U2, 30 años de The Joshua Tree.

Han pasado 30 años desde el momento en que uno de los álbumes fundamentales en la historia del rock se publicó el 9 de marzo de 1987. Sus creadores, el grupo irlandés U2, el disco en cuestión, el extraordinario The Joshua Tree. Con este trabajo U2 cambió su propio rumbo musical, el cual ya venía gestándose desde su grabación anterior The Unforgettable Fire (1984). The Joshua Tree es la creación de un grupo que ha madurado, que ha encontrado su camino artístico y que ha logrado usar la música como un lienzo para en él poder pintar paisajes sonoros que nos tocan hasta lo más profundo de nuestro ser.

Ubicado en el número 27 dentro de la lista de los 500 más grandes discos de todos los tiempos, según la prestigiada revista Rolling Stone, The Joshua Tree, su quinto álbum, fue creándose cuando el grupo se encontraba en la gira de Unforgettable Fire de 1985, según The Edge, guitarrista de la banda, comenta en el libro U2 by U2 que “llegaron canciones como With or Without You, Red Hill Minning Town y una de nombre Woman Fish la cual piadosamente nunca vio la luz”. Una vez que el tour terminó entraron al estudio para grabar los demos de esas canciones que tenían preparadas para mostrárselas a Brian Eno y a Daniel Lanois, con quienes ya habían trabajado anteriormente, pero por un compromiso que tuvieron con el proyecto de Amnistía Internacional, el famoso mini tour Conspiracy of Hope de 1986 (en donde U2 compartió cartel con The Police, Lou Reed, Peter Gabriel, Bryan Adams y Joan Baez entre otros), el proyecto quedó pausado.

Al concluir su participación con Amnistía Internacional, regresaron llenos de ideas y sobre todo de influencias y experiencias nuevas. The Edge recuerda que después del tour tenían pocas canciones.” Hablamos un tiempo de lo que álbum debería ser. Bono estaba leyendo a Flannery O’ Connor y a Truman Capote, yo a Norman Mailer y a Raymond Carver. Estábamos bajo el hechizo de América, no el de la televisión, sino el del sueño, la versión de la que habló Martin Luther King”.

Mientras tanto las ideas políticas y sociales de Bono comenzaron a definirse aún más. Fue durante una visita a El Salvador en 1986, en donde participó, acompañado de su esposa Alison, como voluntario para auxiliar a los refugiados de la guerra civil en aquel país, cuando observó la posición intervencionista de Estados Unidos al inmiscuirse en un conflicto de carácter doméstico. Esto llevó a Bono a escribir letras como Mothers of The Disappeared y Bullet The Blue Sky que se incluyeron en el álbum.

En sus realizaciones anteriores como Boy (1980), October (1981), War (1983) y Unforgettable Fire nos ofrecían temas que tenían que ver con Irlanda y su problemática social, pero en The Joshua Tree, U2 decidió voltear hacía el otro lado del Atlántico. La música norteamericana, su literatura y su cultura fueron alusivas en varias de las letras de las canciones, mismas que se expandirían hasta el Rattle and Hum de 1988. El grupo decidió experimentar con diferentes sonidos y melodías que fueron adoptando de los artistas estadounidenses, pero sin perder su propia identidad, sin dejar de ser U2, sus ideales seguían conservándose intactos. El trabajo de Brian Eno y Daniel Lanois es impecable en la grabación, ellos les sirvieron de guías en todas las ideas que tanto Bono como The Edge llevaron al estudio.

Con la canción Still Haven´t Found What I´m Looking For, U2 muestra su influencia por el góspel, la letra nos habla de una búsqueda espiritual. “You broke the bonds, You loosened the chains, You carried the cross of my shame, You know I believe it”. Mientras que el tema de apertura, Where The Streets Have no Name, nos da la pauta para saber que estamos ante una obra casi perfecta, con ese órgano, con el que inicia la melodía, que nos da la sensación de llevarnos dentro de una iglesia para decirnos “We still building and burning down love”. En With or Without You, el primer sencillo extraído del álbum, nos habla del dolor en una relación amorosa, mientras que en Bullet The Blue Sky arremeten en contra de la política exterior de Estados Unidos y su hipocresía ante el mundo, para luego encontrarnos con Running To Stand Still, a la que Adam Clayton refiere como una segunda parte del tema Bad, por tratar acerca de la problemática de la adicción a la heroína.

En Red Hill Mining Town, dan cuenta, con una bella letra, de la huelga de mineros de 1984 en el Reino Unido. Cada una de las melodías está perfectamente elaborada para que las letras de Bono encajen en ellas y establezcan un ambiente que vuelven la individualidad de estas en un todo. El fracaso del sueño americano en In God´s Country, la tristeza de perder a un ser querido en One Tree Hill, la sencillez de Trip Through Your Wires y la violencia sin sentido de Exit son como escenas de una película que se pueden apreciar cada una por su textura sonora.

Al estar fascinados, en ese momento, por la cultura de la Unión Americana, para la portada del disco querían algo que fuera visualmente relevante y que sirviera como un punto de referencia hacía la atmósfera musical que habían creado. Una vez que el álbum se terminó de grabar la banda se subió a un automóvil y comenzaron un peregrinaje para buscar un lugar en donde fotografiarse. Adam Clayton, bajista del grupo, recuerda que viajaron por unos días de Los Angeles al desierto de Mojave , junto al fotógrafo Anton Corbijn y el artista gráfico Steve Averill, que fue el encargado del diseño de la portada. The Edge narra que condujeron al norte de San Francisco en donde encontraron un pueblo fantasma llamado Bodie. Entre el recorrido de Death Valley y Zabriskie Point comenzaron a hablar de las plantas. “Le preguntamos al chofer ¿Qué son esos extraños cactus que hemos visto todo el camino? Él respondió son árboles Joshua. Creo que fue Bono el que dijo: es un nombre muy interesante. Seguimos conduciendo hasta encontrar una gran ladera abierta con estas plantas tipo prehistórico, nos bajamos y Anton se encargó de buscar un árbol y nos fotografiamos por alrededor de 20 minutos. Fue algo bastante espontáneo”.

Se puede afirmar que después de The Joshua Tree, U2 ascendieron al estatus de mega estrellas de rock, situación que a Bono le parecía ridícula. “No creo que yo sea una estrella del pop, me siento muy incomodo con ese rol, creo que hay gente que llena mejor ese traje que yo. Creo que eligieron al tipo equivocado. Miren, yo soy más como un mecánico o carpintero, miren mis manos son manos de albañil”. Lo cierto es que con este trabajo U2 atrajo muchos más seguidores que vieron en ellos a una banda honesta que no temía expresar su sentir.

The Joshua Tree cumple 30 años en los cuales han habido muchísimos cambios culturales, políticos, sociales, científicos y tecnológicos. El disco aún suena fresco como cuando apareció en 1987, no ha envejecido y sigue demostrando que las obras maestras perduran a pesar del tiempo.

 

Originario de la Ciudad de México, estudió la carrera de periodismo en el Centro Universitario de Periodismo en Arte, Radio y Televisión(PART). Se describe a si mismo como beatlero de alma y rockero de corazón.

0 comentarios

Comenta

Deja un comentario
Nos gustará conocer tu opinión.

Comenta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.