John Carpenter, música de miedo.

,

Dentro de la cinematografía, el género de Horror es uno de los favoritos de muchos cinéfilos (aunque también existe una buena parte que lo considera inferior) alrededor de todo el mundo. Muchas de las películas que se han realizado dentro de esta rama del cine se han vuelto de culto entre los espectadores que buscan, además de un buen susto, una historia que les parezca novedosa así como el disfrutar del lenguaje cinematográfico con el que está elaborado el filme en cuestión.

Las historias de horror deben su herencia, en parte, a la literatura fantástica la cual mantiene ciertos cánones que son propios de la fantasía y de un folclore que involucra lo sobrenatural. En el libro Introducción a la literatura fantástica de Tzvetan Todorov nos dice que “es necesario que el texto obligue al lector a considerar el mundo de los personajes como un mundo de personajes reales a lo cual a este mundo se le introducirá un elemento fantástico que rompa con su esquema y provoque temor ante lo desconocido”. Igualmente ésta es una regla que se aplica a la cinematografía a la cual se le agregan además elementos sonoros y visuales, y dentro de los sonoros debemos considerar la música como un factor importante en los filmes de Horror.

Así tenemos que muchas películas del género del Horror (en todos sus subgéneros) se han vuelto clásicos en los cuales también la música es fundamental para causarnos terror al ser usada como leitmotiv en secuencias que son clave para la trama. Sabemos que al aparecer cierta tonada de John Williams surgirá el sanguinario tiburón de la película Jaws (Spielberg, 1975) o que el psicópata Norman Bates, propietario de un motel, acecha a su víctima quien toma una inocente ducha, cuando escuchamos unos grupo de violines que son composición de Bernard Hermann para la película Psicosis (Hitchcock, 1962), y ni que decir de asociar la famosa pieza Tubular Bells ,de Mike Oldfield, con la presencia del maligno gracias a la cinta El Exorcista (Friedkin,1973).

Pero de toda esta variedad de películas y cineastas que se han convertido en grandes figuras, tenemos a John Carpenter quien además de ser un reconocido director también se ha encargado de musicalizar, en varias ocasiones, sus propias películas en donde algunos de sus temas también se han vuelto referentes clásicos del Horror y para muestra podemos encontrar actualmente parte de su trabajo en la serie Stranger Things (2016). Nacido el 6 de enero de 1948 en Carthage, Nueva York, Carpenter en un realizador muy prolífico en cuanto a los géneros que ha fimado, al igual podemos encontrar entre sus películas, temas que son de horror (Halloween, The Fog, The Thing, The Ward), ciencia ficción (Dark Star, Escape from New York, Escape From L.A), fantasía (Starman) y hasta comedia (Memoirs of an Invisible Man).

Una de las constantes en la música creada por John Carpenter es el uso de sintetizadores que le dan una atmósfera muy peculiar a sus filmes. Temas minimalistas, muchos de ellos inspirados en sus gustos por el Rock (inclinado al progresivo) y el Country, que se han vuelto influencia para muchos jóvenes músicos. Hace unos días atrás se estrenó una película más de la serie de Horror Halloween (Gordon Green, 2018) que comenzará el cineasta en 1978, en donde un asesino serial de nombre Michael Myers se la pasa masacrando a quien se cruce en su camino con diferentes armas punzocortantes. Pero sin duda lo que resalta en la película es el famoso y ya clásico tema principal, el cual escucharemos cada que el asesino aparezca y con esto nos eleva la tensión. En esta nueva entrega la música corrió a cargo de John Carpenter, su hijo Cody Carpenter, y de su ahijado Daniel A. Davies, con quienes trabajó en la producción de su primer trabajo discográfico (que no es algún soundtrack) que llevó por nombre Lost Themes y que fue lanzado en febrero del 2015, así como su secuela Lost Themes II del 2016. con lo cual el cineasta formó una grupo y salió de gira por diferentes partes de Estados Unidos y Europa.

El tema musical de Halloween es quizá un ejemplo de ese minimalismo de Carpenter, una pieza elaborada con sintetizadores que mezclados con las imágenes de la película cobran un significado de terror. Pero sus obras musicales se volvieron cada vez más creativas y un ejemplo de ello es el caso de la tercera parte de la saga Halloween (que dirigió Tommy Lee Wallace), la cual para los seguidores fue toda una sorpresa que la historia no girara en torno a Michael Myers , sino que trataba de algo completamente diferente por lo que se le dio como subtitulo Season Of The Witch, aquí, en la parte musical, John Carpenter comparte créditos en la composición con Alan Howarth (con quien ya había trabajado anteriormente con el realizador). La música de Halloween 3 Season Of Witch (1982) es toda una muestra del potencial de Carpenter para la composición y la ejecución del sintetizador que ha sido motivo de muchos homenajes y referencias en el cine actual. Christine de 1983 es una historia basada en una novela de Stephen King que narra los asesinatos de un automóvil poseído y en el cual Carpenter vuelve a trabajar con Howarth para crear,a través del score, las atmosferas tenebrosas del filme, que se mezclan con un buen rock and roll.

La obras de Carpenter como músico están presentes en la mayoría de su filmografía, aunque hay excepciones como el remake que hizo a la cinta de The Thing (1982) en donde las pistas musicales fueron creadas por el afamado compositor italiano Ennio Morricone. También Podemos encontrar trabajos musicales muy interesantes en cintas como The Fog (1980), Prince Of Darness (1987) y Village Of The Damned (1995) en donde colaboró con el ex Kinks, Dave Davies. La música de Carpenter ha sido influencia para muchos jóvenes cineastas, un ejemplo es en la película de horror It Follows (David Robert Mitchell,2014) en donde la música (compuesta por Rich Vreeland) e imágenes estás inspiradas en los trabajos de Carpenter.

Siempre será bueno el disfrutar de la filmografía de John Carpenter, en donde encontramos películas de diferentes géneros, además del horror, pero sin duda alguna también en cuanto a su creación musical también ya tiene un puesto de honor entre los grandes compositores más allá de  los soundtracks. Por lo que para poder entender la inquietud de este artista podemos acercarnos a su obra Lost Themes y Lost Themes II en donde temas como Vortex, Abyss, Purgatory, Distant Dream y Fallen nos lleven a crear en nuestra imaginación imágenes de ciencia ficción y fantasía dignas de una película de John Carpenter.

Originario de la Ciudad de México, estudió la carrera de periodismo en el Centro Universitario de Periodismo en Arte, Radio y Televisión(PART). Se describe a si mismo como beatlero de alma y rockero de corazón.

0 comentarios

Comenta

Deja un comentario
Nos gustará conocer tu opinión.

Comenta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.