Gerald Scarfe (Londres, 1936); ilustrador excepcional de estilo propio y expresivo que le permite transmitir mensajes de una manera contundente y desfachatada. Poseedor de una larga y exitosa carrera; de pequeño padeció asma y frecuentemente tenía que quedarse en casa, lo que le permitió practicar dibujo como escape y como terapia contra el aburrimiento. A los 16 años participó en un concurso de dibujo (para la marca Ingersoll), ganando el primer lugar.

Mucho más tarde, David Hockney le confesó que él mismo había sido uno de los finalistas.

En sus manos, el pincel es un arma poderosa con la que puede destruir la falsa reputación de un político. Su trazo es libre, de rasgos gruesos y delgados con gotas de tinta que evocan un chorro de sangre.

Inició su carrera como ilustrador publicitario, camino que abandonó para entrar en la revista Private Eye y al Sunday Times, donde potenció su extraordinario estilo para exponer de manera salvaje las debilidades de los políticos. En lo sesentas los cartones políticos eran bastante suaves en el Reino Unido, y su estilo exagerado transformó los rostros de los políticos hasta deformarlos grotescamente. En esa época, Gerald revisó sus estudios de anatomía con la intención de dominar más la figura humana y procurar así el parecido con las personalidades que representaba. Creo que esto le proporcionó parte del estilo crudo y desgarrador que lo caracteriza. Algunas veces en sus trazos se aprecian ciertos músculos o nervios del cuerpo humano integrados a sus personajes.

 

Sus dibujos fueron rechazados por la prensa muchas veces, pero también rechazados en las galerías. En cierta ocasión una galería presentó una exposición del artista ocultando algunas piezas (por autocensura)…Scarfe se presentó y él mismo bajó sus cuadros a modo de protesta. Margaret Thatcher se convirtió en su principal inspiración en los años ochenta, presentándola ya sea como una villana defecando, como una bolsa vieja o como una mujer con armadura de gran miembro viril. Después ilustró a Blair teniendo relaciones con Bush. El pincel de Scarfe puede generar cosas bastante escatológicas. Posteriormente ilustró a John Major, así como a muchos políticos de la escena mundial.

 

Enemigo del cute character y absolutamente “alucinado” en sus trazos y narrativas, Gerald Scarfe es creador de un estilo único que lo ha llevado a trabajar con Pink Floyd y con los estudios Disney. El diario The New Yoker ha solicitado sus servicios profesionales incontables veces; también ha realizado escenografías para teatro, opera, ballet y para conciertos musicales. (Arriba: Margaret Thatcher dando a luz a Tony Blair).

     

 

La dirección de Alan Parker y los personajes de Scarfe para Pink Floyd The Wall lograron una inolvidable combinación de sátira, crítica y música. ¿Quién no recuerda al profesor, a la madre de Pink o la secuencia de los bombardeos alemanes sobre Inglaterra, en esa genial y perturbadora película?

 

 

Soy apasionado de la creatividad y el diseño. Me encanta leer, cocinar, pintar y escuchar música, sobre todo jazz; pero disfruto mucho la música del cuarteto de Liverpool, la cual siempre me ha acompañado.