Se auto proclamó “El Rey Lagarto” y con este mote decía que él podía hacer lo que sea. Y lo hizo.
Jim Morrison es un estandarte de la rebeldía juvenil y no sólo de la década de los sesenta, su imagen y su significado en el colectivo social nos da un referente igual que el Ché Guevara, un símbolo de rebeldía, juventud confundida, sexualidad y unas letras poéticas que rayan en lo sublime y lo insolente.
El pasado martes 3 de junio Jim Morrison cumplió 47 años que partió al “Jardín Dividido (The Severed Garden)” y su partida al más allá lo ha inmortalizado en los anales de la música como el poeta rebelde del rock.

Jim Morrison siempre tuvo una malsana obsesión con la muerte y lo reflejó en muchas canciones y poemas que componía. Oliver Stone pudo captar esa parte de la vida de Morrison en su película de 1991 “The Doors” donde nos deja ver a través de Val Kilmer la vida desenfrenada de Jim, llena de excesos, excentricidades y llamados claros a la muerte para que fuera por él. La película se realizo debido al XX aniversario luctuoso del Rey Lagarto y debido al excelso trabajo de Stone, inspirado en el libro de John Densmore “Riders on the Storm”, es una película que sigue siendo una joya tanto por las imágenes y contenido como por la musicalización de la misma. Cabe mencionar que para el papel de esta película fueron analizados los trabajos histrionicos de Tom Cruise y Richard Gere y en su momento los mismos Michael Hutchence de INXS y Bono de U2 dijeron estar interesados en interpretar en la película a Jim Morrison pero finalmente el papel se le concedió a Val Kilmer quien era un actor casi desconocido pero que Stone conocía por la película “Willow” y que tuvo la suerte de este sino al tener el tono de voz muy parecido al de Morrison, por lo que tuvo que ensayar mucho tiempo la personalidad y canciones para interpretarlo como lo hizo y fue tal su trabajo que incluso llega a tener un parecido físico muy similar que nos hace pensar durante las dos horas del filme que estamos viendo al mismo Jim Morrison y no a Val Kilmer.

Y los homenajes a Jim Morrison y The Doors continuan. Este año cumple 50 años que salió a la venta el grandioso disco “Waiting For The Sun” y con motivo de este aniversario será remasterizado y con ello vendrá una edición de lujo que incluirá una serie de tomas que no se han dado a conocer junto con fotografías y demás cosas que siempre nos embelesa el alma a todos los que somos melómanos de corazón. Este trabajo de 1968 es un viaje psicodélico donde The Doors nos lleva desde un primer saludo para reiterarnos que nos ama y que quiere saber nuestro nombre hasta regalarnos viajes astrales con peyote incluido con canciones como “My Wild Love”, “Not to Touch The Earth” y ya como para endulzar nuestros oídos nos entregan melodías sublimes como “Love Street” y “Yes, The River Knows”

De algo podemos estar seguros y es que el nombre y la imagen de Jim Morrison ha quedado grabada en letras de oro no sólo en los libros históricos del doloroso “Club de los 27” sino en los de las leyendas más grandes del siglo XX y con su voz y recuerdo musical vamos labrando el soundtrack de nuestras vidas.

Nacido en la Ciudad de México el 29 de abril de 1975, siempre estuvo rodeado de libros y música desde antes de nacer gracias a su padre y la radio de esos días.
Hombre de letras y música, sobreviviente de Hodgkin, padre de una princesa y un jedi, enamorado y amado por una mujer hermosa y, sobre todo, apasionado de la vida y sus diferentes matices.