Eddie Cochran: La estrella de Rock and Roll que sigue brillando

El 3 de octubre hubiera cumplido 79 años uno de los más destacados cantantes del rock and roll y uno de los pioneros del rockabilly: Eddie Cochran, quien fallecería a la temprana edad de 21 años el 17 de abril de 1960. Su paso por la vida fue muy corto, pero significativo, dejando una de las carreras más brillantes en el mundo del rock.

El creador de Summertime Blues es una de las piedras angulares del rock de mediados de los 50 y principios de los 60 e incluso hasta nuestros días sigue cautivando a nuevas generaciones que al escucharlo quedan prendados de su estilo de cantar y rasgar la guitarra. Obras como “C´mon Everybody”, “Twenty Flight Rock”, “Love again”, “Sittin in the balcony” “Hallelujah i love her so” “Something else”, “Cherished Memories”, “Weekend” y “Three steps to heaven” fueron solo la muestra de un talento firme y arrollador capaz de sobrevivir a su propio tiempo.

Su trayectoria arrancó desde 1954 cuando conoce a Hank Cochran con quien forma el dueto The Cochran Brothers e incluso graban algunos temas en género country, pero no fue sino hasta 1956 que dio sus primeros pasos hacia el éxito como solista y cantante de rock and roll, animado por este género tras ver a Elvis Presley en vivo.

En 1957 participa en la cinta “The girl can’t help it” donde dio a conocer el tema que dicho sea de paso fue el que le interpretó Paul McCartney a John Lennon cuando se conocieron en julio de ese mismo año: “Twenty Flight Rock”, mismo que ha sido versionado por muchos músicos de varias épocas musicales, sin embargo su consagración definitiva sería en 1958 gracias a Summertime blues y C´mon everybody las cuales conquistaron las listas de popularidad tanto en Gran Bretaña como en Estados Unidos.

Eddie destacó desde el primer momento no solamente por su forma de cantar sino también por tocar la guitarra de una manera muy particular, además componía parte del material que cantaba y se inmiscuía en demasía en los arreglos y nuevos sonidos en las grabaciones, cuestión que a pocos cantantes de su tiempo les interesaba.

Amigo cercano de la leyenda musical Buddy Holly, se sumió en una profunda depresión cuando éste falleció junto a Ritchie Valens y Big Bopper en febrero de 1959. Tras este suceso que lo conmocionó de sobremanera escribió y les dedicó el tema “Three stars”.

Incontables temas han salido a la luz tras su muerte, lo que ha permitido tener un panorama más amplio sobre su camino musical que si bien ocurrió hace siete décadas no deja de maravillar a quien lo comienza a escuchar, convirtiéndose en más de una ocasión en uno de los favoritos de todo el que se precie de ser un fiel seguidor rocanrolero.

Después de 57 años sin Eddie Cochran, físicamente hablando, es que su estrella parece brillar con más intensidad atrayendo a miles de fans rocanroleros de todo el orbe. Su estilo ha cautivado e influenciado a estrellas de la música como George Harrison, The Who, Bruce Springsteen, Los Stray Cats, Paul McCartney o inclusive The Sex Pistols.

Muchos de los seguidores de la escena del rockabilly lo mencionan como referencia directa y hasta se emocionan con tan solo nombrarlo, ese es el efecto que proporciona Eddie Cochran con su música, misma que le coronó casi a la par de Elvis Presley. Elvis Presley mismo le consideró un serio competidor, pero su destino ya estaba escrito.

En 1960 Cochran se embarcó a una gira por Gran Bretaña en enero de 1960 y en abril, tres días antes de regresar a su país murió en un desafortunado accidente de tráfico en la ciudad de Chippenham donde viajaba con su novia Sharon Sheeley y su gran amigo Gene Vincent quienes sobrevivieron tras recibir serios golpes.

En compañía de Gene quien era aficionado a la bebida desahogó la depresión por la que atravesaba desde la muerte de Holly. Después de tres días de hospitalizado, Vincent tenía la intención de regresar a Los Ángeles con el cuerpo de Eddie e indicaría alguna vez que llamó a su madre el 20 de abril para decirle: “Eddie y yo empezamos juntos y volvemos juntos a casa”. Cochran sería enterrado en el Cementerio Forest Lawn en Cypress, California el lunes 25 de abril de 1960.

Desde ese momento nacería con su muerte la leyenda del joven músico que con sólo 21 años había logrado su objetivo: Subir a la cumbre para quedarse ahí por siempre.

Soy melómana de corazón, básicamente fan de The Beatles y rocanrolera declarada, me apasiona la música de la época de los años 60. Me agrada leer literatura clásica y de fantasía y estudio Ciencias de la Comunicación.

Comenta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.