Covers de Rock and Roll que igualaron o superaron a su original (Segunda Parte)

, ,

“…Es que contigo, y con el Rock and Roll/ es como puedo, puedo ser feliz…”

                                                      Tú y el Rock, Los Blue Caps, 1960

Como lo mencioné en la primera entrega de esta serie, no es que hayan despertado los demonios patrioteros en este humilde servidor, ni que grite a voz en cuello que nada más truenan los chicharrones de lo hecho en México; de hecho, quien ha tenido la paciencia de leerme se dará cuenta de que soy un crítico muy ácido de los covers nacionales, y que reconozco que de cada 10 covers solo dos o tres tienen mérito y calidad. Esto obedece a varios factores, uno de los más importantes es que en mis años de estudio de esta serie, que abarcan desde finales de los 50’s y hasta 1964, la versión original de estas rolitas era más difícil de encontrar y por ende de escuchar en la radio; cierto es que existían por aquellos años los famosos “servicios postales” de publicidad, de las grandes cadenas discográficas, que trabajaban en conjunto con las casas disqueras de una manera muy peculiar: se reunían de 20 a 50 discos sencillos de 45 RPM a mes vencido por servicio( por decir algo, los éxitos de febrero de 1960, recibidos en los primeros días de marzo de ese año aquí) generalmente bajo los rubros de Top 40, novedades interesantes, novelties humorísticos, o el nuevo lanzamiento de un artista consagrado; por ejemplo, Capitol trabajaba con Liberty, Dolton, y dos marcas más de la región de California, y así por el estilo. Pero la gran mayoría de material original era o  desconocido o escasamente difundido, o de plano ignorado.

Todavía en el año de 1962, cuando Radio Mil se mudó de las calles de Ayuntamiento a su nuevo corporativo en la colonia Florida del sur del DF, la mudanza de la discoteca solamente fue todo un suceso, con varios sobres del servicio corresponsal sin abrir, valiosos paquetes que la mayoría de las veces se quedaron en las colecciones privadas de la gente cercana; aunque como estos servicios se contrataban por cada radiodifusora, había siempre de 4 a 7 u 8 personas que lo recibían. De ahí se cuadraban gustos musicales con los productores de las radiodifusoras y las disqueras, y de ahí la orden directa para los artistas emergentes, directores de orquestas y arreglistas para tener material fresco para grabar. Esto era un poco diferente en los años heroicos de 1958, 1959 y buena parte de 1960, donde no era tan regulado el repertorio de los primeros grupos juveniles.

Con gusto retomo el tema con tres covers que se llevan las palmas por méritos musicales sobre todo, que sigo pensando que es harto meritorio dadas las condiciones reales de los músicos aficionados de nuestro país, en competencia directa con músicos profesionales, mejores instrumentos musicales y mejores condiciones de ensayo, grabación y comercialización de su música. ¡A disfrutar!

Lo Siento, Lety Cisneros, 1960/I’m Sorry, Brenda Lee, 1960

Es chiquita (1.45m.) y era muy bonita, la Georgiana Brenda Mae Tarpley, nacida en 1944 y famosa alrededor del mundo. Numerosas actuaciones en Francia, Alemania, Italia, Gran Bretaña….hasta en Rusia la querían escuchar; a partir de la grabación “One Rainy Night in Tokyo”, la cual realiza en Nashville, se detona una gira japonesa en 1965, en donde literalmente la veneran (como a los Ventures y Cheap Trick, por ejemplo, en donde tendrían asegurada su existencia de tres generaciones en adelante, de las regalías que se pagan por sus ventas) en 1966, graba en Inglaterra y con Jimmy Page como músico de sesión, “Coming on Strong ” y la excelente “Is It True”. “I’m Sorry” es uno de sus éxitos más notables en su carrera, y llegó a primer lugar de popularidad según el Billboard, en Junio de 1960, fue grabada a finales de 1959, pero la guardaron un rato los productores de Decca Records, ya que creían que no estaba ni medio bien que una chavita de quince años se expresara de una forma suficientemente madura referente al amor no correspondido. Imposible de pensar tal cosa en nuestros días, ¿no creen? Ahora las niñas de 10 años para arriba demuestran amplia experiencia en esas lides.

Se agradecerá cualquier información adicional acerca de la guapa Lety Cisneros, ya que es muy poco lo que se publicó tanto en su tiempo (octubre de 1960) sobre Lety, como información actual disponible de ella, y por ello escasamente podremos elegir sólo notas sueltas y en algunos casos curiosas; se dice que fue sobrina del músico y compositor del Trío Los Dandys Güicho Cisneros, y que gracias a eso y varias audiciones logra entrar a RCA Victor, que junto con todos los rocanroleros mexicanos notables de 1960 (qué raro que incluyeran a una baladista fresa aquí) debería haber sido convocada al Zócalo o alguna plaza amplia para un fusilamiento masivo(???!!!) por dañar los castos y puros oídos de un gorilesco seudo periodista de aquellos días llamado Roberto Blanco Moheno, y que Notitas Musicales recomendaba la compra de sus éxitos “Juntos Muy Juntos” Cover a  la niña inglesa Hayley Mills, “Viento Huracanado ” original de Gogi Grant, y “Tiempo Tempestuoso” de Della Reese, todo ello en su LP RCA Camden CAM 36, y su EP MKE 774. La orquesta de Chucho Ferrer hace alarde de recursos en esta grabación, ya que copia el arreglo original con exactitud y precisión suiza, y hay que reconocer que el tono de mujer llorada que le imprime doña Lety aquí hace la versión mexicana más agradable por todos lados.

Original:

Cover:

Hermosa Laura, Loud Jets, 1961/Lana, The Velvets, 1959

Grupo texano de Doo-Wop, The Velvets es formado en 1959 en su natal Odessa por un maestro de preparatoria, Virgil Johnson, y cuatro de sus alumnos. El mismísimo Roy Orbison los escucha y los contrata para Monument Records en 1960. Apoyan en la grabación de la versión de Orbison de “Lana” en coros y guitarra, y les es permitido grabar una versión propia de la canción; para Roy fue una canción más, sin relevancia, para los Velvets fue su gran éxito regional, y en México es una de las rolas seminales del Rock and Roll.

La historia del muy bien recordado grupo defeño los Loud Jets, comienza con los Hermanos Munguía Castellot, Alejandro en la voz y Lalo en el requinto, y la Escuela Nacional Preparatoria número 6 de la Ribera de San Cosme, donde estudiaban. Los demás integrantes de esta primera alineación fueron Francisco Gastellum Flores en el bajo, Alfredo García Pérez el famoso Freddy del saxofón, Sergio Balderas Crespo a la bataca  y el excelente guitarrista Victor Constantino, de quien ya hemos hablado anteriormente de su participación con otros grupos.

Formados el mismo año que su escuela, la Preparatoria 6 de Santa María la Ribera, casa de Mascarones – y antes de su mudanza a Coyoacán- en 1959, surgen a la fama en el también anteriormente mencionado concurso de Radio Éxitos de noviembre de 1960, del cual debemos aclarar que se iba a celebrar su fase final en el lujoso restaurante Ciro’s de las Lomas De Chapultepec; y que tuvo que suspenderse por qué ese mismo día se presentaría ante los medios un nuevo cantante solista, el mismísimo Enrique Alejandro Guzmán Vargas. Es por ello que cambió de sede, al foro del patio interior de la iglesia de San Antonio de Padua en la Colonia Nápoles, que daba a las calles de Tennessee, y donde los Camisas Negras armaban sus tardeadas para pagar sus instrumentos. Siempre he creído que esos padrecitos gustaban del rocanrol mexicano como un servidor, si no es que más.

Los Loud Jets gozaron de año y medio de éxitos discográficos en 1961 y 1962, año en el cual empiezan a salir de gira por el interior de la república primero, y luego Estados Unidos, Canadá , Sudamérica y Europa, con su representante Gabriel Pardo Arzate, actividad que llevaron a cabo del 31 de marzo del 62′ hasta el 79′ en forma ininterrumpida, teniendo logros notables, como llegar a presentarse en el show de Ed Sullivan, y de tocar en Las Vegas con el espirigonzalezco (saludos Federico Arana) nombre de los Mexican Jets. Otros nombres que usaron fueron los Jumping Beans, con el cual alternaron con Sammy Davis Jr. y Johnny Mathis. Eduardo Munguía fallece en abril de 2001, y este es sin duda su éxito más notable; es clara la superioridad y arreglo más atractivo a la versión de los Velvets, y mucho más a la original de Roy Orbison, las guitarras son más acompasadas, y el órgano electrónico de fondo conjunta en su lugar a todos los instrumentos; el bajar un tono completo la versión original (de Fa a Mi bemol) ayuda a hacer la canción más asequible para los oídos del público mexicano, por alguna extraña razón, que me declaro incompetente para explicar. A la vuelta de mi disco sencillo Columbia 5099, “Twist de Tomás”

Original:

Cover:

Melodía de amor, Rebeldes del Rock, 1960/Melodie D’Amour, Paul Anka, 1957

Este nativo de Ottawa, Canadá es un claro ejemplo de “Teen Idol” con 0% de Rock and Roll en sus venas, mucha fama durante el período, muchos éxitos discográficos, muy buenas canciones compuestas por él mismo, y una popularidad mundial. De los pocos superstars que se presentó en México en su momento de popularidad máxima, en el Auditorio Nacional de esta capital.

Con una vocación de crooner al estilo de Sinatra o Bennett, sus baladas amorosas siempre estaban respaldadas por orquestas tan afamadas como las de Stan Applebaum o la de Don Costa (apellido que usó nuestro chico local César para su nom de guerre) logrando con ello éxitos tan importantes como “Puppy Love” “Crazy Love” “Adam and Eve”, ” My Hometown ” y unos 34 etcéteras más; vigente discográficamente desde 1955, todavía hasta hace un par de años se presentaba en el Caesar´s Palace de Las Vegas con mucho entusiasmo y vitalidad.

Por otra parte, un buen día de 1957 los dos hermanos mayores Tena, Guillermo Américo y Waldo, deciden llevar su afición de cantar sabrosos boleros y música de tríos one step beyond; junto con un amigo de la cercana colonia Condesa, Francisco Domínguez, conocido ya a pesar de su juventud como “el abuelo” y un simpático chaparrito, excelente amigo actualmente y originalmente trompetista, el buen José María Silva, empiezan a ensayar en la colonia Roma algo parecido a lo que escuchaban en Radio Mil y la 6:20, Rock and Roll. A la vuelta de su lugar de ensayos, sobre la calle Puebla y enfrente a la iglesia de la Sagrada Familia existió una tienda de discos que era sitio de reunión de varios rocanroleros en ciernes: “El Disco Rayao”, donde se traían discos importados por encargo, y según dicen los que lo conocieron había dos cabinas para escuchar discos sin necesidad de comprar nada; lugar favorito para pasarla bien , y teniendo a 5 cuadras las nieves de la legendaria “La Bella Italia” casi todos los integrantes de los grupos pioneros recalaban ahí: Black Jeans, Crazy Boys, Locos del Ritmo, así como los cuatro muchachos de los que les platicaba antes y que para 1957-58 seguían llamándose Los Reyes del Rock.

El corredor centro histórico- Juárez-Roma-Condesa-San Miguel Chapultepec fue muy importante para la época protorocanrolera mexicana , de ahí salieron muchísimos grupos e integrantes de ellos, entre los que podemos contar al güero Sammy Fournier, al inolvidable Antonio Verdes Sánchez (El mítico Toño de la Villa)y a su gran amigo Víctor Blanco Labra; todos cantaron en esta primera alineación de lo que después serían Los Rebeldes del Rock, que aún no tenían bajista, chamba que recayó, después de alguna insistencia y resistencia de los integrantes del grupo, en el menor de los hermanos Tena, Marco Polo.

Una noche de 1959, y después de una primera tanda en el Teatro Follies de Sta. María La Redonda, Jesús Martínez “Palillo”, cómico de la legua consagrado y poseedor de récords de arrestos policiacos por lo que en ese entonces se llamaba “disolución social” -que no era más que poner en su lugar a los políticos de ese entonces en donde se merecían realmente-, al ver a seis chamacos con instrumentos exclamó: ” ¿quiénes son estos p….chamacos rebeldes?” “Son acaso rocanroleros?” Después de tragar grueso, el más avispado de ellos, un jovencito delgado y muy moreno, Juan José Laboriel, hijo de padres hondureños y radicado en las calles de Puebla a la vuelta de Romita, con todo su aplomo y valentía ganada a pulso como miembro de la pandilla de rebeldones llamada los “Arañas” donde compartía y repartía trancazos con el después famoso Paco Stanley, le contestó al cómico que para nada (en otras palabras, que no transcribiré aquí), que eran Los Reyes del Rock, y que si no le gustaba, que lo compusiera. La anécdota cuenta que ese arranque de Johnny dejó muy bien impresionado al papá de Ana Martín, quien después fue su cuate, y les cambió el nombre para siempre. Por cierto, aún al día de hoy existe todavía una especie de competencia para saber cuál fue el primer Rock and Roll juvenil difundido por la radio, en abril de 1960: la gran mayoría de las escasas fuentes consultadas confirman que fue Radio Mil, incluyendo en su programa diario ” El juicio de los discos”  la famosa versión a “La Hiedra Venenosa” de The Coasters, contra “La Plaga” de los Teen Tops, y “Leroy”, de los Crazy Boys.

Cabe mencionar que “Melodía de Amor” tiene su versión primera con un grupo vocal muy famoso en USA en los años 40’s y 50’s, Los Ames Brothers, de donde Laboriel toma algunos elementos de fraseo y coros para su versión; Continuaré platicando de la anecdótica historia de los Rebeldes del Rock en entregas posteriores. El arreglo musical de los Rebeldes es más juvenil, más fresco y más atractivo, en comparación a la balada rítmica con aires quesque latinos que canta Paul Anka, quien es incovereable en otras rolas, pero aquí si les dan la vuelta mis rebecos.

Original:

Cover:

¿Qué tal el paseo por esas épocas adorables y fresas? A más de cincuenta años de haber sido publicadas, estas rolitas poseen el encanto de los tiempos idos, tiempos que casi siempre salen ganadores en comparación a los actuales, revestidos con la pátina piadosa de la nostalgia y con un mejor gusto en general. Coméntame que te parecen estas selecciones, si te gustarían una o más canciones que consideres que deban ser incluidas y analizadas en esta serie, y en general cualquier comentario que quieras, en la sección de comentarios de este artículo o bien a marco@elcirculobeatle.com

“…Volver la vista atrás es bueno a veces, uuh /mirar hacia adelante es vivir sin temor…”

                                   El Baúl de los Recuerdos, Karina, 1968

Marco es un adicto al Rock and Roll, al Jazz y al Blues, sobre todo con buena compañía a su lado. Conversador ameno y entrometido si de opinar se trata, gusta de encontrar opiniones diversas sobre las cosas interesantes de la vida; fanático de la trivia y de las citas citables.

4 comentarios
  1. Arturo Rodríguez
    Arturo Rodríguez says:

    No soy músico y tampoco canto, sólo soy un oyente que disfruta del ritmo, así que cualquier opinión emitida por mi parte es la de uno más del monstruo de las mil cabezas, Soy un gran defensor del Rock and Roll mexicano y por consecuencia de los llamados “covers”, pero no puedo dejar de reconocer que algunas versiones nacionales van de lo malo, hasta lo muy malo y en esta ocasión, considero que con el debido respeto, no hay comparación entre Lety Cisneros y Brenda Lee. No hay -en mi opinión- ni cómo defender a nuestra compatriota de voz engolada. Respeto las opiniones en contra, aunque defiendo mi derecho a opinar. En cuanto a estas entregas, misrespetos y mis felicitaciones, así como mis deseos porque se multipliquen y de ser posible, con más frecuencia.

    Responder
    • Marco Antonio Brito
      Marco Antonio Brito says:

      Hola Arturo! Antes que nada, mil gracias por leerme y tomarte un tiempo valioso para comentar, lo aprecio mucho. Leo que tú como yo, somos grandes aficionados a los covers, entendemos las circunstancias en las cuales se hicieron, y aunque no coincidamos en algunos puntos de vista, hay que reconocer la calidad cuando aparece; para tu servidor, el cover citado de verdad me parece meritorio, pero te propongo algo: dime cuál cover si te parece digno de comentar y lo incluiré con todo gusto en la siguiente entrega de la serie, que te parece? Una vez más mil gracias, y sigue las publicaciones propias y las de mis amigos del círculo Beatle!

      Responder
    • Claudio
      Claudio says:

      Estimado Arturo Rodríguez, me has ganado el comentario y lo hiciste con un tacto y respeto irrepetible, he disfrutado durante décadas la dulzura y candidez de la mencionada canción “I’m Sorry” con Brenda Lee, y no conocía esta versión de Lety Cisneros, la cual, adolece de las mencionadas características, por lo que en mi muy humilde opinión no iguala -ni mucho menos supera- la interpretación de una Brenda Lee que tenía tan sólo 15 años al hacer tal grabación. Para no ser músico, tienes un oído y una sensibilidad necesaria en mucha gente, sobre todo entre la que se autonombra “conocedora”. Saludos afectuosos a todos.

      Responder
      • Marco Antonio Brito
        Marco Antonio Brito says:

        Hola Claudio, también te agradezco tu comentario, y lo respondo en el mismo tenor que lo hice con Arturo, invitándote a comentarme cual o cuales son para tí ejemplos indiscutibles de covers que superan al original, tus sugerencias serán bienvenidas y aceptadas. Los que hemos profundizado un poco más sobre el género musical que nos apasiona, nos hemos tenido que someter voluntariamente a largas sesiones de escucha de música, y en el caso de los covers agradecemos verdaderamente cuando encontramos piezas como ésta, tan bien ejecutada tanto instrumental como vocalmente; dale una oportunidad de analizarla sin prejuicios. ¡Saludos cordiales!

        Responder

Comenta

Deja un comentario
Nos gustará conocer tu opinión.

Comenta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.