Nick Cave, Distant Sky, el exorcismo del dolor sobre un escenario.

A lo largo de todos estos años Nick Cave se ha mantenido a la vanguardia musical con ese estilo característico en el que puede tener melodías con un sonido estridente que llega a ser provocativo en todo sentido o baladas tranquilas acompañadas con letras oscuras, llenas de poesía que nos permiten reflexionar acerca de nuestra propia existencia como seres humanos. La violencia, la religiosidad y el amor son tópicos que muchas veces podemos encontrar en sus canciones desde su primer álbum -con su grupo The Bad Seeds- From Her To Eternity (1984).

Nick Cave nació en Australia en el año de 1957 y allá en su país natal fue parte de grupos post punk como The Boys Next Door y The Birthday Party. Poseedor de una voz peculiar que le permite imprimirle dramatismo a cada canción que interpreta, el joven cantante logró llamar la atención de la crítica especializada en música, la cual lo comparó con personalidades como Tom Waits o el mismo Leonard Cohen. Entre sus discos podemos encontrar grandes obras llenas de una lírica fuerte, muchas veces plagadas de agresividad, pero sin olvidar esa espiritualidad, heredada de su juventud cristiana, que se involucra en muchos de sus cortes musicales. Nick Cave se convirtió durante la década de los ochentas en un músico de culto underground con grandes obras discográficas como The Firstborn is Dead (1985), Kicking Againts The Pricks (1986) y Tender Pray (1988), del cual se desprenderían clásicos como The Mercy Seat y Deanna.

Iniciados los noventas, y en lo que llevamos de este siglo, la carrera de Nick Cave ha sido constante, no sólo tiene excelentes álbumes como The Good Son (1990), Murder Ballads (1996), The Boatman´s Call (1997), Nocturama (2003), Dig Lazarus, Dig!!! (2008) y Push The Sky Away (2013). Además ha participado en proyectos musicales alternos como integrante de la banda Grinderman formada en el 2006, también ha publicado libros (los volúmenes 1 y 2 de la colección de poesía que lleva por título King Ink, la novela The Death Of Bunny Munro, entre otras obras) ha escrito un guión para una película (también ha hecho cameos en filmes) y ha contribuido para muchas bandas sonoras de cintas importantes.

Lamentablemente en el 2015 Nick Cave sufrió una tragedia personal que le desgarró el alma. En julio de ese año su hijo Arthur de 15 años (al que vemos en una escena de la película 20,000 Days on Earth comiendo pizza, junto a su padre y a su hermano gemelo Earl), murió en un accidente cuando cayó en uno de los acantilados de Ovingdean, ubicados en la ciudad inglesa de Brighton. Fue trasladado al hospital de Royal Sussex County en donde debido a la seriedad de las lesiones perdió la vida esa noche.

Este funesto suceso llevo al artista de sesenta años a una gran depresión que dio lugar a la creación del álbum Skeleton Tree que fue publicado en 2016. Sumado a esta producción apareció un documental llamado More Time With Feeling que muestra el proceso de grabación de la obra. En declaraciones que el también escritor ofreció para el periódico The Independent, afirmó que había escrito muchas canciones después de la muerte de su hijo pero sentía que eran un traición a su memoria, porque “no poseían la requerida búsqueda emocional”, por lo que fueron descartadas.

Después de haber salido esta producción discográfica, Skeleton Tree, Nick Cave se tomó un tiempo para ir sanando sus heridas emocionales. Con el pasar de los meses decidió volver a realizar una larga gira, con su grupo The Bad Seeds, que lo llevó a Oceanía, Estados Unidos y Europa durante todo el 2017.

La película Distant Sky, dirigida por David Bernad quien ha realizado videos  para músicos de la talla de The Moody Blues, Diana Krall, Radiohead y Gorillaz, captura completo el concierto que el artista australiano celebró, junto con  The Bad Seeds, el 20 de octubre del 2017 en la Royal Arena en Copenhage, Dinamarca y que forma parte de la gira Skeleton Tree. Hablar de los espectáculos de Nick Cave es el adentrarnos en una experiencia catártica que nos lleva por momentos de energía cargada de ese rock fuerte, mezcla entre punk y gótico, hasta llegar a instantes de tranquilidad que nos ponen a reflexionar acerca de nuestra condición humana. Nick Cave es un estupendo frontman que sabe utilizar el escenario para difundir su música, para proclamar su arte. Su figura delgada, su rostro adusto y ataviado de manera elegante. con un traje negro, se adueña de la tarima, se pasea por ésta de un extremo a otro, interactúa con el público y convierte este show realizado en una enorme arena en algo muy íntimo y personal. El escenario es sencillo, sin alarde de parafernalia tecnológica porque la música, en este caso, es lo que verdaderamente importa. Nick Cave and The Bad Seeds inician el recital con Anthrocene, un tema del nuevo álbum. Para esta ocasión la banda la integran el gran Warren Ellis colaborador artístico de Cave desde hace muchos años, el guitarrista George Vjestica, el baterista Jim Sclavunos, el bajista Martyn Casey y complementan al grupo Thomas Wydler y Larry Mullins.

A través de la cinta nos daremos cuenta que para este tour el músico incluyó siete, de ocho canciones, de la producción Skeleton Tree como Magneto, Jesus Alone, Girl in Amber, I Need You y la misma Distant Sky que le da el titulo a la película, además de diez temas,entre éxitos y canciones representativas de su carrera, que complementan el repertorio. Podemos deleitarnos con clásicos de la talla de From Her To Eternity, Tupelo, Red Right Hand, Stagger Lee, la bellísima Into My Arms, Push The Sky Away, Jubilee Street y The Mercy Seat entre otras.

Distant Sky es una documento fílmico que nos presenta este periodo por el que pasa Nick Cave y nos muestra cómo exorciza su dolor y lo comparte con el público. En un momento conmovedor observamos, en un close up, durante la pieza Distant Sky (la cual tiene la participación de la soprano danesa Else Torp) al cantante soltar lagrimas por su hijo Arthur. “Let us go now, my darling companion. Set out for the distant skies. See the sun, see it rising. See it rising, rising in your eyes”.

La cinta sólo tuvo un día de estreno, pero ya no tarda en salir al mercado en sus formatos físicos o digitales. Por otra parte la gira Skeleton Tree continúa en este 2018 y llegará a México el próximo dos de octubre al Pepsi Center del World Trade Center, ahí tendremos la oportunidad de ver en vivo a este genio con la misma gira Skeleton Tree que ya pudimos disfrutar, por lo menos, en una película.

Originario de la Ciudad de México, estudió la carrera de periodismo en el Centro Universitario de Periodismo en Arte, Radio y Televisión(PART). Se describe a si mismo como beatlero de alma y rockero de corazón.

0 comentarios

Comenta

Deja un comentario
Nos gustará conocer tu opinión.

Comenta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.