El acetato, los tocadiscos y la historia real de Arturo y su amiga Yuli

“Arturo sale con varios amigos  de la tienda  de discos propiedad de don Jesús Gamero,  ubicada en calle de 20 de Noviembre justo al lado de la XEE, en sus manos lleva un EP (Extended Play), disco de acetato de los Beatles para  escucharlo en casa con  el tocadiscos y pasar un rato ameno con los cuates…”

Por lo general en nuestras casas sobre todo en el periodo de los  60’s  y  80´s  tuvimos discos LP (Long Play), esos famosos discos grandes negros de vinilo que grababan 5 canciones por un lado y 5 por el otro y para escuchar su contenido había que colocarlo en un famoso cuadrado llamado tocadiscos  y si querías escuchar el lado “B”  tenías que caminar hacia el aparato desde donde estuvieses para voltear el disco y seguir escuchando música.

Según la historia  fue en 1902,  cuando Caruso grabó el primer disco de vinilo de la historia: “Vesti la Guibba”, que también se convertiría en el primer superventas, al alcanzar el millón de discos vendidos, Los primeros discos de larga duración se comercializaron hacia 1948, siendo este  tipo de disco la principal manera de publicar música grabada durante los años 50, 60, 70 y 80 del siglo XX.

Actualmente el acetato más caro del mundo es un sencillo de 1958 valuado en 200,000 libras esterlinas, lo que equivale a 4,196, 168 pesos mexicanos. El acetato pertenece a The Quarry Men, una banda integrada por varios jóvenes de Liverpool, Inglaterra que algunos años más tarde se cambiarían el nombre a The Beatles. Quizás hayas escuchado algo por ahí. El sencillo se titula “That’ll Be the Day”, con el lado B “In Spite of all the Danger”.

“Arturo y sus cuates llegan a casa emocionados con su nuevo acetato, dispuesto a escucharlo, sacan la botana y algunas “sodas” que han de disfrutar mientras lo escuchan pero algo inesperado ocurre, la aguja del tocadiscos  se quebró, ¿Qué hacemos  ahora?  Comenta alguien, porque justo cuando vamos a estrenar este disco?,  por algunos minutos los amigos  cabildean hasta que a Arturo se le ocurre algo y grita “Tengo la solución…”

Los tocadiscos son aparatos que extraen y amplifican la música contenida en un disco de vinilo. Una aguja recorre la pista grabada en el soporte reproduciendo la vibración inscrita en el. La señal es posteriormente amplificada, El brazo une el cuerpo de la máquina con la cápsula. Se mueve empujado por el surco impreso en el disco, este lleva la información que ha de ser amplificada, la cápsula fonocaptora (aguja)  es la parte que está en contacto directo con el disco, capta el registro del soporte al deslizarse por la pista, transforma esta vibración en ondas eléctricas de bajísimo voltaje.

Luego vinieron las consolas, las famosas consolas  que adornaban la sala de las casas, tenían l la misma función que el tocadiscos, pero eran más amplias, grandes con bocinas a los lados, radio am y algunas con casetera ya incluida, estos aparatos fueron testigo  del boom de los LP (Long Play los cuales  eran discos de larga duración y por lo general siempre había una en cada uno de los  hogares, muchos aun las conservan.

“Arturo   y sus amigos se dirigen a casa de su amiga “Yuli”, persona más próxima  que  tenía otro tocadiscos pero que lo cuidaba sigilosamente y por supuesto que  no lo prestaba,   ¿Cómo haremos para que “Yuli” preste su  tocadiscos?  , pregunta uno  de los amigos de “Arturo, ya verás  responde mientras  abre el disco nuevo  y tocan a su  puerta…”

Para que un disco de acetato aumente de valor, debe conservarse  en las mejores condiciones posibles la cubierta y cualquier otro material adicional que pueda tener. Los coleccionistas recurren a las técnicas más sofisticadas para preservar el estado del producto, como si fuera adquirido de la tienda un día antes.

Aproximadamente hacia comienzos de la década de 1990 el disco de vinilo comenzó a ser desplazado primero por el casette  y después por el CD- audio  este último por ser de menor tamaño y mayor practicidad,  en la actualidad uno de sus muchos usos son como discos de mezclas para los DJS en salas de música.

“Yuli abre la puerta, Arturo con una cara de preocupación se dirige a ella diciéndole… “Hola Yuli quería pedirte un favor, fíjate que se me cayó este nuevo  disco al agua y quería saber si nos podías  prestar tu tocadiscos para  ver si no le borraron las canciones”, Yuli preocupada  le dice por su puesto, después de unos minutos saca el tocadiscos, todos en la sala  lo escuchan, canción por canción  y al final Yuli exclama contenta  “Que bueno que no se le borró”.

Licenciado en comunicación con maestría en televisión educativa y duranguense de nacimiento, Geraldo Rosales ha sido creador de los programas de Radio como “Viaje Mágico y Misterioso” y “La Caverna de Liverpool”, se desempeñó por más de 11 años en el periódico Contexto de Durango como jefe de la sección de cultura y espectáculos .Actualmente imparte conferencias con temática de los Beatles y es el conductor del programa “El submarino Amarillo” que se transmite por TV UJED.

Anterior

Brian Jones: El legado de una Piedra Rodante

Siguiente

El melotrón

1 Comment

  1. Davy Lop

    Después de leer este interesante tema, me gustaría mencionar que en la época de Caruso, no eran de vinyl los discos, sino de baquelita, a la que todos llamamos pasta, fragilísimo material, donde hubo ediciones de títulos de blues en los que el mismo disco era la foto, siendo así estos los pioneros del llamado “picture disc”; todos ellos se tocaban a 78 rpm. Las consolas tuvieron sus primeras versiones en las victrolas de los años 20’s; algo así como libreros con patas no tan cortas y en los que no jugaba ningún papel el circuito electrónico, tan sólo el mecánico. En los 40’s llegó otra versión de estos reproductores: las consolas que asemejaban un buró o una cómoda horizontal, donde el tocadiscos (llamado también gramófono), al jalar una puerta abatible hacia abajo, descendía. Como una sinfonola casera, con un altavoz por demás grande, de por lo regular 12 pulgadas, la gente podía ambientar una sala grande en una reunión. A finales de los 50’s llegaron por fin las largas y fastuosas consolas (como las de la foto) en las que 2 canales permitían envolver a los oyentes con los primeros discos en estéreo, todavía con los indispensables sistemas de audio a base de bulbos, los cuales dieron paso al transistor durante los primeros años 70’s, sin embargo, los amplificadores sofisticados para alta fidelidad, existieron desde antaño, donde el experto y exigente amante de la música podía darse el lujo de poseer lo mejor empleando fonocaptores magnéticos, de estas versiones se conocieron los hoy cotizados amplificadores McIntosh, empresa que sigue vigente. No fue desde los primeros años 90’s cuando el cassette le fue comiendo el mandado al vinyl, sino desde 1974: Empezó a incluirse la grabadora, que a su vez había tomado el lugar del cartucho de 8 tracks, mismo que formaba parte de diversos equipos de audio desde mediados o finales de los 60’s, pero que cobró fuerza en la primera mitad setentera, para inmediatamente cederle su lugar al práctico cassette. En ese tiempo, los equipos modulares, existentes primero como simples amplificadores con varias entradas, desde los 50’s, al incorporar la tornamesa, la cartuchera y la cassettera (llegué a ver un Sony fabricado en 1972, con su capelo transparente y los clásicos Fisher), empezaron a desplazar las consolas, de las cuales, la última que vi a la venta, nuevecita, fue en una tienda de electrónica de mi barrio, en septiembre de 1984 (creo que marca Stenius o Punto Azul, pero ya no la “Blau Punkt” o “Blue Point” original de antaño, concesionada a Radson).
    Desde 1988, el disco compacto, emergido lo que se llama bien, desde 1983, fue el que sí empezó a substituir al vinyl, pero no le quitó su lugar ganado al cassette, el cual desde el 2002 dejó de ser el material preferido de los vendedores de música pirata. En 1993 (citando preferentemente este año), la mayoría le había “declarado” la guerra al disco Lp, como si se tratara de un complot mercadotécnico, resaltando sus defectos, e ignorando sus virtudes: estorboso, limitado en capacidad de tiempo, fácil de rayar y de perder fidelidad, etc., callando de modo conveniente que el acetato permite disfrutar de un sonido análogo más dimensional, lo que los CD’s no brindaban por lo plano de su sonido, salvo el silencio sin “scratch” (uno de mis profesores de electrónica era de esos entes que se dejaban arrastrar por las innovaciones y, con su modo de observar, concluí lo neófito que era al oírle decir que si se toca un disco a una revolución distinta, aunque fuese por poco, se rayaba: ¿para qué es el ajuste de pitch, entonces? ¿para desgastar el microsurco?). CD vs. LP: Una guerra comercial, semejante a la que pasó con el advenimiento de las pantallas, para desplazar y satanizar los televisores de cinescopio.
    Precisamente del 2002 recuerdo cómo Time-Life anunció una colección de rock & roll en 6 o 7 cd’s, de 1955 a 1961, versión adquirible en cassette, de la cual (y se me hizo un descarado y de mal gusto “marketing”) al ofrecerla al televidente, exhibían los defectos del disco de vinyl. Para mi pensar, un insulto a los coleccionistas amantes del sencillo de 45 rpm., llamados “oldies”.
    Para finalizar, me quiebro a veces la cabeza preguntándome lo siguiente: conozco a un amigo, seguidor acérrimo de la música de rock progresivo, amante del catálogo del programa “Vibraciones” de Radio Capital: Primero lo mataban, pero no soltaba sus álbumes; hace pocos años, los vendió todos, diciéndome que el vinyl no es práctico (¿estaría acaso “chocheando”?). ¿A poco por ser menor que él, 14 años, tengo otra perspectiva? Me refiero a que yo, que soy seguidor de ese legendario programa y hasta me junté unos meses con el decano locutor Manuel Camacho para grabarlo de nuevo, ¿por qué sigo disfrutando el escuchar en vinyl esos títulos como “Happy Trails” de Quicksilver Messenger Service, “Spooky Two” de Spooky Tooth, “If 1” de If y “The Corporation”, entre otros..? Me sumerjo en la música en Lp, al igual que en CD, pero a cada formato le doy su lugar.

    Gracias por este artículo.

Comenta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

ElCirculoBeatle.com | ®2017 - 2027 | Garantía de Privacidad | Desarrollo: Tere Chacón | CONTACTO
%d bloggers like this:
%d bloggers like this: