Jimmie Nicol, un beatle en el olvido.

La beatlemanía estaba en su apogeo, Estados Unidos había sido conquistado. The Beatles se embarcarían en su primera gira mundial en 1964, la cual daría inicio el cuatro de junio en Copenhague, Dinamarca y continuaría por los Países Bajos, Hong Kong, Australia y Nueva Zelanda. Durante todo un mes el grupo daría alrededor de 18 conciertos a lo largo de diferentes ciudades en Europa, Asia y Oceanía.

Todo iba viento en popa con la preparación, pero un incidente ocurrió previó al comienzo del tour. Ringo Starr, quien desde niño ha sido una persona con problemas de salud, enfermó de amigdalitis un día antes del primer concierto, por lo que él no pudo estar en el inicio de la gira.
Al no poder cancelar los compromisos que habían acordado para el viaje, Brian Epstein junto con George Martin decidieron contratar a un baterista suplente. Jimmie Nicol, con 24 años de edad, fue el encargado de tomar el lugar de Ringo. Nacido el 3 de agosto de 1939, Nicol era un músico de sesión, quien había formado parte de un grupo en 1964, llamado The Shubdubs, los cuales habían firmado para el sello discográfico Pye. El propio Martin fue quien sugirió al representante de The Beatles contratar al percusionista, ya que lo conocía porque había participado, tocando los tambores, en una grabación de otro protegido de Epstein, Tommy Quickly.

Martin telefoneó a Nicol para darle una cita en los estudios de Abbey Road y ensayar con el grupo las canciones del repertorio que interpretarían durante los recitales; después de 18 horas Jimmie Nicol emprendió su aventura con The Beatles. Quien estaba renuente ante tal decisión fue George Harrison, quien dijo que era ridículo traer a otro baterista porque The Beatles eran ellos cuatro y nadie más. Señaló que era como si The Rolling Stones salieran de gira y no llevaran a Mick Jagger “Lo sentimos chicos, Mick no viene con nosotros. Sin menospreciar a Jimmy, creo que no debíamos haberlo hecho. Era lamentable que no pudiéramos tomar una decisión por nosotros mismos”.

Ringo quien tuvo que guardar cama por un par de semanas, debido a su enfermedad, pensó que quizá sus días como integrante de la banda habían terminado. “Me resultó extraño que se fueran sin mí. Habían contratado a Jimmie Nicol y pensé que ya no me querían”. Finalmente Starr los alcanzó mas tarde en los conciertos de Australia el 14 de junio.

Con su peinado al estilo moptop y vistiendo un traje de Ringo Starr, James George Nicol debutó con The Beatles el cuatro de junio de 1964 en el KB Hallen en Copenhague, Dinamarca. Fueron un total de ocho conciertos, en trece días, que tocó con ellos, además de participar en conferencias de prensa y entrevistas televisivas en aquellos países. A diferencia de los otros tres integrantes del grupo, Nicol podía salir con libertad a pasear por las calles pues nadie lo reconocía. En los shows en Hong Kong, Nicol expresó que pudo visitar el puerto y ver a la gente que vivía en botes y divertirse en centros nocturnos cosa que a John, George y Paul la fama no les permitía.
En una entrevista, hecha por el sitio The Ultimate Classic Rock, al autor del libro The Beatle Who Vanished, Jim Berkenstadt, este explica que Jimmie se encontraba nervioso durante los primeros shows, Lennon volteaba a verlo y le mostraba los rasgueos que hacía en su guitarra para que no se saliera de ritmo. Pero durante su último recital en Adelaide, Australia, cuando The Beatles hacían su clásica reverencia hacia el público al terminar una canción, Nicol continuaba tocando su batería para recibir más aplausos.

Ringo Starr se recuperó y alcanzó al grupo en Melbourne, por lo que llego el momento de darle las gracias a Jimmie. Se dice que al marcharse no pudo despedirse de ellos ya que se encontraban dormidos y no quiso molestarlos. En el aeropuerto Brian le dio un cheque por 500 libras y un reloj de oro de pulsera marca Eterna, con una inscripción grabada en donde se leía: De The Beatles y Brian a Jimmie, con aprecio y gratitud”.

Una vez terminadas sus andanzas como efímero integrante de The Beatles, Jimmie regresó a Inglaterra con su grupo, con quienes tuvo un mediano éxito bajo el nuevo nombre de Jimmie Nicol and The Shubdubs y editaron dos sencillos, Husky y Humpty Dumpty, los cuales no fueron relevantes en las listas de popularidad.

Poco tiempo después, Nicol inició varios proyectos con agrupaciones que fusionaban el jazz con el rock, pero por aquellos días la gente no quería escuchar ese tipo de música por lo que estos fracasaron lo cual lo llevó  a la bancarrota. El escritor Berkenstadt asegura que Paul McCartney supo que el músico pasaba por una difícil situación económica por lo que llamó a Peter Asher, integrante del dúo Peter and Gordon, para pedirle que contratara al baterista para su próximo tour. Al terminar su participación con ellos, de nueva cuenta se encontró desempleado y sin un centavo. Asimismo el autor de The Beatle Who Vanished declaró que “Para Jimmie, The Beatles fueron una bendición y una maldición. Por un lado permitió que la gente supiera de su existencia pero por otro él creía que Brian Epstein lo había puesto en una lista negra después de haber dejado al grupo”.
Posteriormente Jimmie se unió al grupo instrumental sueco The Spotnicks para un concierto en 1965. Después se quedó como integrante formal  para una gira mundial la cual llegó a México para presentarse en diferentes lugares. Jimmie renunció a ellos y se quedó a vivir por una larga temporada en nuestro país (algunas fuentes dicen que trabajó en una fábrica de botones).

Aquí grabó para la compañía RCA un disco con una banda que había formado de nombre Los Nicolquinn que pasaron sin pena ni gloria. Tristemente el músico que tuvo la oportunidad de acompañar a The Beatles en su primera gira mundial, desapareció en las sombras del anonimato.

George Martin al recordarlo dice que “Jimmie Nicol era un excelente baterista y ocupó muy dignamente el lugar de Ringo. Como es lógico, tuvo que ensayar con el grupo. Lo hizo muy bien e inmediatamente después de la gira su fama se desvaneció”

Paul McCartney aseguró, en entrevistas, que mientras estaban en gira con él, cuando le preguntaban acerca de la presión de tocar con The Beatles, Jimmie les respondía de cajón: It´s Getting Better. Frase que el zurdo bajista ocupó para una canción que incluyó en la obra maestra de 1967, Sgt Pepper´s Lonely Hearts Club Band.

 

2 Replies to “Jimmie Nicol, un beatle en el olvido.”

  1. Ahora sí me di el chance de leer con caaaalma y, ¡mira tú! De lo que uno se entera. Efectivamente, una bendición y maldición a la vez para el buen Jimmie. No sólo me informé, sino que disfruté la lectura, así que ¡gracias, gracias, gracias!

Comenta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: