John Lennon

John Lennon, su presunta visita a México

Categorías de las publicaciones

Entradas populares

Derechos reservados

Todos los contenidos mostrados en www.elcirculobeatle.com están protegidos por la siguiente licencia:

Prohibida la reproducción, alteración o uso comercial de los contenidos de este sitio web.

Recibe las nuevas publicaciones

Ingresa tu mail y recibirás notificaciones cada vez que se publique una entrada nueva.

Nuestro talento

Arturo Espinosa

Geral Rosales

Tere Chacón

Patricia Infante

Mauricio Castillo

Jaime Esteban Hernández

Fernando Iván Hernández

Dulce González

Daniel del Moral García

Jaime Uribe

Gerardo Yong

Marco Antonio Brito

    Dentro de la historia de The Beatles, particularmente la de John Lennon, hay sucesos importantes que gracias a biógrafos, oficiales y no oficiales, nos hemos enterado y muchos de estos hechos nos resultan impresionantes, entrañables y fundamentales. Autores como Albert Goldman (The Lives of John Lennon), Anthony Fawcett (One Day At a Time), Philip Norman (John Lennon The Life) y Antonio Cavalli (Bendito Lennon) entre otros, han dedicado su tiempo a investigar la vida y obra del artista, pero según algunos de nuestros eximios periodistas y cronistas de rock afirman que hay un momento histórico de Lennon que muchos escritores pasan por alto y es la famosa visita del beatle a México.

    De donde salió esta información es todo un misterio, no existe ningún registro periodístico, fotográfico, fílmico o en video que nos ofrezca alguna evidencia que John Lennon vino a México para llegar a Oaxaca y visitar a una mujer llamada María Sabina, a la cual se le atribuyen poderes mágicos de curación espiritual y videncia gracias a una preparación de hongos alucinógenos que ella misma hacía. Sin embargo hay testimonios que nos relatan cómo se gestó el viaje y la llegada del creador de Imagine a nuestro país.

    Unos de los principales promotores de esta leyenda es el periodista, escritor y productor Armando Blanco (quien fuera también dueño de la tienda más importante de discos de rock en la Ciudad de México, Hip 70). En un relato que narra en una serie llamada Por los Caminos del Rock y que está disponible en Youtube, Blanco asegura que John Lennon junto con el activista de izquierda norteamericano, Jerry Rubin, estuvieron en México huyendo de la justicia. Durante su visita quisieron ir a buscar a María Sabina, porque ellos ya sabían de su existencia “gracias a rocanroleros que llegaron a San Francisco”, para que les sirviera de dealer y les diera a probar sus famosos hongos. Jerry Rubin, narra Armando Blanco, pertenecía al grupo activista conocido como los Ochos de Chicago los cuales “hicieron una convención demócrata (sic), con una asistencia tremenda de hippies y ellos fueron muy perseguidos, entonces a los que no atraparon, entre ellos Jerry Rubin, fue porque John Lennon lo escondió y sacó del país en una avioneta y lo trajo a Tepoztlán”.

    El relato, del ex vendedor de discos, se pone más interesante cuando señala que tanto Lennon como Rubin “ya habían oído hablar de las altas colinas, las altas montañas de los hongos mágicos y ahí en un lugar llamado Huautla de Jiménez había la posibilidad de aterrizar en avioneta. Entonces se alistaron para ir del aeropuerto de Tehuacán al aeropuerto de Huatla”. En un paréntesis explica que dicho aeropuerto fue construido por el magnate norteamericano Howard Hughes a pico y pala con ayuda de los habitantes del lugar. Una vez terminado sirvió para transportar a su amigo Walt Disney con quien compró unas casas en Oaxaca. Pero lamentablemente con el tiempo el famoso aeropuerto de Huautla “sólo quedó para un piloto llamado el Capitán León”.

    Armando Blanco relata que el Capitán León lo llevó a Huatla “en un viaje increíble exactamente dos meses antes (sic) de que John Lennon estuviera allá y todas las entrevistas y preguntas que les hacía a los lugareños me iban confirmando la visita de John Lennon; él fue el único de Los Beatles que si vino a México”. Continuando con su historia asevera que esa misma noche que llegaron Lennon y Rubin comieron los hongos. “Los hongos de María Sabina deben ser gricesitos, cafecitos o negritos y esos hongos, se decía, crecían alrededor de María Sabina… Hicieron el viaje y cada uno tuvo su experiencia , pero el resultado fue la canción Let It Be, donde dice Lennon que María se va acercando a él hablando palabras de sabiduría y que eso lo hizo traspasar, el dar el paso al más allá. Ese es el viaje que John Lennon plasmó en Let It Be y es una lástima que no se honre”.

    La convicción con la que Armando Blanco cuenta esta historia ha hecho creer a muchos que efectivamente Lennon estuvo en Oaxaca. Pero sumemos a esta anécdota otra más, ahora relatada por el escritor y pintor Merced Belén Valdés Cruz quien escribió en la revista Conecte, en su segunda etapa, toda una crónica, a la que tituló Beatles en Huautla, en donde narra una aventura a Oaxaca, para buscar una sanación espiritual. Acompañado de un personaje de nombre Pablo García Martínez (al que se refiere como un chamán de primer nivel), ambos llegaron a buscar a María Sabina. Pero curiosamente sólo le hizo unas preguntas a la curandera que serían contestados dos años después en una segunda visita.

    En esos famosos viajes con hongos alucinógenos Valdés Cruz dice que María Sabina se le apareció en el suyo para darle una fecha. En este momento por fin encontramos un dato relevante. “¿Recuerdas tu pregunta de hace dos años? Tú dudaste pero has ido aprendiendo… La respuesta a tu pregunta es 8 de junio de 1968. Y que recuerdo ¡John Lennon! … Si esa fue la primera vez que vino con otro de sus compañeros, ambos andaban buscándose a sí mismos. Para encontrase han viajado a tierras muy lejanas, pero sólo uno halló lo que buscaba. El otro, el más rebelde vino a visitarme meses antes de su partida final, en sus ojos se reflejaba mucha amargura”.

    Con este testimonio de María Sabina (la que apareció en el viaje de Merced Belén ) contradice los dicho por Armando Blanco cuando afirmó que Lennon había visitado una sola vez México. La conversación, en un plano místico, entre el escritor de Días Extraños y la chamana arroja más datos. Según María Sabina (no la de carne y hueso) le explica que el beatle no llegó hasta Huautla sino a un lugar llamado Puente de Fierro y que arribó en la famosa avioneta del Capitán León. La segunda vez que fue a Oaxaca llegó acompañado de dos hombres jóvenes, pero sólo Lennon hizo el viaje. “Sufría mucho, pero fue valiente cuando le fue revelada su muerte”.

    La parte final de la historia toma un vuelco inesperado digno de una película de M. Night Shyamalan, cuando la curandera comenta que llegaron unos familiares y le dijeron “¿Recuerdas al güerito que te visitó la otra vez? Fíjate que salió en el periódico que lo mataron. Únicamente recé por su descanso… Aunque no me lo preguntaste (le dice al escritor), su otro amigo, muy leal, también morirá pero de enfermedad. Él tiene un gran cariño por nuestra tierra, tanto que fundirá su semilla con una doncella de este país”. La inclusión de George Harrison en una de las presuntas visitas de John Lennon a México es tan sorprendente que nadie lo hubiera esperado.

    En su misma narración, el cronista trata de cuadrar lo dicho por María Sabina con alguna referencia real y recurre a una fuente confiable (según él) que es Armando Blanco y aquí es cuando Merced Belén confirma que todo lo que le fue revelado es verdad porque quedó registrado en la canción Let It Be que escribió John Lennon, como lo constató el periodista ex dueño de Hip 70.

    A diferencia del relato publicado en Conecte que ofrece una fecha, el de Blanco carece de ella, además tergiversa hechos históricos y convierte su propia anécdota en algo irrelevante por fantasiosa.

    Primeramente habla de los Ochos de Chicago, que en realidad fueron los Chicago Seven, grupo al que, efectivamente pertenecía Jerry Rubin y Abbie Hoffman ambos camaradas de Lennon a los que conocería posteriormente cuando él se mudó a Estados Unidos. Se equivoca al decir que ellos hicieron una convención demócrata, cuando en realidad, junto con miles de manifestantes, intentaron boicotear la Convención Demócrata que se llevaría a cabo en Chicago. Aquí si hay una fecha, 28 de agosto de 1968, cuando los policías se enfrentaron a los manifestantes que intentaban llegar al International Amphitheatre para reventar dicha convención y todo derivó en arrestos a los activistas.

    No podemos cuestionar ¿En qué momento Lennon escondió a Jerry Rubin y lo sacó del país en una avioneta? ¿Por qué llegaron a Tepoztlán, en el estado de Morelos, y al enterarse de María Sabina salieron del aeropuerto de Tehuacán, en el estado de Puebla? Si Armando Blanco visitó Huautla exactamente dos meses antes de la llegada de John ¿Por qué los habitantes ya le hablaban de la visita si aún no había pasado? Y lo más increíble es que John Lennon escribió Let It Be después de su viaje con hongos.

    Según la cronología beatle, para finales de agosto de 1968 The Beatles se encontraban en Abbey Road grabando el Álbum Blanco. Para ser precisos mientras se daban las redadas, por parte de las autoridades, para atrapar activistas en Estados Unidos, John Lennon se encontraba en la sesiones de Dear Prudence, las cuales se dieron el 28 y 29 de agosto. El grupo permaneció un par de meses más en el estudio, como lo registró Mark Lewisohn en su libro The Beatles Recording Sessions.

    Claro que se puede discutir que Lennon era millonario y tenía los medios para viajar de un continente a otro sin ningún problema. Pero ni con todos su millones John Lennon tenía la capacidad de estar en dos lugares al mismo tiempo. Tampoco pudo ser después terminar las grabaciones del llamado Álbum Blanco en que hubiera ocurrido el fantástico suceso, porque el beatle más adelante, el 18 de octubre, enfrentó, junto con Yoko Ono, una detención por parte de las autoridades londinenses por el delito de posesión de drogas. Al día siguiente se presentaron en la corte para enfrentar los cargos y el 25 anunciaron el embarazo de su primer hijo, el cual perderían. Así que no hay un espacio en el cual John Lennon haya ayudado a Jerry Rubin a escapar, cuando el activista en realidad tuvo que enfrentar a la justicia de su país.

    La historia de Blanco no tiene un sustento sólido, no ofrece fechas, las cuales al parecer ni él puede recordar. Pero la de Valdés Cruz si tiene la fecha de la primera visita de Lennon a México, 8 de junio de 1968. Si revisamos algunos datos con respecto a este día, nos encontramos que Mark Lewisohn tanto en su libro The Complete Beatles Chronicle y Recording Sessions, coloca a John Lennon en las grabaciones del disco The Beatles. Pero hay un hueco entre los días de grabación. El día 6 de junio se graba Don´t Pass Me By y toman un receso de 3 días para regresar el 10 de junio y grabar Revolution 9. ¿Será posible que en esos tres días libres, en donde el 8 de junio es uno de ellos, John haya viajado a Estados Unidos, escondió a Jerry Rubin y lo sacó del país para llegar a México, visitar Oaxaca y tener tiempo para regresar a Inglaterra el día diez?

    Según Anthony Fawcett, quien fuera secretario de Lennon, en su libro One Day At a Time, menciona la amistad de Lennon con Rubin hasta 1971, cuando el beatle se fue a vivir a Nueva York junto a Yoko Ono, Además si todo esto hubiera pasado un 8 de junio, ni siquiera habían sucedido los disturbios en Chicago como para que John escondiera al activista.

    Lamentablemente se les ha dado voz a estos personajes a quienes llaman cronistas del rock en México, ninguno jamás ha presentado una prueba y tampoco se han dedicado a investigar si esto fue real, ya que ellos lo dan por hecho porque, presuntamente, lo dijo la famosa chamana quien fue incuestionable. Lo curioso del caso es que María Sabina, indígena mazateca, era una mujer, según fuentes periodísticas, que no hablaba español y se hizo famosa por el uso de hongos alucinógenos en ceremonias de sanación espiritual con los famosos viajes. A ella se le atribuyen estas palabras, las cuales, convenientemente, jamás se podrán verificar si fueron ciertas: “En una ocasión vinieron a mí un señor rubio y una señora de aspecto oriental, me pidieron un viaje, a lo cual accedí, nos pusimos en trance algunas horas y después de la meditación, él se me acercó y me dijo en perfecto español (sic) “Gracias he visto mi muerte en este viaje”. Me escribió una nota y encima dejó algunos dólares en la mesa”.

    Nota aclaratoria: Let It Be fue escrita por Paul McCartney.

    Arturo Espinosa

    Originario de la Ciudad de México, estudió la carrera de periodismo en el Centro Universitario de Periodismo en Arte, Radio y Televisión(PART). Se describe a si mismo como beatlero de alma y rockero de corazón.

    9 comentarios

    Click aquí para comentar

    Comenta

    • El lugar se llama Huautla de Jimenez, Oaxaca . 2.- la pista de aterrizaje esta en ese lugar, no en Puente de fierro. En puente de fierro había unas pequeñas cascadas donde nos podíamos bañar y disfrutar de la naturaleza. Por eso era un lugar predilecto!

    • Un conocido mío sintió el deber moral de presentarme con Armando Blanco hace unos dos o tres años. Mala idea… Apenas le comentó que yo me dedico a The Beatles, el Sr. Blanco inició el relato lennonista que Arturo describe en esta columna salpicado de exclamaciones y un par de exageraciones. Por respeto básico permití que terminara de hablar y, una vez que lo hizo, le pregunté si tenía pruebas de la estancia de Lennon en México. Me contestó que su libro era una prueba y que Lennon había llegado a México “alrededor de 1970”.

      Cuando yo le comenté que yo sí cuento con las pruebas de que Lennon no pudo abandonar los EU después de marzo de 1972 (los archivos públicos del FBI) y que cualquier visita previa durante su estancia con The Beatles o su activismo con Yoko Ono hubiera sido documentado por la prensa, el Sr. Blanco simplemente enloqueció. Empezó a brincar, a manotear y a gritar que estaba harto de que lo cuestionaran y que él (sólo él) sabía la verdad.

      Sus gritos y ademanes agresivos llegaron a tal volumen que mi conocido me pidió que me fuera con un ademán de disculpa. Acepté no sin antes decirle al Sr. Blanco con mi mejor sonrisa que Let It Be es de Paul, no de John.

      Y me alejé rápidamente para evitar su siguiente reacción…

      Gracias, Arturo Espinosa, por esta columna tan extraordinaria.

    • Lo que menciona sobre qué en ese viaje Lennon vio cómo iba a morir. Si fuese cierto; entonces hubiera evitado lo que muchos sabemos cómo acabó.

    • Efectivamente, Let it Be fue escrita de pies a cabeza por Paul McCartney, y en la frase “mother Mary comes to me” se refiere a Mary McCartney, madre de Paul.