Decálogo + 1 de un buen conferencista beatlero

1. Entiéndelo bien: es una gran responsabilidad transmitir conocimientos
Pararse en un escenario, tomar un micrófono y hablar de un tema relacionado con The Beatles es una gran responsabilidad. Nada más y nada menos, las personas que te escuchan saldrán de tu conferencia con conocimientos nuevos o con la confirmación de los ya adquiridos. Para hacerlo más grave, el auditorio estará integrado por personas de cualquier edad y nivel socioeconómico. Y eso incluye niños…

Hablar en público de The Beatles no es un juego. Aquello que salga de tu boca hará que tus oyentes lo tomen como cierto y lo repitan posteriormente a sus allegados. Si no estás seguro de tener toda la información dominada, mejor no lo hagas. Va tu prestigio de por medio ya que, en este medio, entre los presentes siempre habrá personas que saben más que tú o que eran adolescentes en los 60s y tienen la información de primera mano.

2. Las estrellas son John, George, Paul y Ringo; no tú
Pensaría que esto es muy claro pero, en lo que he visto en el medio, no es así. Tú sólo eres un vehículo de transmisión de conocimientos. No eres Paul ni John. Por ende, no esperes ni fomentes adoración, solicitud de fotografías o autógrafos, etc. Si alguien te hace el honor de pedirte una foto, sonríe… all we need is love.

3. A la gente no le importan tus opiniones personales
¿Odias a Yoko? ¿Piensas que Revolution 9 es horrible? ¿Detestaste a Paul el día que te enteraste que le había jugado chueco a John comprando más acciones de Northern Songs de las que ambos tenían a la par?

Eso y más es tu opinión personal y te debe de quedar claro el punto anterior: la estrella no eres tú (aunque estés en el escenario). Si Rubber Soul es mejor para ti que Revolver, no lo digas. Es la chamba del público juzgar y decidir. Tú sólo estás encargado de transmitir los hechos y la información relacionada a ellos.

Sin embargo, si la tentación es mucha y tienes muchas ganas de recomendar algo que te eleva, hazlo sólo una vez e inicia la frase con un “En mi opinión…”.

4. Mantente en la línea de tu conferencia
Esto también pensaría que queda muy claro desde el principio pero han sido varios conferencistas los que he visto desviarse del tema y jamás regresar a él.

Toda ponencia surge de un plan escrito. Debes de sentarte tranquilamente, servirte un delicioso café, sonreír y escribir inicialmente los puntos que quieres tocar en tu conferencia teniendo en mente el tiempo que tienes disponible.

Una vez que estén delineados, desarrolla cada uno por cronología u orden de importancia. Después, asígnale el número de minutos necesario a cada punto de tal manera que, sumados, den diez minutos menos que el tiempo que tienes asignado. Al final, te darás cuenta que ese tiempo “libre” lo usaste para explicar una imagen, ahondar en un punto que provocó una reacción positiva por parte del público o para realizar una sesión de preguntas y respuestas al final de tu conferencia. También, ensaya al menos cinco veces en tu casa y una frente a un amigo o familiares para obtener su retroalimentación.

Y nunca, nunca, NUNCA te salgas del tema para chismearle a la gente del día que la esposa de Ringo y George estuvieron juntos o de las orgías en las giras o de las megagolpizas que Ringo le ponía a Bárbara. Esos son los chismes de lavadero beatlero que todos conocemos pero sobre los que nadie debería centrar una conferencia profesional. La clase ante todo.

5. No seas arrogante
Estar parado frente a 500 personas en silencio que te ven y reaccionan ante los conocimientos que compartes te puede hacer perder piso.

Y cuando eso suceda -es casi inevitable-, recuerda que nadie es indispensable ni en este medio ni en ninguno y que, atrás de ti, hay varios que podrían hacerlo mejor si se les diera la oportunidad.

Lo último que debes de permitirte es perder la humildad. En público no juzgues (“Ese George se pasaba…”), no presumas (“si vieran mi colección de vinilos…”) y no impongas tus puntos de vista (“Paul no ha sacado un buen álbum desde los 70…”). Y va de nuevo: las estrellas son The Beatles, no tú.

6. La wikipedia no es una fuente oficial. Tampoco internet.
Las cosas como son. Jamás podrás tener conocimientos respetables de The Beatles si sólo usas internet para aprender y encontrar información. Tienes que leer libros.

A mí no me impresiona que me digan los aspirantes a conferencistas que no tienen dinero para comprar libros. Yo tampoco lo he tenido durante mucho tiempo y, de alguna u otra manera, los conseguí.

Menos me impresionan aún aquellos que salen con la estupidez de “es que no se inglés”. Ubiquémonos en tiempo y forma: si el objeto de tu estudio son cuatro individuos que nacieron en Inglaterra, compusieron canciones en inglés y trascendieron hablando el idioma de Shakespeare, TIENES QUE APRENDER INGLÉS. Tanto sacrilegio es traducir a ese idioma El Quijote (imposible una traducción fidedigna) como escribir en español las letras de las canciones (nunca viable transmitir la idea original) o pensar que puedes asimilar conocimientos que siempre se presentan tergiversados en los libros maltraducidos al español de los autores angloparlantes. Y eso de “no tengo tiempo”, “no tengo facilidad para aprender inglés” o “es que en la secundaria me fue muy difícil” va muy bien para personas que quieran realizar otras actividades ajenas al tema de esta columna. Quien quiere, puede. Quien quiere, saca tiempo de donde no lo hay. Quien quiere, apunta alto y no cede hasta alcanzarlo. Si no es tu caso, si te da flojera, si quieres cortar camino para no esforzarte demasiado o si piensas que es demasiado trabajo, abre una paletería o dedícate a encontrarle hogar a perritos recién nacidos. Esto no es para ti.

Al final de esta columna encontrarás la bibliografía que yo recomiendo para quien quiera ser un conferencista profesional en el tema beatlero. Algunos son de autores reconocidos como objetivos, otros no. Tú no discrimines y léelos todos que siempre sacarás un poco de conocimiento fidedigno de cada uno. Aplícate y en serio, tome el tiempo que tome.

7. No proyectes superioridad
Por mucha intención que tengas de mostrar una imagen profesional, si te sientas en una mesa en un escenario, con un vaso de agua junto y un micrófono frente a ti estás sentando una división entre la gente y tú con el mensaje implícito de “yo, el conferencista chido, aquí arriba todo cómodo y ustedes, pobres mortales, allá abajo sin poder beber agua y condenados a escucharme”.

Durante el proceso de contratación o arreglo de la conferencia deja claro lo que vas a necesitar para llevarla a cabo así como la disposición del escenario. Lo ideal es un escenario despejado (no siempre se puede si una banda tributo está incluida en el show), una laptop conectada a un cañón que muestre imágenes en alguna pantalla, un reproductor de mp3, un sistema de audio decente para el número de asistentes y un micrófono inalámbrico (idealmente). Camina en el escenario mientras hablas. Y, si te es posible, baja a donde está la gente y muévete a lo largo del auditorio manteniendo en todo momento contacto visual con los asistentes mientras hablas.

Sobre todo, SONRÍE SIEMPRE. Es un gran momento.

8. Nunca leas
Los conferencistas profesionales no leen, se lo saben de memoria (de la misma manera que los cantantes beatleros profesionales no intentan ocultar su falta de compromiso con un atril frente a ellos).

Si tu tema beatlero incluye muchas fechas, lugares de nombre extraño o información técnica (número de catálogo de los discos, ventas de cierto sencillo o álbum en las primeras semanas, etc.) es útil incluirla en las diapositivas que le mostrarás al público. De esta manera, mientras hablas puedes voltear y buscar rápidamente ese dato que no quisiste memorizar. De la misma manera te puede servir tener en la mano tarjetas para fichas bibliográficas y escribir ahí esas cifras o palabras de difícil pronunciación.

9. No propagues mitos ni leyendas
No puedo pensar en una irresponsabilidad mayor en este medio, en donde abundan los mitos y se transmiten de generación en generación.

a) La muerte de Paul – Si tu conferencia es de ese tema deja MUY CLARO que es una leyenda… redituable pero leyenda al fin.

b) John y María Sabina – No sucedió. Punto.

c) Tin Tan y la portada del Sgt. Pepper’s – Si la hija del cómico lo dijo en una entrevista no fue porque a ella le constara sino por repetir las palabras de su mentiroso padre. Y para que no queden dudas, Ringo NO habla español.

d) Manuel Cuevas y los trajes del Sgt. Pepper’s – Otro que se quiso colgar de la fama ajena. Brincos hubiera dado.

e) El árbol de la vida en la portada de Sgt. Pepper’s es mexicano – No lo es, es un ornamento indio y adornaba la sala de la casa de John. Aunque lo diga el librito del CD, aunque lo diga la wikipedia, aunque lo diga tu Beatlegurú favorito…

f) Los integrantes del Trio Los Panchos viajaron a Inglaterra a mediados de los 50 a enseñarles a John y a George a requintear – Por el amor de Dios…

g) John Lennon fue un luchador social que defendía a la clase trabajadora y luchaba contra el sistema – No (sorry, gente idealizadora de izquierda). John Lennon sólo se unía a causas que convenían a sus intereses y cuando éstas convenían a sus intereses. Después las botaba.

h) Las quinceañeras mexicanas que fueron invitadas a bailar con sus vestidos vaporosos mientras The Beatles tocaban en la azotea de Apple Corps. – Nuevamente, POR EL AMOR DE DIOS…

¿Les es difícil creer que estos son mitos y el primo de un amigo les dijo que vio a John abrazando a María Sabina? No me crean a mí, lean la bibliografía que incluyo al final de esta columna; allí está la respuesta.

Y ahora que lo pienso, aquí hay varias ideas para futuras columnas en www.elcirculobeatle.com 😉

10. Ten siempre un Plan Zeta
Un conferencista que se respete debe tener siempre un Plan Zeta que es útil para esto y para muchas cosas en la vida.

El Plan Zeta es aquello que harás si suceden cosas inesperadas antes, durante o después de tu conferencia:

a) La conferencia se cancela de último momento por cuestiones ajenas al promotor – Si ya estás en el recinto, sonríe siempre y agradece la oportunidad. Si hay ya público presente que está por irse, córrele a la puerta del recinto, ofrécele la mano a cada uno que haya ido, agradece su presencia y extiéndeles tu tarjeta de presentación.

Si no estás en el recinto usa tus redes sociales para disculparte (aunque no haya sido tu culpa, eso es lo de menos).

b) El promotor te dice que el lugar no se llenó y que no te pagará/te pagará menos – Evalúa la situación y decide si vale la pena aceptar menos dinero. Ten en mente que si no sales al escenario, la gente te va a culpar a ti y nunca al promotor así que, si decides no dar la conferencia por los tres pesos que te quieren dar, nuevamente dirígete a la salida, saluda cordialmente a todas las personas que puedas y explica brevemente la situación sin tirarle mala vibra al promotor (la clase ante todo). Ofrece un regalo digital (música, libros electrónicos, etc.) a cada persona a cambio de su correo electrónico en compensación a la desafortunada situación. Éste te será muy útil para publicitar futuras conferencias.

Lo que no es aceptable es que gritonees, que te ofendas, que patees una bocina o un pedestal de micrófono, que amenaces al promotor o linduras del tipo que se dan comúnmente en el medio beatlero (mexicano y extranjero). El prestigio se cuida siempre por encima de nuestras emociones temporales.

¡Ah! Y también es muy útil cobrar el 50% de lo pactado por adelantado.

c) Durante la conferencia empieza a temblar o suena la alarma de incendio – Tal como el capitán de un barco, el conferencista debe de tranquilizar a la gente, organizar su salida ordenada, rezar sin que nadie se dé cuenta y salir cuando ya todos estén fuera del recinto.

Si sales corriendo antes que nadie, créeme, no sólo la gente jamás lo olvidará sino serás la burla de tu medio durante meses o años. Y de otros medios…

d) Durante la conferencia surge una emergencia médica – Si es tuya, si la tensión previa al evento hizo efecto en ti y sientes que te vas a desmayar, pide ayuda en el micrófono a la gente que esté más cerca. Asegúrate que alguien pida disculpas a tu nombre y que reprograme el evento. Y no lo cobres.

Si la emergencia médica es de uno de los asistentes, detén tu ponencia, pide ayuda y asegúrate de que ésta llegue. Cuando todo esté bajo control, evalúa si continúas o no de acuerdo al tiempo que tengas disponible o a la decisión del promotor.

e) Alguien te hace una pregunta beatlera cuya respuesta no sabes – De inicio, es tu responsabilidad prepararte para recibir las preguntas más extrañas del tema. Sin embargo, si alguien te cuestiona y tú no tienes idea de la respuesta, simplemente acepta que no estás seguro y ofrece enviar toda la información documentada vía correo electrónico. Después, de regreso a tu casa y antes de que otra cosa suceda, averigua cuál es y envíala. Las promesas se cumplen cabalmente siempre y más cuando éstas involucran el que seas confiable.

f) Al final, el número de personas que quieren hablar contigo son demasiadas y tú tienes un compromiso/te debes ir inmediatamente – Pide unos momentos para avisar que llegarás tarde a tu compromiso o que, simplemente no llegarás. Después, atiende a todos con la mejor disposición y sonrisa. El número de personas que acuden a ti al final es proporcional al aumento de tu prestigio.

g) En los días posteriores al evento te llegan ataques, anónimos o no, en redes sociales o correo electrónico – Desde la calidad de tu trabajo hasta tu persona, mientras más personas te identifiquen como ponente, más estarás sujeto a que se hable mal de ti, se diga que no eres confiable o te ataquen de maneras muy crueles. Tú sonríe, esto es siempre el resultado del trabajo arduo y constante. Vas en el camino correcto. ¡Ah! Y nunca contestes los ataques. No les des valor a quien intenta quitártelo.

+ Las estrellas son esos cuatro… y el público
Sé agradecido con quien te hace el favor de ir a escucharte. El que alguien haya hecho un esfuerzo por llegar a ti es un gran regalo de vida. Retribúyelo con profesionalismo.

Interactúa con ellos, sean diez personas o 500, estás obligado a hacer que salgan de tu plática satisfechos y sonriendo. Escúchalos atentamente y asegúrate de que queden complacidos con tus comentarios. Nunca sabes de dónde saldrá la siguiente contratación.

POST SCRIPTUM
El medio beatlero es difícil y, si deseas hacer carrera en él, deberás escoger entre varias especializaciones: historia, música en vivo, música grabada, vinilos, videos, memorabilia y más. Cualquiera de estas opciones implica una vida de estudio, constancia, paciencia, perseverancia, esfuerzo y actualización constante.

En mi país, quien empieza a destacar por trabajo arduo, talento y esfuerzo se topa con muchas piedras y rocas en el camino, colocadas principalmente por aquellos a quienes no les conviene tener competencia. Y cuando llegan los ataques frontales, hay quien tira la toalla y hay quien decide seguir adelante y duplicar esfuerzos. Ambas opciones son respetables aunque la que llena de satisfacciones no es la primera.

Impartí mi primera conferencia sobre The Beatles en el año 2003. Desde entonces, he tenido el privilegio de hablar del tema beatlero en muchas ciudades de mi país y en varios recintos en mi ciudad. Los errores que he cometido al impartirlas me han servido para redactar esta guía que, espero, les sirva. La escribí para conferencistas beatleros, actuales o potenciales, pero es posible que tenga elementos que le sirvan a quienes abarcan otros temas.

Y, por supuesto, el comercial no podía faltar. Empresas, instituciones educativas/culturales y promotores, invítenme a transmitir y a comunicar a su gente el maravilloso legado que John Lennon, Ringo Starr, Paul McCartney y George Harrison nos dejaron. De sus historias de vida, música y trascendencia hay mucho que nos sirve para seguir adelante y, sobre todo, para recordar que nunca hay que darse por vencido aún si el futuro se vislumbra sin esperanza. Me encuentran en tere@elcirculobeatle.com

And in the end, the love you take is equal to the love you make.

Tere Chacón
Ciudad de México
20 de mayo de 2017

BIBLIOGRAFÍA SUGERIDA

  • A Cellarful of Noise – Brian Epstein – Byron Preiss Reprint 1998
  • A Spaniard In The Works – John Lennon, Canongate Books 2015
  • All Things Must Pass, The Life of George Harrison – Marc Shapiro, Virgin Books Ltd. 2002
  • Blackbird: The Life and Times of Paul McCartney – Geoffrey Giuliano, Da Capo Press 1991
  • Here, There and Everywhere: My Life Recording the Music of the Beatles – Geoff Emerick and Howard Massey, Gotham Books 2007
  • In His Own Write – John Lennon, Simon & Schuster 2000
  • John – Cynthia Lennon. Three Rivers Press 2006
  • John Lennon: The Life – Phillip Norman, Ecco Press 2009
  • John Lennon: The New York Years – Bob Gruen, Stewart, Tabori and Chang, 2005
  • Lennon Legend: an Illustrated Life of John Lennon – James Henke, Chronicle Books 2003
  • Lennon, The Definitive Biography – Ray Coleman, McGraw-Hill 1985
  • Lennon: The Man, the Myth, the Music – The Definitive Life – Tim Riley – Hyperion 2011
  • Meet The Beatles: A Cultural History of the Band that Shook Youth, Gender, and the World – Steven D. Stark, Harper Collins Publishers.
  • Paul McCartney: Many Years From Now – Barry Miles. Holt Paperbacks 1998
  • Paul McCartney: The Life – Philip Norman, Back Bay Books 2017
  • Shout! The Beatles in their Generation – Phillip Norman. Touchstone.
  • Skywriting by the Word of Mouth – John Lennon, Harper & Row 1986
  • The Beatles – Hunter Davies, W W Norton & Company 2010
  • The Beatles Anthology – Genesis Publications, Chronicle Books LLC 2000
  • The Beatles Diary, Volume 2 : After the Break-Up, 1970-2001 – Barry Miles and Keith Badman. Omnibus Press
  • The Beatles Recording Sessions. The Official Abbey Road Studio Session Notes 1962-1970 – Mark Lewisohn. Harmony, First American Edition.
  • The Beatles: A Diary. An Intimate Day by Day History – Barry Miles. Omnibus Press 2009
  • The Complete Beatles Chronicle – Mark Lewisohn, Harmony Books 1992
  • The George Harrison Encyclopedia – Bill Harry, Virgin Books 2004
  • The Love You Make: An Insider’s Story of the Beatles – Peter Brown & Steven Gaines, New American Library 1983
  • The Man Who Made the Beatles: An Intimate Biography of Brian Epstein – Ray Coleman, McGraw-Hill 1989
  • The Paul McCartney Encyclopedia – Bill Harry, Virgin Books 2003
  • The Playboy Interviews With John Lennon and Yoko Ono: The Final Testament – David Sheff, Berkley.
  • Ticket to Ride: Inside the Beatles’ 1964 and 1965 Tours That Changed the World – Larry Kane, Penguin Books
  • Tune In – The Beatles All These Years [Volume 1] – Mark Lewisohn, Three Rivers Press 2016
  • Wonderful Tonight. George Harrison, Eric Clapton and Me – Pattie Boyd and Penny Junor. Three Rivers Press, 2008
  • You Never Give Me Your Money: The Beatles After the Breakup – Peter Doggett, It Books 2011


Titular de El Círculo Beatle.

Beatlera, podcastera, desarrolladora web, locutora, autora y otras maravillas… Embajadora global de la Beatlemanía por The Beatles Story.

5 comentarios
  1. Gabriel Santos solis
    Gabriel Santos solis says:

    Hola tere muy buen artículo y felicidades por todo tu trabajo en esta página, siempre que puede te leo, aunque no comente pero estamos al pendiente de tu trabajo, salu2 Sgt Pepper forever.

    Responder
  2. Luis Coletor
    Luis Coletor says:

    Mi queridísima Tere, no has dejado de sorprenderme desde que tuve la suerte de conocerte-leerte por vez primera.
    Te deseo mucho más éxito del que hasta ahora llevas acumulado, recibe muchos saludos y abrazos.
    P.D. Ojalá me consideres como tu próximo escucha de ensayo por favor jeje

    Responder
  3. Jaime Esteban
    Jaime Esteban says:

    Querida Tere después de leer este artículo y de ver la vapuleada que nos diste (bueno sentí que el artículo me lo escribiste a mí jejeje el subconsciente me traiciona), yo quiero primero felicitarte, todo lo que está ahí escrito está lleno de vida, de satisfacciones, de algunas o muchas lágrimas pero sobretodo de muchas verdades. Siguiente y humildemente yo le agregaría al título Decálogo de un Conferencista (beatlero o no) o como ganarse el derecho de piso como conferencista. Y me atrevería si me lo permites agregar a la bibliografía pero no de Beatles un libro que puede ayudar (o si hay el recurso mejor tomar el curso) “Como hablar en publico de Dale Carnegie” esta lectura o el curso no haría más que reforzar tu decálogo, debe haber miles de cursos o libros este me atrevo a recomendarlo porque es parte de mis vivencias. PS: Podrías dar platicas motivacionales ¿lo sabías? piénsalo …..

    Responder

Comenta

Deja un comentario
Nos gustará conocer tu opinión.

Comenta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.