El año de 1968 fue vertiginoso para The Beatles, a principios de éste viajaron hacia la India para tomar un curso de meditación con el Maharishi Mahesh Yogi; después se convirtieron en empresarios al fundar su compañía Appler Corps; también entraron en los estudios de Abbey Road para grabar lo que sería su noveno álbum llamado simplemente The Beatles. Por su parte John Lennon concretó su relación sentimental y artística con Yoko Ono de la cual surgió la controvertida obra de música experimental, Two Virgins, que saldría al mercado, en los Estados Unidos, once días antes del lanzamiento del Álbum Blanco y en Inglaterra una semana después de publicada la nueva producción del cuarteto de Liverpool.

John y Yoko se conocieron en 1966 cuando ella presentó en Londres una exposición de arte conceptual, ahora dos años después se encontraban enamorados y comenzaron lo que Lennon llamaría la era Two Virgins, una era de diversión y moral volátil. En el libro One Day At A Time, el autor de éste, Anthony Fawcett, comenta que “John se convirtió en el productor del arte de Yoko y Yoko llegó a ser la traductora de las fantasías de John, convirtiéndolas en eventos y todo lo que hicieron juntos fue un evento. Ella le enseñó el arte y la música abstracta y él le mostró el rock and roll”.

En mayo de 1968, previo a que The Beatles regresaran al estudio, Lennon se encontraba con su viejo amigo Pete Shoton e invitó a Yoko a su casa en Kenwood para convivir con ellos mientras su esposa se encontraba de vacaciones. John comentó que Ono, quien llevó consigo un poco de ácido, se quedó con él a partir de ese momento. De ahí surgieron las sesiones del disco Two Virgins, según el músico explicó que grababan varias pistas, las mezclaban y después “a la salida del sol hacían el amor. Two Virgins surgió por casualidad, me di cuenta de que había alguien tan chiflado como yo – una esposa que hacia ruidos raros- y a quien también le gustaba la música que no era de pop ni de baile; eso que llaman… de vanguardia”. Claro que para Cynthia Lennon esto no resultó muy agradable porque al volver de su viaje se encontró con la artista oriental, en su propia casa, vistiendo una de sus batas  y junto a su marido quien tomaba una taza de té y al verla él sólo le expresó un “hola”.

De acuerdo con la Antología, Paul McCartney fue quien mostró a John como utilizar las grabadoras para crear sonidos extraños, debido a que él ya tenía tiempo haciendo experimentos musicales, recordemos que su pieza, avant- garde, Carnival of Light (aún enlatada) fue parte de las sesiones del Sgt Pepper de 1967. “Tal vez John sacara algunas ideas de cuando yo tenía un par de grabadoras Brennel. De madrugada hacia rebotar los sonidos de una a otra y doblaba las pistas grabando cintas extravagantes para los amigos. John me preguntó cómo lo había hecho y le mostré cómo montar las máquinas. Se compró dos para su casa de Weybridge que funcionaban con idéntico sistema, y yo le enseñé a utilizarlo todo.”

El álbum fue producido por la pareja y cuenta con dos tracks uno de cada lado en la versión de vinil. Las dos piezas, que duran un poco más de 14 minutos, son una collage de sonidos abstractos que mezclan diálogos, aparentes ruidos ambientales con aves incluidas, algunos instrumentos musicales como un piano y un órgano, las voces de Yoko y John que salen como lamentos y quejidos, las cuales dan una atmósfera a veces lúgubre, a veces tediosa . Una “música” que juega a ser electrónica pero ésta no se puede emparentar con la obra del compositor alemán, Karlheinz Stockhousen. Es una colección sonora que sirve para provocar diversas reacciones en el escucha. La provocación es parte fundamental de la corriente artística a la que pertenece Yoko Ono, Fluxus. Quizá para muchos el plato pueda ser fallido o molesto, pero finalmente estos experimentos le sirvieron a Lennon para pulirse y demostrarlo en Revolution 9 que grabaría semanas después en Abbey Road , claro que con la ayuda de George Martin.

Con respecto a Two Virgins, George Harrison comentó que él no llegó a escuchar el disco completo, solamente algunas partes, “yo no estaba muy metido en eso. Era la historia de ellos dos, su rollo. Se colgaron hasta tal punto que consideraban de importancia mundial cualquier cosa que hicieran o dijeran, así que la convertían en disco o en película”.

Pero con la obra experimental de Lennon y Ono hubo una situación que causó más controversia que la misma “música” que se presentó en el disco y tuvo que ver con la portada del álbum, debido a que mostró una foto de ellos, de frente y de cuerpo entero, completamente desnudos. La fotografía fue tomada por la pareja, con el temporizador de su cámara, en el sótano del departamento de Ringo Starr, y el resultado no fue “tan glamouroso” como lo dice Paul McCartney en la misma Antología. La obra tuvo un retraso en su distribución debido a que el sello discográfico EMI se negó a promoverlo, tanto en Inglaterra como en Estados Unidos, por lo que la empresa Tetragrammation fue la encargada de llevarlo a aquel país y lo puso a la venta el 11 de noviembre de 1968; en Inglaterra, Track Records fue la marca que lo difundió y lo sacó al mercado el 29 de noviembre, pero no sin antes censurarlo, en ambos continentes, con una funda de papel café que sólo dejaban ver los rostros de la pareja. En la unión americana 30 mil copias del disco fueron incautadas en Newark, Nueva Jersey, ya que la policía consideró la carátula del disco como pornográfica.

Ringo Starr menciona que “la portada fue una pasada. Aún recuerdo el momento en que entraron y me la enseñaron. De la música no me acuerdo, tendría que ponerla. Pero me enseño la portada y yo señalé el Times como si no tuviera la polla colgando. Dije -Jo, John, tú haces todo esto y a ti te parecerá fenómeno, pero sabes que todos tendremos que rendir cuentas-”. Mientras que George Harrison aseguró que “solo son dos cuerpos no muy bonitos, dos cuerpos algo fofos, desnudos. En realidad es inofensiva. Sobre gustos no hay nada escrito”.

En una entrevista Lennon declaró, con respecto a todas la críticas que se le hicieron, que la fotografía era para probar que no eran una pareja de freaks dementes y que no estaban deformes en cualquier sentido. “Nuestras mentes están saludables. Si tú piensas que esto es obsceno, eso sólo puede estar en tu mente”

El proyecto Two Virgins estuvo ligado también a una película experimental en la trabajaron los artistas. Además de esta cinta realizaron también la obra Smile, ambas filmadas en super 8. Una semana después de que el disco saliera en Estados Unidos ambas producciones caseras se presentaron en el Festival de Cine de Chicago, las cuales tuvieron críticas encontradas.

Con Two Virgins, John Lennon y Yoko Ono dieron inicio a una serie de discos y películas en donde mostraron su creatividad muchas veces incomprendida. Pero a fin de cuentas estas obras sirvieron para entender un poco más el genio de la pareja y la gran influencia que tuvo la artista oriental sobre el músico inglés. Además gracias a Yoko, Lennon no terminó siendo como Tom Jones.

Originario de la Ciudad de México, estudió la carrera de periodismo en el Centro Universitario de Periodismo en Arte, Radio y Televisión(PART). Se describe a si mismo como beatlero de alma y rockero de corazón.