Milli Vanilli ¿Un escándalo injusto?

El playback es una parte esencial dentro de la industria musical hoy en día. Ha habido una cantidad enorme de artistas que están utilizando este recurso en muchas presentaciones en vivo, ya sea televisivas o en recintos (y va en aumento), pero existen desde tiempo atrás (recordemos el caso de The Monkees en la década de los sesenta y de Boney M en los años setenta, o de Modern Talking en los ochenta). Es más que obvio que este recurso ha generado numerosas controversias e inconformidades con el público, sobre todo con los que lo usan en conciertos, provocando el descontento del público (que actualmente, es demasiado crítico en redes sociales), donde en diversas ocasiones, han pedido una especie de lichamiento mediático, pero ninguno tan sonado y severo como el del dúo musical Franco-Germano llamado Milli Vanilli, creados por el productor alemán Frank Farian (también creador de Boney M), que tuvo consecuencias muy severas a principio de la década de los noventa, pero que realmente no fueron sustanciales para cambiar la industria.

Historia del Grupo
¿Quién fue este dúo? Estaba conformado por dos bailares que participaban en las coreografías de la cantante Sabrina Salerno, cuyos nombres eran Rob Pilatus y Fabrice Morvan. Farian estuvo interesado en ellos, ya que encajaban de manera perfecta para un proyecto musical tipo R&B que el estaba pensando desde hace tiempo. Sólo había un pequeño detalle… estos chicos no tocaban ningún instrumento, no escribían canciones… y mucho menos cantaban.

A pesar de esto, para Farian no fue gran pormenor, ya que tenía la experiencia con BoneyM con la producción de canciones interpretadas por otros cantantes. Recordó un vinilo que un DJ le entregó, que contenía una canción que era muy escuchada en discotecas donde los militares estadounidenses frecuentaban. La canción era Girl, You Know It’s True, de dos cantantes norteamericanos con un estilo muy adecuado al proyecto de Farian, Brad Howell y Charles Shaw. El productor los contactó y les explicó la situación, en la cual, ellos serían los compositores y cantantes de estudio, mientras que los bailarines serían la imagen y realizarían playback (a pesar de que ellos no hablaban inglés). Con algunos problemas y desacuerdos entre todo el equipo de trabajo, en 1988 el grupo lanzó su primer (y único) trabajo discográfico titulado All Or Nothing, con el cual, empiezan a tener un éxito increíble en varias partes de Europa.

Asimismo comenzaron a llamar la atención de la prensa estadounidense y de una productora llamada Arista Records, quienes querían introducir al dueto al mercado Norteamericano en 1989. Con no mucho entusiasmo por parte de Farian, se reeditó el primero disco que incluía la canción “Girl, You Know it’s True” (del mismo vinilo que el DJ le entregó a Farian, sólo que mejor producida), que comenzó a tener demasiado éxito en las listas de popularidad, y que se tradujo en ventas millonarias de disco, entradas agotadas a los shows, y la cumbre al ganar un Grammy, donde los “cantantes” mencionaron que eran mejores artistas que Bob Dylan, Paul McCartney y Mick Jagger (¡Bendito Dios!).

El fraude y las consecuencias.
Era de esperarse que la prensa se diera cuenta del marcado acento alemán del dúo en entrevistas que se les hacían, a diferencia de lo que se escuchaba en las interpretaciones de las canciones que se incluían en los discos. En un concierto para la cadena MTV, se descubrió parte del engaño al fallar la pista de “Girl, You Know It’s True” que repetía el estribillo varias veces, ocasionando que Rob saliera inmediatamente del escenario.

Con la relación rota entre el dúo y el productor, quien había perdido toda la parte creativa del grupo, así como varias amenazas de los cantantes originales, quienes no recibían un trato digno y un pago significativo, el 12 de Noviembre de 1990, Farian develó toda la verdad del grupo ante la prensa norteamericana. La reacción del público fue rotundamente negativa, tanto así que vinieron demandas de devolución por ventas de discos y entradas, además del bochornoso momento en donde tuvieron que regresar el Grammy que habían ganado meses atrás. Arista Records retiró toda su discografía (aunque el dúo afirmó que la disquera sabía del proyecto).

Las consecuencias fueron fatales, tanto para el par de bailarines, como para los músicos que estaban detrás del proyecto, tanto así que Farian trató de relanzarlos como un grupo nuevo, bajo el nombre “The Real Milli Vanilli”, mientras que Rob y Fab se lanzaban con sus voces originales con un nuevo disco. Está de más recalcar que ninguno de los dos proyectos tuvieron éxito debido al escándalo sucedido. Quien tuvo la peor parte fue Rob Pilatus al no poder procesar la perdida de la fama, ya que protagonizó varios escándalos con la ley y abuso de sustancias nocivas, y aunque contó con la ayuda de su familia, del productor Farian y de su amigo Fabrice, desafortunadamente murió en Abril de 1988 por una sobredosis.

Ahora, ¿realmente fue injusto las represalias en contra del dúo?
Con todo lo que les acabo de contar, mi opinión es que si fue algo injusto todo lo que le hicieron al grupo después de que se descubrió el fraude. Yo recuerdo haber visto a varios grupos que hacían playback en programas de televisión, y a algunos les fallaba en plena emisión, pero nadie dijo nada, y esos grupos tuvieron éxito, a pesar de esos momentos incómodos que pasaron. En muchas ocasiones, en conciertos, se nota el playback en algunas interpretaciones, y nadie reclama que les regresen las entradas o la devolución por discos vendidos. Entiendo que muchas veces esta por contrato, aunque hay maneras de poder darle la vuelta y generar una aceptación mayor del público (como lo hizo Muse en una presentación para un programa de televisión en España).

Los tiempos han cambiado y las exigencias del público son muy diferentes a las que tuvo Milli Vanilli en su momento. Creo que ellos fueron un poco adelantados a su época (y en parte, porque no se si hubieran tenido éxitos en una década posterior). Se que (como artistas) viven del público, pero siento que si hubo una exageración al pedir un linchamiento mediático, cuando también había artistas que utilizaban el playback como Baltimora o Dead Or Alive.

Todos tenemos derecho a una segunda oportunidad, como el mismo Fabrice que decidió a estudiar música, su calidad de voz mejoró y realizó un proyecto donde retomaba las canciones del dueto, a lado de uno de los músicos que estaban detrás del proyecto, llamado “The Milli Vanilli Experience”. Es más, a raíz de la pandemia, se subieron canales de muchos músicos a la plataforma Facebook, donde Milli Vanilli tenía reproducciones amplias por sus canciones con un público actual. La vida da vueltas, y uno puede tener una revancha, dejando atrás lo malo que pasó en sus vidas, meditar y renacer como el ave fénix. Hay una frase de Paulo Cohelo muy cierta “El triunfo de una persona surge de las cenizas del error“. Piénsalo… y es real.

Se despide tu amigo MostroJovan. Déjame saber tu opinión acerca de este tema.

¡Eres un ser de luz y maravilloso, así que ve por All Or Nothing (todo o nada)!

Comparte

Administrador

Administrador de contenidos. Email: contacto@elcirculobeatle.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.