“Desde 1968 Cynthia ha sacado el molde y vaciado en yeso 48 penes de músicos de rock”…

Imagínense a Cynthia Albritton, esa tímida jovencita inteligente y dedicada, estudiante de arte del Instituto South Shore de Illinois en la efervescencia de los años sesenta. Ella, alegre y admiradora de los músicos y de los conciertos.

La joven Cynthia Albritton creció en el seno de una familia católica; su madre secretaria y su padre, un trabajador de correos que luchaba contra la bebida.

Esa misma jovencita que en su primer concierto fue a ver a los Beatles; esa casi niña que años después se convertiría en una famosa groupie. Cynthia Albritton dibujaba bastante bien, especialmente con la técnica de lápiz, pero no se imaginaba que pasaría a la inmortalidad por sus técnicas de vaciado en yeso de modelos muy particulares.

“Tienen que hacer de tarea el molde de algo rígido para vaciarlo en yeso; algo que sea firme”…

la plaster

Esa fue la indicación de la maestra de escultura. El resultado que Cynthia Albritton lograría sería algo que escandalizaría a muchos.

Esa instrucción le daría una idea para acceder con facilidad al camerino de sus ídolos y tener contacto con ellos. Este sería el procedimiento:

habilitaría una vieja maleta,  le pondría el logotipo diseñado por ella con la leyenda: The Plaster Casters of Chicago, ahí llevaría, al principio, una arena especial para hacer los moldes -posteriormente cambiaría por los químicos necesarios para hacer una pasta modeladora suave como la que usan los dentistas-, una especie de vaso de metal para hacer la mezcla, yeso, espátulas y otras herramientas.

Esa idea le abrió muchísimas puertas. La primera víctima fue Paul Revere de los Raiders, cuyo molde fue el primero en quedar eternizado. Esa misma noche Cynthia perdería su virginidad.

“El caso Jimi Hendrix”.

El genio de la guitarra planeó dos conciertos en Chicago: una oportunidad de oro que Cynthia no desperdiciaría. El modelo en yeso de Hendrix quedó para la posteridad. La figura de yeso posee un tamaño sobresaliente. Se ha escrito mucho sobre lo bien dotado del guitarrista de Seattle.

Fue así como nació el personaje de Cynthia Plastercaster, la groupie que terminaría más adelante exponiendo su obra en varios museos. Su fama corrió como pólvora. Se hablaba de una chica maniática sexual que perseguía a las estrellas de la música para tomarles el molde de sus partes íntimas.

Cynthia y su asistente, llenaban una libreta con detalles puntuales de su relación con los músicos (generalmente otro tipo de relaciones), así como el procedimiento para la obtención de los moldes de yeso.

Hendrix fue solo el principio. Noel Redding de la Experiencia de Jimi Hendrix; Ricky Fataar de los Beach Boys; Eric Burdon (quien no quedó porque se rompió el molde), Aynsley Dunbar de Journey, y otros músicos, han modelado para  Cynthia. A Cynthia se le escaparon Keith Moon (por ebrio), Frank Zappa (no le interesó) y Jim Morrison, a quien no le pareció buena idea.

Cynthia Plaster Caster da todavía mucho de qué hablar.

 Cynthia Plaster Caster es una mujer inteligente que sabe lo que quiere. En un mundo dominado por los hombres, odiada por muchos, aclamada por otros es quizás la groupie más original de todas. Gracias a su ingenio ha obtenido relaciones, fama, sexo, y dinero.

“Estoy interesada en que algunos miembros de Buenavista Social Club posen para mi….bueno, algunos de ellos que no estén muy viejos”.

(Mala suerte para Enrique Guzmán o César Costa. Seguro algúna fanática estaría interesada en una réplica exacta de los pioneros del rock mexicano).

Cynthia Plaster Caster es su propia directora de marketing. También incursionó en la política.

 

 La ocurrencia de Cynthia, de crear souvenirs que representen réplicas exactas de los genitales de los artistas, va más allá del autógrafo, del mechón de cabello o de la prenda. Las y los fans que lo deseen pueden exhibir en las repisas de su sala modelos en metal de las partes íntimas de sus ídolos. Cursos de cómo hacerlo, película documental, modelos en bronce, camisetas con el logo oficial de las plaster casters, libro autobiográfico….. más que artista, Cynthia es una maga de la mercadotecnia.

 

 

Soy apasionado de la creatividad y el diseño. Me encanta leer, cocinar, pintar y escuchar música, sobre todo jazz; pero disfruto mucho la música del cuarteto de Liverpool, la cual siempre me ha acompañado.