Seis Canciones Sabrosas De 1968, Vol. 5

,

“…es Corona Del Rosal, engorilado…”

Consigna del CNH, cántese con la música del comercial de Cerveza Corona de 1968

 

La música de 1968 no deja de sorprendernos, pues al analizar la producción musical de ese año en particular, casi estoy en posición de afirmar que era una época en que salían dos o tres clásicos por semana; es una situación que se dio sólo en la era del Rock&Roll , que retomando de la inspiración del estimado José Agustín, le llamaré una vez más la nueva música clásica.

Hace algunas entregas les mencionaba que varios autores de libros y artículos, ensayos y reseñas que hablan de la juventud sesentayochera y el movimiento estudiantil, han creado la leyenda urbana de que toooodos los estudiantes y tooooodos sus maestros eran fervientes admiradores de personajes trasnochados como Judith Reyes, Óscar Chávez, Víctor Jara y otros dos que tres trovadores de ese estilo; sin pretender ser tajante como todos esos autores, mis particulares investigaciones sobre el tema, con familiares, amigos cercanos, maestros , estudiantes de la época y sobrevivientes en general me arrojan un resultado quite different. Si acaso sólo dos o tres guardan algún recuerdo lejano de estas canciones, y en lo que a ellos respecta conocen más a Chávez por La Niña De Guatemala, Macondo o por su obra señera que se llamó en su primera edición discográfica el infierno es amor, y hoy todos recordamos como Por Ti. Vamos, hasta a mí me gusta esa rola, y mucho. De los otros cantantes mejor ni hablar, la memoria de la gente común no los tiene registrados.

El consenso general, es que salvo los integrantes del CNH, quizás los más radicalizados, andaban con sus guitarras en el campus universitario y los menos en el Poli cantando canciones como La Balada Del Granadero – sátira de La Balada Del Vagabundo, gran éxito del año olímpico a cargo de los españoles José y Mary Guardiola– o Que Vivan Los Estudiantes, por citar a algunas de las que gozaron de más fama; y lo repito, no lo digo yo, es resultado de recuerdos y evocaciones de personas de mayor edad que un servidor. Y finalmente, cuadra en mis recuerdos personales, así como en los escasos listados de popularidad de la música en inglés que se publicaban en revistas como Notitas Musicales, Ídolos del Rock, México Canta y Pop. Y No es que tenga nada en contra de esa vertiente musical, simplemente tampoco le tengo nada a favor.

Algo que sí es cierto dentro de este análisis, es que a partir de este año 68′ se vivió un boom interesante dentro del gusto musical de las clases medias y bajas, y muy poco en las altas, de la corriente musical conocida como Folklore Latinoamericano. Curiosamente, se manejó como protesta al imperialismo Yanqui, en contra del capitalismo, y ensalzando las raíces musicales latinoamericanas (¡ah caray!) – yo quisiera saber realmente si un joven del 68′ no percibiría más exóticos y ajenos al bombo, el charango, la chirimía y la quena, que una buena bataca Gretsch o una Fender Stratocaster con su ampli Twin Reverb- y gracias al sentimiento antiyanqui de estas tierras, en conjunto con el hartazgo contra el sistema, así como la hipócrita presentación del fenómeno folcloroide por parte de los mismos imperialistas gringos y franceses que lo apoyaron, lograron que dicho movimiento tuviera un auge inusitado en los siguientes 15 años al menos. Si te gustan las canciones de Silvio, Pablo y todos ellos, si fuiste a peñas en vez de ir a cafés cantantes, y si corriste del rock y compraste discos de Quilapayún, Los Folkloristas, Inca Taki o Los Huasos Quincheros, entonces mordiste el anzuelo y le entraste al tema.

Pero regresando al punto de partida, analizaremos la música que realmente escuchaba la juventud sesentayochera, quizás dos o tres canciones o más, eran lo que escuchaban al hacer la tarea, lo que bailaban en las fiestas o los discos que se regalaban los novios, o antes de ir a la manifestación. Y de eso estoy más seguro hoy en día. Disfrutemos del listado de esta semana:

 

Baby Come Back, The Equals

No confundir con el súper éxito del grupo Player de 1976, por favor.

Iniciamos nuestros recuerdos sesentayocheros de esta semana invocando una canción que se editó primero en 1966 sin que nada pasara, y que volvió a ver la luz el primero de mayo de 1968, en una reedición publicada en el Reino Unido gracias al gran éxito que ya era en Alemania y los Países Bajos, llegando a primer lugar de popularidad gracias a la publicidad en el programa Top Of The Pops, que fue referencia en Inglaterra por muchos años. Su presentador, Jimmy Saville, fue icónico en el Swingin’ London con sus pelucas estrafalarias y sus ropas a la moda de Carnaby Street. El sonido de esta rola iba como anillo al dedo para ilustrar esa moda y esos tiempos allá.

El guyanés Eddie Grant, formó un grupo con amistades originarias del North London, que ni fueron los mismos que grabaron ni mucho menos los que salieron en la TV; solo él se mantuvo como un elemento permanente del grupo, y la repercusión de la canción la llevó a los primeros lugares de popularidad en lugares lejanos y exóticos para nosotros como Rhodesia, Sudáfrica y Australia, así como en toda Europa.

Un interesante número de versiones de esta canción (17) a lo largo de los tiempos; de los más notables podemos citar a Bonnie Raitt, Pato Banton & Robin Campbell, y a los ex-Guess Who Randy Bachman y Burton Cummings. En México, Los Dovels y Los Sucarylitos, así como en España Los Continuados lograron versiones decentes de este clásico. Eddie Grant (Edmond Montague Grant) logró un poco más de fama en los años ochentas con dos grandes éxitos: Electric Avenue y Romancing The Stone, tema de la película del mismo nombre, y también recuerdo que veíamos puntuales sus videos en el clásico programa del canal 9 A Toda Música, conducido por Gloria Calzada y Elsa Saavedra, los sábados por la noche antes de ir a la fiesta. Disfrútenla.

 

Fire, The Crazy World of Arthur Brown

Primer lugar de popularidad en el Reino Unido una semana en agosto del 68′, Fire es uno de los himnos psicodélicos más relevantes de la época, y este grupo tiene como peculiaridad el haber contado entre sus filas al baterista Carl Palmer, de la fama de Emerson, Lake And Palmer.

Pionero en el arte alterno del maquillaje y la pirotecnia en escena (sólo Screamin’ Jay Hawkins lo hizo antes) y con años de ventaja a Alice Cooper y Kiss, resulta difícil imaginar a Arthur Brown como un simple profesor de primaria en Inglaterra. No es poco lo que Bowie, el Glam Rock en general y el performance mundial le deben a este buen muchacho; verdaderamente le crees cuando te dice: I’m the god of hellfire, you gotta burn….!  Si lo veías de chavito, seguro si te sacaba de onda. Me cae que sí.

Cover interesante el de Polo, y considero mejor logrado el del excelente grupo mexicano La Máquina del Sonido, correctamente ejecutado y con ese aire de pachequez sabrosa del rock denso de esos días. Chulada de rola.

 

24 Hours of Loneliness, Classics IV

La historia de estos chavos llena de anécdotas, accidentes , mucho picar piedra, y nos tenemos que remitir hasta finales de los 50’s para encontrar sus antecedentes. Originarios de Jacksonville, FL. una buena banda de covers de Doo-Wop inicia como The Classics, y entre ellos se encontraban Dennis Yost y J.R. Cobb, futuros integrantes de la alineación que tuvo éxitos a finales del 68′; aunque en estos humildes inicios habían tomado su nombre del Drum Set de Yost (Classic) y eran atractivos de ver, ya que Dennis acostumbraba tocar de pie, anunciándose como el único grupo de stand-up drummer.

Para 1966, logran firmar un contrato con Capitol Records, y su música consistía en covers a The Ventures, y sobre todo en canciones que recordaban muchísimo al estilo vocal de The Four Seasons, entre ellas su primer single llamado Pollyanna, también de la inspiración de Joe South; aunque fue un éxito regional y le fue bien al grupo con ella, dos factores de índole legal estuvieron a punto de acabar con el grupo, una demanda por otro grupo llamado The Classics, que ya habían figurado en el Hit Parade con el éxito Till Then, y una desagradable llamada de los abogados de los mismísimos The Four Seasons, quienes exigieron que el single se retirara del aire, o se las verían con ellos al estilo italiano, que si ustedes vieron la excelente película Jersey Boys, ya saben cómo se las gastaban. Ni intentarlo siquiera.

Les seguiré platicando de su historia en otras entregas, por ahora les diré que está rolísima que conocí en los Estudiantes 1260 de Radio Capital, fue editada como el lado B de otra canción que pronto reseñaré: Stormy. También les cuento que un grupo de origen Hermosillense grabó para discos Capitol de México en 1969 un muy buen cover con el mismo nombre del original, me refiero a Los Pulpos, que el cancionero popular recuerda mucho más por su versión a la fina balada de Yaco Monti, llamada Lo que Te Queda. Luego algunos de estos chavos formaron al grupo Yndio, con alguna relevancia en la década de los 70’s, y aún en activo.

Words, Bee Gees

Escribir sobre The Bee Gees debe ser objeto no sólo de una , dos o tres entregas aquí en El Círculo Beatle, para hacerlo con corrección y abarcar al detalle acerca de su enorme trayectoria musical, sin duda; han estado vigentes como número musical desde 1960, lo cual son 58(!) años de éxitos. Sin temor a equivocarme, son el grupo musical que de verdad se ha quedado solo un paso atrás de The Beatles como el grupo más grande de los tiempos.

En este entonces, el grupo estaba formado por tres hermanos Gibb, Barry el mayor, Robin y Maurice, (quienes eran gemelos entre sí), y también por el guitarrista Vince Melouney y el baterista Colin Petersen. Esta alineación grabó y estuvo junta desde 1967 hasta 1972 , año que puede definir el final de la segunda etapa de su carrera; después de haber sido declarados como la revelación musical británica de 1967, así como también de ser confundidos con The Beatles, (por el accidente de que su single 1941 New York Mining Disaster saliese publicado con una etiqueta blanca sin más datos que el nombre de la canción) y después de algunos singles memorables como To Love Somebody, Holiday y World, llegaban con mucha madurez musical, un sonido muy pulido y 68′ sin duda fue su año de consagración total.

Con la confianza que desarrollaron como compositores, inician el año con el hit I Just Gotta Get A Message To You, y lo continúan con esta dulce y poderosa balada, de la que recogemos su presentación en América en el show de Ed Sullivan. El cover de Johnny Dynamo y Los Leos se hartó de vender discos aquí en México, a pesar de su mediana calidad.

 

Hush, Deep Purple

Una de las bandas más importantes que vieron la luz en el año olímpico fue Deep Purple, siendo una de las piedras claves en la que se fundó esa corriente del rock tan amada como odiada pero tan importante llamada Heavy Metal; junto con Steppenwolf, Led Zeppelin, los mismos The Beatles y Black Sabbath le dan origen y forma a este subgénero musical y a la vez le dan color a la música de los siguientes veinte años.

Los miembros originales de esta banda originaria de Hertford, Gran Bretaña, fueron el tecladista Jon Lord, Nick Simper al bajo, Ian Paice en los tambores, Ritchie Blackmore en la lira Stratocaster y en la voz, el excelente Rod Evans. En 1970 hay cambios de personal importantes, entrando Ian Gillan en la voz y Roger Glover sustituyendo a Simper;  en sus 50 años de existencia han contado con catorce integrantes, y han sido el semillero para algunas agrupaciones interesantes, en donde podemos contar a Dio, Rainbow, Whitesnake, Black Country y algunos spin-offs como Gillan&Glover, Paice Ashton Lord, más algunas adiciones a proyectos de renombre como Uriah Heep y Black Sabbath, entre otros de Hard Rock.

El primer nombre que tuvo la banda fue Concrete Gods, algo un poco pasado de morado oscuro sin duda, (ja!) pero terminaron decidiendo por el nombre de una canción favorita de la abuela de Jon, que había tenido mucho éxito y había sido un primer lugar en las listas de Billboard cinco años antes, justo en la semana en que mataron a Kennedy; la canción había sido interpretada por Nino Tempo y April Stevens, quienes a su vez la habían versionado de una original de 1927, cantada por Eddie Cantor: Deep Purple.

Esta canción fue grabada en abril de este año, y publicada a ambos lados del Atlántico en junio. Rola original del maestro Joe South, quien la había grabado en Mayo y la había cedido también a Billy Joe Royal, quien edita también en junio; llegó un momento en que las tres versiones estuvieron en el Top 100, destacándose de inmediato la del Deep, que llegó hasta 4o. lugar de popularidad en Estados Unidos. Por increíble que parezca, este sencillo no tiene ninguna repercusión en el Reino Unido, y el video que les traigo los contempla haciendo lip-sync en una piscina, y es el primer video-clip oficial de la banda. Afortunadamente no hay cover a esta versión en México.

 

Playboy, Gene & Debbe

El texano Gene Thomasson nace en 1937 en el pequeño pueblo de Palestine, y empezó a tener fama dentro de la corriente Country de inicios de los sesentas con canciones propias, las cuales llegan a ser cantadas por artistas de la talla de The Everly Brothers, Waylon Jennings, Kenny Rogers ¡y hasta Tina Turner! Pero realmente no pasaba de perico a perro, y así duró hasta 1967, año en el que conoce a una dulce criatura llamada Debbe Neville. Con ella inicia una carrera como dueto, siendo sus canciones Country románticas muy bien aceptadas en el sur del estado de la estrella solitaria.

El año olímpico fue muy importante en la vida de ambos; logran un contrato discográfico para un sello filial a Hickory Records, a donde llegaron recomendados por un Country Star importante llamado Don Gibson, quien tuvo un par de hits que le dieron fama y fortuna durante casi toda su vida, Oh Lonesome Me I Can’t Stop Loving You, con una versión a cargo de Ray Charles que llegó a primer lugar de popularidad en 1962. También en ese año se casan y tienen a su primer hijo, Gebron; también a inicios de 68′ graban esta fina y hermosa balada pop y obtienen su único disco de oro por la venta de un millón de copias en el mes de junio, y a finales de este mismo año se divorcian. A partir de 1969 en adelante, se pierden en el anonimato. Thomas falleció en 2012, sin haber logrado ningún otro éxito. Debbe tuvo un hijo y una hija con su segundo esposo, Pat Patterson. No se ha vuelto a saber de ella.

En 1969 Jorge Belmont graba junto con su banda Los Belmonts, un buen cover a este gran éxito, para discos Orfeón. ¿La escuchamos?

 

Maravillosa música. Es una lástima que esto no suceda más en la historia musical del mundo, pues ahora se favorece una especie de ruido que carece de armonía, métrica y melodía, que tiene letras (?) diseñadas para expresar con quince palabras un mensaje misógino, majadero y estupidizante. Por eso seguiré platicándoles de aquellas épocas fresas y entrañables, mientras ustedes lo sigan pidiendo como hasta ahora en mi correo electrónico marco@elcirculobeatle.com , disfruten tanto como yo la música del año de la rebelión juvenil universal. ¡Hasta la próxima!

 

“….And I stand alone, in the rain, calling your name…”

Stormy, Classics IV, 1968

Marco es un adicto al Rock and Roll, al Jazz y al Blues, sobre todo con buena compañía a su lado. Conversador ameno y entrometido si de opinar se trata, gusta de encontrar opiniones diversas sobre las cosas interesantes de la vida; fanático de la trivia y de las citas citables.

0 comentarios

Comenta

Deja un comentario
Nos gustará conocer tu opinión.

Comenta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.