¿Existe en la música algo en lo que Natalia Lafourcade haga mal? Es la pregunta que me hago tras escuchar por segunda vez Musas (Un Homenaje al Folclore Latinoamericano en Manos de Los Macorinos), Vol. 2. Y es que a flor de piel me dispongo a reseñarles la segunda parte de esta obra de arte que Lafourcade ha creado y que ella misma define como “un capricho” suyo.

La cantante mexicana con apenas 34 años es hoy en día una de las voces más hermosas y privilegiadas del país, cabe destacar su exitosa presentación en los pasados Oscars 2018 en los que interpretó el tema que ganó como Mejor Canción Original “Recuérdame” de la película Coco. Orgullosa de sus raíces, el país que la vio nacer y la cultura en la que creció, me atrevo a decir que Natalia Lafourcade es una de las artesanas más importantes de México y digna representante del folclore latinoamericano.

Musas (Un Homenaje al Folclore Latinoamericano en Manos de Los Macorinos) es un concepto creado por la cantaautora dividido en dos partes, en el que transmite toda la belleza del folclore latinoamericano. Una diversidad de ritmos, sabores y colores es el resultado de esta obra de arte, acompañada del dúo de guitarra acustica Los Macorinos, integrado por el mexicano Miguel Peña y el argentino Juan Carlos Allende.

Bolero, vals, danzón, bossa nova, sones cubanos, guaguanco e incluso arrullos son algunos géneros que integran este universo musical. Compuesto por 13 temas, algunos escritos por Natalia, algunos otros de la música latina popular e inclusive un homenaje a compositores mexicanos como Álvaro Carrillo. Es importante mencionar que de igual manera el arte del disco es una creación de Lafourcade, compuesta por una serie de pinturas realizadas al óleo por la artesana y que hacen del álbum un concepto más personal.

Musas Vol. 2 abre su corazón con Danza de Gardenias, un tema escrito por Natalia Lafourcade y David Aguilar, al ritmo de son cubano, es un canto dedicado al mal de amores (un tema recurrente en las canciones latinoamericanas) y a la vida. Alma Mía es un bolero escrito por María Grever y endulzado en voz de Natalia Lafourcade y Los Macorinos, es uno de los temas más exquisitos del álbum, trata sobre la suposición de encontrar a una persona idéntica a uno mismo, ¿se imaginan cómo sería esa experiencia? Creo que muchos de mis estimados lectores ya la han encontrado.

“Si yo encontrara un alma como la mía cuántas cosas secretas le contaría. Un alma que al mirarme, sin decir nada me lo dijese todo con la mirada…”

El álbum continúa con Hoy mi día uno, un maravilloso escrito hecho por Lafourcade que intenta explicar el increíble momento en el que la vida te da una segunda oportunidad (en cualquier cosa), las guitarras de fondo y la voz hacen una mezcla imprescindible, para dar paso a Tus Ojitos (Vals de la Guardia Vieja), un vals latinoamericano y un bello canto al amor.

“Tus ojitos que contemplo con delirio yo los quiero y los adoro con empeño, tienen la palidez de mi martirio y la dulce mirada del ensueño, ¡ay! y la dulce mirada del ensueño…”

Duerme Negrito es quizá uno de los temas que más llamó mi atención, un hermoso arrullo que queda tan dulce que puedes morir de ternura (siendo sinceros, jamás creí escuchar algo parecido en voz de Natalia) es un canto sin igual. Para dar paso a un clásico en los cancioneros de todo mexicano, Luz de Luna, de Álvaro Carrillo, ofrece un bolero bien definido por las guitarras de Los Macorinos.

Una canción que ya figuraba en las interpretaciones de Natalia Lafourcade y que hasta ahora tiene la oportunidad de ser publicada en un disco oficial de estudio, Derecho de Nacimiento, es una oda a la humanidad, al mundo, a la libertad, a la felicidad, a la vida. Considerada una de las canciones más hermosas escritas por la autora mexicana acompañada de folclore y mucho corazón.

“Voy a elevar mi canto para hacerlos despertar, a los que van dormidos por la vida sin querer mirar, para que el río no lleve sangre, lleve flores y el mal sanar, para el espíritu elevar y dejarlo vivir en paz…”

Eclipse es una tonada tranquila, con guitarras que te brindan paz y la suave voz de Nat, canción compuesta por Margarita Lecuana, compositora cubana. Y el homenaje más grande a México lo hace al interpretar un clásico de los tiempos de la Revolución Mexicana y que hoy por hoy es un canto tradicional; La Llorona, una historia de amor y dolor a la mexicana.

Desdeñosa cuenta con la colaboración de Eugenia León (cantante de música contemporánea mexicana) y Omara Portuondo (cantante cubana de son y bolero), la combinación de tres magnificas voces y un par de guitarras hacen de esta una canción imperdible. Te sigo es un son escrito por Augusto Polo Campos, músico y escritor peruano considerado una leyenda de la música criollo afroperuano, y con el sello Lafourcade que cierra la canción de una forma espectacular.

“Tu sombra no será sombra, será luz en mi destino, si no me quieres y al final somos amigos, di por qué calles andarás y yo te sigo.”

Para cerrar con broche de oro, el tema Humanidad al son del bolero es una belleza escrita por Alberto Domínguez, autor mexicano de varios boleros que alcanzaron fama internacional y Gavota en versión instrumental con las excelsas interpretaciones de los Macorinos, es un abrazo a la música que tanto nos ha dado.

Sin duda, Musas (Un Homenaje al Folclore Latinoamericano en Manos de Los Macorinos), Vol. 2, es el dulce homenaje que la música, el folclore y la cultura latinoamericana necesitaba en su existencia. Con la elegancia en su sonido, las ganas de mostrar sus raíces y la forma en que hace música, Natalia Lafourcade nos regala música para la vida, música para el alma.

¿Cuál fue tu tema favorito de Musas Vol. 2? Comparte tu respuesta utilizando el hastag #NoSóloBeatles y aparece publicado en mi cuenta personal de Twitter.