George Harrison

Concert for George

El 29 de noviembre de 2002 se llevó a cabo un concierto para honrar la memoria de George Harrison, que había fallecido justamente un año atrás. El evento se desarrolló en el Royal Albert Hall de la ciudad de Londres. Para su realización, el guitarrista Eric Clapton y la viuda de George, Olivia Arias, convocaron a una serie de artistas que de alguna u otra forma habían interactuado con George a lo largo de su vida artística.

El evento se filmó en alta definición bajo la producción de la Sra. Arias, Jon Kamen y el percusionista Ray Cooper. Todos los ingresos derivados de su venta así como de los productos relacionados con el concierto fueron donados a la Fundación The Material World Charitable Foundation, fundada por el mismo George en 1973.


En pleno 2020, la autora de esta columna encontró en un CD sumamente viejo un texto propio escrito en el 2005 y en el cual describí mis impresiones sobre el Concert For George. El texto, que transcribiré literalmente a continuación, además de establecer la cronología de esa presentación, está escrito con esa soberbia e irreverencia de la que gozan quienes acaban de entrar a un medio tan complejo y tan lleno de conocimientos a adquirir como es la beatlemanía. ¡Ingenuidad pura!

Importante es decirles que mucho de lo establecido en el texto forma aún parte de mis opiniones personales. Por otro lado, con la experiencia adquirida con los años de redactar columnas semanales relacionadas con The Beatles, veo que me aceleré en otros conceptos. Como sea, sigo pensando a estas alturas de la vida que si hay alguien merece el respeto más profundo de un artista que sube al escenario, es el público y que, por lo mismo, presentarse vestido con camisitas de supermercado o con una camiseta (como cualquier mecánico de taller de coches mexicano) es una gran falta de respeto hacia quien ha dado de comer (además de fama, prestigio, una situación económica holgada, etc.). Un artista en toda la extensión de la palabra, señoras y señores, debe de vestir formalmente cuando le llega el momento de agradecerle a su gente la posición a donde lo han llevado.

Dos cosas más antes de presentarles lo que escribí hace 15 años:

  1. Los títulos en inglés no se traducen. No los de las canciones, no los de los álbumes, no los de las giras y, ciertamente, no los de los conciertos. Y aquí en particular, he visto que quienes ridículamente insisten en poner todo en español bajo los pretextos más risibles, caen en un error muy básico y generador de burla entre quienes saben inglés. Al intentar traducir al español Concert For George usan por igual las preposiciones por y para, ambas traducciones de la preposición en inglés for. Sólo que aquí el pequeño detalle es que en nuestro idioma NO es lo mismo decir “concierto por” que “concierto para”, ¿correcto?. Al final de mi escrito original les diré cuál es la preposición que debe traducirse.
  2. Años van y años vienen en mi camino en el medio y no he encontrado a una persona que no piense que el Concert For George es el mejor concierto presentado con música de un Beatle. Y en el caso de los cuatro y habiendo ya visto en varias ocasiones títulos tales como Concert For Bangladesh, Give My Regards To Broad Street, Good Evening New York City, Ringo Starr And His All-Starr Band o Live In New York City, se los confirmo: Concert For George por mucho se lleva las palmas en calidad musical e interpretativa, emotividad e impacto entre los Beatlefans del mundo.

Y aquí mi texto del 2005:

Concert For George

La primera mitad del concierto se enfoca a la música india que tanto atrajo a George en vida. Ésta corrió a cargo de la hija de Ravi Shankar, Anoushka, quien con una maestría asombrosa para su corta edad, interpreta el sólo de sitar titulado Your Eyes, seguida de The Inner Light, acompañada por Jeff Lynne y concluida por Arpan, cuyo nombre significa “Ofrecimiento”. Esta última fue una pieza de corte indio especialmente compuesta por Ravi Shankar para George en la cual expresa las aspiraciones espirituales del ex Beatle.

La Srita. Shankar, media hermana de Norah Jones y que además heredó el gran talento y la sensibilidad de su padre, tiene un sitio web en donde podrán conocer además toda su obra.

La transición a las composiciones de George estuvo a cargo del grupo de comediantes Monty Python que, de la manera más hilarante y con un excelente humor inglés, rindieron homenaje a aquel que les financió varios proyectos fílmicos y que siempre proclamó que el espíritu Beatle continuó viviendo en ellos después de que el grupo se separó.

Por su parte, Eric Clapton, organizador del concierto y piedra angular del mismo, confirmó lo que todos hemos sabido desde siempre: lo suyo es la guitarra. Los acordes que alcanza a arrancarle así como la agilidad de sus dedos y su probado talento, lo hicieron pieza indispensable de casi todas las canciones que además, representaban poco reto para él, ya que su constante y antigua amistad con George le permitió saber exactamente cómo se interpretan sus composiciones.

Su voz es asunto aparte. Es melodiosa, sí. Es afinada… también. Pero nada más. Es monótona y cumple la misma norma que cumplen las películas tresequis: ves una y automáticamente las viste todas. Así es la voz de Clapton: la oyes una vez y la oíste en cualquier otra rola. Confirmado ya que lo suyo es la guitarra, no me queda más que sorprenderme al ver los alcances de sus aspiraciones, ¿un dueto con Paul McCartney? No. No fue uno. Fueron 2. Ojo, Eric, mientras más alto vuela uno más duele la caída. El saco te queda grande, muy grande y ni cómo llenarlo.

Con un poco más de modestia y un peinado estilo Rufus, se presentó Jeff Lynne. Al igual que Clapton, fue parte integral de la mayoría de las composiciones de George, siempre con medida y siempre con discreción. A pesar de su poco protagonismo, su interpretación de The Inner Light fue magnífica. Además, al haber sido el único artista de música pop que se presentó en la parte india del concierto, logró atraer atención a su persona. Bien por él.

Tomando la bandera feminista, hablaré de la segunda y última mujer que estuvo en el escenario interpretando una canción. En este caso fue Horse To The Water. Con una voz impecable y un manejo perfecto de sus inflexiones, la Srita. Sam Brown interpretó una canción difícil debido a sus fluctuaciones rítmicas que además fue una de las últimas composiciones de Harrison. Bien por ella. Mal por su vestido y peor por el sombrerito. Pero bueno, esos son pequeños detalles ya que los hombres tampoco se destacaron en ese rubro. Los brinquitos tampoco eran necesarios.

Tom Petty y su banda lograron una buena armonía. Fue obvio que ensayaron, ensayaron y siguieron ensayando. Gran detalle además, invitar a Dhani a participar en aquella canción que fue el estandarte inicial de Traveling Wilburys, Handle With Care. Ese fue un detalle muy emotivo que preparó a la audiencia para los siguientes números musicales. Si bien, la voz de Petty es tan monótona como la de Clapton, el apoyo de sus secuaces/miembros de su banda/Heartbreakers hizo una gran diferencia. Aquí, la única pregunta que llegó fue: ¿Qué le pasó? El chavito, güerito, mono, atractivón de Traveling Wilburys llegó al Concert for George convertido en un guiñapo… ¿de plano fue tanto el polvito blanco? Claro, yo se que ya pasaron 15 años de los Wilburys… pero no es para tanto.

Aquí bien vale un paréntesis. La Sra. Harrison estuvo sobresaliente en su papel de viuda. Sin prodigar sonrisitas a lo loco, mantuvo la dignidad de una gran señora, siempre muy bien en su rol. No quiso ni buscó brillar. Ella estuvo en ese lugar para presentar sus respetos a su esposo y para honrar al músico con el cual vivió muchos años de su vida. Dhani, su hijo, al parecer heredó la misma prudencia y buen gusto. Su discurso de agradecimiento fue breve, directo y llegador. Nada de sentimentalismos innecesarios ni palabritas cursis. Hijo de tigre, pintito.

Al que por ningún motivo se deben de perder es al percusionista Ray Cooper. El señor, sin mover en lo más mínimo un músculo facial, le arranca a un simple panderito los ritmos más insospechados. Y de su manejo de las percusiones ni hablamos. El señor es un virtuoso. Punto. Y aquí entraría otra pregunta de esas que siempre llegan cuando uno ve conciertos de la magnitud del Concert for George, ¿por qué Cooper no ha alcanzado la gran fama internacional de sus compañeros de escenario? No cabe duda, el talento excepcional no siempre da los resultados esperados. Como sea, los invito a disfrutarlo. No se van a arrepentir.

Billy Preston es como Pavarotti. Abre la boca sin hacer el más mínimo esfuerzo y sale un vozarrón que te impacta. Fuerte, sólida y manejada a la perfección. La voz de Preston, complementada por su control de los teclados, brinda uno de los mejores momentos de este concierto. Por si fuera poco lo anterior, el señor irradia simpatía. ¿Qué más se puede pedir? Lo he dicho antes y ahora lo pongo por escrito: a falta de George en este mundo, el mejor intérprete de My Sweet Lord es Billy Preston. Nadie mejor que él para recordarnos la vida y la obra de George.

Y ahora sí quiero echar un BUUUUUUU fuerte. Y para casi todos. ¿Qué les pasa, señores? ¡Iban a un lugar de categoría, a un concierto de nivel mundial, a rendirle homenaje a un amigo que se fue! ¿Y cómo se veían? Se veían como si se hubieran reunido en un domingo caluroso a chelear en la banqueta. Las fachas que llevaban se podían esperar de cualquiera, nunca de los participantes de un evento tan señorial. Y ¡Dios! La camisita de Walmart que llevaba Clapton, sus tennis de tianguis, las garras de Lynne, la blusita de manta playera del joven Dhani… bueno, ya hasta continuar escribiendo esto me da pena ajena. Por favor, señores, lo rockero no quita que te pongas, por lo menos, un saquito prestado. Aunque sea eso. Y ni hablar de corbatas, va más allá de lo que ellos conocen. ¿Quiénes se salvaron? ¿Quién sino Tom Petty, Paul, Ringo y Billy Preston? Y párale de contar.

El frío público inglés de la primera mitad del concierto se desbordó prácticamente cuando entró Ringo Starr a escena. ¡La gente lo adora! Y si bien, seamos justos, la lógica y el análisis nos dicen que Ringo no es un baterista brillante ni que ha tenido éxitos musicales como los de sus compañeros de The Beatles, y que para colmo, baila como oso con pandero, nada de esto afecta al Sr. Starr. ¿Por qué? Porque su personalidad y el angelote del tamaño del mundo que tiene, lo salva todo. Todo. Ringo brilla por su sonrisa, por su calidad humana y eso lo sabe la gente, lo sabe el público y lo reconocen sus compañeros artistas. Por su parte, Paul, sin estar más que en la parte final del concierto y participar humildemente como parte del grupo de artistas, se hizo notar como sólo Paul sabe hacerlo. El Sr. McCartney no necesitó más que pararse en el escenario. No era indispensable que tocara ni que cantara para ver que el auditorio se paró en su totalidad para brindarle una ovación de esas que sólo se ganan con el gran talento y el trabajo arduo musical que ha desempeñado toda su vida. Paul sabe bien que su nombre resonará en 100 años. Y en 200. Y en muchos más.

El final, lo admito, en un principio me decepcionó un poco. De inicio, yo esperaba algo apoteósico, un crescendo de My Sweet Lord que terminará en la unión de todas las voces con un vibrato de orquesta y que me dejara temblando de la emoción y altamente conmovida por la tan sentida partida de George.

No fue así.

Al escenario salió un señor llamado Joe Brown (padrino de la boda de George con Olivia), con otra camisita de Walmart (ésta, hawaiiana), que con un ukulele cantó I’ll See You In My Dreams, una de las canciones favoritas de George.

Y así, sin mayor trámite, solo al sonido de un pequeñísimo instrumento en tamaño y grandísimo en la capacidad de conmover a miles y miles de personas que han tenido la oportunidad de ver este concierto o de atestiguarlo en vivo, el Sr. Brown volteó al cielo y dedicó el más humilde de los tributos que se le pueden ofrecer a un amigo que ya no se encuentra entre nosotros: una canción sencilla y sin mayores complicaciones.

Ese final, lo entendí después, fue el que George hubiera querido. Fue para George.

Comparte

Tere Chacon

Titular de El Círculo Beatle.

Beatlera, podcastera, desarrolladora web, locutora, autora y otras maravillas... Embajadora global de la Beatlemanía por The Beatles Story.

3 comentarios

Click aquí para comentar

Comenta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • En lo que respecta a las vestimenta, tal vez había que aplicar un poco mas de pirotecnia, pero para un frió publico ingles esta mas que bien.
    En cuanto a la voz de clapton estoy en desacuerdo, es la voz precisa y concisa para ciertos temas. No había necesidad de un axl rose o un brian jhonson o un freddy mercury, estas haciendo una critica personal hacia el artista que no viene al caso. La belleza tiene formas extrañas y eso los musicos lo sabemos, tu solo eres fans y hablas desde esa vereda. Te puedo decir que something fue la mejor interpretación de todo el concierto, tanto en sus tonalidades, estructura, emoción y por su puesto el dueto de voces clapton y paul; sono perfecto, no se necesitaba mas. No siempre debe sonar como pavaroti o como un tarro con piedras. El arreglo de something hecho por clapton para el concert for george es impresionante, si quieres compararlo solo debes ver la misma cancion interpretada solo por paul unos años despues, ( https://www.youtube.com/watch?v=5b_kvE_DsCU )
    Si deseas ver otro arreglo e interpretacion de una cancion de harrison por clapton solo debes escuchar este tema.
    ( https://www.youtube.com/watch?v=SQdgXMbn4oI ) siempre son mucho mejores que las originales. La logica es la siguiente, si vas hacer un cover , debe ser una interpretación mejor que la original, y clapton lo logra a la perfección. Saludos.

Derechos Reservados

Recibe lo más reciente en tu correo

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a ElCirculoBeatle.com y recibir notificaciones de nuevas entradas.

LO PUBLICADO

Los autores de ECB

Aldo Flores

Arturo Espinosa

Geral Rosales

LUIS CARLOS PICHARDO

Marco Antonio Brito

Miguel Brito

Tere Chacón
A %d blogueros les gusta esto: