboard de 1979.

A medida que los contratos y la agenda para Joy Division aumentaba los males en la salud de Ian Curtis también. Sus dificultades para enfrentar la realidad y el vórtice mental que le provocaban sus ataques epilépticos, añadidos a situaciones de paranoia y un intento de suicidio con fenobarbital le hacían parecer un ente que se dispersaba y alejaba del grupo. Muchos rostros pensaron aquella noche en Derby Hall Bury durante su función telonera para The Stranglers que el momento de la caída de Ian era parte de su propio espectáculo, derribando la batería. No lo era. Desafortunadamente, no lo era.

De ésa placa está un ejemplo de las letras de Curtis en la versión subtitulada, que bien vale verla así, del tema 24 horas para comprender el fondo de su concepción poética.

Sin embargo el material no cesaba de fluir. Curtis tenía una fuente, más de creatividad, de una necesidad corpórea que lo llevaba a expresar su alma que descubría oscuros caminos recorridos; caminos de soledad e incomprensión que solo la música lograba disuadir de una forma excepcional.

La última presentación del grupo se llevó a cabo en Birminham dos semanas antes de que se anunciara su primera gira por la Unión Americana. Ian llegó cansado esa noche. No se le denotaba el entusiasmo por partir a la gira. Al día siguiente puso un video en la cassettera con una película de Werner Herzog: Stroszek. Un ex presidiario sale libre y se reúne con una prostituta bajo la condición de dejar la bebida. Un pleito con su proxeneta lo lleva a conocer a un hombre que los lleva a vivir a los Estados Unidos donde el encuentro con el mundo del alcohol y las drogas es brutal.

Ian se levantó y puso el disco de Iggy Pop, The Idiot, y tras escucharlo en varias ocasiones volvió a mirar tras esa ventana el reflejo que hacían las gotas de lluvia por el sol sobre las hojas de la enredadera.

Deborah su mujer  y madre de su única hija, Natalie Curtis, leyó casi llorando la nota que le había dejado su esposo, Ian Kevin Curtis de tan sólo casi 24 años antes de descubrir su cuerpo colgando en la cocina, ese 18 de mayo de 1980.

El legado de tan corta carrera, como lo pudo ser por ejemplo un James Dean en el cine, dejando una huella tan breve pero tan profunda. Joy Division fue a manera de decir de uno de sus miembros, Peter Hook, un compendio de influencias que iban desde los Sex Pistols, Souxsie and the Bandshees, The Cure, Bowie, Eno, creando una imagen que algunos críticos clasificarían como rock gótico, aunque separado de entrañas oscuras de repente, su esencia de describir el amor.

Ian Curtis se convertía en un cantante que manejaba de pronto diferentes volúmenes y tonos bajos que recordaban la voz de Jim Morrison de The Doors. Era un juego que sus letras no podrían ser interpretadas por nadie jamás.

Meses después de su muerte “Love will tear us apart” llegó al Top 10. Poco después los deudos, Joy Division buscaron otro nombre, otro contexto con “New Order”.

Ceremony. (Fragmento)

Esto es por lo que los sucesos me turban
Lo encuentran todo, una historia diferente
Date cuenta de por quién giran las ruedas
Gírate de nuevo y gira hacia este tiempo
Todo lo que ella pide es la fuerza para sostenerme
Y así otra vez la misma historia
El mundo viajará, oh tan deprisa
Viaja primero e inclínate hacia este tiempo.

Ian Curtis.

Su vida en el cine.

 Control. Película dirigida por Anton Corbijn sobre la vida de Ian Curtis interpretada por Sam Riley, Samantha Morton, Toby Kebbell, Alexandra María Lara. Producción británica de 2007.

Esperando les haya gustado ésta aportación semanal, como siempre serán bienvenidos sus comentarios y preguntas.

Y no lo olviden.

BEATLES 4EVER!!!!

Comparte

Luis Carlos Pichardo

He escrito para varias publicaciones de distinta índole como ha sido las ya desaparecidas revistas Sonido y Conecte dedicadas a la música rock. Actualmente me dedico a trabajar en la industria cinematográfica en producciones tanto de series para televisión, cine y comerciales como gerente de producción y locaciones.

Comentar

Click aquí para comentar

Comenta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Derechos Reservados

Recibe lo más reciente en tu correo

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a ElCirculoBeatle.com y recibir notificaciones de nuevas entradas.

LO PUBLICADO

Los autores de ECB

Aldo Flores

Arturo Espinosa

Geral Rosales

LUIS CARLOS PICHARDO

Marco Antonio Brito

Miguel Brito

Tere Chacón
A %d blogueros les gusta esto: