The Beatles en bootlegs, una introducción.

Dentro de los discos bootlegs, aquellos álbumes que contienen esas canciones inéditas (ya sean obtenidas de los estudios de grabación o de conciertos en estadios, teatros, arenas o programas de radio y televisión) también existen artistas que son de los más pirateados. En esa lista podemos encontrar a grupos y solistas como The Rolling Stones, The Who, Led Zeppelin, U2, Bruce Springsteen, Bob Dylan, Eric Clapton, Metallica y por supuesto The Beatles. Tratar de cuantificar el material no oficial del cuarteto de Liverpool es un trabajo muy arduo que muchos sitios de internet se han encargado de hacer y los listados generados son muy grandes, porque no solamente tenemos el material de John, Ringo, George y Paul dentro del grupo, sino también se incluyen sus trabajos como solistas.

Coleccionar bootlegs de The Beatles es para muchos fans todo un placer, un placer que no es barato y más si se adquieren los discos, ya sean en vinil o disco compacto, en “original” de esas marcas que presentan ediciones muy bien hechas, con portadas excelentemente diseñadas (aunque unas no tanto) que son un deleite en lo visual y mucho de este tipo de material se encuentra en los famosos Beatles Fest que se llevan a cabo en diferentes partes de mundo. Pero como estamos ante un producto musical que básicamente es ilegal, bajo este régimen surgen muchas “empresas” que han creado sus propias ediciones. Con esto podemos encontrar, por ejemplo, los conciertos del Hollywood Bowl en diferentes presentaciones de distintos “sellos discográficos”, con lo que aquí aplica el famoso dicho ladrón que roba a ladrón, tiene cien años de perdón. Aunque hace muchos años atrás surgió un sello llamado Purple Chick que se ha encargado de remasterizar bootlegs y colocarlos para su descarga en digital (con todo y el diseño de portadas, inserts y contraportadas listas para imprimir) de manera gratuita, es decir de fans para fans.

Para solamente hablaremos de la discografía no oficial de The Beatles -sin ocuparnos de ellos en solitario- la cual nos ha presentado bastantes joyas musicales del grupo, aunque varias ya han aparecido de manera legal en las colecciones Anthology, Live at BBC e incluso Let It Be Naked es una respuesta a todos esos bootlegs que han circulado con ese material de las sesiones del Get Back a lo largo de todos estos años.

Históricamente se menciona que fue el plato Kum Back el primer bootleg de la banda en salir a la luz. Kum Back nos presentó canciones que fueron producto de las famosas sesiones del mal logrado proyecto Get Back. Se prensaron un par de discos bajo la supervisión del afamado productor Glyn Johns (famoso por trabajar con The Rolling Stones y The Who) y se llevaron en 1969 a Estados Unidos para promover en algunas estaciones de radio las nuevas canciones del grupo (las cuales saldrían hasta el siguiente año bajo el nombre oficial Let It Be). También se ha dicho que el mismo Lennon llevó una copia e ingenuamente la entregó a un periodista en Canadá. La estación de radio de Boston WBCN fue la primera en difundir lo nuevo de The Beatles sin que hubiera un disco oficial (por cierto también hay un bootleg de esas transmisión radial). Finalmente se grabaron las canciones de la emisión de radio (mientras que otros se adueñaron directamente de esos discos promocionales y los copiaron) y Kum Back abrió las puertas a todo lo que vendría después con respecto al material musical ilegal del grupo.

En septiembre de 1976 la publicación mexicana Rock Poster, en su número 142, difundió una nota, sin firma, en la que daban una cifra total de los discos piratas de The Beatles. En esa época en la que aún no existían los compact disc, ni mucho menos los formatos digitales, ellos dieron la cantidad de 41 unidades no oficiales del grupo, en la que obviamente aparecía Kum Back y títulos como Yellow Matter Custard (que contiene grabaciones de la BBC), Vancouver 64, Soldier Of Love (del cual no había escuchado y hasta la fecha no tengo referencias de este disco), Tokyo 66, Some Other Guy, Studio Sessions (en sus dos volúmenes) y muchos más. Para ese momento para la gran mayoría que tuvimos la oportunidad de leer esta lista, todos esos álbumes eran completamente desconocidos, fue como tener ante nosotros un menú de música que difícilmente podríamos disfrutar en esa década setentera, por lo poco accesibles que era. Incluso la misma revista señalaba que los precios de los discos “variaban entre los tres y diez dólares” y que el mercado lo manejaban comerciantes de “Nueva York, Los Angeles y Boston”.

Aquí cabría preguntarnos si esos 41 discos que menciona Rock Poster son la base de todos los bootlegs que abundan en la actualidad bajo diferentes ediciones y marcas como Yellow Dog, Yellow Cat, Vigotone, T.M.Q (Trade Mark of Quality), Teddy Bear y muchas otras, además de toda la discografía que están disponibles en sitios de bootlegs como The Ultimate Bootleg Experience que a la fecha cuenta con 72 títulos disponibles entre audio y video. A los que podemos agregar los 85 de Paul McCartney, los 21 de John Lennon, los 36 de George Harrison y sólo 4 de Ringo Starr (aunque hay otras páginas en donde podemos encontrar mucho más del baterista). Mientras que en el sitio Bootlegpedia tenemos 444 objetos registrados, entre discos y dvds, de The Beatles.

El periodista de rock Clinton Heylin entre su top 100 de bootlegs escogió a los discos Get Back and 12 other songs, Complete BBC Sessions, Ultra Rare Trax (ocho volúmenes) y Unsurpassed Masters (del volumen 1 al 7) como sus favoritos. Curiosamente no elige ningún álbum registrado en concierto. Aunque existen varios que son rescatables como los del Shea Stadium 65 en su versión completa y mejorada que además incluye el recital del Hollywood Bowl del 29 de agosto de 1965. También está el Blackpool 66, Paris 1964, Live in Japan 1966 (también aparecido con el nombre Banzai que nos presentaba un empaque metálico muy bien diseñado) o el aparecido bajo el nombre The Sam Houston Colosseum que contiene los dos shows que The Beatles ofrecieron el 19 de agosto de 1965.

Cuando somos unos imberbes seguidores del grupo y descubrimos estas grabaciones nos encontramos ante algo parecido al Santo Grial; el poder escuchar la evolución de las canciones dentro del estudio, con la voz de George Martin dando el conteo inicial es toda una experiencia, no importa si escuchamos varias tomas de Misery o I Saw Her Standing There.

Al momento de salir a la venta las Antologías muchos ya conocíamos casi todo el material que se presentó ahí, claro que hubo cosas que si fueron nuevas, y muchos seguidores del grupo no estuvieron satisfechos porque varios de los temas que se incluyeron pasaron por una edición que les quitó parte de esa crudeza con las que las conocíamos previamente.

Hablar de los diversos discos bootlegs de The Beatles es meternos en un universo complejo, al que poco a poco nos iremos adentrando y revisaremos varios de los discos que se han publicado en el llamado mercado negro (aunque el internet prácticamente sepultó a este mercado), álbumes que hay que destacar por lo que nos presentan, ya sean con los outtakes provenientes de las consola de los estudios EMI o de los conciertos que llegan a tener una muy buena calidad de audio y que nos dan una idea clara de cómo se escuchaba el grupo en vivo ante una escandalosa audiencia. Además Paul McCartney y Ringo Starr siguen activos lo que puede generar aún más bootlegs que estaremos, sin duda, escuchando.

Originario de la Ciudad de México, estudió la carrera de periodismo en el Centro Universitario de Periodismo en Arte, Radio y Televisión(PART). Se describe a si mismo como beatlero de alma y rockero de corazón.

2 Replies to “The Beatles en bootlegs, una introducción.”

Comenta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: