In Spite of All the Danger: La primera grabación original de Lennon, McCartney y Harrison

“Lo más extraño para mí, escucharlo, es que es como ahogarse, es como si toda tu vida pasara frente a ti. Desde las primeras cosas que hice yo con John cuando solíamos colgarnos de la escuela y la primera cinta de demostración que hicimos, hasta el primer pequeño disco que hicimos que era una versión de John cantando “That´ll Be the Day” y una pequeña canción mía en el otro lado que nunca ha sido lanzado antes”: Paul McCartney. 

Creado básicamente por Paul McCartney a los 14 años y acreditada también a George Harrison el tema “In Spite of All the Danger” fue presentada por Paul en marzo de 1958 a unos incipientes Quarrymen liderados por John Lennon y que en ese entonces estaban formados por él mismo en la guitarra rítmica y principal voz, McCartney en la guitarra rítmica y primera voz, Harrison en la guitarra líder y coros. 

La canción fue una de las dos primeras creaciones de Macca junto a “Lost my Little Girl”, la cual también fue ensayada por la banda sin embargo Sir Paul no consideró a esta última muy buena, por lo que sólo se le dio importancia a “In Spite of All the Danger”, cuya inspiración fue gracias a un tema de Elvis que le había encantado a McCartney durante un campamento de scouts.

El disco fue grabado en ese mismo año con la participación además de Colin Hanton en la batería y John “Duff” Lowe en el piano, éste último amigo de McCartney, que fue contratado por dominar el arpegio en los primeros acordes del éxito de Jerry Lee Lewis “Mean Woman Blues”. El hecho es histórico entre otras cosas porque en el registro se encuentran tres de los futuros Beatles.

Dicha placa de aluminio y acetato de 78 revoluciones y 10 pulgadas considerada como la grabación más importante del estudio casero Phillips Sound Recording Services fue cubierta (según el mismo registro del estudio Phillips y del testimonio de los participantes) el 12 de julio de 1958 aunque (la placa de conmemoración indica 14 de julio) y su costo, según Lowe, fue de 17 chelines y tres peniques, este dato varia ya que la fuente del estudio asevera que fueron 11 chelines y tres peniques.

Aquí la versión lanzada en “Anthology 1”

 

Se prensó como cara B  de “That´ll Be the Day” de Buddy Holly and The Crickets, como un homenaje a Holly ya que era uno de los grandes ídolos de Lennon, McCartney y Harrison. Ambos temas fueron cantados principalmente por John Lennon.

Tras la grabación el grupo acordó tener la placa cada uno en su poder durante una semana, lo cual sucedió sin embargo Hanton lo prestó a un amigo suyo llamado Charlie Roberts quien lo mantuvo en su poder casi por casualidad durante varios años hasta que su esposa lo encontró en los años 60 junto a otros discos de los que quería prescindir, Roberts se lo devolvió a Hanton quien se lo dio a Lowe  y fue en 1981 cuando McCartney se enteró que lo tenía. 

La grabación fue adquirida por McCartney tras negociar con Lowe, quien originalmente rechazó una oferta de cinco mil libras, y aunque su precio final no fue revelado se sabe fue un precio muy alto. La pista fue dada a conocer junto a That´ll Be the Day” en Reino Unido el 20 de noviembre de 1995 y el 21 de noviembre en Estados Unidos en el tomo 1 de la Antología de The Beatles, no sin antes pasar por diversos arreglos para mejorar la calidad del sonido lo mejor posible.

En su lanzamiento en “Anthology 1” su duración quedó registrada en 2 minutos con 45 segundos, mientras que en el acetato de laca originalmente duraba 03:25, por lo que hubo un recorte en el lanzamiento final.

Datos curiosos: 

  • McCartney hizo alrededor de 50 copias para regalarlas a amigos y familiares como regalo de navidad.
  • Este tema ha aparecido ocasionalmente en los shows de Macca, principalmente en sus giras de 2005 y 2017 One On One Tour.
  • Apareció en la cinta biográfica de John Lennon “Nowhere Boy” en 2009.
  • En 2004 la grabación original fue valuada en cien mil libras por la revista Record Collector.

  • En conmemoración de la grabación el 26 de agosto de 2005 se instaló una placa azul en la pared del n° 35 de la calle Kensington en Liverpool donde se hallaba dicho estudio.

Aquí una versión de McCartney en directo. 

Soy melómana de corazón, básicamente fan de The Beatles y rocanrolera declarada, me apasiona la música de la época de los años 60. Me agrada leer literatura clásica y de fantasía y estudio Ciencias de la Comunicación.

Comenta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.