El Jefe de Grupo, La Chica de la Bodega de Gigante y El Álbum Blanco de The Beatles

Una muy breve crónica de una serie de eventos afortunados…

Amigos que leen mis columnas de El Círculo Beatle, el día de hoy inicio mi colaboración semanal con una pregunta dirigida a todos y cada uno de ustedes: ¿No les ha pasado alguna vez que algún suceso de conmemoración o cumpleaños les sacude la memoria, y los recuerdos fluyen libremente?

El año 2018, que ya está acercándose a su fin, estuvo, y está todavía, pletórico de conmemoraciones históricas sumamente interesantes, (esto me recuerda que todavía me falta entregarles la última parte de las Seis Canciones Sabrosas de 1968, jejeje) y recordando ese año en particular, los cincuenta años de la publicación de The White Album en este mes de noviembre es sin lugar a dudas un suceso digno de recordarse.

No está de más recalcar que es uno de los discos de The Beatles que goza de mayor popularidad, tanto aquí en México como en todo el mundo; la primera anécdota intrascendente pero sabrosa que puedo platicar de este álbum es que a pesar de haber sido publicado en México en el mes de noviembre del año olímpico, al parejo que en todo el planeta, las ediciones más antiguas que recuerdo haber visto del mismo traen año de patente de 1969. Por lo tanto, si alguien puede exhibir una edición mexicana que diga 1968, tiene sin lugar a dudas una joya discográfica de gran valor, como cualquier edición del país que traiga el sello Apple y diga “fabricado por Discos Capitol de México”, si no me creen, investiguen.

Este célebre año nos trajo excelente música, pero muchos de ustedes me han preguntado ¿Pero que escuchaba la gente de The Beatles en México en 1968, realmente? La respuesta, después de algunas arduas investigaciones, dio como resultado lo siguiente: (redoble de tarola para acrecentar el suspenso)

Durante el primer semestre de 1968, las 5 canciones más populares del Cuarteto de Liverpool en Mexicalpán de las Garnachas fueron:

  1. – A Day In The Life
  2. – Penny Lane
  3. – All You Need Is Love
  4. – Lady Madonna

Y escucharemos ahora la más popular en estaciones de radio durante los primeros seis meses del año, según la legendaria revista POP, dirigida por el buen amigo Víctor Blanco Labra, veterano de la mítica Notitas Musicales con su columna “Rock en Español”, durante casi cinco años: la rola en cuestión es ni más ni menos que Hello Goodbye. Disfrutemos de ella:

Esta clasificación nos muestra que seguíamos sufriendo de un rezago importante entre la publicación y popularidad de los discos de moda en México y su tardía aceptación por parte del público; y seguían escuchándose, a lo largo del año, junto con TODA la producción anterior Beatle. Nuestra radio local tenía horas dedicadas a The Fab Four en La Pantera, Radio Éxitos, Radio Capital, así como la poco recordada Radio Juventud, que tenía su muy peculiar emisión Beatles de Ayer Contra Beatles de Hoy ,la cual sería revivida en un programa televisivo de inicios de los setentas en XHTV canal 4, de nombre Dimensión 4, que conducía el fallecido Jorge Alberto Riancho y una todavía muy guapa Renata, quien había vivido efímero momento de fama con su disco de 1966, cover a  My Boyfriend´s Back conocido con el paupérrimo nombre en nuestro idioma de Mi Novio Juan. Pero eso es otra historia.

Lo que en verdad vine hoy a contarles no sucedió hace cincuenta años, más bien hace cuarenta exactamente.

En 1978 el que esto escribe era un chamaco secundariano, gordito, buen estudiante sin necesidad de ser matado, y con una condición de nerd que obligaba a los demás a bulearme por necesidad; aunque mi condición de Jefe de Grupo me daba cierto fuero y ser hijo de la profesora de historia cierta inmunidad, tal condición era frágil. En ese año pasaron tres cosas simpáticas y significativas para mi vida posterior, a saber:

La primera novia en serio, que ameritaría de suyo un texto abundante y sabroso;

La primera salida al cine con amigos, y no con mis papás;

Y la visita a un centro comercial que ya no existe más, que quedaba muy cerca de la secundaria donde estudié y donde estudió también mi nuevo colega de ECB y hermano biológico y del alma El Miguelón. En dicho lugar, y justo a la entrada del super estaba el departamento de discos y cassettes, en donde veía con auténtica emoción los anaqueles plagados de discos sencillos de 45 RPM, Extended Plays y discos LP´s, con los éxitos del momento, así como los discos de catálogo; para qué más que la verdad, con un bien aplicado chantaje sobre mis buenas notas escolares, obtenía uno o dos singles, o un par de EP´S, o de plano un LP de Electric Light Orchestra, Yvonne Elliman, The Bee Gees o el que terciara.

¿Que por qué fue interesante esta visita? Cuando la chica del departamento referido-por cierto, de nada malos bigotes- empezó a tocar un LP con una canción que me dejó marcado de por vida, desde sus primeros acordes:

Cry Baby Cry 

No les miento, es una canción que me conmueve mucho aún en la actualidad, y es de mis favoritas del disco llamado solamente The Beatles. Sobra decirles que me paré de cabeza, hice marometas, derivé una ecuación por los cinco pasos y recité de memoria fechas históricas para convencer a mi santa madre de que me comprara el disco; ante la vorágine de ruegos y zalamerías que fui en ese momento, a doña Judifluris no le quedó otra más que acceder. Total, que era dejar a la familia sin jamón, pan de dulce y verdura ante la posibilidad de obtener semejante discazo. Pero lo que sigue, heló mi sangre de treceañero: el fucking disco era un Álbum doble…. ¡bolas, Don Cuco…!

Cabe recordar los precios de la Bodega Gigante de Vallejo, para sus discos, en 1978:

$ 16.95 el single de 45

$ 24.95 el EP de 4 rolas

$ 59.95 el LP

¿Y el álbum doble?

$ 119.95!!!! (Era Capitol; siempre fueron los vinilos más caros del mercado)

No sé cómo le, hice, de seguro juré lavar los trastes de ahí hasta 2005, o lavar los herrajes de las puertas y ventanas de la casa- labor que hasta la fecha me da tres patadas en el hígado- pero llegó el famoso White Album a mi poder. Y que lo empiezo a oír. No manches.

Dear Prudence 

Y empecé a imaginar a la linda chica del departamento de discos, con una belleza tan natural, pelo largo y ensortijado, vestida de mujercita con falda y tacón, con su filipina de dependienta de Bodega Gigante…y yo conociendo estas maravillas…! Priceless

Después de esta breve infidelidad mental con una chica que me llevaría unos 10 años (pregunta del autor: ¿por qué ejercen tal poder sobre nuestra voluntad las mujeres mayores? Y más en nuestra adolescencia), al llegar a I Will me acordé de mi linda noviecita de la secu, y me dije a mí mismo: “mí mismo, regálale la letra, no seas guey”, pero ver ese poster incluido en el disco con las letras impresas de un lado, un collage interesante del otro, así como las fotos de cada uno de los genios de Liverpool me tenía absorto.

Y cuando escuché los primeros acordes de esta rola, se me despejaron muchas telarañas de la cabeza:

Sexy Sadie 

Sin duda la mejor canción en mi humilde opinión de todo el disco. Obra maestra del maese Lennon.

Lo único malo de la adquisición es que salió brincada la parte inicial y media de Martha My Dear, al igual que el final de Happiness Is A Warm Gun, el control de calidad en ese entonces no era muy eficiente que digamos, y devolver el disco no entraba dentro de los planes viables. Pero algo sucedió al apagar la consola estéreo Blue Point Sky Line después de repetir cuatro o cinco veces esta canción:

Blackbird 

Me propuse firmemente conseguir todos los discos de The Beatles. Sin duda alguna, the White Album fue el gran detonante para conseguir la discografía Beatle completa. Gracias por el feliz suceso de un día de 1978.

Coda

Espero no haber utilizado o colmado la totalidad de su paciencia, estimado lector, con mis anécdotas personales, pero si se impone recordar estos sucesos, con todas las pequeñas y finas cosas que componen una narración. Espero les haya gustado. Y tres puntos que no pueden quedarse en el tintero, y como se dice ahora, para que no se queden con el pendiente:

  • Sí, logré reunir tooooda la colección de vinilos de The Beatles. Pero fue hasta 1982.
  • ¿Qué pasó con mi dulce novia de la secundaria? Aún la veo ocasionalmente, en nuestras reuniones de cuasi sexalescentes que tenemos de vez en cuando, y donde reímos con la misma vitalidad de hace cuarenta años. ¿y con la linda chica del departamento de discos? who knows how long, I love you…
  • Las canciones más populares de The Beatles en México, en el segundo semestre del año 68, y principios del 69, fueron:
  • Baby, You´re A Rich Man
  • Birthday
  • Revolution (Fast Version)
  • Obladi-Oblada
  • Y con la que me despido el día de hoy, el himno de Sir Macca de la época y para la eternidad:

Hey Jude 

La cual gozó de una popularidad inmediata en radio, su single se editó en septiembre de 1968 en México, y en todo el mundo fue el primer sencillo de la recientemente creada Apple Records. Su lado B, Revolution, fue también un exitazo en nuestro país.

Postdata: y ese día sí se compró jamón, pan de dulce y verduras, eh? Mamá Judith era maga…!

¡Hasta la próxima amigos!

“…Memories are made of this…”

Dean Martin, 1955

Marco es un adicto al Rock and Roll, al Jazz y al Blues, sobre todo con buena compañía a su lado. Conversador ameno y entrometido si de opinar se trata, gusta de encontrar opiniones diversas sobre las cosas interesantes de la vida; fanático de la trivia y de las citas citables.

5 Replies to “El Jefe de Grupo, La Chica de la Bodega de Gigante y El Álbum Blanco de The Beatles”

  1. Me conmueve tu historia, pese a que tengo 20 años, mi abuelo platicaba cosas parecidas anécdotas interesantes que ahora yo les cuento a mis seres queridos …Me imagino asi, platicar mis vivencias beatle en unos cuantos años. increíble relato!

  2. Muy interesante felicidades beatlemaniatic
    Yo tambien soy admirador de Los cuatro genios de Liverpool, empese a escucharlos
    A inicios de Los 70

  3. La decada de los 60 fue inigualable: aparicion del Rock and Roll, el Rock y el Pop; por consiguiente, compra de tocadiscos portatiles para escuchar discos propios y prestados; cambio en las relaciones padres-hijos (nada facil) …pero sobre todo, la aparición de The Beatles. Por eso, la década de los 60 es inigualable.

  4. Mi hermanito querido ! Ja, ja,ja ! , yo también fui víctima de de esa debilidad por las mujeres mayores en la secundaria ! Yo estuve enamorado de mi maestra de química en 2′ año ! En esa época (1969) ella no tendría más de 26 aprox y yo sólo tenía 13 ! Fue una ilusión que me hacía soñar que algún día podría besarla, y que guarde en silencio desde entonces en el fondo de mi corazón ! Un abrazote !

Comenta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: