Esquivel, el cerebro que se nos fugó

Su música pinta un futuro espacial, romántico y relajado; su universo es ingenuo pero al mismo tiempo exótico. Esquivel captura el espíritu de la primera época de la televisión. ECB

Es como escuchar un disco de Duke Ellington, pero desde un estado alterado. Anónimo.

El space-age-pop del genio de Tampico.

Su música no puede ser más ecléctica: tambores extraños y harpas, platillos chinos, teclados Fender Rhodes-que apenas se implementaban en esa época-; sonidos de Theremin, coros con vocalizaciones tipo “scat”, (con sonidos articulados que a mí me refieren inmediatamenta a los cómics), música de las grandes bandas, marimbas eléctricas, mariachi, ritmos latinos, efectos de sonido propios de comerciales de radio de los cincuenta; sonidos futuristas, y un amplio uso de la estereofonía. (En algunos casos llegó a grabar con dos orquestas, una por canal).

Oriundo de Tampico (1918), este gran mexicano a los diez años ya tocaba el piano de manera sorprendente. Fue entonces cuando sus padres lo traen a la capital. Estudió ingeniería en el Instituto Politécnico Nacional. Nunca estudió música, siempre fue autodidacta, -aunque por ahí un historiador de su obra afirma que sí estudió en el conservatorio-.

A los 16 años ya tenía su propia orquesta en la afamada XEW donde acompañaba a los grandes artistas de la época y también hacía la música en vivo para los comerciales de ese entonces. Compuso y acompañó para los grandes de la época como Pedro Vargas, Silvia Pinal (su musa en los inicios), María Victoria y muchos artistas más.

En 1956 hace la música para la película La locura del rock’n roll en la que también actúa.

En 1959 la firma RCA Victor se lo llevó a estados unidos como director musical. También se sabe que firmó un contrato millonario para tocar seis meses con su maravillosa orquesta en el conocido hotel Stardust, de la unión americana. Muchos recuerdan que llegaba a Las Vegas en su Cadillac rojo. Esquivel tuvo grandes amigos en esa época; uno de ellos y su principal fan: Frank Sinatra. Otras personalidades que asistieron a sus conciertos fueron Disney y Hitchcock.

 

En los estudios de grabación de RCA, se dice que llegó con los arreglos y partituras tan perfectas, que la sesión de grabación para su primer disco duró muy poco. Sorprendió a los músicos y directivos por sus capacidades fuera de serie.

Es precisamente con este disco, Other Worlds, Other Sounds que alcanzó la fama definitiva en Estados Unidos y en el mundo. Después llegaron Exploring New Sounds in Hi-Fi, Strings Aflame y Latin-Esque. Ya en la disquera de Sinatra graba More of Other Worlds and Other Sounds. Tiempo después lo llaman de Universal.

Aquí algunos de los admiradores de Esquivel: The Kronos Quartet, Henri Mancini, John Zorn, Fred Schneider (de los B-52’s), Combustable Edison y Tarantino, Steven Brown de Tuxedomoon entre otros. Siempre he pensado que su música es de las primeras manifestaciones biculturales entre México y el país del norte. Es la fusión perfecta entre el mood de las orquestas gringas, con los sonidos latinos, más un toque futurista propio de la era espacial.

Con su composición titulada Mini Skirt, Esquivel llega al punto más alto de su obra: él hasta la fecha es el padrino de la música Lounge, a nivel mundial. Su música ha sido resampleada por muchos músicos contemporáneos, en varios soundtracks y en dibujos animados de todas las épocas. En muchas series de televisión se ha usado su música de manera circunstancial. Subrayo esto porque en internet se habla que compuso los temas de los Picapiedra y la Familia Monster, lo cual es falso. Su arte va mucho más allá que eso. Recientemente en la serie Better Call Saul, fondean con su música. Four Rooms, y The Big Lebowsky, son solo dos ejemplos importantes de películas donde aparece su estilo único.

Cuando regresa a México graba el tema Burbujas (1979), para el programa infantil de Odisea Burbujas, que increíblemente tuvo muy buenas ventas.

Muere en nuestro país en el 2002, después de estar postrado debido a un accidente.

Su trabajo mereció la nominación a seis premios Grammy.

 

Screenshot tomado del documental producido por canal once hace algunos años.

Larga vida al Maestro del Lounge. Una muestra más de los cerebros que se fugan de nuestro país.

 

 

 

 

 

 

Soy apasionado de la creatividad y el diseño. Me encanta leer, cocinar, pintar y escuchar música, sobre todo jazz; pero disfruto mucho la música del cuarteto de Liverpool, la cual siempre me ha acompañado.

2 comentarios
  1. Davy Lop
    Davy Lop says:

    Justamente, cuando Juan García Esquivel vivía aún, supe que radicaba en Morelos y tenía deseos de volver a componer y crear música, pero su lesión en la cadera se lo impidió. Lástima que una figura genial como la suya haya quedado limitada y por ende, nos privó de disfrutar su legado.

    Responder

Comenta

Deja un comentario
Nos gustará conocer tu opinión.

Comenta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.