Ése fue él… sexy, sexy, ¡muy sexy!

,
Si amas tu vida, todos te amarán también.
Paul McCartney

¿Sabes qué hace que un hombre sea sexy?

La seguridad en sí mismo.

La posibilidad de hablar de su pasado sin revivir viejas angustias.

El dejar a un lado una falsa modestia para mostrar verdadero orgullo por lo conseguido.

Paul McCartney, eres sumamente SEXY.


That Was Me
Paul McCartney

That was me, at the scout camp, in the school play
Spade and bucket by the sea, that was me
That was me, playing conkers at the bus stop
On a blanket in the blue bells, that was me

Fué él en el campamento de scouts, la escuela, la playa y además jugó conkers en la parada del camión.

Conkers es un juego infantil tradicional en la Gran Bretaña en donde dos jugadores pasan un cordón a través de un castaño de Indias y se turnan intentando pegarle al del contrario hasta que uno de los castaños se rompe.

La sábana de bluebells (campanilla en español) en el piso de los pequeños bosques aledaños a Liverpool debió haber sido hermosa.

The same me that stands here now
When I think that all this stuff
Can make a life that’s pretty hard to take it in, that was me

El mismo parado aquí y ahora (sexy…) que recuerda que la vida no fue fácil pero que salió adelante.

Well that was me, royal iris, on the river
Mersey beatin’ with the band, that was me
Yeah that was me, sweating cobwebs under contract
In the cellar, on TV, that was me

El mismo que tocó en el ferry Royal Iris a lo largo del Río Mersey (25 ago 1961, 6 jul 1962, 10 ago 1962 y 28 sep 1962), el que sudó telarañas por la presión de los contratos que firmaban, el que tocó en un sótano (The Cavern Club) y hasta salió en la tele (Granada Televisión en The Cavern Club, 22 ago 1962).

The same me that stands here now
If fate agreed that all of this
To make a lifetime, who am I to disagree, that was me

Si el destino acordó todo esto para mi vida, ¿quién soy yo para no estar de acuerdo?

That was me, acappella at the altar
In the middle of the picture, that was me
That was me at the party, sweatin’ cobwebs
In a cellar on TV, yeah that was me

The same me that stands here now
When I think that all this stuff
Can make a life that’s pretty hard to take it in, that was me
That was me, yeah, that was me!


Ficha Técnica

That Was Me se grabó en los estudios Abbey Road, Henson Recording, AIR, Hog Hill Mill y RAK en octubre de 2003 pero el productor Nigel Godrich la rechazó para él álbum Chaos And Creation In The Backyard. Sin embargo, fue incluiída en el álbum Memory Almost Full de 2007

Artistas
Paul McCartney – bajo
Paul ‘Wix’ Wickens – teclado
Rusty Anderson – guitarra líder
Abe Laboriel Jr. – batería
Brian Ray – guitarra rítmica

Equipo de Producción
David Kahne – Productor
Adam Noble, David Kahne, Steve Orchard, Geoff Emerick y Paul Hicks – ingenieros de sonido
Jamie Kirkham, Eddie Klein, Adam Noble, Chris Bolster, Kevin Mills y Mirek Stiles – ingenieros asistentes
David Kahne Andy Wallace – mezcla
Bob Ludwig – master

Álbumes
Memory Almost Full – 2007
iTunes Festival: London – 2007
Amoeba’s Secreta – 2009

No trabajo en ser ordinario.
Paul McCartney

 

Titular de El Círculo Beatle.

Beatlera, podcastera, desarrolladora web, locutora, autora y otras maravillas… Embajadora global de la Beatlemanía por The Beatles Story.

Seis canciones sexys: música para portarse mal y pasarla muuuuy bien, Vol.1

“….If you want my body, and you think I’m sexy, come on sugar let me know…”

                                                                              Rod Stewart, 1978.

Sexo…sexy….no es lo mismo y no es igual. El sexo ha sido suficientemente reivindicado como motor de los seres humanos, pero también vilipendiado como gran provocador de engaños pre y post maritales, tragediones noveleros, echador a perder de vidas adolescentes, envenenador de almas celosas e inseguras, motivador de mentiras, exageraciones, choros mareadores, robos, abusos e injusticias; por sexo somos capaces de despertar-para bien y para mal- nuestras capacidades más recónditas, somos capaces de desarrollar aficiones, manías, fetichismos y demás salsas (aunque no faltará quien se sienta muy a gusto con las formas más tradicionales del sexo, no hay que olvidar que mientras más condimento le ponemos al guiso, sabe más sabroso), y podemos encontrar hasta dónde podemos llegar realmente en nuestro potencial cachondo.

Pero muy lejos de mi intención el intentar explicar aquí nuestros motivadores, filias y fobias en esto del sexo. Intentaré cuadrar en esta publicación y de acuerdo a mi gusto musical las rolitas que en estas lides del cuerpo me han ayudado a encontrar ese plus de placer; puede que me digas que te checan mejor otras canciones, pero buena parte del chiste de columnas como estas es exteriorizar nuestras opiniones y conocer las opiniones de los demás para encontrar concordancias.

Hay canciones para sexo salvaje y deseo animal, así como para saborear muy cuidadosamente el delicado bocado. Preparemos el escenario con luz tenue, un buen frasco de la bebida espirituosa que más te agrade, cigarrillos y protección al alcance de la mano, algo de café, uvas y chocolate, esta musiquita en continuous play y la pareja que más se te antoje para investigarle cada pulgada cuadrada de epidermis; todo ello para sugerirle, decirle  o hacerla sentir de plano que está más rica que comer con los dedos (como diría el maestrazo Tin-Tan) y pasar al compás de los acordes a la diversión suprema. A dar todo en el campo de batalla, grita, rompe, muerde, chupa, huele y dissssssfruta al son de:

Fever, Peggy Lee, 1958 

La voz de esta hermosa rubia es capaz de ponerte en tres segundos a punto de turrón, y más en esta rendición de la melodía compuesta por Eddie Cooley y el afamado Otis Blackwell, bajo el seudónimo de John Davenport. Una primera versión de esta composición fue grabada casi a fuerzas por el bluesero Little Willie John en abril de 1956, llegando a un modesto lugar 24 en las listas de popularidad; aunque nunca se le ha dado crédito por ello, Peggy reescribe muy buena parte de la canción, plasmándola para la posteridad en Mayo de 1958 en compañía del contrabajista Joe Mondragon y el percusionista Shelley Manne, para la Capitol Records en Los Angeles, CA. Peggy lleva el ritmo con sus dedos en la grabación.

Las versiones posteriores de esta canción, que corrieron a cargo de personalidades tales como Elvis Presley, The McCoys, Madonna o más recientemente Beyoncé, usan la letra que Lee utilizó para su grabación original, y los covers mexicanos de los que me acuerdo son de los Camisas Negras para la Musart en 1960, de buena calidad, uno de César Costa más chafoncito para Orfeón en 1961, y uno de la vedette Sonia Furió en la película “Jóvenes y Rebeldes”, también de 1961 y que es de plano de risa loca.

Peggy Lee es realmente Norma Deloris Egstrom, nacida el 26 de Mayo de 1920 en Dakota del Norte, y fallecida en Los Angeles a los 81 años de edad. Tuvo una vida artística productiva, pues aparte de ser una cantante de Jazz y Big Band notable, fue también compositora y actriz que incluso tuvo nominaciones al Óscar; su voz de tesitura contralto debutante en 1941, fue alguna vez mencionada por el mismo Duke Ellington en su famosa frase ” Si yo soy el Duque, Peggy es la Reina” y fue cantante favorita de celebridades como Frank Sinatra y Dean Martin.

La más pequeña de siete hermanos, sufrió abuso por parte de su madrastra, lo que provocó que escapara de casa y se procurara la alimentación cantando en restaurantes locales. Debutó en Chicago, donde llamó poderosamente la atención de uno de los padres de la música moderna, el buen Benny Goodman, con quien estuvo hasta 1943; en ese mismo año se casa con el guitarrista de la banda de Goodman, Dave Barbour, al independizarse de ellos ficha para la Capitol e inicia paralelamente carrera como compositora, rubro en el cual llegó a trabajar en compañía de personalidades tales como Duke Ellington, Dave Gruisin, Francis Lai, el cada vez menos estimado Quincy Jones y Lalo Schiffrin, entre otros. Ella compone y canta en la película de Disney “Lady and The Tramp” esos sabrosos jazzecitos, que tan bien covereara en el doblaje la hermosa pochita primera dama del rock and roll en México, Gloria Ríos.

Aquí Peggy Lee:

Take Five, Dave Brubeck Quartet, 1959

Y si de Jazz estamos hablando, que mejor que esta obra maestra del Cool y West Coast Jazz interpretada por uno de sus mejores exponentes (como Dizzy, Miles o el mismísimo Byrd) para ponernos en estro amoroso y querendón, sobre todo con esas líneas melódicas etéreas del sax del compositor de la rola, Paul Desmond, la bataca del cuasi perfecto Joe Morello y el bajo del cumplidor Eugene Wright. Esta hermosura, que fue reconocida en el 2000 como la canción de jazz más radiodifundida en el mundo, fue grabada en los estudios de Columbia Records entre el 25 de junio y el 18 de agosto de 1959, para el LP “Time Out” donde también aparecería otra de las canciones emblemáticas del pianista Brubeck: “Blue Rondo A La Turk” incluso la portada del LP es una obra de arte, un cuadro firmado por el artista Neil Fujita.

La métrica musical de esta rolita, es de las más inusuales para una melodía de jazz, 5/4, mejor conocida en la jerga musical como metro quíntuple, compás que también podemos disfrutar en la excelente rola de The Stranglers “Golden Brown”, de 1982; Take Five puede tomarse en dos sentidos, ya sea por el compás de la canción, o por el añorado tiempo para fumar un cigarrillo durante ensayos, o sea, tomar cinco minutos para el tabaquín. A pesar de ser una de las piezas instrumentales más conocidas a nivel mundial, Toma Cinco también tiene letra, que compusieron Dave y su esposa Iola y que fue grabada en 1961 por Carmen Mc Rae, y que llegó a ser cantada también en un memorable concierto del Dave Brubeck Quartet en el viejo auditorio nacional de la Ciudad de México, allá por 1967, presentada por el conocedor y después conductor de noticias para la TV, Juan López Moctezuma.

Una curiosidad de este tema, es que por orden expresa del compositor Desmond y previo a su muerte en 1977, ordenó ceder los derechos de esta y de sus demás composiciones a la Cruz Roja Norteamericana, la cual ha recibido por concepto de royalties desde esa fecha, alrededor de $100,000 USD cada año.

Cualquier intento de coverear esta canción es inútil, pero los muy valientes Sinners de 1964 grabaron uno que les quedó más mal que bien  (que cuando menos por ganas no quedó) , para la Peerless. Pero no hagan corajes oyendo ese cover, ni pierdan el ambiente que se va formando con esta clásica, para los fines más lúbricos que su versión extendida pueda alcanzar a llevarles.

J’e T’ Aime (Moi Non Plus), Jane Birkin & Serge Gainsbourg, 1969

Aquí la cosa se pone muuuuuy seria….! Una de las inglesas más sexys de la historia seducida por uno de los más experimentados lobos de mar galos, un tipo que entre muchas grandes anécdotas, se aventó la puntada de decirle a la finada Whitney Houston que le quería hacer el amor (en palabras demasiado soeces) en vivo y a todo color en la TV; todo esto antes de nuestros tiempos actuales de corrección política y acusaciones de toda laya por acoso sexual, que hoy le hubieran valido la cárcel cuando menos al alocado Serge.

La traducción literal nos dice que el título en español es “Yo Te Amo…Yo Tampoco ” canción grabada en 1968, editada en 1969 y que se hizo película en 1976; es considerada como la máxima canción de amor carnal de toda la historia, y fue grabada inicialmente por Gainsbourg y su amante de aquel 1968, la mítica Brigitte Bardot (sí; esa de la cual nuestro admirado Beatle John Lennon vivió enamorado). dicha grabación tuvo muy poca radiodifusión debido a que la hermosa le pidió a Serge que no se editase el disco, ya que su marido, el conocido magnate de Playboy Gunter Sachs, ya se las estaba oliendo de que ahí había algo decididamente sospechoso, y que tenía que entrar de lado a las habitaciones, por la senda cornamenta que llevaba; dicha grabación sería editada oficialmente hasta 1986, para fines benéficos, y en 1969 Gainsbourg regrabaría la rola con su nueva fianceé Jane Birkin ( Hey chico! Qué suerte! Déjanos algo)

La música de esta canción lleva una gran inspiración del gran éxito de 1967 A Whiter Shade Of Pale, su título se atribuye a una cita de Salvador Dalí que dice algo así como ” Picasso es español, yo también. Picasso es un genio, yo también; Picasso es comunista, yo tampoco ” y se dice que la letra está basada en un diálogo imaginario entre dos amantes a la hora del encuentro sexual, altamente evocadora del sexo sin amor. Sobra decir que hasta en los revolucionarios años sesenta esto fue un cachetadón a la decencia y las buenas costumbres (Ja!) aunado a la simulación de un  megaorgasmo (y los gemidos previos al mismo) de la flaquita Birkin; resultado, la melodía  fue prohibida en media Europa, censurada por el Vaticano y un montón de cosas más. Sobra decir que esto solo sirvió para volverla de culto, primerísimo lugar de popularidad en Reino Unido aunque con un muy tibio lugar 58 en las mojigatas listas gringas, increíblemente fue editada en México sin censura alguna por Discos Universales, S.A. (luego discos Polydor y Polygram) bajo el sello Phillips, lo que me hubiera encantado corroborar si la pasaron en la radio comercial mexicana, no recuerdo haberla escuchado en su tiempo en su versión original.

Tuvo múltiples versiones a lo largo de los años, entre ellas Kylie Minogue, Madonna y Donna Summer, pasando por el impresentable Chayanne y los muy techno Pet Shop Boys; la versión comercial más aceptada se escuchaba mucho en 1969 y 1970 en La Pantera y Radio 6:20, a cargo de la orquesta de Ray Conniff y con el más tranquilizador nombre de ” Amor A Primera Vista” melodía insustituible en las fiestas de las quinceañeras aztecas por los siguientes 10 años cuando menos, que hubieran dicho todas esas señoras encopetadas de Jardín Balbuena o la Industrial de haber conocido la versión original, con esos gemidos tan deliciosos e incitantes, que me recuerdan que debo atender un negocio pendiente, jajajaja… play it again, Sam…

Love To Love You Baby, Donna Summer, 1976

 Cuando escuchas la parte media de esta canción, con los muy deliciosos sonidos que emite la reina indiscutible de las discotheques, me cae que eres de hule si no empiezas a pensar en cosas más sexys que estar leyendo esta reseña. Pero yo sí te cuento rápido algo sobre LaDonna Adrian Gaines, quien nace el último día de 1948 en la norteña ciudad de Boston, Massachussetts, y que llegó a ganar cinco Grammys ( cuando era un premio que valía la pena seguir) con grandes éxitos como el reseñado, El primero de ellos Could It Be Magic – De Barry Manilow-, I Feel Love, Last Dance, She Works Hard for The Money y 14 top twenties más; esto, junto con sus 150 millones de discos vendidos, la hacen una de las artistas más importantes de la historia.

La historia de Donna es casi un cliché: empieza cantando en el coro de la iglesia, con enorme influencia gospel y Motown, se muda a Nueva York para volverse la vocalista y líder  de la banda de rock sicodélico Crow (no confundir con los del éxito de 1970 Cottage Cheese), ahí se casa con un músico llamado Helmut Sommer, de quien toma su apellido para su Nom de Guerre. Audiciona para la representación de Broadway del musical Hair; el papel se lo dieron a otra chica de Boston, Melba Moore, quien después grabaría en 1975 el éxito “This Is It”.

Por fortuna, cuando la obra sale de gira a Europa ella recibe la oportunidad de reemplazar a Melba, llegando a Munich por una larga temporada y aprendiendo alemán; llega a grabar para la Polydor alemana una versión a “Aquarius” llamada “Wassermann”, así como un remake junto con The Jaynetts de su éxito de 1963, “Sally Go Around The Roses” todo esto en 1968.

Empieza a colaborar con el productor Giorgio Moroder y Pete Bellotte en 1974, grabando su primer LP, llamado Lady of The Night, y al año siguiente trabaja con cuidado en un proyecto de Giorgio, para el emergente sonido euro-disco, una canción que ella había imaginado que la hubiera cantado la misma Marilyn Monroe; la revista Time se tomó incluso la molestia de contabilizar nada menos que 23 (!) orgasmos en la versión de 12″ formato en el cual también ella es pionera. Luego les platico más detalles de su historia, como dijera mi admiradisímo maestro Mauricio Garcés, aquí va a haber beso……

(All Day And All Night) We Will Make Love, Laurie Marshall, 1977

Hace algunas columnas les decía que los locutores de la época heroica que me tocó vivir, estaban casi tan desorientados como sus escuchas, no existía la Internet ni Google, lo entiendo, pero escuchar a la voz principal de Radio Juventud en 1977 hablar de “la hermosa” Laurie Marshall no tiene precio, jajajaja. Y esto lo digo por que la portada de la edición canadiense de este single, nos muestra a un cuate que se ve una combinación entre Donald Trump y Paquita la del Barrio, y como de 100 kilos de peso, que eso sí, le echa ganas, quejiditos y pujiditos que cualquier escucha desaprensivo daría por buenos de dama; esa versión con sonidos eróticos no fue la publicada por la Polydor Mexicana, que prefirió autocensurarse a tener broncas ” con Gobernación” en aquellas épocas donde si había represión de verdad.

Laurie Marshall era el seudónimo del canadiense Laurice Daniels, quien además tuvo también un éxito local en la tierra de la hoja de maple con “Disco Spaceship” por ahí de 1978, fuera de allí, no hubo más que hablar de este representante de la época disco, marcada por los excesos de sexo y drogas y nada de rock and roll; esta época nos dio aproximadamente un 15 a 20% de canciones clásicas, otro 10% de buenas rolas y lo demás de toneladas de música repetitiva y bastante olvidable, y por otra parte, la primera vez que tuve este disco fue en una recopilación llamada Jugo de Hits (serie clásica de LP’s que se editaron aquí en México desde 1970 a 1983 o 1984, recopilando los éxitos radiofónicos de la marca Polydor y que tenían una calidad notable y sobresaliente, se distinguían por tener en portada distintas frutas en cada edición, para esta colección era el que tenía mangos) que les recomiendo conseguir, pues es una muestra representativa de la muy buena música de la década de los 70’s y algo de los 80’s. De la música disco más divertida que se haya grabado, con mucha popularidad aquí en el país y muy motivante de escuchar;por ello se dice que es malo crecer y aprender de más de algunos temas, se les pierde el chiste. Sirvamos otro whiskey on the rocks, dijo ella…

You Can Leave You Hat On, Joe Cocker 1986

Cuando en el año del segundo mundial de futbol en México fuimos ella y yo a ver al Cine Paseo (ya desaparecido) la película Nueve Semanas y Media, con un cínico genial como Mickey Rourke y con una diosa ochentera como la deliciosa Kim Bassinger (Kimila Ann Basinger) -Sex-symbol que adornó las pantallas como la Vicki Vale de Batman, la muy deseable Holli Would en Cool World o la todavía interesante señora Robinson de las Fifty Shades Darker del año pasado-, haciendo un strip-tease de época, se presentía que sería de las escenas cinematográficas que se quedaría para siempre en nuestro inconsciente cinéfilo; aunque fue solamente galardonada con un Oscar por mejor actriz de reparto por L.A. Confidential en 1997, cuando mi novia de aquel entonces y un servidor la vimos, sabíamos que tendríamos que intentar en algún momento nuestro cover región 4 de la famosa escena.

Es una canción que el bienamado Cocker Spaniel grabó en el año 1986, siendo una rolita compuesta por el muy reconocido Randy Newman desde 1972 e interpretada por el mismo en su álbum Sail Away. Newman es muy conocido por su música para películas, entre ellas El Natural, Despertares, Toy Story 1,2 y 3, Monsters Inc. y un montón más; cuando escuchas esa tonada del amigo fiel, ya estás canturreando una rola de Randy. Joe Robert Cocker nace en Sheffield, Inglaterra, el 20 de Mayo de 1944, y su característica principal en su inigualable estilo es esa voz enronquecida con la que hizo la maravillosa versión de ” With a Little Help from My Friends” de 1968, que reconocemos inmediatamente como el tema principal d la serie de TV de ” The Wonder Years”, y que llegó al primer lugar en las listas británicas; sus versiones a “The Letter” de The Box Tops, “Delta Lady” de Leon Russell, “Unchain My Heart” de Ray Charles, entre otras, son parte de una discografía sumamente interesante. El mismo Macca declaró en 2014 que su versión de la ayuda amigable le gustaba más que la de los mismísimos Beatles. Es una historia llena de detalles la de Joe, y la iremos revisando con más detenimiento en posteriores entregas, ahora hay un pase de lencería que testificar, los dejo….tararaaaa rarara,tararaaaa rarara….!

Aaaaahhhh….después de una batalla fragorosa, quedan los campos de guerra con las huellas del paso de las tropas: vestido rojo tirado en la sala, zapatos de enorme tacón en posiciones imposibles, vasos caídos con restos de líquidos que manchan el honor, ropa interior y exterior, por aquí y por allá….! El humo del cigarrillo dibuja con una espiral caprichosa, de trayectoria ascendente, el entorno de esta pareja, que está disfrutando del tabaco de la victoria, quiero pensar que más unida, o cuando menos más divertida y relajada; con ese ingrediente de sabor prohibido y por ello más disfrutable. No me muevas ni te muevas, por favor; que Joe Morello está a la mitad de ese solo de batería que me mata…escucho los sonidos que emite Jane Birkin ante un orgasmo grabado en vivo…e imagino la siguiente batalla con las notas iniciales de Joe Cocker y déjate puesto tu sombrero…..los dejo con esa idea, hay muchas más cosas deliciosas para hacer y más que explícitas como para publicar, jejejeje….bye…!

“….What a lovely way to burn…”

                     Peggy Lee, 1958

 

Marco es un adicto al Rock and Roll, al Jazz y al Blues, sobre todo con buena compañía a su lado. Conversador ameno y entrometido si de opinar se trata, gusta de encontrar opiniones diversas sobre las cosas interesantes de la vida; fanático de la trivia y de las citas citables.

¿Crees que soy sexy? La sensualidad en la música.

La sensualidad en el arte es una condición que se ha dado a través de muchos siglos atrás. La hemos visto en cada una de las expresiones de las Bellas Artes y es representada de diferentes formas, aunque por lo general siempre tiene que ver con el erotismo que desprenden los cuerpos humanos en quienes se halla la inspiración para cada una de las obras en que se representa. Muchas veces esta sensualidad puede, curiosamente, incitar al pecado o a la redención. Por supuesto que se han escrito muchos textos referentes a este tema, en donde se menciona desde el arte clásico Griego, el Romano, el de la Edad Media, el Renacentista y todas las corrientes que les siguieron hasta llegar a la actualidad.

Claro que la música, como una rama de las Bellas Artes, tampoco puede excluirse de la sensualidad, de crear bellas obras llenas de erotismo de las cuales muchos especialistas en música clásica quizá pudieran dar más claridad con respecto a esta materia para que nos hablaran de cómo la melodía que dan los violines, los chelos, arpas y demás instrumentos se juntan en perfecta armonía para despertar en el ser humano el sentimiento erótico. Hablar de ese efecto estimulante que ejerce la música en el cerebro para que se desplieguen toda esa gama de emociones habidas y por haber también es tarea de bastantes estudiosos del tema de los cuales no discutiremos por el momento. Pero hablar de lo sexy en la música no es una tarea fácil porque podemos encontrar erotismo en cualquier tipo de variedad musical y también depende del significado personal, de acuerdo a nuestra cosmovisión, que le demos cada unos de nosotros.

La sensualidad, dependiendo de los gustos musicales-culturales de cada quien, la podemos encontrar en el jazz, en el bossa nova,en la música vernácula, en la música regional mexicana, en la salsa,en la cumbia, en el tango, incluso muchos opinarían que hasta en el reggaetón se puede encontrar una pizca de sensualidad. En la música rock y pop recordemos que desde sus inicios no sólo se vendieron las canciones por si solas, estas venían acompañadas del paquete completo, es decir de los cantantes, hombres y mujeres, que en muchos ocasiones robaron suspiros tanto a damas como a caballeros. Baste recordar los sensuales movimientos de Elvis Presley o Jim Morrison años después, ni que decir del atractivo de Grace Slick del grupo Jefferson Airplane o de las guapas chicas de The Runaways quienes se convirtieron en los sueños húmedos de los jóvenes sesenteros y sesenteros.

Musicalmente encontramos canciones con una cadencia melódica que conducen al erotismo, aunado a la voz del cantante que le da un toque de coquetería. Muchos son los casos a lo largo de la historia del rock. Por ejemplo Rod Stewart en una canción como Da Ya Think I´m Sexy nos cuenta un poco acerca del previo romántico a una relación sexual y obviamente hasta llegar a ella (at last he’s got this girl home/ Relax baby, now we are alone”), lo mismo pasa como Tonight´s The Night (It´s Gonna Be Alright) que trata básicamente de lo mismo, pero aquí la atmósfera musical no es con un ritmo muy discotequero como en la primera. En este segundo tema de Stewart la misma melodía nos envuelve y nos contagia esa sensualidad que ofrecen las notas y estrofas de la canción.

El rock en todos sus géneros nos ha dado grandes canciones llenas de erotismo, canciones sexys que cuando las escuchamos nos llegan a erizar la piel. Pero seamos justos, la música Disco nos ofreció también excelentes temas llenos de sensualidad, tan sólo con escuchar a los Bee Gees con How Deep is Your Love pasamos de lo sensual al enamoramiento que es una consecuencia en muchos de los casos. Pero también tenemos a Donna Summer con algo rítmicamente sexy como Hot Stuff y con una letra que dice “Wanna share my love with a warm blooded lover. Wanna bring a wild man back home”.

Pero si alguien también es digno de ser nombrado al tener en su repertorio muchísimos temas pletóricos de erotismo es sin duda Barry White. Poseedor de una voz completamente sensual -en las que previo a cada canción daba un discurso con lo cual muchas féminas al escucharlo caían en sus redes- y con grandes piezas como Love Making Music, el cover a Just The Way You Are de Billy Joel y Can´t Get Enough Of Your Love, Barry White merece un lugar en el Olimpo de la cachondez musical.

Por su parte Bruce Springsteen ha hecho lo suyo al escribir varios temas de carácter sexy de los cuales podemos tomar Fire, que se la dio al grupo The Pointer Sisters y ellas la convirtieron en todo un éxito. En fire encontramos frases como: “Te llevo a casa tarde por la noche Te digo que me quiero quedar, tú dices que quieres estar sola, dices que no me amas, nena no puedes esconder tu deseo porque cuando nos besamos, hay fuego”.

Y no podemos dejar atrás ese himno sexy que es Sexual Healing de Marvin Gaye, en el cual el cantante de soul nos da citas muy subidas de tono. “Cariño estoy caliente como un horno, necesito un poco de cariño, nena no puedo aguantar mucho más, se hace cada vez más fuerte y cuando tengo esa sensación necesito una cura sexual”. Y este es sólo es un ejemplo ya que dentro del soul encontramos infinidad de canciones sensuales, quizá porque el Soul es alma y el alma tiene un poderoso vínculo con el erotismo.

Con la llegada de MTV en los ochentas los videos musicales tomaron mucha importancia (claro que previo a que se estrenara la cadena televisiva ya había clips musicales, pero no se difundían todo el día en un solo canal) con esto surgió una cantante joven y guapa como Madonna que pudo explotar al máximo todo su talento además de su enorme sensualidad en videos como Like a Virgin, Material Girl ,Papa Don´t Preach y muchos más. Y ya que recordamos los videos de MTV como olvidar una canción tan sexy como Wicked Game que interpretaba, el también actor, Chris Isaak, además el video que ilustra el tema es una verdadera pieza de erotismo que jamás llega a caer en lo vulgar y que muchos aún recordamos.

En la actualidad existen muchos ejemplos de temas sexys con buenos representantes como Lana del Rey (Shades of Cool, Video Games), Beyoncé (Halo, Best Thing I Never Had) y también personajes como Lenny Kravitz (Believe, I Belong To You) o grupos como The Black Keys ( Too Afraid To Love You), así como muchos más que se han encargado de enarbolar lo sexy en la música. La sensualidad no es una moda, es una expresión sentimental que pertenece al ser humano, el erotismo es parte nuestra naturaleza y cada uno la manifestamos y entendemos de diferente manera.

Originario de la Ciudad de México, estudió la carrera de periodismo en el Centro Universitario de Periodismo en Arte, Radio y Televisión(PART). Se describe a si mismo como beatlero de alma y rockero de corazón.

Confieso haber comprado un disco solo por su portada

Así me sucedió con el Is This It de los Strokes en el 2001. Jamás había escuchado el grupo y compré el disco únicamente por la imagen de la portada. Tremenda sorpresa me llevé al escuchar un disco excelente y realmente prendido.

 

Sexi: palabra inglesa que significa atractivo sexual. Se refiere a la belleza del cuerpo, al erotismo de la palabra y de los movimientos, y al encanto del perfume, el peinado, el maquillaje y el vestido.

(Diccionario del Sexo, del Erotismo y del Amor, Alberto y Andra Orlandini. Valletta Ediciones, Argentina, 2012).

 

 

“La misma Venus, cuantas veces se despoja del vestido, se apresura a cubrir con la mano sus secretas perfecciones. Con frecuencia los rebaños se entregan en medio del campo a los deleites carnales; mas al verlos, la honesta doncella aparta ruborizada la vista”. Ovidio, El Arte de Amar.

 

Portadas sexis de discos.

Este es un tema resbaladizo: depende de para quién una portada puede ser sexi, (para un hombre, para una mujer o para algún segmento de la comunidad LGBT); depende en qué época-porque esto también va cambiando un poco con el tiempo-, depende del ya tan manipulado buen gusto y hasta de las tendencias dominantes de la sociedad, como la moda, la publicidad y los medios de información masiva. En este artículo me refiero al término sexi relacionado al sex appeal, exclusivamente.

           

Desde la belleza de la Bardot, hasta una clase de diseño y buen gusto en un disco de los cincuentas, pasando por la contundencia de los Black Crowes y su minibandera; a un disco de The Cars con una ilustración del legendario Alberto Vargas. “The Hard Swing” es un buen compilado con una portada hermosa. Bella portada de Serge Gainsbourg, disco de culto de 1971.

 

Lo sexi está relacionado con la atracción, podemos decir que es la puerta de entrada al erotismo. Lo sexi debe ser sugerente, debe estar en un umbral, mantener un velo y un misterio; de lo contrario sería una representación burda de la genitalidad y se convertiría en pornografía. Mi maestro de semiótica en la universidad, Juan Manuel López Rodríguez, diferenciaba sabiamente la distancia entre erotismo y pornografía de esta ingeniosa manera: “El erotismo va acá..(y se señalaba la cabeza) y la pornografía se dirige a este lugar (y señalaba debajo de su cinturón a la altura de la bragueta)”. Más claro, imposible.

     

“Play that Funky Music”, gran rola de  Wild Cherry; Selena Gómez…Buen disco de la cantante Brasileña Daniela Mercury. Roxy Music,  La Gardot y un disco bello y oscuro de Bob Geldof, “Sex, Age and Death”.

Lo cierto es que vivimos en una sociedad hipererotizada, es decir, vemos mensajes con alta carga de erotismo hasta en la sopa, desde que somos muy pequeños. Lo mismo sucede con la violencia, parecería que vivimos una contienda interminable de Eros contra Tánatos.

Otro factor ineludible es la cosificación del cuerpo femenino. Toda la exploración que el arte pictórico y escultórico realizaron en los últimos doscientos años, como búsqueda meramente estética y artística, se ha convertido en una visión androcéntrica bastante banal y en algunos casos abyecta.

La presión que se ejerce sobre los atributos femeninos tiene larga historia. Ya Umberto Eco en su libro “Historia de la Fealdad”, y citando a Patricia Bettella, nos recuerda que en la Edad Media a la mujer vieja, “se le representaba como símbolo de decadencia física y moral, por oposición al elogio canónico de la juventud como símbolo de belleza y pureza; en el Renacimiento, la fealdad femenina se convierte más bien en objeto de diversión burlesca, como el elogio irónico de modelos que se diferencian de los cánones estéticos dominantes….” “finalmente, en la época barroca se llega a una revalorización positiva de las imperfecciones femeninas como elementos de atracción”. (1).

Departamento para damas.

     

“De Maroon 5, hasta la contraportada del “Sticky Fingers¨de los Stones. Las portadas de los Smiths; Frampton “El chico bonito del rock”, Justin y el gran trompetista de jazz Chet Baker. Morrison, eterno y Kravitz. Hasta el “Potrilloaparece aquí. No podía faltar Rod Stewart. Varias peticiones me llegaron al respecto y pues, aquí lo incluyo.

Los ejemplos que presento aquí son breves y para elegirlos me ayudé de dos mujeres para que eligieran aquellas portadas con hombres que les llamasen la atención por ser sexis. Lo cierto es que hombres y mujeres no miramos igual. Existen estudios de recorrido del ojo cuando miramos al sexo opuesto; tampoco nos fijamos en los mismos puntos anatómicos. Para finalizar, el tono de voz, el aroma y el discursos del individuo son factores muy importantes que en este ejercicio de cocina tampoco están presentes. No olvidemos que las portadas de discos no son otra cosa que arte comercial, por lo tanto usan representaciones estereotipadas. Pero, bueno, lo sexy vendió, vende y seguirá vendiendo.

 

¿Qué pasa cuando una imagen que se supone debe ser sexi, no llega a serlo?

Comienza la diversión. Se tocan los límites de lo grotesco, del mal gusto, de la comicidad involuntaria y de lo Kitsh, -entendido este como una representación fallida de algo que pudo ser, particularmente dirigido a las masas y que es como un paliativo para que esas masas estén contentas-.

De todo se puede encontrar en el mundo de la imagen. Desgraciadamente parece que hoy, la imagen del intérprete es más importante que su propuesta músical, debido al culto a la personalidad y al reinado del videoclip, que han sustituido al ingenio y pericia para tocar un instrumento por una cara bonita pero siempre retocada.

Vivimos los tiempos de la Fast Music.

 

 

Bienvenidos a mi pesadilla. ¿Cómo se llega a producir algo de este calibre?

 

(1) Eco Umberto, “Historia de la Fealdad”, 2007, editorial Lumen. 454 Páginas.

Hablando de portadas de disco, también les puede interesar: http://elcirculobeatle.com/portadas-de-discos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Soy apasionado de la creatividad y el diseño. Me encanta leer, cocinar, pintar y escuchar música, sobre todo jazz; pero disfruto mucho la música del cuarteto de Liverpool, la cual siempre me ha acompañado.

Pornrockmusic: Los videos de rock más sexies

El rock y el erotismo siempre irán de la mano, son como un par de hermanos que se necesitan para poder ser un éxito asegurado. ¿Quién no se sintió atraído en alguna época de la vida cuando Aerosmith lanzaba videos protagonizados por Alicia Silverstone bailando muy sensual? Durante años el rock ha usado la exitosa fórmula (después convertido en lema) “sexo, drogas y rock & roll”, y es ahí donde podemos apreciar la belleza del género.

Una enorme diferencia existe entre el erotismo y la pornografía, en la música podríamos comparar el rock (erotismo) y el reggaeton (pornografía) -y debo aclarar que no estoy en contra de ningún género musical y sí estoy a favor de la multiculturalidad en la música-, es sencillo; el rock es arte.

Parte importante de la música viene con lo visual, la manera en que los músicos y artistas muestran su forma de ver una canción. Los videos son parte de un éxito en las composiciones. En esta semana temática dedicada a lo sexy me puse la tarea de investigar los videos más eróticos de rock que han sacado algunas bandas -algunos cayendo casi en lo pornográfico- y así deleitarles la pupila (y algo más). Los dejo con una interesante y muy bella selección de Pornrockmusic: Los videos de rock más sexies, ¡irresistibles!

ATENCIÓN: LOS SIGUIENTES VIDEOS SE RECOMIENDA VERLOS EN LUGARES APTOS. ¡CUIDADO SI ESTÁS EN LA OFICINA!

  • Would You Be Mine – Adanoswky

El video más erótico, pornográfico y enfermo de la lista. Es una explosiva combinación entre sensualidad, drogas, fetiches, mujeres hermosas, música y una mente retorcida que lo convierte en una verdadera obra de arte. ¡Hot, muuuuuy hot!

  • Si no te late (Conmigo no vas a estar) – Los Infierno

Mi favorito de la lista. ¿Existe algo más sexy que mujeres semidesnudas tocando guitarra y acariciando sus cuerpos? No, en definitiva. Un claro ejemplo de que la sensualidad y el rock & roll son inseparables. ¡Sexy, sexy, sexy!

  • Love is a bitch – Los Concorde

Mujeres, rock, tatuajes, cuerpos semidesnudos, máscaras y mucho baile mientras juegan al ritmo de rockband… ¿Alguna otra sensual idea?

  • Rastamandita – Molotov

Esta canción tiene una mención honorífica por lo que en su tiempo significo. En momentos donde aún existía la censura, el mostrar un par de pechos desnudos era una bomba para la sociedad que vivía alarmada ya por las letras de esta banda ícono del rock mexicano. No era bien visto que alguien cantara “yo quiero que me des, que me des papaya…” mientras mostraban mujeres bailando y un fondo repleto de pezones. Toda una revolución, todo un rock & roll.

  • KILL4ME – Marilyn Manson

El simple hecho de decir Marilyn Manson es sinónimo de las cosas más extrañas, perversas y eróticas que puedas imaginar. Rock, cuerpos desnudos, fetiches, un trío y Johnny Depp resumen este video, donde el erotismo está a tope. ¡Caliente!

  • Rubí – Babasónicos

Lo sencillo también es sexy. Este interesante video muestra durante 3:41 minutos el increíble proceso de la masturbación, desde el inicio hasta el clímax y la relajación, mientras escuchas de fondo una hermosa canción dedicada al amor. Un video sumamente especial porque deja mucho, muuuuucho, a la imaginación. ¡Una delicia!

Nota: El video se encuentra en versión “Él” y versión “Ella”, para escoger tu favorito.

  • The Less I Know The Better – Tame Impala

Un videoclip que te vuela la cabeza. Sumamente sensual, erótico, con imágenes en doble sentido y escenas que provocan mucho deseo. ¿Quién no tuvo fantasías con alguna compañera de la escuela? ¡Sexy, sexy, sexy!

  • World On Fire – Slash

El video muestra el erotismo de una manera muy creativa. Mientras escuchas la poderosa guitarra de Slash en el fondo, te va mostrando creaciones que se vuelven reales; una mujer semidesnuda, sangre, posiciones provocativas y mucha sensualidad se desprende de este clip. La modelo y sus poses son sumamente sexys. ¡Tírenme un poco de agua fría!

  • Ella Estrella – La Gusana Ciega

La Gusana Ciega es una banda que se distingue por siempre agregar un poco de picardía y sensualidad en cada una de sus canciones y videos. Esta canción es la mezcla perfecta entre una canción sensual y un video muy erótico. Transforman lo sexy en arte, ¿quién no ha tenido en su vida una “Ella Estrella” que prefiere ser amante a ser víctima de amor? ¡Sensual!

  • Corazón Tatú – Los Amigos Invisibles

Un concurso de poses sugerentes, cuerpos voluptuosos, chicas con ropa muy pegada y 3:49 minutos repletos de traseros en movimiento. ¡Sexy! ¿No?

  • Pleasure – Justice

Un par de cuerpos haciendo el amor mientras fragmentos de luz se desprenden por sus cuerpos al ritmo de la música de Justice. Apetecible y sexy. Un poco de imaginación y sensualidad le va bien a todos.

Es un hecho que con estos videos a uno le da mucha ansiedad y calor. No queda más que volver a verlos para sacar unas cuantas ideas y poner muchas cosas en práctica. ¡Sexy, sexy, sexy!

Y tú ¿qué videos consideras sumamente sensuales que debieron aparecer en la lista? ¡Déjanos tu respuesta y podrás aparecer en la segunda parte de Pornrockmusic! ¡Que suba la temperatura!

Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Escritor, melómano, fotógrafo y creativo. Le apasiona descubrir música nueva, leer poesía y ver series. ¡La vida es rock and roll!

CONTACTO

Facebook: Fernando Iván Licenciado Cantinas
Twitter: @FersoniicoSiC
Instagram: @soyellicenciadocantinas
Correo: fernando@elcirculobeatle.com

El lado sexy sesentero.

, ,

Desde sus inicios el rock sirvió para representar diversas emociones e incluso desfogues, desde el inicio con Elvis Presley por ejemplo surgieron nuevas formas de actuar y de dirigirse, para muchos esto no era más que una rebeldía sin sentido y por ende se le satanizó hostigando a todo aquél que tuviera nexos con el género.

El mismo Elvis fue señalado por bailar sugerentemente, más tarde los mismos Rolling Stones serían considerados un peligro para las chicas, ellos y un largo etcétera tendrían un efecto similar en la sociedad mayor, que veían en el rock una forma de emancipación peligrosa.

Desde luego hubo temas con temática sensual, a veces hasta sexual, pero no todo lo que se llamaba rock seguía el mismo rumbo. Aquí un pequeño enlace sobre cortes en los cuales quedó manifestado el tabú de lo sensual en la corriente más importante (para muchos) del siglo XX.

1.-Unchained Melody. Una referencia clara de lo que es amar apasionadamente con tintes y referencias directas a un contacto más íntimo, pero sin caer en lo excesivo. La multiversionada canción fue escrita para la banda sonora de la cinta “Unchained” en 1955 por Hy Zaret y Alex North y estuvo nominada al Óscar el cual le fue arrebatado por “Love Is a Many Splendored Thing”.

Desde su nacimiento fue tan popular que en la misma semana se grabaron varias versiones, mismas que entraron al Top 30 de las listas, sin embargo en esta ocasión mencionaremos la versión de The Righteous Brothers lanzada en julio de 1965 y que se convirtió en todo un clásico de la época. Esta versión fue producida por el prominente productor Phil Spector y alcanzó los primeros lugares del Top Ten. Cobró un nuevo auge en 1990 tras ser utilizada como el tema principal de la película “Ghost” en 1990.

 

                                                                    Oh mi amor, mi querida, he deseado tanto tus caricias

                                                                                       Durante un largo, solitario tiempo.

 

2. Whola Lotta LoveLed Zeppelin. Robert Plant y compañía con una referencia sensual a todo lo que da desde el famoso riff de Jimmie Page hasta los candentes gemidos de Plant, sumándole una de las letras más sugerentes de la historia del rock, que dicho sea de paso también fue parte de un sonado plagio a “You need love” de Willie Dixon, el cual fallaría a su favor.

 

    Muy en el fondo mujer, necesitas amor.

                                                             Muévete para mí chica, quiero ser tu amante secreto.

Esta poderosa entrega de blues rock y efectos de jazz,  se grabó en Nueva York y en Los Angeles para el álbum “Led Zeppelin II” y su edición se terminó en Los Olympic Studios de Londres en 1969. Page tocó el icónico solo con una Les Paul Standard modelo “Sunburst 1958”.

3. Ball and Chain. En este breve conteo no podemos dejar de lado a la “Bruja Cósmica”, quien se entregaba por completo no sólo a su público sino a todo lo que cantaba, realmente vivía a flor de piel cada nota que pasaba por su garganta y como ella misma lo decía – Cada noche le hago el amor a 25 mil personas, después me voy sola a casa-.

Una referencia que da muestra de la fogosidad de Janis Joplin es el tema “Ball and Chain” escrita y cantada originalmente por la intérprete de blues Big Mama Thornton, sin embargo y a pesar de su extrtaordinaria vocalización fue la versión de la chica originaria de Port Arthur en 1967 en el Festival Monterey Pop y su posteriormente grabación la que encumbraron a las listas de éxitos. Janis era una fiel admiradora de Thornton y esta última reconocería en 1972 que se le permitió a Joplin interpretar su canción y recibir regalías por él. La letra habla sobre la necesidad de forma erótioca acompasada por acordes de blues que van desfazando el deseo de una mujer por probar el amor de un hombre.

  Cariño sólo porque tengo la necesidad, la necesidad, necesito tu amor

                                                                        yo quiero la oportunidad de probar, intentan, intentar, intentar. 

En realidad esto sólo fue una pequeña salpicada de los muchos, en verdad muchos cortes sensuales que se escribieron o interpretaron en los años 60. Finalmente les dejo una pequeña lista con otros temas que tuvieron cierta referencia al erotismo.

  1. Somebody to love – Jefferson Airplane (1967)
  2. I want you – The Beatles (1969)
  3. I need man to love – Janis Joplin (1968)
  4. Girl – The Beatles (1965)
  5. Let’s Spend the Night Together – The Rolling Stones (1967)
  6. Try -Janis Joplin (1969)
  7. Foxy Lady – Jimi Hendrix (1967)
  8. Lemon song – Led Zeppelin (1969)

 

 

Soy melómana de corazón, básicamente fan de The Beatles y rocanrolera declarada, me apasiona la música de la época de los años 60. Me agrada leer literatura clásica y de fantasía y estudio Ciencias de la Comunicación.