Egypt Station, Paul McCartney y el viaje que trasciende.

A estas alturas aún podemos conmovernos y congratularnos con la publicación de un nuevo disco de Paul McCartney, un hombre que ha vivido prácticamente todo lo que muchos desearían vivir. Un personaje que fue parte fundamental de uno de los grupos más importantes del rock y de la cultura pop, como lo fueron The Beatles. Un músico que en su carrera solista ha producido grandes obras discográficas que se han vuelto clásicos dentro de varios géneros. Un artista que no ha dejado de estar vigente y al que aún se le puede disfrutar en concierto. Un genio incansable que ahora, a sus 76 años, nos presenta su nuevo álbum llamado Egypt Station.

Cuando todos dábamos por sentado que New (2013) sería su último disco, ahora cinco años después nos sorprendió con el anunció de una nueva obra, la cual se encargó de promover en todos lados, desde programas de radio y televisión, conciertos sorpresa y hasta colocar la publicidad en los boletos del metro de Nueva York. McCartney nos explicó que su álbum nos llevaría a bordo de un tren en donde cada canción sería una especie de estación que representaría aquellos momentos emocionales e importantes por los que ha pasado.

El disco número 25 de Paul McCartney, el cual produce Greg Kurstin, nos ubica en el andén de salida con Opening Station, un tema con sonidos de murmullos y música ambiental de apenas 42 segundos que da paso a las primeras estaciones, I Don´t Know y Come On To Me. En una entrevista que el músico concedió a la revista británica Mojo, explica que el inició del álbum es un guiño a Sgt. Pepper. “Se lo mostré a Geoff Emerick que se encontraba en Los Angeles y me dijo ¿Eso nos recuerda algo, verdad? Y le respondí que así era.

I Don´t Know es una clásica melodía maccartniana con una letra que inicia diciendo “I got crows at my Window, dogs at my door What am I doing wrong? I Don´t Know” (tengo cuervos en mi ventana, perros en mi puerta ¿Qué estoy haciendo mal? No lo sé) Keith Cameron, de Mojo, le cuestiona a qué se refiere con esta frase a lo que Paul responde: “Esa es una canción para adultos. A veces en tu vida, no eres un dios en el Olimpo. Eres una persona real caminando por las calles. Soy un abuelo, un padre, un esposo, y en ese paquete no hay garantía de que cada minuto va a estar bien”.

Come On To Me, la tercer pista del álbum , fue uno de los dos primeros sencillos que lanzó Paul hace unos meses atrás, un tema con una letra sencilla en un tono pícaro, mientras que Happy With You nos presenta a un McCartney honesto y enamorado. Un artista que se reconoce imperfecto con las fallas que podemos tener los seres humanos. Con una bella melodía que inicia con una guitarra acústica que nos puede remitir a Blackbird, Jenny Wren o a Early Days, El exbeatle nos muestra su lado humano. “Me senté todo el día, me puse drogado. Caminé enojado, solía sentirme mal, pero hoy en día no tengo que estar triste. Solía beber demasiado. Me olvidé de ir a casa. Le mentí a mi médico. Pero en estos días no lo hago, porque soy feliz contigo”.

En Who Cares – una pieza musical muy rítmica de un fino rock pop que recuerda por momentos a sus viejas melodías de los setentas – Paul demuestra que a estas alturas ya no le interesa escuchar todo lo que se diga de él, “¿Alguna vez te han lastimado las palabras que dice la gente? ¿Alguna vez te pusiste triste al final del día? A quién le importa lo que dicen los idiotas. A quién le importa lo que hacen los idiotas”. El tren avanza, y se detiene en una estación subida de tono, con una temática sexual que es Fuh You una canción que también se presentó como el tercer sencillo del álbum, un tema que no produjo Greg Kurstin, sino Ryan Tedder (del grupo OneRepublic  y responsable de la producción de los discos de U2, Songs Of Innocence/Experience) del cual hablamos anteriormente. http://elcirculobeatle.com/fuh-you-tercer-sencillo-del-egypt-station-de-paul-mccartney

Confidante y Hand in Hand nos demuestran que Paul McCartney tiene de sobra el talento para crear melodías sencillas, llenas de belleza a las cuales les agrega una letra romántica de un amor maduro. Para People Want Peace el músico se pone frente a nosotros para decirnos algo muy importante: “La gente quiere paz, una simple liberación de su sufrimiento”. Algo que puede recordarnos a Peace in the Neighbourhood del álbum Off The Ground (1993). 

Cuando Paul McCartney nos entregó en el 2007 su obra Memory Almost Full nos decía que sus recuerdos ya estaban a tope, posteriormente en New abrió un espacio para guardar aún mas y ahora con Egypt Station los ha desbordado. Ha sido un largo camino desde su primer álbum como solista, McCartney (1970); los setentas, ochentas y noventas presentó obras magnificas como Ram, Band on The Run, Tug Of War, Pipes of Peace, Flowers in the Dirt Flaming Pie, entre mucha otras. El siglo XXI ha servido como una renovación para un artista que continua con una constante evolución musical; contradictoriamente  pese a que su voz se muestra cansada por el paso del tiempo, él aún se escucha fresco con temas como Hand in Hand, Dominoes Back To Brazil que un ritmo de Bossa Nova muy disfrutable.

Tal parece que para Paul nunca será tarde el hacer las cosas que disfruta, aquellas que lo han llenado de pasión a lo largo de los años  y nos lo dice en el tema Do It Now. “Hazlo ahora mientras la sensación está aquí. Si lo dejas demasiado tiempo todo podría desaparecer”. También tenemos al músico rockero con Caesar Rock y el track final (que aparece después de haber llegado a nuestro destino con Station II) que es la unión de tres canciones, Hunt You Down, Naked, C-Link, que puede remitirnos a la parte final de Abbey Road de The Beatles.

Por otro lado está el personaje que no puede abstraerse de su entorno político-social y le dedica una canción, con una letra algo ambigua, a Donald Trump, Despite Repeated Warnings, una pieza de siete minutos que se divide en dos partes musicales, en donde en la primera el bajista menciona: “A pesar de las repetidas advertencias nuestro peligro está adelante. El capitán no escuchará a lo que se le ha dicho”. Mientras que en la segunda parte nos pregunta: “¿Cómo podemos detenerlo? Toma las llaves y enciérralo. Si podemos hacerlo, podemos salvar el día”. En la entrevista Mojo, Paul declara que Trump está ahí presente. “Estoy casado con una estadounidense, yo voy mucho a América, tengo mucha familia y amigos allá y tendemos a ser liberales. Pero hay uno o dos que sabes que van a defenderlo. No quiero ser un activista en particular, pero sí siento que hay una injusticia, quiero hacerme escuchar. Sé quién es el capitán y mucha gente lo entiende”.

No sabemos si este pueda ser el último álbum de Paul McCartney, porque es una idea que siempre tenemos cada que lanza un nuevo disco en este siglo, lo que si podemos afirmar es que estamos ante una obra la cual ha sido creada, no por un dios del Olimpo, sino por un hombre con virtudes y defectos al que podemos considerar como uno de los grandes compositores, aún vivo, de la música contemporánea.

Originario de la Ciudad de México, estudió la carrera de periodismo en el Centro Universitario de Periodismo en Arte, Radio y Televisión(PART). Se describe a si mismo como beatlero de alma y rockero de corazón.

0 comentarios

Comenta

Deja un comentario
Nos gustará conocer tu opinión.

Comenta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.