The Beatles

Dos cerebros que cambiaron la música

Categorías de las publicaciones

Entradas populares

Derechos reservados

Todos los contenidos mostrados en www.elcirculobeatle.com están protegidos por la siguiente licencia:

Prohibida la reproducción, alteración o uso comercial de los contenidos de este sitio web.

Recibe las nuevas publicaciones

Ingresa tu mail y recibirás notificaciones cada vez que se publique una entrada nueva.

Nuestro talento

Arturo Espinosa

Geral Rosales

Tere Chacón

Patricia Infante

Mauricio Castillo

Jaime Esteban Hernández

Fernando Iván Hernández

Dulce González

Daniel del Moral García

Jaime Uribe

Gerardo Yong

Marco Antonio Brito

    ¿Cómo lo hicieron?

    “Los Beatles son mi modelo de negocio. Ellos fueron cuatro tipos que mantuvieron las tendencias negativas de cada uno a raya. Mantuvieron el balance unos con otros y el resultado total fue más grande que la suma de las partes. Las grandes cosas en los negocios no son realizadas por una persona, son hechas por un equipo”.

    Steve Jobs

    Lista de duplas

    Rodgers y Hammerstein; Burt Bacharach y Hal David; Leiber y Stoller  (quienes sin sus composiciones el rock no sería lo que es: Kansas City, Hound Dog, Jailhouse Rock, por citar solo tres canciones fundacionales del rock creadas por estos señores), Jagger y Richards; Elton John y Bernie Taupin, Paul Simon y Art Garfunkel; Hodgson y Davies de Supertramp, Daryl Hall y John Oates, entre muchos otros ejemplos más. Dos cabezas piensan mejor que una, eso es cierto pero, también aflora la rivalidad, principio dialéctico, motor y oposición simultáneos. Veamos un brevísimo repaso de la manera de hacer creatividad de la dupla más creativa de la música.

    El caldo de cultivo de Lennon y McCartney

    La veta musical se vio cultivada en sus respectivos hogares: a un niño le acercaron una trompeta y al otro una armónica. La música de piano y banjo sirvió de ventana de aprendizaje y de refugio ante las adversidades que fueron muchas. (Ambos perdieron muy jóvenes a sus respectivas madres).

     

    La materia prima

    En sus orígenes, el puerto de Liverpool fue la entrada de algodón americano para las grandes maquiladoras inglesas de telas. Años después en los años cincuenta, fue la gran entrada para la música proveniente de la unión americana: blues, rock, y country. La música de Elvis Presley, Little Richard y Jerry Lee Lewis formó parte del ambiente donde los Beatles crecieron; se decía que esa parte del puerto, por donde entraba la música, estaba americanizada.

    Los Beatles siempre tuvieron hambre

    El Liverpool de los cincuentas es el de la posguerra: reconstrucción, racionamiento de alimentos y muchos muertos a quienes echar de menos en un clima nublado. Desde sus inicios los futuros Beatles siempre mostraron hambre por aprender y sobresalir. Se dice que el hombre es el reflejo de sus tiempos…

    Trabajo, trabajo, y trabajo…

    Si existe un grupo musical que se caracterizó por su adicción al trabajo, ese fue el de ellos. Componían en trenes, en cuartos de hotel…donde fuese posible. Tomaban una canción, la ensayaban, y la volvían a ensayar: le cambiaban el ritmo, el estilo y cambiaban frases o la letra en su totalidad. Una vez medio montada, tomaban la canción y experimentaban con las voces…y seguían ensayando. En su viaje por Hamburgo no pararon de tocar, de día ni de noche, inclusive tomando pastillas para ahuyentar el sueño.

    Enfrentaron adversidades…

    Tocar en Hamburgo rodeados de borrachos y prostitutas no fue nada fácil. Después fueron rechazados por un sello discográfico. Se enfrentaron a la muerte de su manager y a las recriminaciones por algunas declaraciones poco afortunadas de Lennon.

    Metiendo las narices en la composición del otro

    Son bien sabidos los buenos resultados que genera el trabajo en dupla -bajo ciertas circunstancias controladas-; se trata de dos cerebros izquierdos y dos derechos en pleno brainstorming (lluvia de ideas). McCartney y Lennon se sentaban uno frente al otro y comenzaban con una frase o con un acorde y el otro respondía. Su sistema se basaba en meter las narices en el trabajo del otro.

    A veces uno componía casi toda una canción (Strawberry Fields) y el otro respondía con otra (Penny Lane). Algunas veces uno componía un puente o un estribillo y el otro una parte de otra canción, partes que unían en una sola pieza. Esa competencia hizo girar el motor de un camino prolífico. Apuntaban sus letras en papeles sueltos y trataban de recordar sus acordes después…

    “John necesitaba de Paul para poner atención en el detalle y la perseverancia. Paul necesitaba de la anarquía de John y de su pensamiento lateral”.

    Cynthia Lennon

    Permanecer siempre curiosos

    John leía a Timothy Leary, Charles Lutwidge Dodgson (mejor conocido como Lewis Carroll); él mismo publicó dos libros y dibujaba mucho. Paul escuchaba música avant-garde, como Stockhausen y Cage, entre otros. Después gracias a Harrison incorporaron la música de la India. Los Beatles no fueron santos, se sabe también de su experimentación con cannabis, LSD y otras sustancias. La curiosidad los llevó a inspirarse por ejemplo, en un cartel pegado en la pared o en el nombre de una actriz para disparar su creatividad.

    Usaron el estudio de grabación como un laboratorio

    Ahora lo vemos demodé pero los Beatles manejaron o forzaron a otros para manipular la más avanzada tecnología de su época. Cintas al revés, sonidos amplificados, samplings, etc, etc. El proceso creativo seguía en el estudio de grabación, no se detenía. Paul y George Martin se entendían bien en el estudio de grabación, este factor influyó en la mejora de la calidad del producto final.

    Rodearse de los mejores

    Se rodearon de personas creativas. George Martin, o los ingenieros Geoff Emerick o Norman Smith por citar algunos. Brian Epstein fue fundamental.

    Pensamiento final

    Algo sucede con la manera en que se compone, produce y postproduce la música en estos tiempos; también ha cambiado su modo de consumo y hasta su difusión. A pesar de algunos esfuerzos maravillosos, la música comercial en su mayoría se produce del mismo modo que las hamburguesas: en serie, sin innovación ni creatividad y para colmo, “con elementos nutricionales muy bajos”. Siempre es bueno voltear atrás y conocer cómo se creaba y producía música en otras épocas.

     

     

     

     

    Mauricio Castillo

    Soy apasionado del diseño. Me encanta leer, cocinar, pintar y escuchar música, sobre todo jazz; pero disfruto mucho la música del cuarteto de Liverpool, la cual siempre me ha acompañado.

    Comentar

    Click aquí para comentar

    Comenta