Entre la mística y el cosmos: Aztlán de Zoé

 

Hablar de Zoé es hablar de una banda que alcanzó su sueño. De cinco adolescentes que pasaron de cantar “love, love, love” en un garage a llenar estadios y recintos que hoy suenan casi imposibles para muchas propuestas latinas. Zoé ha alcanzado la gloria, ha logrado ser considerada como una de las mejores bandas mexicanas en la actualidad (y me atrevo a decirlo, en la historia del rock nacional) reconocida a nivel mundial.

Tras cinco años de descanso, en los cuales León Larregui -vocalista de la banda- lanzó su segundo álbum de estudio más uno en vivo y la banda un documental llamado Panoramas, Zoé regresa a los oídos de todos gracias a su ya exitoso sexto álbum de estudio titulado “Aztlán”, presentado gratuitamente con un show sorpresa en la Glorieta de Insurgentes el pasado 19 abril del 2018 reuniendo en pocos minutos alrededor de cinco mil personas que disfrutaron de nuevas canciones.

Demostrando su amor a las raíces mexicanas, Aztlán es un sitio místico representado por una isla, donde provienen los aztecas. De ahí el nombre y la portada que plasma la llegada de unos poderosos aztecas arribando a un hermoso valle. Una increíble leyenda que corre por sangre mexicana y que incluso, una canción que forma parte de este disco la cuenta.

Aztlán va por la línea y el sonido que ya venía manejando la banda con Programaton; temas galácticos, espirituales, innovaciones sonoras, guitarras suaves, ritmos inevitables y una ola de filosofía y metáforas durante los doce temas que conforman el disco. Realizado en los estudios Panoram, en México, producido por la banda y dos productores altamente reconocidos en la industria musical como lo son Craig Silvey, popular por su colaboración con grupos como Arcade Fire y Noel Gallagher, y un gran amigo de la banda Phil Vinall que ha trabajado con Placebo y Pulp. La calidad musical es indiscutible.

El álbum abre con un tema titulado “Venus”, un sonido muy puro, sin saturación de instrumentos, la banda nos transporta al pasado, en el que Zoé sonaba así de sencillo. Con una letra repleta de metáforas enamoradas, es una de las canciones más bellas del álbum. “Azul” es el primer sencillo del Aztlán, canción guiada por la guitarra que te parte el corazón desde las primeras líneas, una oda al mal de amores y a los corazones rotos.

“Estoy cayéndome a pedazos por tu ausencia y lo peor es que no quiero verte nunca, estoy hundiéndome en el hábito de amarte y tú ya me olvidaste…”

“No hay mal que dure” un tema de conciencia social con tintes rock y sintetizadores que dictan un ritmo durante toda la canción, lo más grato de la canción es la mentada de madre que se lleva cierto partido político representado por los colores de la bandera de México, porque es cierto: No hay mal que dure más de cien años. El álbum continúa con “Al Final” una balada relajada que baja un poco las energías del álbum, esto sólo sirve para dar entrada al siguiente tema “Hielo” que trata sobre una chica ambiciosa y un corazón triste que se aleja.

La mitad del álbum llega con “Luci”, sin perder la costumbre, Zoé agrega otro nombre de persona a un posible éxito (recordemos Paula, Poli e incluso Luna, con alguna de sus metáforas bien logradas), es un tema tranquilo que en lo personal pienso que no habla de una persona, sino del Sol, de un amanecer, un horizonte o un hermoso paisaje. “Aztlán”, la canción homónima que le da el título al material cuenta la bella historia de los aztecas y su llegada a Tenochtitlán.

“Vengo de allá donde sale el sol en el mar, vivo y con mis pies, buscando una vida mejor donde respirar, donde pueda soñar en paz.”

“Temor y temblor” es otra canción que recuerda los orígenes de la banda, con sonidos básicos hacen una gran track que seguramente se convertirá en una de las favoritas del público, mientras que “Renacer” está repleta de metáforas de amor.

“Ella es magia” es uno de los mejores temas de Aztlán y el más rockero del álbum, incluso no recuerdo haber escuchado un tema tan movido en los últimos trabajos de Zoé. Percusiones y guitarras te hacen bailar “hasta el puto amanecer”. ¡Un tema imperdible!

“Soy presa de tus ademanes neuróticos, ella es ella y le gusta bailar rock and roll.”

Y con la misma energía llega “Oropel”, el penúltimo tema del álbum, con un bajo potente y la peculiar voz de León, habla del amor y las mentiras. Mientras que “Clarividad” es la canción encargada de cerrar Aztlán, una atmósfera cósmica acompaña el final del disco mientras se va diluyendo poco a poco.

“Siembras amor y todo se da mejor, reverbera el alma cuando más das de ti, clarividad que me da estar junto a ti, me inunda la calma.”

El álbum es bueno (pero no el mejor en su historia), muestra la total madurez de una banda que explota toda la creatividad posible, aunque ya no tiene un sonido tan “rock”, Zoé ha encontrado la formula correcta para seguir siendo un grande exponente de la música nacional. Por lo mientras el grupo estará presentando este disco y todos sus éxitos en el recinto del Auditorio Nacional con cuatro fechas agotadas y una más a finales de año en Palacio de Los Deportes que espera alcanzar el sold out. ¡Todos queremos estar ahí! Porque “Zoé is the shit”.

 

 

¿Cuál fue tu tema favorito de Aztlán? Compártenos tus respuestas con el hastag #NoSóloBeatles y sé publicado en redes sociales. 

 

 

Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Escritor, melómano, fotógrafo y creativo. Le apasiona descubrir música nueva, leer poesía y ver series. ¡La vida es rock and roll!

CONTACTO

Facebook: Fernando Iván Licenciado Cantinas
Twitter: @FersoniicoSiC
Instagram: @soyellicenciadocantinas
Correo: fernando@elcirculobeatle.com

0 comentarios

Comenta

Deja un comentario
Nos gustará conocer tu opinión.

Comenta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.