Siete canciones de amor de hace 50 años que siguen vigentes actualmente

“…Que bonito es el amor/ más que nunca en primavera… ¿De qué depende?”

                                                                                                      Jarabe de palo, 1998

El año de 1968, es un año que de solo mencionarlo, tiene magia, para lo bueno y para lo malo de nuestra vida actual.Hace exactamente cincuenta años la vida era tan diferente a la de hoy, que algunos de sus aspectos parecerían de mucho más tiempo atrás (ver algunos detalles sobre esto en “Que cincuenta años no es nada” https://goo.gl/7ZTWwx  de un servidor, aquí en mis publicaciones anteriores de El Círculo Beatle), en donde nos juran – y no sin razón- que todo era más barato, más limpio, más ingenuo, más sano, más romántico y de mejor calidad que en estos días; aunque estas aseveraciones son muy ciertas en la mayoría de los casos, quiero imaginarme a esta sociedad del 2018 sin teléfonos celulares, computación, Internet, música en formato digital, servicios de streaming, video juegos y un montón de cosas que solo podríamos soñar en series de TV de aquellos días tales como Viaje a las Estrellas (Star Trek) o en caricaturas como The Jetsons (Los Supersónicos).

El año 1968, sus sucesos históricos y cómo estos prefiguraron y dibujaron al mundo actual merece una serie de entregas más allá de estas breves líneas, no pretendo más que dar un kickoff de una serie de análisis musicales sobre este año tan peculiar, que alguna vez un gran amigo ya fallecido me comentó: “solo puede sentir nostalgia de 1968 alguien que no lo vivió”; sin embargo, es uno de los años más ricos, sabrosos y deliciosos en cuanto a la música se refiere, y a la historia Pop en particular.

Es menester en estos días de febrero hablar del amor, y en 1968, que venía muy promisorio para alimentar la alegría de nuestro país por la inminente celebración de los Juegos Olímpicos, el amor podía ser triste, estar en cada habitación, era todo lo que tu necesitabas y estaba en todas partes; en esta ocasión les reseñaré el amor desde el punto de vista de siete canciones muy de moda en ese año, que ya prefiguraban temas controversiales en algunos casos como se verá, y abordaban el tema del amor de otra manera, con frescura, ironía, no poca amargura y sin la almibarada melcocha de tiempos anteriores. Inicio:

Honey (Bobby Goldsboro), un canto el amor que murió

“…One day while I was not at home, and she was there and all alone, the angels came/

Now all I have is memories of Honey, and I wake up nights, and call her name…”

Creo sin dudarlo, que una de las peores cosas que te pueden pasar es perder al amor de tu vida de una manera repentina e inexplicable, esa es la razón de ser de esta excelente canción, compuesta por Bobby Russell, grabada el 30 de enero y publicada el 17 de febrero de 1968; su letra, si la analizas con cuidado, es una oda a ese amor perdido, relatada de una forma directa y quizás hasta descarnada. Todo eso con un disfraz de balada pop inocente incluso. Bobby Goldsboro nació en Marianna, FL. en 1941, y fue un músico de sesión que logró notoriedad por formar parte de la banda que acompañaba en giras a Roy Orbison, gracias a ello obtuvo un contrato de grabación con United Artists, plasmando éxitos como ” Little Things”, “It’s Too Late” y en 1967 la muy gustada ” See The Funny Little Clown”.

Originalmente a “Honey (I Miss You)” se le considera una canción de género Country, siendo uno de los crossovers Country-Pop más exitosos de la historia, con la asombrosa cantidad de 37(!) versiones, siendo las más curiosas a cargo de Bobby Solo (Amori Mi Manchi, 1968) Nana Moskouri (Tous Les Arbres Sont En Fleurs,1968) y Bjorn Ulvaeus, después miembro de los exitosos ABBA, con su versión en sueco llamada Raring; en inglés, grupos como los Four Tops y orquestas como Ray Conniff versionaron también esta suave balada, y en español las mejores versiones corrieron a cargo de Sandro (Querida) y de Roberto Luti en 1969 (Cariño). Escuchemos a Bobby con su primer lugar de popularidad de abril del 68′, grabada en una sola toma:

Eloise (Barry Ryan), un canto al amor ausente

“…Every night I’m there, I’m always there, she knows I’m there, and heaven knows…I hope she goes…!

 Esta melodramática rola calificada como “Pop Barroco”, fue compuesta por el hermano gemelo de Barry, Paul Ryan, y es el segundo sencillo de Barry Ryan en las listas inglesas, después de “Goodbye”. Salió a la venta el 4 de octubre del emblemático 68′, llegando a ser primer lugar de ventas en Inglaterra, México y otros 15 países, según decía la revista “México Canta”; se mereció incluso una versión en italiano a cargo de Barry en el país cuna de la pizza y la pasta, donde fue reconocida como uno de los éxitos extranjeros más importantes de la historia, con mucha orquestación a cargo de Johnny Arthur, una estructura musical con un interludio lento donde se reconoce la ausencia y desaparición de la güerita Eloísa, y un final apoteósico.

Otras versiones notables de esta pequeña opereta corrieron a cargo del francés Claude François, y de un grupo pop-punk de 1986 llamado The Damned, mientras que el cover mexicano corrió a cargo del esforzado y luchón cantante originario de Piedras Negras, Coahuila, de nombre real Manuel Alejandro González Galindo y mejor conocido en el medio como Johnny Dynamo; fue también uno de sus grandes éxitos aquí en el país, la calidad de este cover es medianamente decente, y nos quedaremos siempre con las ganas de escucharle un refrito de alta calidad, si tenía la voz y el estilo, pero como fue otro de los artistas Orfeón que vivió en zona de confort, pues no se le exigió mucho. Un terrible desperdicio.

Aquí en Mexicalpán de las garnachas, y aquí en su ciudad capital, en ese notable 1968 inició labores Canal 13,  hoy Canal Uno de TV Azteca, transmitiendo desde lo alto de la Torre Latinoamericana, y con estudios, foros y talleres a la vuelta del Teatro Blanquita, en las calles de Mina. Uno de los programas más atractivos de su incipiente barra fue “Domingos de Juventud” donde podíamos ver algunos videos maravillosos de la época (sí señor, y que quede muy claro; los videos no nacieron con MTV, que conste) presentado por un muy jovenazo Adolfo Fernández Zepeda- La Voz Universal-, y ahí veía un servidor un video muy bien producido de “Eloise” en donde ella sale montando a caballo y después caminando hacia el mar, desapareciendo como aquella Alfonsina Storni según Ariel Ramírez; algunos otros videos de artistas como Roberto Carlos, Tommy James o la italiana Mina se pudieron conocer en esa legendaria emisión pionera, uno de mis primeros recuerdos musicales. Recordemos juntos este video de Barry Ryan.

Love Is All Around (The Troggs) y la alegría de estar enamorado

“…it’s written in the wind, is everywhere I go/ so if you really love me, come on and let it show…”

Quizás una de las mejores canciones de amor de los años sesentas, era también el producto musical menos esperado de esta talentosa banda originaria de Andover, en Hampshire Inglaterra, en la voz principal el genial Reg Presley,      -cuyo nombre real era Reginald Ball- quien era un humilde albañil. Formados en 1964, logran un contrato con el manager de The Kinks, Larry Page en 1965, y su grabación “Wild Thing” la más famosa de su historia, primer lugar de popularidad en UK y USA, y que incluso llegó a versionar el mismísimo Jimi Hendrix; prototipo del punk rock de 10 años después, logran éxitos con un sonido denso y potente tales como “With a Girl Like You” y ” I Can’t Control Myself” todas de 1966.

Para 1968 el grupo ya no tenía éxitos en la radio, y se estaban cuestionando seriamente si continuar unidos como banda, ya se había editado incluso un Greatest Hits en 1967; se decidió grabar un último álbum de estudio, llamado “Mixed Bag” del cual se desprendió este single de ventas millonarias, que llegó al top five en UK, y se significó como su último gran hit de su primera época, la cual terminó en 1969 con la disolución del grupo; hubo regresos, pero ya sin los integrantes originales, y aún siguen en activo, a pesar de que tres integrantes de la banda original, entre ellos Presley, ya han fallecido.

Algunos éxitos de los sesentas han tenido covers ochenteros y noventeros francamente deplorables y este es uno de los casos más representativos sin duda. En 1994, unos fulanos llamados Wet Wet Wet (!) hacen una versión precaria y lamentable de este himno de amor, (aunque a mucha gente le guste, como es el caso de “I Say a Little Prayer” que usaron para la película “My Best Friend’s Weeding” a cargo y oprobio de una tal Diana King y el reparto de la película, o la también pésima Mony Mony del buen Billy Idol) por difícil de creer que parezca, el mejor cover que he escuchado de esta rola es a cargo de los Zignos (grupo de acompañamiento de artistas RCA Victor, tales como Roberto Jordán y Estelita Núñez) también del 68′, originarios de la Sultana del Norte, y con la voz de José Luis Burciaga. Uno de los mejores covers en general y de toda la historia en México, junto con sus espléndidas versiones a otros éxitos sesentayocheros como “Dama Temerosa” y “Alto Más Alto”.

La rola original de los Trogloditas es excelente, y se ajustaría a cualquier historia de amor ideal, es la alegría de estar enamorado sin duda alguna, y sería también el himno de amor lógico de un bully como Nelson hacia Lisa Simpson, en la serie de cartoons del mismo nombre de la intelectual niña. Muy recomendable si no la conoces.

A Day Without Love (The Love Affair), el amor que lo tenías, era tuyo y lo dejaste ir…

“… There´s no way to find, what’s been through your mind/ there is something warm about you, seems so sad without you, did you have to go…?”

Quinteto londinense que se formó en 1966, y que ha sido considerado como una de las mejores bandas inglesas a las que no se le ha dado la importancia que realmente tuvo; con solo tres canciones, todas del olímpico 68′ ,”Everlasting Love” “Rainbow Valley” y esta rolísima, lograron ese status dentro del Pop británico.

Su vocalista, Steve Ellis, en el bajo Mick Jackson, Maurice Bacon en los tambores, Rex Brayley en la lira, y Morgan Fisher, tecladista, grabaron esta rola de amor perdido, después de que el grupo había sido cuestionado por sus fans al descubrirse que en la grabación de su gran hit “Everlasting Love”, no había intervenido ningún elemento del grupo tocando; cabe aclarar que esta era una práctica muy común de aquellos días, se explica en películas actuales como “The Wrecking Crew” donde nos damos cuenta del montón de éxitos desde los 50’s y hasta los 90’s en ambos lados del Atlántico, en donde músicos de sesión graban los hits. Ya me preguntaba yo por qué era tan escaso el nivel de ejecución en vivo de algunos grupos de entonces.

Como detalle de color, escuchamos en su primera grabación a la simpática Kiki Dee en los coros de esta canción, ella cobra notoriedad por singles setenteros como “I Got The Music In Me”, y una grabación de 1976 destinada a la inmortalidad: “Don’t Go Breaking My Heart”, haciéndole dueto ni más ni menos que a Sir Elton John.

Curiosamente, Love Affair solo publicó un LP con la recopilación de sus éxitos, hasta finales de 1969, que coincide con el truene de la banda original, y editando el segundo con una nueva alineación, en 1971, y con el parco nombre de LA. La letra de esta canción nos demuestra que el amor debe de ser renovado día tras día, pues nada en esta vida es seguro, y mucho menos las novias; es calificada por un servidor como el disco recuerdo más evocador y encantador de toda la historia, de mis canciones preferidas All-Time, y de los temas más solicitados y esperados de aquella legendaria emisión radiofónica de XEL, Radio Capital, llamada “Estudiantes 1260” programa radial que nos quitó lo tonto a muchos de mi generación y nos formó un gusto musical decente y de calidad, vaya un gran saludo extraterrenal al finado locutor de ese hermoso programa, y uno de los grandes héroes del micrófono, Don César Alexandre, a dondequiera que esté. Por cierto, y bendito sea Dios, no hay cover en español para este himno de amor. Como la anunciaban en el 1260 de AM, “En Capital, y dedicado para el estudiantado de la prepa nueve, llega el Love Affair, con Un Día Sin Amor, disfrútenla”

Young Girl (Union Gap) o el amor prohibido y muy mal visto

“…With all the charms of a woman, you’ve keep the secret of your youth/

You led me to believe you’re old enough, to give me love, and now it hurts to know the truth…”

 Gray Puckett, nativo de Minnesota y nacido el año de 1947, funda al grupo Union Gap en California en 1967, Union Jack es uno de varios alias de la bandera inglesa, y el nombre de esta banda es un spoof o parodia de ésto.

Este grupo, a pesar de una corta existencia, logró tan solo en el año 1968 tener seis discos de oro y vender más discos que los Beatles incluso, así como tener un concierto especial, por invitación expresa del presidente de los Estados Unidos para agasajar al Príncipe Carlos y la Princesa Ana. Nada mal para tener menos de un año de experiencia.

Su primer éxito; “Woman Woman”, que habla de los controversiales temas de la infidelidad y los celos, estuvo en lo alto de las listas, en el número cuatro, en diciembre del 67′, y su segundo gran éxito “Young Girl” fue primer lugar de popularidad en UK y número dos del Billboard en marzo de 1968. Otros singles de gran éxito resultaron ser “Lady Willpower” en  julio, y “Over You” en octubre. Empezando 1969, grabaron una canción que en USA pasó de noche, pero en México se convirtió en uno de sus mayores éxitos, quizás la más recordada: “Kiss Me Goodbye”, cover a la versión original de la hermosa Petula Clark. Cabe mencionar que la colección de Columbia Records denominada “Collector Series” tiene al CD de grandes éxitos de Gary Puckett y The Union Gap como su disco de mayor venta; su música, aunque demasiado fresa para los parámetros actuales, ha perdurado en el gusto del público por cincuenta años.

La letra de la canción nos habla acerca de una niña que se enamora de Gary, y las advertencias que este le hace para que deje de buscarlo y provocarlo, de lo contrario, pues no va a controlarse y tendrá que atenerse a las consecuencias; para los parámetros actuales, esto suena inaceptable y para castigarse de todas todas, pues no está ni medio bien ver con normalidad el caso, sin embargo, al escuchar la letra de la canción de una chavilla llamada Becky G llamada “Señores” se queda pálido el esfuerzo de Gary. Parece mentira que en la actualidad se aplauda y encumbre este tipo de rolas, cuando a Puckett un  ligero desliz con una chiquilla le  habría costado ministerio público y frescobote. Cosas de la actual “igualdad” de género, yo me quedo con Union Gap en cualquier caso.

Eleonore (The Turtles) y los clichés del amor

“…I just can’t live without you, even the young folks hate me, Eleonore, gee I think you’re swell, you’re my pride and joy and etcetera…”

Los muy simpáticos líderes del grupo The Turtles, Howard Kaylan y Mark Volman, decidieron hacer en el olímpico 1968 lo que no se había visto ni escuchado antes: componer una canción de rima fácil utilizando únicamente clichés.

La definición del diccionario de cliché es la siguiente: Estereotipo (francés). “frase o expresión que ha sido usada en exceso,hasta el punto que pierde la fuerza o novedad pretendida” , lugares comunes y frases hechas, de eso está compuesta esta padrísima rola que en septiembre del 68′ se estrenó en TV en un programa patrocinado por la mayonesa y los productos Kraft -se adjunta video- actuales propietarios de los controversiales New England Patriots de la NFL; sin duda, algunas parejas de estudiantes asistentes a las manifestaciones estudiantiles de ese año tomaron la excelente rola Turtle como himno de amor, escuchándola en las míticas estaciones de radio de la época, tales como La Pantera, Radio Éxitos y Radio Capital.

Covers en México: del grupo las Ventanas, para la CBS, más o menos de regular a buen nivel -posteriormente, en la época avandarera se volverían el grupo Enigma- y uno muy curioso y mejor hecho a cargo de Polo Labastida, quien graba para la Peerless su versión que se refiere en forma asaz curiosa a una tal Eleanor Rigby. Cosas que solían suceder en aquellos años en México. Aquí The Turtles:

I Love You (People)  o lo complicado de confesar tu amor

“…I Love You, yes I do but the words don’t come, and I don’t know what to say…

I love you I do, the words should explain, but the words don’t come…”

Niñas, jovencitas y señoras del público, ¿alguna vez se han tenido que enfrentar a confesarle su amor a alguien? Pues nosotros sí, todas las veces, y créanme que se siente horrible cuando te batean, te salen con la burrada de que solo te quieren como amigo y esas cosas- si fueras Alain Delon o Brad Pitt nunca te pasaría eso, claro está- y el terror al rechazo te aqueja incesantemente, de eso trata precisamente esta fina rola.

En 1965, el excelente grupo inglés The Zombies con su música un tanto cuanto Jazzistica- intelectual- Beat, publican el sencillo “Whenever you’re Ready”, continuando con la línea de éxitos iniciada el año anterior con la clásica “She’s not There” y “Tell Her No”, estrenando la canción en el muy gustado show de TV de la cadena británica Reddiffusion “Ready, Steady, Go!” así como su lado B, una composición del bajista Chris White llamada “I Love You”; de suyo, la canción se volvería un clásico, pero en 1968 un quinteto de San José, CA. liderado por el rubio vocalista Larry Norman, recupera la canción adaptándola y dándole el sentido de miedo al bateo de una forma más clara. Nunca tuvieron un éxito igual ni lo necesitaron para seguir siendo recordados, aún hay videos en la red que muestran a Norman cantando en el circuito de Oldies californiano este himno de amor.

Esta es una de las rolas más covereadas de la época en México, con 6(!) refritos locales, entre ellos los regiomontanos Los Reno, Los muy oscuros Grecos, los todavía más oscuros Brillos, Las Moskas, Los Chijúas, y para no variar, el mejor logrado a cargo de los sonorenses Shippy’s, para Discos Capitol de México, grabado en los estudios de Ayuntamiento 52; esta es una canción ejemplo típico de mucha popularidad en su tiempo, y lamentablemente no rescatada en la actualidad por las estaciones de radio especializadas en Oldies del Top 40. Una verdadera lástima, ya que es sumamente recomendable. Como diría el recordado locutor Victor Manuel Barrios Mata, “La Gente” en la campeona Radio Éxitos, con su hit “Te Amo”

Hay muchas más canciones de amor de ese año, con temas prestos para el riguroso análisis y el sabroso chisme, si quieres una segunda parte de este tema, quedo atento a tus comentarios y abro la hora de las complacencias para todos ustedes; de entrada, les platico que ya me pidieron el análisis de las Siete canciones en español de amor de 1968, ¿te gustaría que está fuera mi siguiente entrega? ¡Espero tus opiniones! Love is all you need.

“…Amor es el pan de la vida, amor es la copa divina/ amor es un algo sin nombre, que obsesiona al hombre por una mujer…”

                                                                                                                     Daniel Santos (Pedro Flores), Obsesión, 1948.

Marco es un adicto al Rock and Roll, al Jazz y al Blues, sobre todo con buena compañía a su lado. Conversador ameno y entrometido si de opinar se trata, gusta de encontrar opiniones diversas sobre las cosas interesantes de la vida; fanático de la trivia y de las citas citables.

Canciones sobre amores prohibidos

Historias tan viejas como la humanidad

 

Caracterizados por ir en contra de lo establecido o de principios morales, los amores prohibidos se han presentado a lo largo de toda la historia de la humanidad.

En el ámbito de la literatura recuerdo por citar solo algunos amores imposibles y hasta prohibidos, El Curioso Impertinente, historia dentro del Quijote de Cervantes, donde un marido sonsaca a su mejor amigo para que corteje a su joven esposa, poniendo a prueba la templanza de ella; obviamente los resultados son funestos. La tragedia de Romeo y Julieta, todo un clásico de la literatura que ha inspirado miles de historias, miles de canciones, miles de películas.

Las Penas del Joven Werther, de Goethe; una historia de compromiso amoroso con suicidio incluido. Otra gran historia es la Lolita de Nabokov, la atracción de un hombre maduro por una menor de edad, quien le confiere una gran vuelta de tuerca a la historia. La inolvidable Muerte en Venecia, de Thomas Mann, la obsesión de un hombre mayor por el aparente encanto de un chico; aunque esta obra es mucho más compleja y profunda, habla del encanto por la belleza en sí, de la búsqueda de la inspiración en la belleza del cuerpo humano y borda sobre la belleza efímera de la naturaleza.

El amante de Lady Chatterley, novela prohibida en su tiempo que narra la pasión de una mujer casada por un tipo de la clase obrera. Recuerdo también del poema El Hombro Vendado de Constantino Cavafis, profundo poema donde un hombre se lleva a los labios una venda manchada con la sangre del ser amado; otro hombre. No olvidaré nunca Las Batallas en el Desierto, relato maravilloso de nuestro José Emilio Pacheco. Toda una época reflejada en los ojos de un niño que se enamora de la madre de su compañerito de clase.

El cine está plagado de ejemplos, que van desde West Side Story, The Graduate, The Postman Always Rings Twice, –tanto en su primera versión de 1946 como en la segunda con Lange y Nicholson-; Crying Game, pasando por Brokeback Mountain, Behind The Candelabra o Carol, por citar solo algunas recientes.

La música no es la excepción. Los ejemplos son interminables. Comparto con ustedes algunos que llaman mi atención, no están en orden cronológico; en el amor, el dios Cronos parece que no funciona muy bien.

 

  1. …”Sal de aquí antes que cambie de parecer…..tengo miedo que lleguemos lejos”….”debajo de tu perfume y maquillaje, eres una jovencita disfrazada”…”pensé que sabías que está mal que estés a solas conmigo”…”muchachita, salte de mi pensamiento”.

 

2. “La señora Jones y yo sabemos que está mal, pero esto es demasiado fuerte como para dejarlo pasar. Nos citamos todos los días en la misma cafetería, seis y media, nadie sabe que ella estará ahí. Nos agarramos de las manos, hacemos planes mientras la rocola toca nuestra canción”….”Hay algo que está pasando entre la señora Jones y yo”…

 

3. “Me engañé a mí misma, bien sabía que lo haría, te dije que era yo un problema, sabes que no soy buena persona….estaba en el piso de arriba en la cama con mi ex….él se la pasó bien pero yo no tuve placer, pensando en ti en la agonía final”…

 

 

 

4.“La manera como camina, la forma en que habla…¿cuánto más puedo fingir? no puedo evitarlo: me enamoré de la novia de mi mejor amigo”…”¿Qué tal si ella se molesta conmigo y le dice a él? nunca podría verlos de frente a los dos.

 

5. “Cuando estaba con mi esposo, él era muy malo. Ahora que estoy con mi hombre, él me trata como reina”. “Quédate con mi esposo pero no te metas con mi hombre”…”Se lo digo a todas las mujeres, quiero que todas lo entiendan”….”Quédense con mi marido pero no se metan con mi hombre”.

 

6.  “Solo un beso en mis labios fue todo lo que se necesitó para sellar el futuro. Solo una mirada de tus ojos fue como un tipo de tortura. Érase una vez un chico y una chica. Solo un roce de tus manos  bastó para hacerme desfallecer”. “Amor prohibido”.

 

7. “El matrimonio secreto nunca puede romperse. Sin flores en el altar. Sin velo blanco sobre tu cabello. Sin vestidos de damas para ajustar. Sin juramentos sobre la biblia. Las promesas del matrimonio secreto nunca se dicen, nunca se rompen”….

 

 

8.”No soy tonto pero no entiendo…..¿por qué camina como mujer y habla como hombre? Oh mi Lola….lo lo lo lo Lola. Tomamos champaña y bailamos toda la noche bajo la luz de un candelero eléctrico… me levantó y me sentó en sus piernas, diciendo: muchachito, ¿no vendrías a casa conmigo?

 

 

9. “Michael, tú eres el único que siempre he deseado; chicos hermosos bailando en una hermosa pista de baile. Michael, está bailando como una bailarina prostituta, esperándome en charola de plata…ya nada importa, esto es lo que es: soy un hombre”.

 

 

Muchas canciones mencionan que el amor es un juego. No hay nada más cierto. Todas las formas de amor son hermosas mientras se respeten estas reglas (hablando metafóricamente en términos deportivos). Aquí mi opinión.

Que puede jugarse en singles, parejas, tercias o lo que sea; que puede haber categoría varonil, femenil o mixto siempre y cuando se juegue en canchas reglamentarias. Mayores de edad, legalmente hablando. (No hay niños incluidos; ahí les hablan, curas). No se vale forzar a nadie ni actuar contra su voluntad. (El respeto al oponente es elemental). Los contendientes deben estar en común acuerdo. Para jugar, hay que estar bien protegido. La salud es esencial. No se vale dañar intencionalmente a terceros. Se debe nutrir este juego todos los días, porque de lo contrario, se termina muy rápido.

Feliz día del amor a todos ustedes.

 

 

 

 

 

 

Soy apasionado de la creatividad y el diseño. Me encanta leer, cocinar, pintar y escuchar música, sobre todo jazz; pero disfruto mucho la música del cuarteto de Liverpool, la cual siempre me ha acompañado.

Lennon y McCartney: Una amistad tempestuosa.

Los seres humanos siempre necesitamos de mil cosas para subsistir y sin duda la amistad es una de ellas. Muchas personas van y vienen, sin embargo pocos son los que se mantienen verdaderamente en nuestra vida prodigando una serie de emociones y sensaciones que desembocan en algo prácticamente indescriptible, pero significativo.

Claro ejemplo de esto son John Lennon y Paul McCartney, cuyos destinos se entrelazaron el 6 de julio de 1957 dando así el comienzo a una aventura musical pocas veces registrada en la historia. 

Bien decía el filósofo Marco Tulio Cicerón: “La vida no es nada sin amistad” y Lennon y McCartney parecían saberlo en el fondo, su afinidad no sólo estaba sujeta a encaminarse juntos hacia el éxito sino que la presencia de cada uno en la vida del otro forjaría también un eterno juego de rivalidades y competencia que al final de cuentas daría como resultado la mejor mancuerna del rock.

Para nadie era extraño ver cómo eran dos grandes amigos, incluso George Harrison, Ringo Starr y en su momento Stu Sutcliffe se sintieron desplazados, la amistad de John y Paul era un todo inseparable. Haciendo un análisis por la historia no se tienen registros de otra amistad más afín anteriormente, esos casos sólo se habían dado en la literatura con escritores o poetas como Lord Byron y Percy Shelley.

Sus encuentros y desencuentros comenzaron a sobresalir en 1968 cuando las personalidades e intereses de ambos se encaminaban hacia otro horizonte, si bien Lennon afirmaría en su momento que su colaboración había terminado en 1962, no está demás destacar que siguieron escribiendo y aportando ideas o frases para el término de alguna canción que alguno de los dos tenía inconclusa. Para McCartney esa rivalidad era muy productiva y resultados fieles son “A Day In the Life”, “I´ve got a feeling”, “We can work it out”, entre otras.

También es cierto que desde el álbum “With The Beatles” McCartney estaba cobrando protagonismo sobre John Lennon ya que cada vez mostraba que también podría llegar a lo más alto con temas como “All My Loving”, ese protagonismo se asentaría definitivamente en 1967 tras la muerte de Brian Esptein y Paul tomaría poco a poco las riendas de la banda mientras que Lennon tenía confusiones personales.

Su casi milagrosa dupla era garantía de ventas millonarias, sin embargo también estaba de por medio el ego y el carácter de ambos músicos que se imponía día con día. Era claro que para fines de la década cada uno de The Beatles era individualista – habían crecido- y junto con ellos sus aspiraciones. En el caso de John y Paul ésta independencia musical era cada vez más clara dando así temas en donde sólo uno de ellos interviene tanto en la composición como en la grabación entre ellas “Why Don´t we do in the Road” o Revolución N°9”, siendo la primera un motivo de queja por parte de Lennon por no haber participado ya que era del tipo de canciones que a él le gustaba, por su parte McCartney indicó que era una “revancha” por decirlo así por no invitarlo a colaborar en la segunda.

Todo estaba claro, el recorrido de esos dos chicos que se conocieron en la juventud y se compenetraron tanto por sus afinidades personales como musicales estaba en la recta final y para ese 1968 todo estaba en crisis, la llegada de Yoko Ono a la vida de John era lo que estaba detonando que ciertas molestias salieran a superficie. La intención de separarse estaba en la mente de todos, pero nadie se atrevía a dar el paso y cuando Paul se animó a hacerlo John se sintió de nuevo frustrado. Los problemas legales estaban en su punto más alto y el final de la banda era casi necesario. 

Las molestias mutuas se reflejan en canciones de Paul para John. En “Too Many People” indica: ”Tuviste un golpe de suerte y lo partiste en dos, ¿Ahora qué puedo hacer por ti?” a lo que Lennon no se hace esperar y contraataca con How do you sleep? aseverando “Lo único que hiciste fue Yesterday”, para éste tema participa Harrison en la guitarra. Por otro lado sus ataques eran claves en las portadas de RAM e Imagine, cada uno sostiene a un animal haciendo referencia a cómo ve a su excompañero para ese entonces.

Los 70 marcaron un claro distanciamiento y si bien tuvieron encuentros esporádicos también los momentos de rencor estuvieron presentes. En 1974 durante su “Fin de semana perdido” Lennon y Macca se reencontraron, ahí platicaron de los viejos tiempos y estuvieron como no lo habían estado en mucho tiempo, como verdaderos y cercanos amigos. Su amistad estuvo en medio de la tormenta durante mucho tiempo, pero también es cierto que tenían ciertos detalles a favor:

“En mi vida sólo he tenido dos amigos: Yoko y Paul”: John Lennon.

“Cuando pienso en John pienso en los dos escribiendo juntos ‘A Day In A Life’, cosas así. Prefiero quedarme con lo bueno”. 

“Con ‘Pepper’ y bajo la presión de tener sólo diez días, me las arreglé para sacar ‘Lucy In the Sky with Diamonds’ y ‘A Day In the Life, no nos estábamos comunicando lo suficiente, más tarde esa fue la causa de mi resentimiento, pero ahora comprendo que se trataba siempre del mismo juego competitivo, la cooperación era funcional además de musical, en realidad nunca sentí una pérdida. No quiero que suene negativamente, como si no necesitara a Paul porque cuando él estaba ahí obviamente funcionaba, pero no puedo, es más fácil hablar de lo que yo le di de lo que él me dio a mí y él diría lo mismo”.

“Aún recuerdo como era antes, estoy reteniendo las lágrimas, no más, Te Amo”.

Su historia hizo eco en McCartney al escuchar “Old Friend” de Carl Perkins: “Recuérdame de vez en cuando mi viejo amigo”.

Si bien toda amistad fluctúa entre la gloria y el infierno, todo es una cadena de situaciones que sacan lo mejor de quienes la forman y Lennon y McCartney fueron un episodio que marcó a miles de generaciones no solamente en el ámbito musical sino personalmente hablando y no queda más que definir que entre abrazos y ataques lo suyo era el mismo amor tratando de no ahogarse en el camino. Después de todo nadie es perfecto.

Soy melómana de corazón, básicamente fan de The Beatles y rocanrolera declarada, me apasiona la música de la época de los años 60. Me agrada leer literatura clásica y de fantasía y estudio Ciencias de la Comunicación.

Love Is In The Bed: 10 canciones para hacer el amor.

,

Llega a este 2018 el segundo mes del año, el más romántico de todos. Y es que qué sería de la humanidad sin el amor, “el amor es el sentimiento más puro” rezan los poetas.

¿Cuántas canciones no se han escrito al amor? ¿Cuántas rimas, cuantas prosas? Al amor le debemos nuestros mejores días y (sobre todo) nuestras mejores noches, en la que muchas veces ese sentimiento ha sido el único testigo de lo sucedido. El amor ¡qué maravilloso es el amor!

En alguna ocasión un gran personaje dijo: “Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor, mientras la violencia se practica a plena luz del día”, y con esa excelente frase les doy la bienvenida a mi artículo —más sexy que amoroso—; 10 canciones sensuales para hacer el amor (una y otra vez).

Nota: Invita a tu pareja a ver películas y usa este playlist como soundtrack. Sé feliz.

  1. Sex On FireKings Of León

Una canción que NUNCA PUEDE FALTAR a la hora del ‘romanceo’, basta con escuchar la sensualidad en la melodía y una voz cantándote “your sex is on fire…” No hay mucho que decir, es una canción extremadamente sexy.

 

  1. Sex And CandyMaroon 5

Imagina este escena: Tu pareja y tú a media luz, un buen vino, una charla interesante y a Adam Levine cantándote de fondo “I smell sex and candy here, mama, this surely is a dream…” Una canción sumamente sensual para una noche en la que todo es posible… ¿Se te antojó?

 

  1. El Baile de OdínBabasónicos

La intensidad de esta melodía y una letra ‘sugerente’ hacen una canción perfecta para subir al límite el deseo: “Soy tu admirador pero no tengo principios, necesito después de ver poder tocar”.

 

  1. I Wanna Be YoursArctic Monkeys

Esta canción inspira a un perfecto movimiento de cintura (la imaginación se la dejo a ustedes). Es la combinación perfecta entre ritmo, letra y voz sensual. Una delicia de principio a fin, escúchala bajo tu responsabilidad porque después de hacerlo tendrás el deseo de estar con tu pareja y cantarle; “If you like your coffee hot, let me be your coffee pot”. ¡Sexy!

 

  1. Pervert Pop SongPlastilina Mosh

¡Castígame, me he portado mal, diviértete, gozas y me gustas! Perfecta para provocar deseo sucio y muchas ganas… Porque dicen por ahí que el sexo es como el pozole (y les dejo como tarea que lo investiguen para los que no conocen la frase).

 

  1. La Lombriz de tu cuelloEl Columpio Asesino

Siguiendo por la línea de canciones que provocan deseo y lujuria, “La Lombriz de tu cuello” combina un ritmo bailable con letra perversa y oscura, precisa para echar a volar muuucho la imaginación… ¡Me excitas demasiado!

 

  1. SangreTitán

La canción más oscura de la lista para un momento de éxtasis total. El ritmo combinado con un buen movimiento te harán convertir en un vampiro hambriento y deseoso de sangre.

 

  1. Chamber Of ReflectionMac DeMarco

Y porque no siempre se necesita de alguien para disfrutar la sexualidad, esta sensual canción da para hacer volar la imaginación una tarde solitaria en tu cama, en la que no necesitas más…

 

  1. The SpyThe Doors

¿Quién puede ser más un sinónimo de sensualidad que Jim Morrison y The Doors? Nadie. Para muestra The Spy, buena música, deseo, lujuria y placer.

 

  1. Breathe (In The Air)Pink Floyd

El momento de disfrutar un par de orgasmos (uno auditivo) ha llegado… Relájate, toma un poco de aire y continúa, que la noche es largaaaa.

 

PLAYLIST EN SPOTIFY: https://open.spotify.com/user/12133863628/playlist/0WrxKYS9VBdz4WwW3iNGg6

Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Escritor, melómano, fotógrafo y creativo. Le apasiona descubrir música nueva, leer poesía y ver series. ¡La vida es rock and roll!

CONTACTO

Facebook: Fernando Iván Licenciado Cantinas
Twitter: @FersoniicoSiC
Instagram: @soyellicenciadocantinas
Correo: fernando@elcirculobeatle.com

Paul McCartney, cuatro canciones de amor.

A lo largo de su vida Paul McCartney ha tenido diversos amores que lo han marcado. Cuatro mujeres que han sido parte de su historia romántica y que en algún momento fueron, y son, musas que lo han inspirado a componer bellas baladas, de las cuales tomamos sólo cuatro. Hermosas melodías que en algún momento, cualquiera de nosotros, las hemos dedicado a una persona especial.

JANE ASHER. HERE THERE AND EVERYWHERE.

Jane Asher fue la primera gran musa de McCartney. Una bella mujer, actriz londinense de buena cuna, sus padres fueron el doctor Richard Asher y la maestra de música Margaret Eliot. Jane conoció al beatle el 18 de abril de 1963 cuando The Beatles se presentaron en el Royal Albert Hall. Ella contaba con 17 años de edad y en la Antología Paul recuerda que Jane fue enviada por la revista Radio Times a cubrir el concierto. “Nos tomamos una foto con ella. Pensábamos que era rubia porque sólo la habíamos visto en televisión, en blanco y negro, haciendo el programa Juke Box Jury. Pero resultó ser pelirroja ¡Guau, eres una pelirroja! Traté de conquistarla, tuve éxito y fuimos novio y novia durante bastante tiempo”.

El amor entre Paul McCartney y Jane Asher se hizo público a través de los medios de comunicación y llevaron una relación que duró de 1963 a 1968 cuando ella cansada de las infidelidades de su famoso novio terminó con él. Podemos afirmar que al convivir con la actriz y su familia, Paul refinó y redefinió sus gustos musicales; lo llevó a explorar la música clásica y en consecuencia McCartney creo bellas melodías que entraron al catálogo beatle. Canciones como Yesterday, For No One, I´m Looking Through You y por supuestos Here There and Everywhere fueron dedicadas a su novia de ese momento.

Here, There and Everywhere es una de las grades canciones de amor no sólo en la historia de The Beatles, sino en la misma historia del rock. Con una gran letra y una exquisita armonía, el tema se publicó en el álbum Revolver de 1966. El escritor y biógrafo del cuarteto de Liverpool, Mark Lewisohn, en las notas que aparecen en la contraportada el álbum Unplugged The Official Bootleg (1991), escribe: “Debido a su gran belleza, Here There and Everywhere, sigue siendo una norma a seguir en la producción musical y muchísimo más que una norma en todo lo demás”.

A partir de la gira New World Tour de 1993, Paul McCartney la incluyó en su repertorio y la canción ha estado presente en diversas giras, aunque cabe recalcar que en sus más recientes presentaciones sólo la llega a tocar de vez en cuando. Los que la han escuchado en vivo han sido realmente afortunados.

But to love her is to need her everywhere
Knowing that love is to share
Each one believing that love never dies

LINDA EASTMAN. MAYBE I´M AMAZED.

Linda Eastman se convirtió en la primera esposa de Paul McCartney. Fue su compañera de vida por alrededor de 29 años, hasta que la muerte los separó. Fotógrafa de profesión, de nacionalidad estadounidense, conoció a McCartney en mayo de 1967 durante un espectáculo musical de Georgie Fame and The Blue Flames en el Bag O’Nails Club en Londres. McCartney, en la Antología, asegura que ella estaba sentada cerca del grupo y al momento en que la joven se encaminaba a la salida del inmueble Paul salió a su encuentro y se presentó ante ella. “Cuando estaba a punto de irse del club me puse de pie y le dije – Hola, no nos hemos conocido- Luego dije – Vamos a ir a un club llamado Speakeasy ¿Quieres venir?- Y si hubiera dicho un “no”, no hubiera terminado por casarme con ella”. Linda respondió afirmativamente y se fueron juntos a ese lugar en donde Paul escuchó por primera vez la canción Whiter Shade Of Pale con una agrupación de “nombre muy extraño llamado Procol Harum”.

Cuatro días después de ese primer encuentro ellos volvieron a coincidir en la casa de Brian Epstein durante la fiesta que el manager del cuarteto de Liverpool organizó por el lanzamiento del álbum Sgt. Pepper´s Lonely Hearts Club Band. Debido a que Linda tenía una amplia reputación como fotógrafa de grupos y solista de rock (entre los cuales se encontraban Bob Dylan, The Who, Jimi Hendrix y The Rolling Stones, entre muchos otros) ella fue quien tomó esas históricas placas en donde podemos observar a The Beatles sosteniendo el legendario disco

Diversos encuentros del beatle y la fotógrafa se dieron entre 1967 y 1969 los cuales culminaron cuando ellos se casaron el 12 de marzo de ese año. Linda tenía una hija, Heather, con una pareja anterior, la cual Paul adoptó y tuvieron tres hijos más (Mary, Stella y James). Ya como su esposa lo acompañó y apoyó durante su carrera solista, aprendió a tocar música y estuvo en las giras con él como parte de la banda. El 17 de abril de 1998, a la edad de 56 años, Linda McCartney murió a causa del cáncer.

Maybe I´m Amazed es una de esas canciones que fácilmente se pueden dedicar a una persona que se ama y Paul se la dedicó a Linda. Apareció publicada en el primer disco solista de Paul McCartney y él se encargó de tocar todos los instrumentos. El tema tiene una excelente letra que habla acerca de hombre solitario que esta sorprendido de encontrarse con el amor; además posee una hermosa melodía con un piano y un solo de guitarra que conmueve a quien la escucha.

Maybe I’m a man and maybe I’m a lonely man
Who’s in the middle of something
That he doesn’t really understand

HEATHER MILLS. YOUR LOVING FLAME.

Heather Mills, nacida en Inglaterra en 1968, se convirtió en la segunda esposa de Paul McCartney. Su relación comenzó como una gran historia de amor la cual derivó en una situación tormentosa para ambos que terminó con un polémico divorcio. McCartney aún se encontraba deprimido por la ausencia de su esposa Linda que había muerto en 1998. Durante ese periodo el ex beatle publicó un álbum llamado Run Devil Run y un año después, en el mes de abril de 1999, conoció a Heather Mills en un evento altruista organizado por ella. Mills había sido modelo desde 1988 y en el año de 1993 sufrió un accidente en donde fue atropellada cuando cruzaba la calle, como consecuencia de ese hecho perdió su pierna izquierda.

El amorío entre la modelo y el músico creció de tal manera que  los llevó a casarse el 11 de junio de 2002 en Castle Leslie en Irlanda. De su unión nació, un año después, la cuarta hija de Paul llamada Beatrice Milly McCartney. Durante su matrimonio los tabloides británicos comenzaron a difundir información sobre los problemas maritales de la pareja. Se llegó a hablar de violencia por parte del ex beatle hacia ella. En el 2006 se separaron y a partir de ese momento fue común leer y ver diversas entrevistas a Heather Mills quien habló del infierno que fue vivir a lado de McCartney y sobre todo se quejó de la hija de Paul, Stella, a la que se refirió como una enferma de celos que le hizo la vida imposible. En marzo del 2008 se dio el fallo del divorcio y ella se quedó con una parte de la fortuna del artista.

Pese a todos estos problemas Heather Mills, también tuvo una hermosa canción que Paul le escribió para el disco Driving Rain (2001). Your Loving Flame es una bella balada de un hombre que ha vuelto a enamorarse. Un tema al que muchos críticos de música la compararon con Maybe I’m Amazed por el inicio del piano.  La canción fue parte de su repertorio durante las giras del 2002 y 2003.

`Cos when we kiss, nothing feels the same
I could spend eternity
Inside your loving flame

NANCY SHEVELL. MY VALENTINE.

Y cuando pensábamos que Paul McCartney terminaría como un solterón millonario y famoso, llegó a su vida Nancy Shevell, su tercera y actual esposa. Shevell es una empresaria norteamericana, la cual lleva las riendas, como vicepresidenta, de un importante consorcio familiar, New England Motor Freigh, Inc y el Grupo de Compañías Shevell, que se dedica entre otras cosas al transporte.

Ellos se conocieron en noviembre del 2007 y comenzaron una relación romántica la cual gustó también a los hijos mayores del músico al no considerarla una oportunista. La pareja se casó el 9 de octubre del 2011, situación que molestó a los fans de John Lennon ya que en esa fecha se conmemoraba el cumpleaños número 71 del finado músico. Hasta el momento se puede ver a la pareja feliz y estable. Paul McCartney le escribió la canción My Valentine, que apareció en el álbum Kisses on the Bottom (2012). Una bella pieza romántica la cual refleja a un hombre que ha llegado a la vejez con un vínculo amoroso lleno de satisfacción plena . Estamos ante una historia de amor a la que aún le falta mucho por escribirse y de la cual seguiremos siendo testigos sin duda alguna.

And I will love her for life
And I will never let a day go by
Without remembering the reasons why
She makes me certain
That I can fly

Originario de la Ciudad de México, estudió la carrera de periodismo en el Centro Universitario de Periodismo en Arte, Radio y Televisión(PART). Se describe a si mismo como beatlero de alma y rockero de corazón.

He escuchado el viento

Enero, 1972

Querida Layla:

Por nada más que los placeres pasados, sacrificaría mi familia, mi Dios, mi propia existencia y aún así tu imagen no cambiaría. Estoy al final de mi mente, no puedo regresar y no veo nada en el mañana (excepto tú) que me atraiga más allá.

He escuchado el viento, he visto las nubes obscuras y siniestras, he buscado en la tierra debajo de mí una señal, un gesto, pero sólo hay silencio.

¿Por qué titubeas? ¿Soy un mal amante? ¿Soy feo? ¿Soy muy débil? ¿Demasiado fuerte? ¿Sabes por qué? Si me quieres, tómame, soy tuyo…

Si no me quieres, por favor rompe el hechizo que me ata. Es un pecado encerrar en una jaula a un animal salvaje; domesticarlo es divino.

Mi amor es tuyo.

Carta de Eric Clapton a Pattie Boyd escrita en la página del título del libro de bolsillo
De Hombres y Ratones de John Steinbeck (1937) y firmada con un corazón.

La canción Layla del álbum Layla and Other Assorted Love Songs fue inspirada en el poema persa titulado “La Historia de Layla y Majnun” de Nizami Ganjavi.

Esta obra conmovió profundamente a Clapton dado que era el relato de un hombre que se enamoró irremediablemente de una mujer casada, que estaba fuera de su alcance, y que perdió la razón porque no pudo desposarla. Eric, que llevaba un poco más de un año perdidamente enamorado de la esposa de su amigo George Harrison, Pattie Boyd, automáticamente se sintió identificado con esta historia.

Justo como todo lo que vale la pena en la vida, no fue fácil ni fue inmediato. Sin embargo, finalmente sucedió: Eric Clapton y Pattie Boyd se casaron el 27 de marzo de 1979.

Y no, no fueron felices por el resto de sus días.

Sin embargo, a diferencia de demasiados seres humanos, Eric y Pattie entendieron que el poco tiempo que tenemos asignado en este mundo nos obliga a no quedarnos con un amor de esta magnitud en lo más escondido de nuestro ser. Y actuaron como actúan los valientes y los genuinos.

Mi amor es tuyo.

Titular de El Círculo Beatle.

Beatlera, podcastera, desarrolladora web, locutora, autora y otras maravillas… Embajadora global de la Beatlemanía por The Beatles Story.

¿Eres perico?

Yo, Tere Chacón, confieso aquí que he cometido muchos errores en la vida. Tal vez demasiados.

Entre ellos, probablemente el que más lamento es haber permitido durante mucho tiempo que mi comportamiento personal no tuviera relación directa con mis palabras. Es decir, por tener facilidad de palabra, se me hacía poco importante hacer que mis acciones concordaran con lo que decía, prometía, aseguraba o inclusive presumía.

Ahora, de varios años a la fecha, me doy cuenta de cuánto fallé como persona al no ponerle atención a la esencia del ser: las acciones deben de concordar con lo que uno expresa. De otra manera, la persona se demerita y pasa de ser un ser humano a ser un vil perico. Sí, uno de esos animalitos de plumaje colorido que sólo emite sonidos entendibles que no pueden ser respaldados ni cuentan con credibilidad alguna.

No, no estoy hablando de palabras profundas ni de expresiones filosóficas de vida… Estoy hablando sencillamente de lo que nos es cotidiano y que forma parte de nuestras vidas diarias. Estoy hablando de frases que escucho y leo muy seguido en mis comunicaciones en las redes sociales: “Me encantaría retenerte”, “te veo esta semana”, “yo te hablo después”, “no puedo hoy pero nos contactamos el próximo lunes”, “Tere, me urge verte, te busco pronto” y “yo te aviso el jueves”, entre cientos más.

Estas frases tan insignificantes tendrían que tener el sustento de la acción correspondiente como lo son demostrar interés, buscar físicamente a quien se le prometió hacerlo, tomar un teléfono o mandar un whats sólo para cumplir lo que uno dijo. Sólo por eso.

Y cuando no es así, cuando las personas no cumplen con lo aseverado, la consecuencia primaria es un descenso en el ranking de seres humanos (y el correspondiente ascenso en el ranking de pericos) y la secundaria, la más fuerte, es la pérdida de confiabilidad y credibilidad como personas. ¿Sabes cuándo volveré a creer en tus palabras? NUNCA, no eres honorable y no valgo para ti el realizar el esfuerzo de cumplir tus propias palabras.

Entender plenamente lo que es el honor me ha costado varios años. Durante mucho tiempo me fui con la idea de que si no matas, si no robas, si no cometes delitos, eres una persona honorable. Ahora me doy cuenta que el asunto no va por ahí. Cumplir de manera cabal con la legalidad de inicio, es nuestra obligación, y después, nos hace buenas personas o buenos ciudadanos pero en ningún momento nos hace honorables.

El honor, señores y señoras, se consigue sólo con esfuerzo. Si digo, cumplo. Aunque me de flojera. Aunque sepa que no pasará nada. Aunque esté segura de que aguantarás ésta y más mentiras porque me quieres. Aunque te lastime o afecte. Aunque no quiera cumplir. Y esto va para la palabra que le damos a nuestros seres queridos. Y a los conocidos. Y a los compañeros de trabajo. Y a los desconocidos. Y a los que no soportamos.

De esta manera, lamento profundamente el darme cuenta que son pocos, muy pocos, los seres humanos que me rodean y que puedo calificar de honorables. La mayoría de la gente que interactúa conmigo, de alguna u otra forma, anuncia grandes empresas o intenciones que nunca se llevan a cabo. Otros se contentan con abrir la boca para mantener contento al mundo sin alimentar el sector “prestigio ante uno mismo” interno.

Los menos son congruentes y honorables. A estos últimos, gracias por dejarme ver todo el camino que falta por recorrer.

Y en cuanto a mí, ahí la llevo. No soy perfecta y no he dejado de cometer errores en estos años pero llevo mucho tiempo obligándome a cumplir con aquello con lo que me he comprometido: a nivel personal, a nivel familiar, a nivel profesional y a nivel beatlero.

Y tú, ¿eres perico?

Titular de El Círculo Beatle.

Beatlera, podcastera, desarrolladora web, locutora, autora y otras maravillas… Embajadora global de la Beatlemanía por The Beatles Story.