Las Ganas De Creer (O Nada Es Lo Que Parece)

Con dedicatoria a mis hermanos Patty y Miguel, y a mis primos Beatleros René, Víctor y Manuel

 “…I want to believe…”

Fox Mulder, The X Files

Viernes 10 de Abril de 1970. En la casa Brito Flores, todo parece normal, de acuerdo a la rutina de esos días en mi hogar; mis hermanos mayores Miguel y Patty asistieron a su escuela primaria con la idea del descanso por el fin de semana que llegaría pronto. Papá y Mamá fueron a sus trabajos como todos los días – solo a excepción del domingo; había clases los sábados en las secundarias en ese entonces- y el que esto escribe se la pasaba bomba recostado en el sofá de la casa, ante los cuidados y consentimientos de la dulce y cuidadosa abuelita que vivía con nosotros (Mamá Cholita) a punto de desayunar unos deliciosos huevos con jamón con un buen vaso de Choco Milk, jugando con dinosaurios y astronautas de juguete defendidos por un todopoderoso Aventurero de Acción Ledy, ante la mirada de un Topo Gigio que casi medía lo mismo que yo, y escuchando Radio 590 La Pantera de la Juventud, que había sintonizado en la radio el Miguelón desde temprano. Así había avanzado la mañana de ese soleado día.

Casi empezaba a iluminar mi libro Learn English By Colors, con unos crayones Dixon que andaban por ahí, cuando al terminar la canción Spirit in the Sky de Norman Greenbaum, el locutor de turno Agustín Romo dijo algo así como: “estamos recibiendo noticias desde Inglaterra, que confirman la separación definitiva de Los Beatles. Seguiremos informando en los espacios informativos del Núcleo Radio Mil” y después pusieron Let It Be, el éxito del momento del cuarteto de Liverpool.

A decir verdad, aunque ya había pasado algún tiempo de que había escuchado una rola Beatle por primera vez, que fue La Balada de John y Yoko en algún día de finales de 1969, la noticia no me causó ninguna impresión en particular en ese momento; al correr de los días lo que sí pude notar a mis tiernos cinco años de edad, es que se incrementó el número de piezas Beatle que sonaban en la radio, y los comentarios que la televisión hacia al respecto, hasta Jacobo Zabludovsky lo decía en el noticiario de reciente creación 24 Horas, e incluso mi tía Carmelita de Puebla abogó para que me dejaran crecer mi pelo para sacudir mi Melenita Beatle cuando ella lo pedía. Quién iba a decir al paso del tiempo lo que ese acontecimiento sería para mi vida.

La historia documenta que justo a partir de ese día, el mundo entero esperaría con ansias un suceso que, justo el lunes 8 de diciembre de 1980, se vio cancelado brutalmente: nunca más se juntarían The Beatles de nuevo. Pero se dijo una y otra vez a lo largo de ese poco más de diez años, que si este grupo eran The Beatles bajo un seudónimo, que si este otro…en fin. Les comentaré acerca de dos grupos que se afirmó irresponsablemente en ese entonces- y hay que decirlo- que eran el cuarteto de Liverpool en disfraz; y algo más de otro que, como dicen las liner notes de la edición original de The Beatles At The Hollywood Bowl escritas por Sir George Martin, le había dicho su hija que si eran tan grandes como. Sin más, veamos un poco de su historia:

Badfinger

Interesante y triste historia de esta excelente banda galesa, que toma su nombre del título preliminar y de trabajo de With a Little Help of my FriendsBad Finger Boogie– y dicha historia tiene su origen cuando en 1965 Pete Ham, Ron Griffiths y Dan Jenkins se reúnen para tocar en su natal Swansea, tomando su nombre de una calle de dicha ciudad. Para el año 1967 su batería original, Mike Gibbins es reemplazado por Tom Evans.

Cuando los bien intencionados Beatles deciden empezar a tirar dinero por la ventana y fundan Apple Records, los chicos son firmados para grabar un sencillo intitulado Maybe Tomorrow, el cual no tuvo ningún éxito ni notoriedad, pero tuvo la peculiaridad de llamar la atención de Macca, quien les da una de sus canciones de la época sesentayochera llamada Come And Get It de la cual venden un millón de singles; después de esta situación se dan desavenencias internas que provocan la salida de Griffiths y Tom Evans pasó a tocar el bajo. Joey Molland entró en sustitución de Ron, y bajo esa alineación graban su primer LP, que se conformó con algunas canciones de la época de The Iveys, así como de la música del film The Magic Christian. Pero lo mejor (y también lo peor) estaba por venir, escuchen esta hermosura de su álbum No Dice:

No Matter What, 1970

En ese álbum viene también la fabulosa versión original-escrita por Ham y Evans- del éxito de Nilsson de 1972 Without You, y aún hoy es difícil decidir cuál es la mejor entre ambas; es el inicio de la buena época del grupo, la cual se ve reflejada en las colaboraciones que la banda con The Beatles como solistas, dos tracks del All Things Must Pass, con Harrison (quien los invitó al concierto de Bangladesh), con Ringo en It Don’t Come Easy, y con Lennon ni más ni menos que en Imagine.

Todo iba sobre ruedas, y su álbum de 1971, Straight Up, contó con la producción de George Harrison y de Todd Rundgren; la falta de promoción del disco provocó pérdidas , las cuales se vieron agravadas por la situación financiera de Apple y los malos manejos de su Manager Stan Polley, que tuvieron como consecuencia el congelamiento de los recursos económicos de la banda, y que orillaron al suicidio a dos de sus integrantes, Pete Ham en abril de 1975, y en 1983 Tom Evans, ambos por ahorcamiento, al saberse una historia muy desagradable de pésimos manejos y robo del tristemente célebre Polley, demasiado extensa para reseñarla aquí. La BBC de Londres les hizo un documental de homenaje llamado They Sold a Million: Badfinger en 2013. Les dejo un cuarto lugar de popularidad en el Billboard:

Day After Day, 1971

 

Klaatu

Los integrantes de esta banda canadiense de rock más o menos progresivo no tan denso, son originarios de la hermosa ciudad de Toronto (que por cierto significa lugar de encuentro, en el dialecto de la originaria tribu Hurona) y son  Dee Long, Terry Draper, y John Woloschuck.

Su primer trabajo musical sale a la luz en 1976, con el nombre de 3:47 EST, siendo el primero de once LD editados por el grupo, en donde destacan títulos tan variopintos como SirArmySuit, Magentalane y Solology, de 1978, 1981 y 2009 respectivamente; vale la pena mencionar que el estilo musical desarrollado por ellos en su primer álbum , así como la ausencia de datos informativos sobre la banda en sus boletines de prensa y en el mismo disco, ayudaron a crear el rumor de que era una producción Beatle disfrazada.

La película Ultimátum a la Tierra, de 1951 ( El Día Que La Tierra Se Detuvo; The Day The Earth Stood Still, otra genial traducción de la época, la del ultimátum) incluye en sus personajes principales al actor Michael Rennie, quien interpreta al líder de la invasión extraterrestre en forma de robot, exigiendo que los terrícolas lo lleven ante sus líderes, presentándose como Klaatu; resulta ser, junto con The Forbidden Planet, de las películas más importantes del género de ciencia ficción de todos los tiempos.

La historia que aborda la letra es deliciosamente delirante, extraña y con tintes que rayan en la genialidad o la locura más fina, esta fue su contribución más famosa en USA y nuestro país, en donde Capitol Records editó el 3:47 EST  con el simple título de Klaatu. Deliciosa rola por cierto, muy difundida por Radio Hits 93.7 FM, y anunciada por un entrañable locutor, el sr. Héctor Lama, aún en activo por cierto.

SubRosa Subway,1977

La aportación más curiosa de Klaatu al cancionero popular es una canción que fue muy popular en 1977 en la versión de The Carpenters, último éxito relevante de los oriundos de Downey, CA. Y que llegó a ostentar el suigeneris título de Himno Oficial del Día del Contacto Extraterrestre; poco después, en el inconsciente colectivo de los ingenuos gringos de ese año quedó registrado de mejor manera el siguiente enunciado: if everything’s ready to land on the dark side of the moon, play the five tones, para dar inicio al tema de Close Encounters Of The Third Kind en la versión discotheque de Gene Page.  Sin ser mala, sonaba más interesante este concepto Klaatusiano.

Calling Occupants ( Of Interplanetary Craft),1977

 

Bay City Rollers 

Los rodillos (¿o aplanadoras???)  de Bay City, nombre extraño como pocos, no se refiere ni a Bay City, Texas, ni a Bay City, Florida en los Estados Unidos; los consentidos de las tobilleras de los 70’s (jajajaja, que forma tan pasada de moda de referirme a sus fans) son escoceses, de Edinburgo para ser más precisos, y su carrera inicio exactamente, y a imitación expresa de The Beatles, en el año de la Beatlemanía mundial, 1964.

La alineación que tuvo éxito mundial estuvo conformada de la siguiente manera:

Los hermanos Derek y Alan Longmuir en la sección rítmica,los guitarristas Eric Faulkner y Stuart John Wood, “Woody” y el cantante Les McKeown. A lo largo de su trayectoria, han contado con 21 integrantes exactamente, y la leyenda dice que la primera formación que contaba solo con los hermanos Longmuir y Gordon Clark, jugaron a los dardos una noche de 1966, y uno de ellos aterrizó exactamente en la población de Bay City, Michigan, pero la primera combinación se llamó Bay City Saxons. Sobra decir que se escuchaba horrible.

Vale la pena mencionar que en la alineación de finales de los sesentas, llegaron a militar el tecladista Billy Lyall y el bajista David Paton, quienes fueron famosos también a mediados de los setentas con el grupo Pilot; el primer disco sencillo que graban es un cover de The Gentrys llamado Keep on Dancin’, que no les reportó ningún éxito. Su sello discográfico, Bell Records, se convierte en Arista Records en 1975 bajo la dirección del CEO Clive Davis, quien al ver el éxito que poco a poco van acumulando, sobre todo en USA, decide revivir una canción grabada en 1973 y que se había quedado enlatada, la cual lanza después del exitoso single Bye Bye Baby, (cover a The Four Seasons) para declarar oficialmente el lanzamiento de la breve pero sustanciosa Rollermanía:

Saturday Night, 1975

Para estas alturas del partido, las ventas eran millonarias y su LP epónimo era primer lugar de popularidad en los USA. Se les anunciaba como el grupo juvenil más importante desde el cuarteto de Liverpool, aunque lamentablemente, y como en el caso anteriormente relatado de Badfinger, los malos manejos, abusos de confianza y robos descarados de parte del manager de la banda, provocaron dificultades entre los miembros, rencillas, separaciones, gritos, sombrerazos y lo que terciara. A la fecha, Les McKeown se presenta con sus Rollers, y Woody Wood conserva el nombre original. Otro de sus grandes éxitos, del álbum Dedication, de 1976, es esta hermosa canción de Jules Raymonde, que ha tenido popularidad durante cinco décadas continuas en sus diferentes versiones; entre ellas Les Surfs, Dusty Springfield, Vianey Valdez, Tiffany y un muchacho que Don Luis Rey nos habría hecho un gran favor si se hubiera deshecho de él a tiempo, sin haberle escuchado eso de “si tú supieras cómo es rico el champiñón…”librándonos de su presencia for good. Lástima que no lo logró.

Como nota final, y triste por cierto, Alan Longmuir, el bajista original de la banda, fallece el 2 de julio de este año, dos meses antes de cuando ustedes lean estas líneas. Sin embargo, y en resumen puedo afirmar que como grupo, su producción musical tiene calidad, excelentes arreglos y un montón de cualidades que ya quisieran los productores de ruido de la actualidad llegarle a los talones siquiera. Yo, por eso soy retro.

I Only Want To Be With You, 1976

 

Les juro ante un congreso de arquitectos si así me lo piden, que escuché decir a locutores setenteros tan prestigiados como Sergio Rod, Bolívar Domìnguez, Agustín Meza De La Peña, Víctor Manuel Barrios Mata y otros tantos, que estos grupos antes mencionados eran The Beatles grabando con otro nombre; no puedo culparlos del todo, ya que vivíamos los tiempos pre-internet, las noticias viajaban rápido como los caracoles y vivíamos una desinformación increíble. Muy mal por ellos, pues debían tener un poco de información más veraz y selecta que la mayoría de nosotros simples mortales; pero la verdad es que como el detective Mulder, todo queríamos creer en ese momento que The Beatles estaban de regreso. Era un sueño dorado de mi infancia, vivir la Beatlemanía, vivir nuevos lanzamientos de nueva música de mis adorados Fab Four, pero eso lo pude experimentar hasta el día de acción de gracias de 1993, cuando en el Foro Sol de mi linda Ciudad de México, se escucharon los primeros acordes de Drive My Car poco después de las nueve de la noche. Pero eso, como decía la nana Goya, es otra historia. ¡Hasta la próxima!

 

“…Imagine There’s no Beatles…

De un artículo en Guitar Player, agosto 2018

 

 

Marco es un adicto al Rock and Roll, al Jazz y al Blues, sobre todo con buena compañía a su lado. Conversador ameno y entrometido si de opinar se trata, gusta de encontrar opiniones diversas sobre las cosas interesantes de la vida; fanático de la trivia y de las citas citables.

1 Comenta
  1. Víctor Manuel Flores Garcia
    Víctor Manuel Flores Garcia says:

    Así es mi hermanito ! Casi todos nos resistimos a aceptar la cruda realidad de que los Fab Four se habían separado , y queríamos compensar nuestro dolor aceptando que seguían “vivos” a través de otros grupos ! Creo que yo aún no lo asimilo ! Un fuerte abrazo con todo mi cariño !

    Responder

Comenta

Deja un comentario
Nos gustará conocer tu opinión.

Comenta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.