Por Patricia Infante y Jaime Esteban


Luis de Llano Macedo es considerado como una de las leyendas dentro de la producción musical y televisiva en México. Un personaje que estuvo involucrado en momentos importantes en la escena rocanrolera de nuestro país. En una entrevista concedida a este medio, el productor nos relata sus experiencias y su gusto por este género musical que es el rock y como lo ha influenciado en su vida y sobre todo en su trabajo a lo largo de todos estos años.

Mientras lo esperábamos, en su oficina, pudimos ver en la mesa de centro un libro, de unos 80 centímetros de largo dentro de un estuche llamado “Yo estuve en Avándaro” un libro de Federico Rubli  (textos) y fotografías tomadas por la artista de la lente Graciela Iturbide, que relatan aquel célebre concierto de Rock celebrado los días 11 y 12 de septiembre de un lejano 1971, con prólogo de Luis de Llano, uno de sus organizadores. Las imágenes ahí mostradas son únicas, pocas veces vistas, el concierto de rock que reunió a la juventud mexicana de finales de los años 60’s y principios de los 70’s está ahí, retratada en infinidad de imágenes a color y en blanco y negro, son imágenes inéditas, jóvenes de toda clase social, grupos de rock, muchos de ellos ahora inexistentes. El productor comenta acerca de este polémico festival, “Yo lo que narro de Avándaro es que fue la primera congregación de jóvenes por razones no políticas y que no pasó nada, más que nada fue la prensa amarillista la que armó el escándalo”.

Luis de Llano Macedo nace en la Ciudad de México un 9 de junio de 1945, es el hijo menor del pionero de la radio y la televisión en México, Luis de Llano Palmer y de la actriz Rita Macedo. Desde muy joven se convertirá en una de las piezas clave en la evolución de la televisión, los espectáculos y la cultura pop en México. Después de ingresar  a la escena del rock & roll nacional de los sesentas con su grupo Los Spitfires, partió castigado a los Estados Unidos para estudiar en una academia militar y, posteriormente, en 1964, realizó sus estudios en Comunicación en la University of Houston. Después de trabajar en San Antonio para la XWEX-TV y para Spanish International Network, viajó a Los Ángeles en 1969, para convertirse en director de programación del canal de Telesistema Mexicano KMEX-TV. En ese entonces recorrió toda la costa californiana filmando grupos de rock.

Actualmente, Luis de Llano, es dueño de su propia compañía de contenidos, también escribe para el periódico Milenio, es conferencista, además de dar clases en una de las instituciones más prestigiadas de México por el rumbo de Santa Fe.

Como a la mayoría de los jóvenes, de finales de los cincuentas e inicio de los sesentas, De Llano se vio atraído por ese ritmo llamado rock and roll  que llegó de los Estados Unidos, su gusto por su sonido lo llevó a ser parte de un grupo llamado Los Spitfires.

Mi primer contacto con el Rock & Roll fue muy jovencito, mi madre me llevó a un concierto en vivo en el Deportivo Israelita y por primera vez vi cuatro grupos de Rock & Roll en vivo, que eran “Los Crazy Boys con Luis ‘Viví’ Hernández” otro grupo que se llamaban los Red Devils que eran un grupo del Colegio Americano, y estaban los  Teen Tops, y otro grupo que no recuerdo. Yo me clave en el Rock & Roll a partir de ahí, yo iba al Colegio Americano entonces, y ahí tocaban “Los Black Jeans”. Todo esto me empezó a entusiasmar y le robé un banjo viejo a mi abuela, le puse una ligas, un micrófono y una grabadora y me sentaba en un escalón en mi casa y me ponía a soñar que era yo Rocanrolero. Empezaba el rock en español, pero no había una gran cantidad de grupos en esas épocas y que les dieran difusión.

Yo me juntaba con mis cuates de la colonia y decidí armar mi banda de Rock. Me junte con los vecinos, con el hijo de Julio Bracho, Luis Vasallo, que era un cubano muy simpático y muy bueno que era el baterista, y así empezamos a ensayar y a tocar, por esa época llegó mi hermana (Julissa) que estaba estudiando en Suiza, y le dijimos “Tú vas a ser la cantante del grupo” y mi madre muy hábilmente pensando en apoyar la carrera de mi hermana nos apoyo financiando los instrumentos, porque ni teníamos.

Luis ¿Cómo hacían para conseguir sus instrumentos? ¿Dónde los conseguían pues no había las facilidades de hoy?

Pues teníamos que ir a Sala Chopin sobre Eje Central Lázaro Cárdenas, o bien Casa Veerkamp y lo demás pequeñas tiendas en el centro, pero fue cuando en la Lagunilla conseguí comprarme una guitarra Texana, le compré una pastilla para que se amplificara y me compré un amplificador y así empecé a tocar con mi guitarra, soñando claro con las Rickenbacker, las Fender ….. Mi madre (Rita Macedo) nos empezó a financiar, tocábamos en la casa pero después rentó un departamento en la calle de Rhin, un penthouse de  un actor que habían matado, que se llamaba Ramón Gay, y seguíamos ensayando, por cierto junto a una funeraria. Enrique Guzmán que es mi tío, me vendió mi primera guitarra eléctrica, una guitarra que usaba y que salía en muchas fotos, fabricada en una madera que se llama “ojo de pájaro” y con esa guitarra comencé a tocar. Y fue entonces que nos metimos a un concurso que hizo Radio Éxitos en las instalaciones de Articulo 123 N° 90. Concursamos y quedamos finalistas de otro concurso que se iba a hacer en un lugar llamado El Ciro’s de las Lomas. El concurso fue contra “Los Hooligans”, “Los Loud Jets” y otros grupos.

¿Cómo nace el nombre de los Spitfires? 

Pues mi mamá fue la que nos puso el nombre, nuestra batería era una dragón que arrojaba fuego…

Con la batería y los instrumentos fuimos a ese concurso y que llega la policía y que llegan los granaderos y se armó una bronca monumental y no se pudo hacer el concurso, y se terminó haciendo en la Colonia Nápoles en un club privado, y ¡quedamos en segundo lugar ! El premio era grabar dos canciones en Columbia Records y se grabó un disco entre varios grupos con los ya mencionados Hooligans, los Loud Jets y Julissa y los Spitfires. De ahí empezamos a tocar, empezamos a salir a giras, en fiestas y con que nos pagaran los taxis ya éramos felices. No sonábamos en radio porque una de las canciones que grabamos la prohibió gobernación, (Ven Cerca), por considerarla demasiado sugerente.

¿Johnny Dynamo formó parte de Los Spitfires?

Sí formó parte del grupo, tocaba la guitarra. Humberto, le decían “Cahuich”, ya después cuando lo conocimos como Johnny Dynamo nos gustó, pero cuando trabajaba con Julissa y conmigo era Humberto, pero no le gustaba que le dijeran “Cahuich”, pero se le quedó así.

San Ángel 1959-1960

Entonces nos cambiamos a San Ángel,  y ahí mi mamá nos compró una casa, junto a un patio donde había una feria y mi mamá le pagaba al de la feria para que tocará las canciones de nosotros, y ahí ensayábamos, ahí el grupo de los Spitfires empezó a crecer. Pero mi familia del lado de mi papá se puso un poquito alterada, porque no iba a la escuela, andaba ya en giras para arriba y para abajo, y me enviaron a un colegio militar, en Texas. Julissa se quedó al frente del grupo y cada que venía de vacaciones veía como el grupo evolucionaba, se armaban grandes fiestas y un ambiente muy bueno. Estando en Estados Unidos aprendí a tocar polkas, porque los “pochos” de esas épocas tocaban polkas, además tocaba el bajo, y los jueves en la noche me brincaba la barda y veía tocar en la iglesia de la comunidad afroamericana, que estaba al lado de la escuela, y así aprendí a tocar Blues, desarrollé mucho como músico y en vacaciones venía a ver al grupo, pero en realidad en ese momento empecé a dejar de ser rocanrolero.

Una cosa es ser Rockero y otra Rocanrolero (yo era Rocanrolero)

Fue una época muy divertida, tocábamos donde se podía, a veces en Acapulco, en un México muy naive, un México donde tranquilamente podías caminar por Reforma en la noche, no había discoteques, había bares, cantinas pero no había lugares como antros, y yo viajaba de Houston a México, en esa época Julissa comenzó a hacer su carrera con los Spitfires, y empezó a grabar sus discos.

¿Julissa se convierte en el líder de los Spitfires?

Julissa se convierte en la imagen y yo empiezo a pasar a un segundo término, y me dediqué a estudiar, aunque cuando venía pues echaba el “Palomazo” con el grupo, en esa época empecé a conocer a todos los rocanroleros de la historia y aprendí a tocar el “tololoche” y me metí a un grupo de Folk de protesta, y me alejé del mundo rocanrolero. Mi hermana Julissa inicia su carrera como actriz, empieza a hacer teatro, cine y televisión,  y en ese momento yo era Julisso.

Terminé mis estudios y empecé a trabajar en Los Ángeles y aquí conozco a un amigo que era hijo del dueño del canal, y los fines de semana nos robábamos las cámaras de 16 mm y nos íbamos a filmar conciertos de rock por toda la costa de la California, llegamos a grabar en el Hollywood Bowl. Conseguíamos los Backstage pases y convivíamos con artistas y rockeros como los Creedence,  Jimmy Hendrix, etc. Para el año de 1969 termino mi carrera y regreso a México y entro a Telesistema Mexicano, y empiezo a trabajar en Promoción y empiezo a revolucionar todo con mis ideas rockeras, metíamos efectos especiales pero todo era manual, no había computadoras, y de repente estaba haciendo un programa que se llamaba “La Onda de Woodstock” teniendo como conductor a Jacobo Zabludovsky, empezamos a pasar Videoclips de música y hablábamos de cosas raras como Ecología.

En todo momento Luis de Llano se mostró emocionado al rememorar sus inicios musicales y televisivos dejando muy claro que son sus grandes pasiones. Poco a poco nos fue develando parte de su trayectoria que es una de las más sólidas y creativas de la farándula.

Uno de los momentos más fascinantes de la plática fue cuando le cuestionamos sobre Los Beatles y su influencia en él: “Cuando mi madre me habló de Los Beatles estaba yo en el Colegio Militar. Entonces cuando mí mamá me decía que debía yo de dejarme el pelo largo como Los Beatles, yo le dije que estaba loca, que en el colegio militar iban a raparmelo y empezaban a sonar Los Beatles, pero todavía no venían a Estados Unidos, entonces los oías en la radio y cuando venía yo a México oía más a Los Beatles aquí que allá”.

Luis de Llano nos complace y nos da más detalles sobre su conexión con la Beatlemanía: “Y cuando llego a Houston donde estudio la universidad fui a un concierto de Los Beatles y nunca los pude escuchar del griterío que había, era un concepto que llegabas y no dejaban de gritar las viejas dos horas, o sea eran unos piojitos así que los veía yo, y esa fue mí experiencia más cercana a Beatles de esa forma”.

Se explaya y nos indica que Los Beatles lo influenciaron mucho en su vida musical e intelectual porque – “Los Beatles eran para mí la Biblia de toda la música” – sí le gustaban otros grupos como Los Stones, pero afirma que – “Los Beatles tenían una especie de cultura secreta”. Comenta que cuando él llega en 1969 a México prácticamente Los Beatles iban de salida: “Yo no podía entender cómo se podían separar Los Beatles si eran millonarios, pero después lo vas a aprendiendo cuando empiezo yo a trabajar en la televisión, de que los grupos también son como familia y también tienen sus conflictos y sus formas de ser”. 

Al preguntarle sobre su Beatle favorito nos deja ver que prefería a George Harrison ya que era la parte mística, así mismo comenta que Ringo Starr le pareció siempre de relleno, John Lennon era la parte anárquica del grupo, a veces le gustaba y a veces no y asegura que Paul McCartney le caía bien, pero lo que le gustaba era la combinación de sus voces, la armonía que logró George Martin junto con las guitarras para que sonaran como sonaran porque eran muys diferentes a las guitarras que él ya había tocado. Luis de Llano nos revela con júbilo: “Lo que más me impactó fueron los discos, el doble, que fue muy grande y el Sargent Pepper y que a partir de la llegada de Yoko Ono sintió muy ácido el rollo y que no era el mismo feeling”.

El influyente productor nos relata que él tocaba canciones de Los Beatles con su guitarra y nos sorprende cuando nos narra que estaba en Estados Unidos cuando vio por televisión en blanco y negro a Los Beatles en el Show de Ed Sullivan y que también le tocó ver All You Need Is Love en el programa de El Pájaro Madrugador.

Luis de Llano nos menciona que hablar de Avándaro es hablar de la prehistoria ya que son 45 años del suceso e indica que cuando surge el Rock le comienza a cantar a la vida a diferencia del Rock and Roll que le cantaba al amor, además de que estaba muy dominado por los covers. Enfatiza que el cambio se fue dando con los grupos del norte de la República representados por rocanroleros como Benny Ibarra y Javier Batiz y es cuando la música comienza a ser más agresiva, más anárquica – indica- para hacer mención sobre su programa transmitido por cable llamado “Leyendas” donde hace un recopilado del rock nacional.

 

 

 

Administrador de contenidos.

Email: contacto@elcirculobeatle.com