George Harrison

La muerte de un Beatle

Categorías de las publicaciones

Entradas populares

Derechos reservados

Todos los contenidos mostrados en www.elcirculobeatle.com están protegidos por la siguiente licencia:

Prohibida la reproducción, alteración o uso comercial de los contenidos de este sitio web.

Recibe las nuevas publicaciones

Ingresa tu mail y recibirás notificaciones cada vez que se publique una entrada nueva.

Nuestro talento

Arturo Espinosa

Geral Rosales

Tere Chacón

Patricia Infante

Mauricio Castillo

Jaime Esteban Hernández

Fernando Iván Hernández

Dulce González

Daniel del Moral García

Jaime Uribe

Gerardo Yong

Marco Antonio Brito

    En julio de 1997, mientras trabajaba en el jardín de su mansión Friar Park en Henley-on-Thames, Inglaterra, George Harrison se descubrió una pequeña protuberancia en la garganta.

    Un mes después le fueron removidos varios ganglios linfáticos del cuello y garganta. El procedimiento fue difícil y doloroso. Peor aún, la biopsia reveló que eran cancerosos por lo que recibió terapia de radiaciones durante dos semanas en el Hospital Royal Marsden. El resultado para mayo de 1998 fue alentador: el cáncer había desaparecido completamente.

    En marzo de 2001 volvió a sentirse muy débil. El diagnóstico médico confirmó que el cáncer había regresado y se había instalado en sus pulmones. Para el tratamiento, George, su esposa Olivia Arias y su hijo, Dhani, viajaron al Hospital St. Mary’s de Minnesota en donde le fue extirpada la mitad de un pulmón.

    Siempre cauto ante los Beatlefans y en concordancia con su eterno rechazo a las multitudes, le hizo llegar un comunicado público a la prensa. En éste mencionaba que seguía viviendo en el mundo material (en alusión a su canción/álbum de 1973, Living In The Material World) y que no había nada de qué preocuparse.

    Sin embargo, el mundo tenía todo de qué preocuparse…

    Los reportes de prensa no dejaban de confirmar que George estaba seriamente enfermo. De mayo a junio de ese año recibió un tratamiento de rayos de cobalto en el Hospital San Giovanni de Suiza.

    Tuvo tiempo todavía de ir a su casa de Maui, en Hawaii, a hacer las paces con la vida. Al lado de su esposa Olivia vivió la tranquilidad y el anonimato que siempre buscó, confirmó su amor a Krishna y se preparó para el final.

    De su vida profesional se despidió el 2 de octubre grabando la canción Horse To The Water con Jools Holland y su orquesta. Estaba tan débil que ya no pudo tocar la guitarra y sólo la cantó. Dispuso también que su amigo Jeff Lynne y su hijo Dhani terminaran el álbum Brainwashed del cual únicamente una canción estaba lista: Between The Devil And The Deep Blue Sea.

    En los primeros días de noviembre de 2001, George fue ingresado al Staten Island University Hospital de la Ciudad de Nueva York para recibir un tratamiento de radiocirugía estereotáctica, el último recurso para alguien a quien se le ha diagnosticado una muerte inminente. El cáncer había invadido ya su cerebro.

    Consciente de que el final estaba cerca, decidió llevar a cabo su último proyecto: planear detalladamente cómo y dónde morir. No quería que su muerte fuera el circo mediático que se había disparado con el asesinato de John y deseaba evitar que miles de Beatlefans acosaran a su esposa y su hijo. Menos aún quería que una foto de su cadáver circulara. Buscó entonces a un empresario estadounidense con gran prestigio en el ámbito de la seguridad para celebridades: Gavin de Becker.

    De Becker se reunió con George y Olivia en el Staten Island University Hospital a medidados de noviembre. Entre los tres esbozaron el siguiente plan:

    Punto 1 – George no regresaría a Friar Park, su hogar en Inglaterra. Si muriera en su casa, los alrededores se llenarían de curiosos y periodistas que no permitirían la logística de llevar su cuerpo a la funeraria y su familia no podría moverse libremente en esos momentos.

    Punto 2 – Tampoco podía morir en el hospital. Su muerte sería anunciada inmediatamente y una multitud se concentraría en las entradas del mismo, impidiendo que las ambulancias llegaran o salieran.

    Punto 3 – Aunque consideró morir en su casa de Hawaii, pronto se desechó la idea. La prensa conocía del lugar y la situación sería la misma. Ante esto, De Becker ofreció su casa en Los Angeles. Ésta tenía el espacio, la seguridad y la privacidad que se necesitaba. George debía ser trasladado con total discreción para evitar más rumores.

    Punto 4 – Dado que el vuelo de Nueva York a Los Angeles sería extenuante para alguien en su condición, George necesitaría calmantes y analgésicos fuertes tales como diamorfina. Por lo mismo, se planeó una breve estancia a su llegada a esa ciudad en la Clínica del Dolor del UCLA Medical Center.

    Punto 5 – Habría un doctor a la mano en todo momento listo para expedir el acta de defunción. Esto permitiría una cremación inmediata en una funeraria de mediano alcance entre las estrellas de Hollywood a la cual se le avisaría que un cadaver no identificado llegaría para un servicio rápido.


    Acta de Defunción
    GEORGE HARRRISON
    DESCARGA EL ACTA ORIGINAL

    El final llegó a la 1:30 p.m. del jueves 29 de noviembre de 2001.

    George estuvo acompañado en su transición por Olivia, Dhani y sus dos mejores amigos de la Fe Krishna: Shayam Sundara y Mukunda. Ambos entonaron suaves cánticos hindús para que George dejara el mundo en el entorno que amó la mayor parte de su vida.

    Nueve horas después, el cuerpo de George fue cremado. Éste había llegado a la funeraria en un ataud sencillo de madera rociado con pétalos de rosa y con olor a esencia de sándalo. No hubo más ceremonia que la lectura de versos sagrados hindús.

    A la media noche, Oliva y Dhani abordaron el Learjet privado de Gavin De Becker y volaron hacia la India. Se cree que las cenizas de George fueron esparcidas en el Río Ganges o en Río Yamuna del norte del país.

    Y el mundo se enteró unas horas después…


    COMUNICADO DE PRENSA DE LA FAMILIA HARRISON

    Dejó el mundo como vivió en él, consciente de Dios, sin miedo a la muerte y en paz, rodeado por su familia y amigos.

    Frecuentemente decía: “Todo puede esperar pero no la búsqueda de Dios. Ámense los unos a los otros”.


    Tere Chacon

    Titular de El Círculo Beatle.

    Beatlera, podcastera, desarrolladora web, locutora, autora y otras maravillas… Embajadora global de la Beatlemanía por The Beatles Story.

    4 comentarios

    Click aquí para comentar

    Comenta

    • Bellísimo relato, y la forma que a todos nos gustaría dejar este mundo, en paz y con lo que más quieres cerca de ti. Gracias

      • Empecé a escribir artículos y columnas relacionadas con el tema de The Beatles por ahí de 2005 y si publico un texto, ten la seguridad de que verifiqué con varias fuentes serias todos y cada uno de mis dichos. ¡Saludos!

    • Muy interesante, hay algunos detalles que no checan con la versión oficial pero es digna esta versión de tomar muy en cuenta. Felicidades y te mando un abrazo.