Vibraciones que cambian vidas

Homenaje a Manuel Camacho. Locutor de Radio Capital.

 

Padecía mis 10 años como quien porta un tumor, no se es consciente de que existe hasta que comienzan los síntomas. Salí a visitar a mi amiguito de la misma edad…ya era noche para andar jugando a los “luchadores” pero a esa edad el tiempo es más relativo de lo que es ahora. Me abrió la puerta su hermano, de unos 24 años, su rostro ya mostraba algo de impaciencia, con esa cara de quien sabe que tiene un plan y los minutos son un molesto obstáculo. Esas cosas se sienten. Se metió a su recámara, azotó la puerta. Mi amigo y yo procedimos a sacar nuestros “santos” de plástico, de esos que se compraban en el mercado, con sus esquirlas y rebabas que me recordarían posteriormente las dificultades que nos presenta la vida en su devenir, esas imperfecciones que nos aquejan, que nos ajan.

De repente, mi amigo se metió a la recámara de su hermano y yo me quedé como estúpido en ese departamento inmenso. Me fui detrás de él y cerré la puerta. Recargados en las cuatro paredes y sentados en el suelo se encontraban otros siete jóvenes de alrededor de veintitantos, iniciando el ritual. Una cofradía de feligreses al ritmo. En el centro de la pieza una radio National Panasonic de transistores, como un pequeño gólem…..de donde salía esa música acompañada de una neblina morada y espesa, fragante a pasto que se podía cortar con un dedo. Una voz tenebrosa, como desde una cueva recitaba en tono cadencioso y pausado:

 

“Todo el espacio…finito o infinito es un desierto. Cada cosmos, una arena….cada instante un ciclo completo…….con sus tres tiempos….Black Sabbath, de principio a fin………matándose para vivir…..”.

Regresé a casa, pero una parte de mi, y sé que fue mi cabeza, se quedó en ese cuarto lleno de música para siempre.

 

 

Rollos místicos, intangibles y para algunos bastante “pachecos”; así eran la voz ecualizada y los textos que nos transmitía Manuel Camacho desde su programa radiofónico “Vibraciones”, de Radio Capital. Emisión que desde 1970 hasta 1988 llenó las ondas hertzianas con música que por su formato y estilo, no cabía en las estaciones comerciales de la radio de aquella época. Fue un programa de culto, un programa innovador que de 10 de la noche a 11 y media deleitaba a sus oyentes con manifestaciones musicales que hicieron historia.

Sobre todo en los años setenta, no había internet y las tiendas de discos importados no abundaban. Conocer grupos de rock progresivo, fusión, soul, hard rock y demás géneros no era cosa fácil. Este esfuerzo radiofónico fue el pionero para trabajos posteriores y la ventana de tantas estaciones de radio por internet que tenemos a la fecha. En las estaciones de radio de esa época no se programaban expresiones musicales como las de Quicksilver Messenger Service, McDonald and Giles, Procol Harum, Yes, Canned Head o Ten Years After, Spooky Tooth, Blind Faith, Vanilla Fudge, Moby Grape, John Mayall, Jethro Tull, Genesis, Frank Zappa….

 Gracias a esas vibraciones cambió mi vida y se me destapó el cerebro. Gracias, Manuel Camacho.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Soy apasionado de la creatividad y el diseño. Me encanta leer, cocinar, pintar y escuchar música, sobre todo jazz; pero disfruto mucho la música del cuarteto de Liverpool, la cual siempre me ha acompañado.

5 comentarios
    • Mauricio
      Mauricio says:

      No sé si te refieras a un programa de Deutsche Wele que retransmitía la radio española…….era muy bueno, con un giro diferente al que hago referencia. Voy a investigar más y te informo. Saludos.

      Responder
    • Davy Lop
      Davy Lop says:

      Recuerdo perfectamente ese programa de Radio Capital: duraba sólo media hora y salía de 20:30 a 21:00. No recuerdo cuándo inició, pero para 1981 ya no lo transmitían y el texto en el tema de entrada y salida era repartido entre las voces de Martín González y César Alejandre. Parte de él que recuerdo decía: …”Así como entrevistas, comentarios e información científica”. “Técnicas artísticas y literarias, y todo lo que ocurre en la diaria actividad del pueblo alemán”. “Ésta es La Voz de Alemania, por Radio Capital, de México Distrito Federal”. La música de ese tema era como una fanfarria que llevaba cuerdas y se oía harpa. Tocaban canciones que pegaban en Europa y no se me olvida que allí pasaban “I don’t like mondays” de The Boomtown Rats. Nunca supe el nombre del locutor que lo conducía, pero obvio, no hablaba con el acento del castellano mexicano y eran puras grabaciones.

      Responder
  1. Davy Lop
    Davy Lop says:

    Tuve el gusto de conocer en persona a don Manuel Camacho, pues anduvo con la idea de revivir el programa “Vibraciones”. Convocó a entusiastas que frecuentaban el sitio “El Túnel del Tiempo” de Checoblog, para ver quién lo apoyaba y fui quien se le pegó, porque como fanático obsesionado por ese legendario programa, le ofrecí brindarle de todo, más a mi favor, porque no recordaba cómo hablaba ante el micrófono y le garanticé que podría ayudarle a lograrlo y lo conseguí. Fue una experiencia larga y agridulce: larga, porque tomó tiempo entre 2010 y 2015 para concretarse y agridulce, porque a final de cuentas el célebre locutor no halló la forma de manifestar que no se encontraba en condiciones de continuar: El programa se regrabó para lanzarse por internet y estuvo, sí, así como lo leen, existió en el sitio “Vibraciones Capital” de Ampryt. Don Manuel conservaba la genialidad de improvisar sus famosas frases metafóricas con las que adornaba cada selección desde la época de Luis Cabero. Se grabaron 4 emisiones, de las que me di el placer de programar 3, con grupos como: Warhorse, Frijid Pink, Colosseum, The Soft Machine, EL&P, ELO, Jethro Tull e introduje a Patti Smith. Estando en funciones la página web, de la cual me hacía cargo, don Manuel mencionaba que un par de amigos suyos deseaba colaborar y tenían de antemano su lugar apartado, pero uno de ambos jamás tomó tal sitio: Juanito Ramírez, ex operador de Radio Capital, mientras que el otro, del que prefiero omitir su nombre, después de habernos conocido (presentado) y tomado un café junto con Manuel, me pidió que introdujera sus programas de rock progresivo que en el norte de la república se habían tocado en una emisora radial. Como acepté la idea y supuse que el señor Camacho estaría avisado y por ende de acuerdo, fue el gran error de mi vida: don Manuel se enfureció y tuve qué verme obligado a abandonar el proyecto, del que por cierto, no percibí ganancia monetaria alguna. Las audiciones las conservo, pero no son algo que deba andar revoloteando en internet, ya que dentro de todo, no poseo derechos de ejecución. Gracias por este blog y por permitirme extender estas líneas.
    Saludos y un abrazo.

    Responder
    • jose mauricio Castillo Rodriguez
      jose mauricio Castillo Rodriguez says:

      Davy. Qué excelentes tus comentarios….se notan tus conocimientos musicales y tu grandiosa experiencia. Me gustaría saber dónde radicas y si te gustaría que te entrevistase para mi columna de ECB. Sería un gran honor. Te mandamos un cordial abrazo todos los miembros de este portal. Abrazo.

      Responder

Comenta

Deja un comentario
Nos gustará conocer tu opinión.

Comenta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.