Blues Rock

Janis Joplin: La Reina eterna del Rock.

Categorías de las publicaciones

Entradas populares

Derechos reservados

Todos los contenidos mostrados en www.elcirculobeatle.com están protegidos por la siguiente licencia:

Prohibida la reproducción, alteración o uso comercial de los contenidos de este sitio web.

Recibe las nuevas publicaciones

Ingresa tu mail y recibirás notificaciones cada vez que se publique una entrada nueva.

Nuestro talento

Arturo Espinosa

Geral Rosales

Tere Chacón

Patricia Infante

Mauricio Castillo

Jaime Esteban Hernández

Fernando Iván Hernández

Dulce González

Daniel del Moral García

Jaime Uribe

Gerardo Yong

Marco Antonio Brito

    Pocas veces se da en el curso de la historia el nacimiento de seres dotados con un talento desbordante, la vida pone en el camino a seres acompañados por un magnetismo especial que proporciona la esperanza de un mundo mejor. Este es el caso de Janis Lyn Joplin: La primera súper estrella del rock. 

    Nació el 19 de enero de 1943 bajo una familia tradicional y conservadora que claramente la rechazó desde siempre por ser “diferente”. De temperamento rebelde, desde su juventud lidio con el bullying y la soledad por lo que se refugió en la lectura, la pintura y la música, misma que la acompañaría hasta el final de sus días. Aficionada al blues y fiel seguidora de Bessie Smith, se basó en ella para transformar su vida, decisión que la llevaria a convertirse en un ícono sesentero.

    Joplin electrificó a las masas desde el primer momento, su potente voz dejó claro que había llegado para convertirse en la mejor de todos los tiempos. Su leyenda comenzó a escribirse desde 1963 cuando al trasladarse a San Francisco se adentraría de lleno al circuito musical coincidiendo en locales de folk y rock con cantantes como Paul Kantner y Jorma Kaukonen, futuros miembros de Jefferson Airplane o incluso con agrupaciones como Grateful Dead. 

    Sin embargo sus excesos con la bebida y las drogas la tenían muy mal y algunos de sus amigos la regresaron a casa de sus padres en Texas, donde pasó un tiempo en el que intentó retomar la vida que sus padres querían para ella e incluso estuvo a punto de casarse, pero la relación no se dió y pronto se aburrió y regresó a San Francisco en 1965 para redefinir su meta hacia el rock.

    La chica de mirada triste y solitaria se hizo de una popularidad arrasadora que cobró vida completamente en el mítico Monterey Pop llevado a cabo en 1967, festival que fuera organizado por John Phillips de The Mamas and The Papas. Con esta actuación “La Dama blanca del blues” mostró todo su potencial en el escenario dejando perplejos a estrellas del rock como Mama Cass Eliott al interpretar “Ball and Chain”, un clásico de la gran Big Mama Thornton.

    Incluso Columbia los firmó para lanzar su primer LP llamado Cheap Thrills cuyo lanzamiento fue un suceso alcanzando disco de oro en sólo tres días. El grupo seguía acaparando atención, sin embargo la fuerza y atractivo de Janis en el escenario dejaban a un lado a la banda, por lo que comenzaron las fricciones dentro del conjunto quien poco a poco mostraba descontento.

    “La Bruja Cósmica”, fue parte no sólo de los años del anti-establishment de los años 60 sino también encabezó el “Verano del amor” fijando su reinado en el Acid Rock junto a cantantes como Grace Slick de Jefferson Airplane. Su pasó fue corto pero fructífero dejando cuatro placas de larga duración y otros documentos que hoy por hoy pueden disfrutarse gracias a la tecnología.

    Fueron sólo tres años los que compartió con los fieles seguidores del blues-rock, tres años en los que vivió apresuradamente, como si en el fondo supiera que eran los únicos para crear su legado y dar paso a la leyenda que se cristalizaría con su muerte el 4 de octubre de 1970.

    Amiga cercana de músicos de la talla de Jorma Kaukonen, Paul Kantner, Jerry García, Grace Slick y Jimmy Hendrix, fue también inspiración de canciones como “Janis”, escrita por Joe McDonald, líder de Country Joe McDonald and The Fish y Chealsea Hotel n°2 de Leonard Cohen, con quienes tuvo aventuras amorosas, además de “Pearl” canción dedicada por The Mamas and The Papas. Forma parte del Club de los 27 junto a otros astros como Jimmy Hendrix, Brian Jones y Jim Morrison con quien dicho sea de paso no tuvo una buena relación por el mal temperamento del cantante de The Doors. 

    Woodstock fue para ella y para sus seguidores la confirmación de su status, sitio que se vio ensombrecido por el alto consumo de heroína que consumió, pero aun así fue como citó Pete Townsend de The Who: “Incluso en una noche mala, Janis estuvo increíble”. Esto queda claro al ver actuaciones en directo donde su manera de cantar deja al descubierto su pasión por lo que canta o como ella misma lo afirmaría: “Realmente no trato de pensar mucho cuando canto, tan sólo trato de sentir”.

    Hoy a 47 años de distancia su recuerdo sigue generando seguidores en todo el mundo y continúa sembrando añoranza por aquellos años que recopilaron su camino en el rock que la coronó como su máxima representante una tarde de 1967. Su época fue onírica y lisérgica y si bien fue una persona incomprendida por la sociedad en su momento, hoy podemos decir que verdaderamente fue, es y será una buena amiga, la mejor cantante y sobre todo “La Reina del Rock”.

     

    Leonard Cohen describiría parte de su encanto al escribir: “Te recuerdo claramente en el Hotel Chelsea, eras famosa, tu corazón era una leyenda”.

    Un recuerdo para Janis Lyn Joplin quien sigue emocionando a más de una generación. Larga vida a Pearl.

     

     

    Patricia Infante

    Soy melómana de corazón, básicamente fan de The Beatles y rocanrolera declarada, me apasiona la música de la época de los años 60. Me agrada leer literatura clásica y de fantasía y estudio Ciencias de la Comunicación.

    Comentar

    Click aquí para comentar

    Comenta