“¿Están todos aquí? ¡La ceremonia va a comenzar!” anuncia Jim Morrison antes de iniciar el concierto, pero ¿cuál ceremonia? El poeta mexicano José Vicente Anaya, gran conocedor de la poesía de la Generación Beat, dice que “en el poema ‘La celebración del lagarto’ Morrison expresó claramente su concepto ritual y chamánico”, de tal manera que sus conciertos no eran sólo un espectáculo que congregaba a la gente para pasarla bien, sino que también eran una especie de rito que pretendía conectar con algo más grande.

An american prayer (Una oración americana) no es sólo un álbum musical, ni tampoco es solamente un poemario publicado en 1970.  En realidad es la comunión de ambas obras. En 1978 los integrantes de la banda se reunieron para darle música a los poemas que, por fortuna, estaban grabados, Morrison los había recitado en conciertos o en estudios.  El álbum mantiene por ciertos momentos una atmósfera profética, a veces, otra más melancólica y pasada, pero siempre poética.

La entrevista que le hace Jerry Hopkins, publicada en 1969 en la revista Rolling Stone, es un documento valioso, puesto que nos permite conocer al Morrison que está detrás de la estrella de rock, mediante lo que él cree de sí mismo.  Más allá de verse o como un poeta o como un músico, se ve como “un artista consciente”, en busca de la eternidad.  De ahí que tome la música y la poesía como materia prima para crear, dado que él las entiende como las únicas que pueden sobrevivir y permanecer en el tiempo, cuya instancia para llegar a éstas no puede ser otra que la del ritual.  Desde el título se nos anuncia la intención sagrada que rodea la obra.

A continuación, un pequeño fragmento de An american prayer, traducido por José Vicente Anaya, en el cual se permiten apreciar ciertos elementos que nos conducen a pensar en que Morrison tenía mucho de músico, de poeta y de chamán, a la vez que son una invitación para leer por completo este poemario que lo entusiasmó mucho:

¿Están todos aquí?

¿Están todos aquí?

¿Están todos aquí?

¡La ceremonia va a comenzar!

¡DESPIERTEN!

No puedes recordar dónde es que sucedió.
¿Se han detenido tus sueños?

Despierta
sacude los sueños de tu cabellera
mi bella dulce niña.
Elige tu día y el signo de tu día.
La divinidad del día es
lo primero que verás.

Por la vasta playa radiante de la enjoyada luna fría
corren parejas desnudas por la zona del silencio y
nosotros reímos como dulces niños locos,
contentos bobos cerebros blandos de la infancia.
Estamos rodeados de voces y músicas.
Los Ancianos tararean y escogen el tiempo
que una vez más ha regresado, ahora,
lo escogen y tararean bajo la luna al lado
del Tiempo Ancestral.
Está de vuelta el suave bosque.
Regresa el sueño de fuego.
¡Vengan con nosotros!
Los destrozos están danzando.

 

Referencias:
Para la elaboración de este texto me basé en la entrevista publicada en Rolling Stone, la cual consulté en http://thedoorsencastellano.blogspot.mx/2014/09/entrevista-rolling-stone-julio-1969.html, así como en la edición bilingüe de la editorial Laberinto Una oración americana (2009), presentada por Víctor Roura y traducida por José Vicente Anaya. Mientras que la fotografía que encabeza este texto la obtuve de http://www.unionedomex.mx/articulo/2017/11/02/ciudadanos/jim-morrison-y-su-legendaria-visita-teotihuacan?page=4