Nostalgia

Enero de 1979, Presente Lo Tengo Yo…(O De Cómo Una Beatlera Tuvo Un Encuentro Más Que Interesante)

Colaboración principalmente de Tere Chacón, con apuntes de Marco Antonio Brito.

Semana Santa, tiempo de reflexión y recogimiento para unos, de francas vacaciones y desmadre para muchos. En El Círculo Beatle, nos sumamos gustosamente a estas celebraciones con este granito de arena, que es interesante dar a conocer a nuestros seguidores, independientemente de creencias religiosas y opiniones al respecto.

Lo que a continuación se relatará sucedió en los días comprendidos entre el 26 de enero y el primero de febrero de 1979, y es menester compartirlo, tanto por la interesante anécdota vivida por Tere Chacón en esos días, como por conocer una página musical del tiempo en esa determinada fecha..

Sin más preámbulo, les invito a leer este breve relato de los días que ya se fueron:

Time Out: Pero vamos a iniciar con música. Parece mentira que la siguiente canción AÚN siga de moda en fiestas, festejos por divorcios y defunciones, y demás. Quizás el más grande éxito de ésta agrupación que hizo de su condición Gay su bandera. Y vaya que eran divertidos.

YMCA, Village People :

(El presente contenido fué originalmente publicado en El Blog de Tere el día de la muerte de Juan Pablo II, el 2 de abril de 2005.)

Este blog se abrió en septiembre de 2004. A partir de ese momento tuve muy claro lo que no quería que fuera. Lo primero fue que no sería un blog personal. No tuve en ese momento (ni lo tengo ahora) interés en platicar de mi persona, de mi vida, de mis experiencias, de mis errores de vida, de amigos, de mis enemigos, de mis farras, de mis amores, de mis quereres ni de mis odiares. Lo segundo fue que no sería un blog con actualizaciones diarias; me permití descansar -y dormir como enano- los fines de semana y así cargar pilas y energías (como lo hago para poder desempeñar decorosamente otras de mis varias actividades) con el fin de poder presentar durante cinco días hábiles artículos de interés general. Lo he cumplido hasta el momento.

Sin embargo, hoy haré una excepción.

 El momento se dió durante la primera visita de Juan Pablo II a la Ciudad de México.

Teniendo la fortuna o desfortuna (según como se vea) de residir en la Colonia Guadalupe Inn y a dos calles de la calle entonces llamada Felipe Villanueva (hoy Calle Juan Pablo II, lugar donde se hospedó el Papa), me tocó atestiguar los preparativos para su inminente llegada.

El primer indicativo del desastre fue un par de monjas que tocaron la puerta un mal día para preguntar cuántas personas vivían en nuestra casa. La respuesta de mi madre fue cuatro. Cuatro personas vivíamos en ese domicilio en esos momentos: Mi padre, el Ing. Francisco Chacón, hombre religioso, devoto, de derecha extrema, cariñoso y casi siempre ausente; mi madre, mi hermano (menor que yo unos pocos años) y yo, Tere. Las monjas apuntaron la información y prometieron regresar un par de días después con credenciales que nos acreditarían como colonos con el fin de que pudiéramos deambular libremente por la colonia ya que ésta “estaría cercada por la policía y nadie podrá entrar”.

Debí haber dudado de su palabra desde ese primer momento. No lo hice. Mala idea.

(Para ese mal humor, nada mejor que una rola clásica de esta época, en donde teníamos música Disco hasta en la sopa; y la había de calidad, sin duda alguna. Hubo un gran programa de TV que se llamó Soul Train, y que incluía a estos artistas, básicos de la Buena música Disco en USA. Le Freak, Chic:

Una semana después y dos días antes de la llegada del Papa a México yo veía ya las inmediaciones a la calle donde se hospedaría hasta el keke de gente. Y, de plano, no se les veía ninguna intención de salirse de la zona “controlada” cuando llegara el jerarca mayor de la Iglesia Católica.

A pesar de mi edad mis creencias religiosas eran firmes en ese momento: no creía en la religión. Tal vez fui el resultado de la combinación de una mujer sin creencias religiosas y tendencias de izquierda con un hombre provinciano y sumamente católico que nunca faltó a misa un sólo domingo de su vida. En cuanto a Dios no estaba muy segura. La influencia de mi padre había sido definitiva en muchos sentidos pero en esos precisos momentos no tenía yo una idea clara de mi concepto de la palabra Dios. Y probablemente tampoco me importaba mucho definirlo.

El día previo a la llegada del Papa recibí la peor noticia: varios de mis familiares vivirían en mi casa algunos días para poder tener al Sumo Pontífice cerca. No tuve ni tiempo de reclamar. En menos de lo que cantó un gallo mi casa se llenó de gente, familiares platicones, entusiasmados por el evento, que llegaron con un fervor religioso que jamás les había notado. Mi cama fue cedida a alguna de mis tías. Mi recámara parecía un campo de batalla. Tardé esa noche, previa a la llegada de Juan Pablo II, más de media hora en localizar mi mochila para poder estudiar para mi examen del día siguiente. Sobra decir que cuando la encontré, arrumbada en el último rincón de la cocina ya que le había estorbado a alguien, mi humor era menos que grato, menos que amable.

Juan Pablo II arribó el día siguiente a la Ciudad de México. En ese primer día el caos imperó. La cantidad de gente que había estado en los días previos a su llegada se quintuplicó. Había estudiantinas, indígenas, niños, mujeres con rebozo, monjas, sacerdotes, familias completas durmiendo en la calle, literalmente en la calle. De día hacían guardia para verlo salir y entrar. Yo pude medianamente cruzar la calle a base de conpermisos y conpermisitos tanto para llegar a presentar mi examen como para regresar a mi hogar en algún momento de la tarde. Me prometí no sufrir al día siguiente, el segundo día de la visita papal.

Y así fue. En el desayuno comunitario-familiar alguien tuvo a bien recordarme que el Papa regresaría a las cuatro de la tarde de su visita a la Basílica de Guadalupe. Me avisó tiernamente que el regreso en el Papamóvil se daría por Av. Revolución, opuesta a Avenida Insurgentes, que era la otra vía principal de accesar la colonia. Me preguntaron si podían contar conmigo para ir a verlo pasar. Mi humor, que no había variado desde la noche anterior, me permitió sólo contestar un parco: “No estaré, tengo exámenes; iré a estudiar a la casa de una compañera de escuela a partir de las tres de la tarde“.

Ésta canción nos puede dar una idea de cómo se sentía Tere ese día en particular. My Life, Billy Joel:

Por supuesto, era mentira. Yo no había concertado momentos de estudio con nadie. Lo único que deseaba era salirme de mi casa y del infierno en el que estaba convertido mi colonia. Así que le hablé por teléfono a mi novio en turno y, casi lloriqueando, le pedí que se solidarizara con mi enojo y mi molestia. El interfecto, solidario y enamorado, me invitó un café (en esa época mis consumos no incluían bebidas alcohólicas) en un lugar llamado Tabby’s que se encontraba en la Avenida Insurgentes casi esquina con Barranca del Muerto, el punto opuesto por donde llegaría el Papa. La cita fue a las 3:00 en punto.

En Tabby’s pude vislumbrar el cuasi-paraíso: ¡estaba prácticamente vacío! Las únicas almas presentes eran un mesero, el cajero y dos periodistas con sus cámaras tomando café en otra mesa. Nadie más. La Avenida Insurgentes estaba desierta ya que habían cortado la circulación vehicular.

La plática era amena y mis quejas familiares fluían ininterrumpidamente cuando algo, que a la fecha no puedo descifrar, sucedió en el ambiente: un viento tenue (que no tendría razón de ser porque el restaurante se encontraba en un lugar encerrado) sopló e hizo que las 6 personas del local guardáramos un silencio inmediato. Nadie dijo nada pero todos nos paramos de las sillas al mismo tiempo. Corrimos juntos hacia la salida como si el lugar se estuviera incendiando dejando cámaras, bolsas y efectos personales en las mesas. Sólo detuvimos nuestro paso apresurado en plena vialidad justo a tiempo para ver pasar un policía en motocicleta. Después de éste paso otro. Y después otro.

Lo que sucedió después no tiene ni razón ni lógica pero sucedió: después del tercer motociclista vimos el Papamóvil con todo y Papa adentro. Venía despacio, como disfrutando la ausencia de gente en la acera. Al ver a seis individuos casi a la mitad de la calle disminuyó el paso. El Papamóvil se detuvo brevemente.

Juan Pablo II, a menos de un metro y medio del lugar en donde estábamos parados, volteó hacia nosotros. Nos sonrió y nos bendijo. Después de unos breves momentos, partió.

Y así, un cajero, un mesero, dos periodistas, un novio solidario y su servidora, en fila perfecta, nos dimos cuenta varios segundos después de que el Papamóvil había arrancado, que estábamos hincados en el duro pavimento del segundo carril de la Avenida Insurgentes sin tener la conciencia exacta de lo que había sucedido y que después nos fue muy obvio: al Papa Juan Pablo II lo habían desviado de su recorrido original por el exceso de personas que se encontraban esperando su paso.

Y ahora, muchos años después, sabiendo que Juan Pablo II me llenó en algún momento de mi vida de una energía blanca, vigorizante y única que jamás he vuelto a sentir a pesar de que mis puntos de vista religiosos no han variado mucho, escribo este post en honor a ese hombre, jerarca de la iglesia católica que ha dejado de ser Papa.

Adiós Karol Wojtyla. En mí sí dejaste una huella y un recuerdo imborrable. Descansa en paz.

Coda

¿Que tan importante es para una persona un encuentro de esta naturaleza? Has tenido alguno, amigo de El Círculo Beatle? Compartenos tus anécdotas, nos gustará mucho saber si has pasado por una experiencia similar…¡Feliz descanso por Semana Santa!

 ¡Ah, se me olvidaba…! Al día de hoy, Tere es una fiel devota – como su señor padre, que en Gloria está- de La Virgen de Guadalupe… los caminos del Señor son misteriosos.

Hoy te dejo con esta importante canción a cargo de el grupo Blondie, que irónicamente se volvió una de sus más famosas rolas, a pesar de que el género musical con el que nos deleitaron era más rockero y con mayor tendencia al New Wave. Se volvió un primer lugar de popularidad indiscutible al avanzar 1979. Escuchemos Heart Of Glass:

🔥13

Marco Antonio Brito Flores

Marco es un adicto al Rock and Roll, al Jazz y al Blues, sobre todo con buena compañía a su lado. Conversador ameno y entrometido si de opinar se trata, gusta de encontrar opiniones diversas sobre las cosas interesantes de la vida; fanático de la trivia y de las citas citables.

2 comentarios

Click aquí para comentar

Comenta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

  • Mi hermanito y Tere Chacón ! Qué gran anécdota ! A todos nos toca experimentar vivencias especiales POR ALGO IMPORTANTE PARA NUESTRAS VIDAS.
    Deborah Harry , aparte de su talento, era dueña de mis mejores fantasias sensuales ! Un abrazo y todo mi cariño !

  • Primazo precioso! Celebro que te haya gustado, es un esfuerzo en conjunto! Es de ésas anécdotas que valen oro y que merecen salir a la luz! Mi hermosa novia Tere te agradece mucho tu opinión, y sí, Debbie Harry era estelar en nuestros sueños juveniles, jajaja… abrazo grande y rocanrolero hermanito!

Derechos reservados

Todos los contenidos mostrados en www.elcirculobeatle.com están protegidos por la siguiente licencia:

Prohibida la reproducción, alteración o uso comercial de cualquiera de los contenidos de este sitio web.
© ElCirculoBeatle.com

Recibe lo más reciente en tu correo

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a ElCirculoBeatle.com y recibir notificaciones de nuevas entradas.

LO PUBLICADO

LOS AUTORES DE ECB

Arturo Espinosa

Geral Rosales

Gerardo Yong

José Luis Rodrguez

Marco Antonio Brito

Miguel Brito

Patricia Infante

Tere Chacón

 

Nuestras conferencias, cursos y talleres

 

Shares
A %d blogueros les gusta esto: