En lo que respecta a fútbol hay de unas aficiones a otras y con el Barça podemos llevar este dicho coloquial a toda la extensión de la palabra. Esta orgullosa comunidad tiene en sus filas a “Culés” de toda índole pero si un día tienes la fortuna de visitar en Barcelona el estadio de este Club de Fútbol, podrás ver con casi toda seguridad en un partido importante al maestro Joan Manuel Serrat. Hincha declarado que ha cantado el himno del equipo en varias ocasiones y ha jugado con los veteranos del equipo en distintas ocasiones.

¿Por qué es importante un aficionado como Serrat para cualquier equipo de fútbol? Bueno, el maestro no es cualquier seguidor del equipo. Es el músico catalán más importante que existe, poeta y arqueólogo de poetas extintos, compositor, rebelde ante Franco y el grupo independentista de Cataluña, tiene nueve Honoris Causa y la máxima casa de estudios de México, la UNAM, le otorgó uno y además le dio como reconocimiento la medalla conmemorativa de la Facultad de Química por los 95 años de esta escuela y con la medalla Centenario por los 100 años de la Universidad, además se le otorgó el Grammy Latino especial de “Persona del Año” en 2014.

En 1965 se editó su primera grabación, el EP denominado Una guitarra, con cuatro canciones:

  1. «Una guitarra»
  2. «Ella en deixa»
  3. «La mort de l’avi»
  4. «El mocador»

En 1966 apareció su segundo EP Ara que tinc vint anys con las canciones: «Ara que tinc vint anys», «Quan arriba el fred», «El drapaire» y «Sota un cirerer flirt».

En 1968 publicó sus primeras canciones en español que fueron una serie de sencillos sueltos, los cuales serían recopilados en un disco de 1969 llamado La paloma. A la par que esto sucedía en la vida musical y poética de Serrat, se mantenía siempre ocupado componiendo nuevas canciones en catalán. A finales de los sesenta, Serrat comenzó a cantar en español, a aparecer en portadas de revistas y a hacer películas como Palabras de amor (1968), dirigida por Antoni Ribas; La larga agonía de los peces fuera del agua (1969), con la dirección de Francesc Rovira Beleta; y Mi profesora particular (1972), dirigida por Jaime Camino, con guion de Juan Marsé y Jaime Gil de Biedma, algunos de sus «seguidores de siempre» pasaron a considerarlo un traidor de la «causa catalanista». Él se defendió diciendo que el castellano también era su lengua materna, pues su madre era aragonesa. Este acto se lo agradecemos todos los que no hablamos catalán pues ha compuesto canciones tan hermosas y sublimes que se hacen únicas y tocan las hebras más sensibles de nuestras almas.

Por eso es que Joan Manuel Serrat, o el Nano, como lo llaman cariñosamente sus amigos y seguidores en Argentina, no es cualquier aficionado.

Además hace de su amor por el equipo poesía y canción. Serrat dedica la canción “Temps era temps” al finado jugador del Barcelona, Ladislao Kubala, en dos versiones, en catalán e italiano donde también inmortaliza a la delantera del equipo del club, mencionando: “Basora, César, Kubala, Moreno y Manchon” en una estrofa de la misma canción.

El año pasado que hubo polémica debido al nuevo contrato que el Barcelona le haría a Messi, el mismo maestro Serrat le escribió a la directiva del club con el siguiente texto:

Estimado señor Josep María Bartomeu, presidente del Fútbol Club Barcelona:

Respetuosamente quiero hacerte llegar esta carta preocupado como estoy por un tema que desde hace demasiado tiempo mantiene confusos y desasosegados a socios y simpatizantes de nuestra entidad, incluso tal vez a usted también y que estamos deseando rematar de una vez por todas con un final feliz.

Pido disculpas a los lectores de este prestigioso diario especialmente a aquellos a los que el fútbol les tiene sin cuidado, por atreverme a aparcar por un breve rato el tema del “prucés” que en todas sus posibles formas y modalidades ha ocupado nuestros periódicos, tertulias, telediarios e inclusive programas del corazón.

Si me atrevo a hacerlo es porque en el escaso plazo de un mes y medio, es decir en apenas 45 días el enigma Messi ha de resolverse, si no está ya resuelto de manera definitiva.

Usted debería de saberlo mejor que nadie, señor presidente. Son 45 efímeros días, que podrían parecerse mucho a un Vía Crucis, si recordamos los dimes y diretes que precedieron a la salida de Neymar del FCB sin que los aficionados —que no tenemos acceso a información privilegiada— pudiésemos adquirir conciencia oportuna, clara y veraz de lo que estaba ocurriendo.

Digámoslo claro. Culés del mundo: Leo Messi puede negociar a partir del 1 de enero con quien quiera y por lo que quiera.”

En la sangre del maestro corre así las letras de Machado y Miguel Hernández, la poesía que nos transmite como ninguno y el amor por ese club de fútbol que hace las delicias de su afición culé.

*Culé: Esta palabra se designa para nombrar a los hinchas del equipo de fútbol del Barcelona debido a que cuando el campo del Barça se encontraba en la calle de Industria, los asientos que había resultaban insuficientes para la cantidad de aficionados que se encontraban ahí apoyando a su equipo por lo que no encontraban asiento alguno optaban por sentarse en el muro que rodeaba el campo y que separaba al campo de la calle. La gente que pasaba por ahí podía admirar que lo que más sobresalía eran los traseros de los aficionados, a lo que ellos llamaban en catalán “Cul” y de ahí se derivó en llamarles a los seguidores del equipo “Culés”

*Dedicado a la memoria de Dwight Clark (1957-2018)

Nacido en la Ciudad de México el 29 de abril de 1975, siempre estuvo rodeado de libros y música desde antes de nacer gracias a su padre y la radio de esos días.
Hombre de letras y música, sobreviviente de Hodgkin, padre, hijo, amado por una mujer hermosa y única en el universo y apasionado de la vida y sus diferentes matices.