Paul McCartney

Paul McCartney el Beatle Resiliente

Una vez un muy buen amigo mío, psiquiatra y fan de los Beatles me dijo, “tienes que desarrollar tu resiliencia eso te va ayudar a enfrentar la vida de mejor forma, aprende de McCartney”.  Sin saber que era ese concepto un día encontré esta definición:

Resiliencia: La resiliencia es la capacidad de hacer frente a las adversidades de la vida, transformar el dolor en fuerza motora para superarse y salir fortalecido de ellas. Una persona resiliente comprende que es el arquitecto de su propia alegría y su propio destino.

La definición de por sí es inspiradora, pero había dos preguntas que me repetía, la primera ¿Cómo se consigue esto? y la segunda ¿Qué tiene que ver con Paul McCartney?

Encontrar la fórmula para ser una persona Resiliente como tal no es tan sencillo de encontrar, no es cuestión de mezclar diferentes substancias o de hacer algunas reacciones químicas, mi conclusión es que simplemente no hay una formula como tal, es un proceso continuo.

De acuerdo a la American Psychological Association: La resiliencia es el proceso de adaptarse bien a la adversidad, a un trauma, tragedia, amenaza, o fuentes de tensión significativas, como problemas familiares o de relaciones personales, problemas serios de salud o situaciones estresantes del trabajo o financieras.

Entonces me quedaba la segunda pregunta, y para contestarla, aquí me tendré que remontar a los años 70’s esa época en la que por ahí teníamos algún amigo que sus hermanos mayores tenían casi bajo llave algunos discos de diferentes artistas, entre ellos Paul McCartney y The Beatles.

La imagen que en esos años se tenía de Paul no era muy buena que digamos, yo visitaba la casa de mi amigo y en un tocadiscos portátil y cuando sus hermanos mayores estaban en la preparatoria o en la facultad, a escondidas escuchábamos estos discos en su cuarto, el sonido era fascinante la música fantástica, pero mi amigo me decía que simplemente no podía soportar a Paul, de los cuatro era el que menos le agradaba, en ese momento McCartney tenía un grupo que se llamaba Wings su música era buena pero obviamente no sonaba a The Beatles, las opiniones entre mis compañeros de clase estaban divididas también, algunos pensaban que la separación del grupo había sido por causa de Paul y otros por causa de Yoko, pero el común denominador para algunos era la supuesta soberbia de Paul, recordemos que la información con la que contábamos en esa época, era extraordinariamente limitada comparada con todos los recursos con los que se cuenta ahora desde luego.

Un día le pregunté a mi amigo porqué no soportaba a Paul y me mostro algunas imágenes de los discos que teníamos en nuestras manos y me enseño una fotografía en particular, según mi amigo se veía presumido. Nosotros éramos unos jovencitos y no teníamos la edad suficiente como para desarrollar nuestro criterio en otros aspectos como aportaciones culturales, musicales, etc.

Yo conserve esa imagen y ese criterio de Paul por mucho tiempo, pero es nuestra naturaleza humana para hacer juicios en nada más que algunas imágenes, toda clase de prejuicios que prevalecen en nuestro subconsciente y que están ahí acechándonos, se mantuvieron por años en mi mente.

Pero el tiempo se encarga de ponernos en nuestro lugar, a veces desde muy jóvenes empezamos a experimentar esas situaciones de rompimiento, de dolor y de duelo. Un día, leía una publicación viajando por Norteamérica, era una entrevista que Paul había otorgado a un medio de comunicación, y explicaba lo difícil que había sido para él la ruptura del grupo y en una confesión hablaba de como en el alcohol principalmente, encontró un “refugio” que según él le servía para enfrentar la ruptura, en forma equivocada desde luego y a enfrentar el dolor que esto le ocasionaba, Paul explicaba que había sido un rompimiento además de doloroso, muy difícil pues en medio de acusaciones, hombres de traje y corbata, y juicios, todos se culpaban unos a otros sobre quién había hecho qué y todos responsabilizaban a los otros de ese terrible ambiente que se había creado después de haber mantenido una hermandad que se pensaba era a prueba de todo y de todos, además de enfrentar el escarnio de los medios de comunicación de ese entonces. Yo me quedé como en shock no podía creer que Paul McCartney ese Beatle presuntuoso, presumido según una imagen y la opinión de un amigo pudiera pasar por algo así.

Continué leyendo el relato de Paul y entonces mencionó que ya harto de todo simplemente huyó hacia Kyntire (una finca que tenía en el campo) con su esposa Linda, para alejarse de toda la locura desatada de las reuniones que supuestamente terminarían por resolver la situación financiera de por si ya precaria del grupo, y que resolvería todos los problemas derivados del rompimiento. Paul siguió bebiendo, estaba descuidado, con una barba crecida y desarreglada, y fue Linda su esposa la que tomo las riendas de la situación y le dijo que tenía que enfrentar la realidad que fuese valiente, que tenía que regresar a la música a escribir nuevamente, a hacer música nuevamente, algo que el consideraba que se había terminado, y le dijo también “No te rindas”.

Hasta aquí la declaración de Paul en esa entrevista. Del grupo The Beatles se han escrito ríos de tinta, pero en particular de McCartney se ha escrito mucho, y algo a destacar es que en ese impase en ese punto de quiebre de su vida, Paul se encuentra con esa extraordinaria capacidad de reinventarse, en ese momento desde luego apoyado por Linda.

La apuesta estaba en la mesa y McCartney no quería embarcarse en un proyecto de ser un Ex-Beatle solitario después de haber grabado un álbum  donde Paul tocaba todos los instrumentos, tampoco se veía reuniendo un puñado de súper estrellas del Rock y reivindicar así su carrera. Así que Paul regreso a lo básico, junto con Linda y Denny Laine formaron el grupo Wings, y empezaron los tours en una Van y tocando pequeños conciertos inclusive en  universidades, Paul estaba de vuelta, y la canción “Maybe I’m Amazed” está inspirada en la “magia” de Linda en lo sorprendido que estaba el mismo Paul de la ayuda que le brindo su esposa en esos momentos.

Descubrí entonces una de las facetas más humanas de un astro de la música como lo es Paul McCartney, suena un tanto cuanto extraño escribir de Resiliencia en un superastro de la música Pop, aparentemente no le debe  preocupar absolutamente nada; es multimillonario y famoso y ser multimillonario ayuda y mucho, pero emocionalmente, cognitivamente, psicológicamente no es ni más ni menos ante la adversidad que cualquiera de nosotros, y va a tener que enfrentar los mismos miedos, duelos y situaciones adversas que cualquier ser humano.

Paul tenía catorce años cuando su madre Mary McCartney murió de cáncer, en ese momento vio a su padre llorar desconsolado pero su padre también supo reinventarse como si estuviera en su genética, y fue así que organizó a sus dos hijos, para salir adelante, a partir de esta situación la voluntad de Paul empezaría su legendaria fortaleza, y el vinculo cuando conoce a John se hará muy fuerte, ya que más adelante después de haber conocido a John también vivirán esta vez juntos la muerte de la madre de John.

Paul tenía 35 años cuando su padre fallece, después vendría la muerte de su entrañable e inolvidable amigo John una muerte repentina y sorpresiva. Paul tenía 55 años cuando vio partir a su amada Linda que también padeció el embate del cáncer. Y en medio de todo esto Paul tuvo que enfrentar batallas legales con las compañías disqueras, y también problemas con sus compañeros de las bandas que había formado. También, tuvo que enfrentar un duro y muy difícil segundo matrimonio que terminó en divorcio, esta vez con Heather Mills, y nuevamente terminó en fuertes problemas legales.

Con todo esto en los albores de un nuevo siglo, Paul enfrentó valientemente la perdida de otro ex-Beatle, George aquel amigo, aquel adolescente un año más joven que él y que le presentó a John y juntos escribirían grandes paginas en la historia de la música universal, el cáncer le cobro la vida de otro gran compañero y amigo.

La vida es dura, no es fácil y no importa quien seas, en algún momento de tu vida vas a tener que enfrentar adversidades y como Paul también saldrás adelante.

Paul McCartney ha demostrado ser un ser humano con una enorme resiliencia a lo largo de todos estos años que rivaliza fuertemente con su fama y su fortuna, nos ha demostrado su optimismo, sus ganas de vivir pero sobretodo persigue con pasión su amor a la música. También se ha sabido rodear de la gente indicada la gente importante en esos momentos duros y difíciles que lo han ayudado a salir adelante. Aún ahora a sus 75 años se mantiene tan entusiasta como siempre en ese proceso creativo inagotable de hacer música, arriesgándose y probando nuevos sonidos manteniéndose en la cúspide junto con estrellas y músicos contemporáneos de la música pop, y vigente entre el gusto de los fans y desde luego se mantiene muy bien acompañado de su actual y tercera esposa, Nancy Shevell.

Ahora recuerdo con agradecimiento las palabras de mi amigo, porque todos tenemos la capacidad de salir adelante,  de emerger aún de los problemas más difíciles, o de las situaciones más adversas con ese optimismo con esa pasión, y con la ayuda de la gente que nos quiere y sabiendo escoger la gente con la que nos rodeamos, Paul es un ejemplo así de un ser humano para admirar, independientemente del aspecto que tengan las personas no podemos juzgarlas tan solo por eso, además y por todo lo que representa en la historia de la música, Paul es y será un ejemplo de Resiliencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

Jaime Esteban

Nace en el DF era un pequeño cuando los Beatles se separan, este acontecimiento y la influencia de su padre marcaron su camino por el gusto de la música. Es ingeniero químico egresado de la UNAM. A la fecha ejerce su profesión, ha sido profesor de ciencias, aventurero y viajero incansable, lee con mucha regularidad y es un apasionado de la música, y desde luego The Beatles y el Rock.

2 comentarios

Click aquí para comentar

Comenta

  • Hermoso articulo, “When i find myself in times of trouble, mother Mary comes to me, speaking words of wisdom… Let it be”, y en efecto así es, llegado el momento, la circunstancia, todos absolutamente todos somos seres frágiles, que vivimos nuestros fracasos y penas de distintas maneras, pero esta en cada uno “dejarlo ser”, vivir la situación y afrontarla. Muy bello articulo, ¡gracias!.

    • Que bien que te gusto !!! Te invito a que nos escuches todos los miércoles a las 9 de la noche, aquí puedes encontrar la señal de radio por internet. Tenemos artículos de los Beatles, Rock en español y muchas cosas. Estamos transmitiendo una serie sobre el Álbum Blanco todo lo que querías saber.

      Gracias por tu comentario

Recibe las nuevas publicaciones en tu correo electrónico

Ingresa tu mail y recibirás notificaciones en tu correo cada vez que se publique una entrada nueva.

Derechos reservados

Todos los contenidos mostrados en www.elcirculobeatle.com están protegidos por la siguiente licencia:

Prohibida la reproducción, alteración o uso comercial de los contenidos de este sitio web.

Categorías de las publicaciones

ECB Sesión de fotos

¿Algo está mal?

Nuestro talento

Arturo Espinosa

Geral Rosales

Tere Chacón

Patricia Infante

Mauricio Castillo

Jaime Esteban Hernández

Fernando Iván Hernández

Marco Antonio Brito

Dulce González

Daniel del Moral

Aketzaly Moreno

Tenemos el mercado que te interesa para tu producto o servicio

¿Qué es la Semana Temática de ECB?