Rock mexicano

Diez muestras imperdibles de Rock and Roll mexicano original (primera parte)

Categorías de las publicaciones

Entradas populares

Derechos reservados

Todos los contenidos mostrados en www.elcirculobeatle.com están protegidos por la siguiente licencia:

Prohibida la reproducción, alteración o uso comercial de los contenidos de este sitio web.

Recibe las nuevas publicaciones

Ingresa tu mail y recibirás notificaciones cada vez que se publique una entrada nueva.

Nuestro talento

Arturo Espinosa

Geral Rosales

Tere Chacón

Patricia Infante

Mauricio Castillo

Jaime Esteban Hernández

Fernando Iván Hernández

Dulce González

Daniel del Moral García

Jaime Uribe

Gerardo Yong

Marco Antonio Brito

    Uno de los grandes lastres con los que siempre ha tenido que cargar el Rock and Roll made in Mexico , es el de ser “cover” o, como se le conoce aquí en el país, “refrito” o “fusil” de éxitos probados, hechos y derechos de los dioses rockeros de habla inglesa; también es cierto que muchos de esos covers, por alguna especie de extraña magia, lograron sonar más atractivos que las versiones originales, no obstante de las evidentes carencias musicales de estos jovenazos clasemedieros entusiastas, su falta de preparación musical y de la posibilidad (en algunos casos lejana; no todos tenían papás económicamente solventes) de contar con instrumentos ya no Gibson, Fender o Gretsch, al menos de calidad decente, y eso fue verdaderamente meritorio.

    Aunque nuestro entorno musical nativo cincuentero estaba conformado en su gran mayoría por tríos, boleros y chachachás, algunos chamacos atrevidos de aquel entonces se brincaron esas trancas y lograron muestras notables  de “tropicalización” del ritmo de cuatro cuartos, logrando muestras notables y de calidad, de Rock and Roll juvenil y original. De ellos te hablaré el día de hoy:

    1.-Elvis Pérez (1957, Lalo Guerrero) Sergio Bustamante

    Este cantante y actor (1934-2014) con su grupo los Lunáticos, graba para Discos Columbia en 1957 esta composición del notable autor México norteamericano Lalo Guerrero- cuyo legado musical bien se merece un próximo artículo-  y quien es un capítulo aparte para la música de Swing, Boogie y Rock and Roll fronterizo.

    Este track es muy curioso, por su construcción musical que va pasando de la música de mariachi al Rock and Roll una y otra vez, siendo una de las primeras veces que podemos escuchar a un grupo más o menos juvenil tocando Rock and Roll en una grabación mexicana, y la letra es muy divertida también.

    No olvidemos que en este año, Elvis Presley era la sensación musical en todo el mundo, y por ende en México; se dice que un par de politiquillos mexicanos muy amigos entre sí, uno de Monterrey y otro de la capital, fueron informados por sus lindas hijitas próximas a cumplir sus 15 años de que el divo de Tupelo era su sueño húmedo- bueno, no tan sinceramente- y que querían que sus consentidores papás les cumplieran el caprichito de traerlo a México a cantar en su fiesta. Háganme el favor.

    Dentro de su prepotencia cerril, empiezan a mover mar, cielo, tierra e influencias para cumplir con los deseos de las núbiles princesas, llegando a escribirle al mismísimo coronel Tom Parker para solicitar la presencia de Elvis Aaron en la hoy CDMX. No se sabe con precisión hasta dónde se escuchó la carcajada del coronel, quien desechó la petición haciendo caso omiso; pero este desaire provocó una campaña de desprestigio a Elvis y al rock en general en México, iniciando en Febrero de 1957, implementada por un gran amigo de uno de los políticos en cuestión, un gacetillero de quinta categoría con presencia en cine, radio y televisión, llamado Federico de León. En una próxima publicación les hablaré con detalle de esta anécdota bizarra del rock en México. Elvis Pérez fue éxito radiofónico durante esta época.

    Otras versiones que tuvieron airplay de esta popular rola humorística: Luis Pérez Meza (aquel de “El Barzón “) y los Supersecos, grupo seudo-rocanrolero muy limitado.

    Escucha a Bustamante:

    2.-Yo No Soy Un Rebelde Sin Causa (1959, Jesús “Chucho” González) Los Locos del Ritmo

    Para muchos fanáticos del Rock and Roll en español, es quizás el mejor grupo, el más completo y profesional de la primera época. Me incluyo entre ellos.

    El término “rebelde sin causa” era de nuevo cuño en el México aburridón y provinciano de 1956-1960, era también el nombre de una exitosa película del malogrado James Dean, y referente de la nueva cultura a nivel mundial provocada por el surgimiento y reconocimiento de un sector poblacional hasta entonces sin presencia, voz ni voto: los adolescentes.

    En esos días, aunque las nuevas generaciones no lo conciban, la transición de niño a adulto era abrupta, era cambiar en el caso de nosotros como hombres de usar pantalones cortos a largos de un día a otro, para ser adultos chiquitos desde temprana edad; el adolescente empieza a tener formas de vestir, de hablar, de expresión musical y poder adquisitivo propias y muy particulares.

    A nivel mundial, esta evolución social trajo por consecuencia, desajustes conductuales de los chicos y chicas que se manifiestan, como en el caso del Rock and Roll con ganas de vivir y de echar relajo, pero también de ganas de jorobar al mundo existente, al adulto y a la autoridad.

    Teniendo este contexto en México, los jóvenes de las clases medias de la capital (quienes fueron los primeros en preferir esta moda musical en el país) empiezan a formar conjuntos musicales, con instrumentos cuasi primitivos y adaptados de formas ingeniosas, siendo pertinente mencionar que eran muy pocos los chavos que pudieron tener al principio instrumentos musicales de buena calidad; vamos, ni siquiera estaban disponibles en las casas de música de la ciudad, y había que encargarlos.

    De igual manera esos “Rebeldes” empiezan a escuchar, a bailar y disfrutar, pero sobre todo, a querer reproducir la música que se escucha en estaciones como Radio Éxitos, Seis Veinte, la 590 o Radio Mil. Jesús González Biestro, el compositor de esta célebre rola, era uno de estos jóvenes, y junto con José Alberto Figueroa Becerra, Rafael Acosta, José Negrete y Antonio Verdes Sánchez (el mítico Toño de La Villa) graban una noche de sábado de 1959, en los estudios de Dimsa-Orfeón y de forma casi clandestina este track junto con una decena más, para conformar un LP llamado simplemente “Rock con los Locos del Ritmo” el cual quedó enlatado hasta abril de 1960, ya que no se tenía confianza en el disco.

    Esta rola, interpretada en directo por la alineación mencionada anteriormente, aparece en la película filmada en 1960 “Limosneros con Garrote” de Viruta y Capulina. Una primera declaración de principios, por trivial que pareciera.

    Escúchala aquí:

    3.-Rock incompleto (1960, Alejandro Bravo) Alejandro Bravo y Conjunto

    Este disco sencillo de 45 RPM Audio-Mex, número de catálogo 652, fue un producto de esta marca de discos que se ubicaba en la calle de Yácatas, en la Narvarte, muy pequeña y que se dedicaba primordialmente a promover música folklórica mexicana, es quizás uno de los más enigmáticos y de los que menos se sabe en toda la historia del Rock and Roll mexicano, pero el resultado actual de las pesquisas realizadas es el siguiente:

    Alejandro Bravo era un compañero de escuela de Alberto Aveleyra, (después conocido en el ambiente rocanrolero como Dyno), vecinos y oriundos de la colonia Narvarte del D.F., ambos de la misma edad y nacidos en 1944; ambos empiezan a cantar y a tocar la guitarra eléctrica a los 14 años, los clásicos amigos inseparables. En 1959, ya están tocando con varios músicos, entre ellos los hermanos Martínez, (fundadores de los Teen Tops) y Pepe Negrete, pianista titular de los Locos del Ritmo hasta 1962.

    Alberto forma en el ya lejano 1959 a un grupo musical con un sonido vital y rocanrolero por excelencia, los excelentes y míticos Solitarios; este grupo contaba entre sus filas a Alejandro Velázquez “el cuervo” pianista de los Hooligans a partir de 1962, y al excelente saxofonista Jacinto Mendoza “Chinto” quien tenía un estilo de tocar muy rocker, a diferencia de posteriores saxofonistas quienes le daban un aire más bien proto-grupero a las canciones de rock, como en el caso de los Apson Boys o de los Hitters.

    Este grupo “Los Solitarios” es quien acompaña a Alejandro, quien posee un estilo vocal “hiccup” muy a la onda de Gene Vincent y Buddy Holly; también acompañaron a un trío de hermanitas muy guapas, quienes hicieron sus pininos en la música ranchera y compañeras de sello discográfico: Las Hermanas Ramos.  Bravo, después de grabar “Rossana” que es el nombre original de este sabroso rocanrolito, se reincorpora a sus estudios, para no saberse más de él. Se agradecerá cualquier informe adicional, ni los investigadores profesionales de este género musical han dado con su paradero. Pero la rola es harto recomendable.

    Escucha a Alejandro Bravo:

    4.-Vuelve primavera (1960, Armando Trejo) Los Blue Caps

    René Ferrer, voz, Armando Trejo en el bajo, Jorge Gutiérrez Michell, en la guitarra, Tito Ahumada, batería, y Alberto Camilli (único sobreviviente a la fecha) en el piano, son los integrantes originales de Los Blue Caps, quienes toman de plano el nombre del grupo de acompañamiento de Gene Vincent.

    Los Boinas Azules mexicanos fueron uno de los 5 grupos ganadores del concurso organizado por Radio Éxitos en noviembre de 1960, que tenía como premio grabar un LP que se llamó “Rock and Roll: los éxitos de 1961” junto con los Sparks, Spitfires, Loud Jets, y Hooligans; dicho certamen tuvo como sedes el Teatro Esperanza Iris y la parte trasera de la antigua iglesia de San Antonio de Padua en la calle de Pennsylvania, colonia Nápoles. Casualmente, esta ubicación era contigua a la casa de la calle de Tennessee 20, donde otro grupo pionero, Los Camisas Negras, organizaban tardeadas rocanroleras para foguearse y juntar dinero para pagar los instrumentos.

    Vuelve primavera, uno de los rocanroles originales más célebres y recordados de la época heroica del Rock juvenil mexicano es una canción que empezó irónicamente como una balada del tipo folklórica-trio- bolero, por el enorme gusto que tenía su compositor, Armando Trejo Ugalde, por ese género musical. Afortunadamente, René Ferrer ayuda a la transformación roquera de la canción.

    Se cuenta la anécdota siguiente de la sesión de grabación de esta rola en el entonces poco transitado Naucalpan, Méx. en 1960: el director artístico de Discos Columbia, José de Jesús Hinojosa, es notificado por los mismos Blue Caps de que no podían grabar los coros de la canción, por alguna desconocida razón; casualmente tenían turno de espera de grabación Enrique Guzmán y los Teen Tops, Hinojosa les pide de favor “que les echen una manita” a lo cual acceden con gusto, por lo tanto los coros son de todos los Teen Tops, no sólo de Enrique, quien a partir de ahí se vuelve muy buen amigo de René.

    Algunos datos variados y pertinentes a esta rola y al grupo son los siguientes:

    *Existe un cover Argentino a cargo de Johnny Tedesco, importante rocker pampero quien junto con Lalo Francen y Palito Ortega forman el grupo “Los Red Caps”.

    *El lugar de ensayos de Los Blue Caps, estaba ubicada en la casa del pianista, en la Av. Peralvillo número 64, a la vuelta de donde fue mi primera casa – ¿qué cosas, no? –

    *Se dice que Ahumada y Camilli son de nacionalidad Paraguaya, y fueron los únicos que se retiraron de la escena musical después de esta experiencia.

    *Solo grabaron tres sencillos para la Columbia, con otra canción original de Armando Trejo llamada “Tú y el Rock”, tres covers, ” Por Qué Te Amo Tanto” “Lealla” y “Trátame Bien” y un rock instrumental, “Patrulla Americana/De Buen Humor”, a lo largo de 1961.

    Después de eso, Gutiérrez Michell forma parte de varios grupos, siendo el más afamado “Los Ovnis”, Armando Trejo, forma en 1961 en la colonia Guerrero a “The Blue Kings” grabando éxitos como “Lágrimas Solitarias” y “Soldado de Levita” en 1962, así como “Ven Gitana” de 1963, para Discos Cometa; René Ferrer formaría parte de otras dos agrupaciones de mediano éxito, que les comentaré adelante.

    Escucha a Los Blue Caps:

    Para la realización de esta serie, les agradezco a los esforzados investigadores musicales que han ido recopilando estos y muchos más datos a lo largo del tiempo, entre ellos los muy estimados Arturo Lara Lozano, Federico Arana, Federico Kubli, y las anécdotas que me fueron transmitidas tanto por los mismos integrantes originales de los grupos, así como por coleccionistas del calibre de Gonzalo Gutiérrez, Armando Novoa, Jesús González y el muy llorado y extrañado Mario Castellano Soto, enorme saludo para ellos. Honor a quien honor merece.

    En la segunda parte de esta crónica, les compartiré más anécdotas, datos sabrosos y comentarios de otras tres muestras imperdibles del Rock and Roll mexicano de la primera época. ¡Hasta entonces!

    Marco Antonio Brito Flores

    1 comentario

    Click aquí para comentar

    Comenta

    • Muy interesante tu artículo, para tener mayor conocimiento de todo este excelente movimiento juvenil, surgen nuevas preguntas y deseos de saber más, gracias por compartir, saludos Magicrockanroleros, tu amigo “Eddie Alex” Magicrock.