“El Rock le canta a la vida”: Luis de Llano Macedo parte 2

,

Por Patricia Infante y Jaime Esteban


Continuando la amena charla con el famoso productor musical y televisivo Luis de Llano Macedo quien es considerado un ícono en los medios masivos llevando a cabo proyectos como “Baila Conmigo” y encaminando al estrellato a diversos grupos musicales, en esta segunda y última parte nos relata parte de su experiencia al ser uno de los organizadores del primer concierto de rock masivo en México y sus inicios como productor en Telesistema Mexicano, entre otras cosas interesantes.

Al preguntarle sobre si hay conexión entre Woodstock y Avándaro  inmediatamente nos refiere: 

Yo estaba en Los Ángeles, cuando Woodstock. Esto fue todavía en 1969, yo vivía en Hollywood en un Peace and Love,  yo caminaba mucho en Hollywood Boulevard, me metía en el “Whisky a Go-Go”. Yo andaba para arriba y para abajo en todos esos lugares y entonces conocí a muchos grupos y a mucha gente. Cuando llego a México, yo iba con mi bandera de que yo tengo que hacer aquí también ese sueño de que iba a hacer también un concierto de Rock, del Peace and Love y todo ese rollo. Y se nos ocurre hacer un programa que se llamaba “La Onda de Woodstock” Y junto con otros amigos (Justino Compeán, Eduardo”El Negro” López Negrete, Carlos Alazraki, Bob Orange (qepd) y Eduardo David  que le decían “El Custer” (qepd), y Armando Molina), que hacían una carrera de coches en un lugar llamado Avandaro, y organizamos un concierto tipo Woodstock. 

Avándaro fue la primera concentración de más de 200,000 jóvenes en un evento No Político y no pasó nada. Al final de cuentas fue más la prensa amarillista que armó un escándalo. Desafortunadamente hay pocas evidencias en video. Yo tengo una de ellas y la cuido mucho, la reedité y aparta la ocupo cuando es el aniversario.

Recuerdo cómo hace un par de años iba por la calle de Toledo, y me dije yo vivía aquí cuando hicimos Avandaro hace ¡45 años! Imagínate hace 45 años, todavía vivíamos en lo “rupestre” no había lo que hay ahora, no había amplificadores, no había monitores, ni había micrófonos. Primero comprábamos el disco de 45 rpm, después los LP’s, y luego evolucionamos a los casetes, y de los casetes a los CD’s, ahora tienes una bocina, lo metes en la memoria o a través del WiFi.

Ante la inquietud de saber ¿Cómo trabajaban en aquella época? señala:

Bueno después de Avándaro, emigro de canal y me voy junto con mi papá a trabajar a TIM y ahí empiezo a hacer un programa que se llamaba “Alta Tensión”, y empiezo a invitar grupos como “El Ritual”, el “Pop Music Team” y me voy a Estados Unidos y compro videos de Cat Stevens y otros artistas del momento y hago programas de Rock en Canal 8, editábamos los videos y metíamos reportajes. 

Luis de Llano en ese momento nos comenta una anécdota poco conocida y se le ilumina el rostro

Por cierto hice una cosa que nadie ha visto nunca: Mis dos amigos de Avandaro los apañaron,  se fueron a conectar no sé que donde y los metieron a “Lecumberri” (una antigua prisión en la Ciudad de México), y me hice “cuate” del jefe de seguridad de Lecumberri, e hice un concierto dentro de la cárcel, se llama “Rock y Rejas”, el jefe de seguridad nos dio permiso y la película nos salió toda velada, pero el concierto lo pasamos al aire, y así pudimos sacar a nuestros amigos, por el concierto de Rock que hicimos, pero en ¡Lecumberri! Tocamos el Rock de la Cárcel, un rollo muy original. 

Desgraciadamente esas cintas de Video Tape ya no existen, el video tape no tiene vida, la cinta suelta óxido y la cinta se pega. Las cintas que yo traje y me decomisaron (Avándaro) fue Televisa, no fue el gobierno, las mandaron a unas bodegas y se perdieron, pero ya no servirían ahorita. Lo único que existe de Avándaro (nos pregunta sobre ese video), es un video que yo regalé y lo han pasado en todos lados.

El flamante productor nos aclara si las cintas que confiscó Televisa las tiene bajo resguardo

No, no existen, esas cintas no las copiaron, no las digitalizaron, no las resguardaron, las dejaron guardadas junto con material que había del ’68 y no sé que contenían, yo varias veces hablé con el Señor Azcárraga, y le preguntaba “¿No hay forma de recuperar esas cintas?” y la respuesta era “Ya no existe ese material” El material que yo tengo del concierto lo hice del día anterior, y del mismo día, lo edite lo pegué y le puse un texto, es material me ha dado mucho gusto porque lo regalé, no lo vendí, Televisa no sabe ni de donde salió cuando lo paso, porque lo he usado para que vean cómo realmente fue y como dije no hubo una “encuerada” en Avandaro, hubo muchas y muchos. 

Luis de Llano nos mantuvo en suspenso durante toda la charla y nos confiesa emocionado: “Yo sí acepto que soy testigo, autor y culpable de la caída de las torres del rock mexicano aquél 11 de septiembre, (curiosa fecha) cuando la juventud mexicana perdió la inocencia y asegura que el error que cometieron al llevar a cabo el festival fue invitar a la prensa de espectáculos en lugar de la prensa de primera noticia o la nota roja, las cuáles al final de cuentas fueron las que condenaron el evento escribiendo “Orgía de sexo y drogas”.

Señala que en Avándaro el grupo más importante fue el público, mismo que se fusionó de tal forma tras la lluvia y el lodazal, pero todos, vinieran de donde vinieran fueron todos iguales. Así mismo nos confía que es una lástima por la música que se tocó pero no tenían la tecnología que hay ahora  ya que no existían los monitores de piso que hay ahora, además de que la luz fallaba demasiado por la lluvia, sin embargo indica emocionado que los grupos tocaron durante ocho horas.

A pregunta expresa sobre si Javier Batiz no tocó en el Festival porque quería todo el dinero para él, afirmó: “No, no, ahí cuando contratamos el rollo con Armando Molina que fue el que contrató a los grupos teníamos un presupuesto mínimo y a Batiz no le interesó, que al final de cuentas sí quiso ir, pero no llegó, rentaron una limusina y no llegaron entonces no es que Batiz le haya hecho el fuchi”.

Indica que el problema es que no se grabó ningún disco, asegura que todo lo que circula de Avándaro es mentira porque la estación de radio que lo estaba transmitiendo al aire lo cortó cuando el grupo Peace & Love empezó a gritar “Que chingue su madre el que no cante” y ahí fue cuando se empezó a armar la grilla política.

De Llano Macedo nos comparte que Microchips se formó inicialmente porque a su hijo Tito de Llano le gusta tocar la guitarra y se juntó con Jay de la Cueva, hijo de Javier de la Cueva (pianista de Los Camisas Negras, Los Hooligans y Los Profetas) para después terminar de armar el grupo con los hermanos Willy que tocaban rock en Tampico. Señala que grabaron seis discos llegando a vender 300 mil copias, sin embargo comienzan los cambios ya que los hermanos Willy querían controlar cosas del grupo y al final salen. Recuerda que fue una experiencia muy interesante formar el grupo e indica que debutaron en televisión con Alejandra Guzmán en unos Premios Heraldo.

Sobre la conexión con el tema “Niños Eléctricos” de la autoría de Miguel Ríos nos comparte: “Yo, como era amigo de Miguel Ríos me pareció que era el sello para Microchips y ya después hicieron muchas más canciones con otros productores  como Óscar López” e incluso Alex Syntek y Chiquis Amaro los apoyaron en algunos discos así como músicos de renombre como Ricardo Ochoa los apoyaron y les enseñaron mucho a los chavos.

Afirma que hacer rock en México es difícil porque: “Al principio las disqueras no le entraban a apoyarte hasta que llegó realmente un apoyo grande de Rock En Tu Idioma porque tú puedes grabar un disco pero si no tocas en radio pues no suenas en radio hasta que viene ese cambio grande en los 80 de Rock en tu idioma y surgen las invasiones de españoles, de argentinos. Los 80 son la época más rica, rockera como no te puedes imaginar y todavía en los 90 tuvo su generación de grupos por todos lados. Fue difícil por la poca disponibilidad de las disqueras, las estaciones de radio no se interesaban en tocar rock en ese momento y no había lugares donde tocar”.

Luis de Llano comenta ante nuestro asombro que a pesar de que el escritor Carlos Fuentes fue esposo de su madre no lo conoció mucho realmente porque cuando estuvieron casados él estaba estudiando en Estados Unidos y cuando regresa a México ya se habían separado, pero nos confía que vivió en la casa donde el novelista y la actriz habitaron en los años 60.

Afirma además que nunca fue empresario más que de obras de teatro como “Cachún Cachún Ra Ra”, “Jesucristo Superestrella” y “El Show de Terror de Rocky”. Finalmente comparte que tiene varios proyectos en desarrollo como series y proyectos musicales y que piensa lanzarlos de forma independiente porque ya se emancipó de la televisora de San Ángel, además indica que busca evolucionar ya que muchos años se dedicó a realizar entregas de premios, lo cual llegó a cansarle.

 

 

 

 

Administrador de contenidos.

Email: contacto@elcirculobeatle.com

“Una cosa es ser Rockero y otra Rocanrolero, yo era Rocanrolero”: Luis de Llano Macedo parte 1

,

Por Patricia Infante y Jaime Esteban


Luis de Llano Macedo es considerado como una de las leyendas dentro de la producción musical y televisiva en México. Un personaje que estuvo involucrado en momentos importantes en la escena rocanrolera de nuestro país. En una entrevista concedida a este medio, el productor nos relata sus experiencias y su gusto por este género musical que es el rock y como lo ha influenciado en su vida y sobre todo en su trabajo a lo largo de todos estos años.

Mientras lo esperábamos, en su oficina, pudimos ver en la mesa de centro un libro, de unos 80 centímetros de largo dentro de un estuche llamado “Yo estuve en Avándaro” un libro de Federico Rubli  (textos) y fotografías tomadas por la artista de la lente Graciela Iturbide, que relatan aquel célebre concierto de Rock celebrado los días 11 y 12 de septiembre de un lejano 1971, con prólogo de Luis de Llano, uno de sus organizadores. Las imágenes ahí mostradas son únicas, pocas veces vistas, el concierto de rock que reunió a la juventud mexicana de finales de los años 60’s y principios de los 70’s está ahí, retratada en infinidad de imágenes a color y en blanco y negro, son imágenes inéditas, jóvenes de toda clase social, grupos de rock, muchos de ellos ahora inexistentes. El productor comenta acerca de este polémico festival, “Yo lo que narro de Avándaro es que fue la primera congregación de jóvenes por razones no políticas y que no pasó nada, más que nada fue la prensa amarillista la que armó el escándalo”.

Luis de Llano Macedo nace en la Ciudad de México un 9 de junio de 1945, es el hijo menor del pionero de la radio y la televisión en México, Luis de Llano Palmer y de la actriz Rita Macedo. Desde muy joven se convertirá en una de las piezas clave en la evolución de la televisión, los espectáculos y la cultura pop en México. Después de ingresar  a la escena del rock & roll nacional de los sesentas con su grupo Los Spitfires, partió castigado a los Estados Unidos para estudiar en una academia militar y, posteriormente, en 1964, realizó sus estudios en Comunicación en la University of Houston. Después de trabajar en San Antonio para la XWEX-TV y para Spanish International Network, viajó a Los Ángeles en 1969, para convertirse en director de programación del canal de Telesistema Mexicano KMEX-TV. En ese entonces recorrió toda la costa californiana filmando grupos de rock.

Actualmente, Luis de Llano, es dueño de su propia compañía de contenidos, también escribe para el periódico Milenio, es conferencista, además de dar clases en una de las instituciones más prestigiadas de México por el rumbo de Santa Fe.

Como a la mayoría de los jóvenes, de finales de los cincuentas e inicio de los sesentas, De Llano se vio atraído por ese ritmo llamado rock and roll  que llegó de los Estados Unidos, su gusto por su sonido lo llevó a ser parte de un grupo llamado Los Spitfires.

Mi primer contacto con el Rock & Roll fue muy jovencito, mi madre me llevó a un concierto en vivo en el Deportivo Israelita y por primera vez vi cuatro grupos de Rock & Roll en vivo, que eran “Los Crazy Boys con Luis ‘Viví’ Hernández” otro grupo que se llamaban los Red Devils que eran un grupo del Colegio Americano, y estaban los  Teen Tops, y otro grupo que no recuerdo. Yo me clave en el Rock & Roll a partir de ahí, yo iba al Colegio Americano entonces, y ahí tocaban “Los Black Jeans”. Todo esto me empezó a entusiasmar y le robé un banjo viejo a mi abuela, le puse una ligas, un micrófono y una grabadora y me sentaba en un escalón en mi casa y me ponía a soñar que era yo Rocanrolero. Empezaba el rock en español, pero no había una gran cantidad de grupos en esas épocas y que les dieran difusión.

Yo me juntaba con mis cuates de la colonia y decidí armar mi banda de Rock. Me junte con los vecinos, con el hijo de Julio Bracho, Luis Vasallo, que era un cubano muy simpático y muy bueno que era el baterista, y así empezamos a ensayar y a tocar, por esa época llegó mi hermana (Julissa) que estaba estudiando en Suiza, y le dijimos “Tú vas a ser la cantante del grupo” y mi madre muy hábilmente pensando en apoyar la carrera de mi hermana nos apoyo financiando los instrumentos, porque ni teníamos.

Luis ¿Cómo hacían para conseguir sus instrumentos? ¿Dónde los conseguían pues no había las facilidades de hoy?

Pues teníamos que ir a Sala Chopin sobre Eje Central Lázaro Cárdenas, o bien Casa Veerkamp y lo demás pequeñas tiendas en el centro, pero fue cuando en la Lagunilla conseguí comprarme una guitarra Texana, le compré una pastilla para que se amplificara y me compré un amplificador y así empecé a tocar con mi guitarra, soñando claro con las Rickenbacker, las Fender ….. Mi madre (Rita Macedo) nos empezó a financiar, tocábamos en la casa pero después rentó un departamento en la calle de Rhin, un penthouse de  un actor que habían matado, que se llamaba Ramón Gay, y seguíamos ensayando, por cierto junto a una funeraria. Enrique Guzmán que es mi tío, me vendió mi primera guitarra eléctrica, una guitarra que usaba y que salía en muchas fotos, fabricada en una madera que se llama “ojo de pájaro” y con esa guitarra comencé a tocar. Y fue entonces que nos metimos a un concurso que hizo Radio Éxitos en las instalaciones de Articulo 123 N° 90. Concursamos y quedamos finalistas de otro concurso que se iba a hacer en un lugar llamado El Ciro’s de las Lomas. El concurso fue contra “Los Hooligans”, “Los Loud Jets” y otros grupos.

¿Cómo nace el nombre de los Spitfires? 

Pues mi mamá fue la que nos puso el nombre, nuestra batería era una dragón que arrojaba fuego…

Con la batería y los instrumentos fuimos a ese concurso y que llega la policía y que llegan los granaderos y se armó una bronca monumental y no se pudo hacer el concurso, y se terminó haciendo en la Colonia Nápoles en un club privado, y ¡quedamos en segundo lugar ! El premio era grabar dos canciones en Columbia Records y se grabó un disco entre varios grupos con los ya mencionados Hooligans, los Loud Jets y Julissa y los Spitfires. De ahí empezamos a tocar, empezamos a salir a giras, en fiestas y con que nos pagaran los taxis ya éramos felices. No sonábamos en radio porque una de las canciones que grabamos la prohibió gobernación, (Ven Cerca), por considerarla demasiado sugerente.

¿Johnny Dynamo formó parte de Los Spitfires?

Sí formó parte del grupo, tocaba la guitarra. Humberto, le decían “Cahuich”, ya después cuando lo conocimos como Johnny Dynamo nos gustó, pero cuando trabajaba con Julissa y conmigo era Humberto, pero no le gustaba que le dijeran “Cahuich”, pero se le quedó así.

San Ángel 1959-1960

Entonces nos cambiamos a San Ángel,  y ahí mi mamá nos compró una casa, junto a un patio donde había una feria y mi mamá le pagaba al de la feria para que tocará las canciones de nosotros, y ahí ensayábamos, ahí el grupo de los Spitfires empezó a crecer. Pero mi familia del lado de mi papá se puso un poquito alterada, porque no iba a la escuela, andaba ya en giras para arriba y para abajo, y me enviaron a un colegio militar, en Texas. Julissa se quedó al frente del grupo y cada que venía de vacaciones veía como el grupo evolucionaba, se armaban grandes fiestas y un ambiente muy bueno. Estando en Estados Unidos aprendí a tocar polkas, porque los “pochos” de esas épocas tocaban polkas, además tocaba el bajo, y los jueves en la noche me brincaba la barda y veía tocar en la iglesia de la comunidad afroamericana, que estaba al lado de la escuela, y así aprendí a tocar Blues, desarrollé mucho como músico y en vacaciones venía a ver al grupo, pero en realidad en ese momento empecé a dejar de ser rocanrolero.

Una cosa es ser Rockero y otra Rocanrolero (yo era Rocanrolero)

Fue una época muy divertida, tocábamos donde se podía, a veces en Acapulco, en un México muy naive, un México donde tranquilamente podías caminar por Reforma en la noche, no había discoteques, había bares, cantinas pero no había lugares como antros, y yo viajaba de Houston a México, en esa época Julissa comenzó a hacer su carrera con los Spitfires, y empezó a grabar sus discos.

¿Julissa se convierte en el líder de los Spitfires?

Julissa se convierte en la imagen y yo empiezo a pasar a un segundo término, y me dediqué a estudiar, aunque cuando venía pues echaba el “Palomazo” con el grupo, en esa época empecé a conocer a todos los rocanroleros de la historia y aprendí a tocar el “tololoche” y me metí a un grupo de Folk de protesta, y me alejé del mundo rocanrolero. Mi hermana Julissa inicia su carrera como actriz, empieza a hacer teatro, cine y televisión,  y en ese momento yo era Julisso.

Terminé mis estudios y empecé a trabajar en Los Ángeles y aquí conozco a un amigo que era hijo del dueño del canal, y los fines de semana nos robábamos las cámaras de 16 mm y nos íbamos a filmar conciertos de rock por toda la costa de la California, llegamos a grabar en el Hollywood Bowl. Conseguíamos los Backstage pases y convivíamos con artistas y rockeros como los Creedence,  Jimmy Hendrix, etc. Para el año de 1969 termino mi carrera y regreso a México y entro a Telesistema Mexicano, y empiezo a trabajar en Promoción y empiezo a revolucionar todo con mis ideas rockeras, metíamos efectos especiales pero todo era manual, no había computadoras, y de repente estaba haciendo un programa que se llamaba “La Onda de Woodstock” teniendo como conductor a Jacobo Zabludovsky, empezamos a pasar Videoclips de música y hablábamos de cosas raras como Ecología.

En todo momento Luis de Llano se mostró emocionado al rememorar sus inicios musicales y televisivos dejando muy claro que son sus grandes pasiones. Poco a poco nos fue develando parte de su trayectoria que es una de las más sólidas y creativas de la farándula.

Uno de los momentos más fascinantes de la plática fue cuando le cuestionamos sobre Los Beatles y su influencia en él: “Cuando mi madre me habló de Los Beatles estaba yo en el Colegio Militar. Entonces cuando mí mamá me decía que debía yo de dejarme el pelo largo como Los Beatles, yo le dije que estaba loca, que en el colegio militar iban a raparmelo y empezaban a sonar Los Beatles, pero todavía no venían a Estados Unidos, entonces los oías en la radio y cuando venía yo a México oía más a Los Beatles aquí que allá”.

Luis de Llano nos complace y nos da más detalles sobre su conexión con la Beatlemanía: “Y cuando llego a Houston donde estudio la universidad fui a un concierto de Los Beatles y nunca los pude escuchar del griterío que había, era un concepto que llegabas y no dejaban de gritar las viejas dos horas, o sea eran unos piojitos así que los veía yo, y esa fue mí experiencia más cercana a Beatles de esa forma”.

Se explaya y nos indica que Los Beatles lo influenciaron mucho en su vida musical e intelectual porque – “Los Beatles eran para mí la Biblia de toda la música” – sí le gustaban otros grupos como Los Stones, pero afirma que – “Los Beatles tenían una especie de cultura secreta”. Comenta que cuando él llega en 1969 a México prácticamente Los Beatles iban de salida: “Yo no podía entender cómo se podían separar Los Beatles si eran millonarios, pero después lo vas a aprendiendo cuando empiezo yo a trabajar en la televisión, de que los grupos también son como familia y también tienen sus conflictos y sus formas de ser”. 

Al preguntarle sobre su Beatle favorito nos deja ver que prefería a George Harrison ya que era la parte mística, así mismo comenta que Ringo Starr le pareció siempre de relleno, John Lennon era la parte anárquica del grupo, a veces le gustaba y a veces no y asegura que Paul McCartney le caía bien, pero lo que le gustaba era la combinación de sus voces, la armonía que logró George Martin junto con las guitarras para que sonaran como sonaran porque eran muys diferentes a las guitarras que él ya había tocado. Luis de Llano nos revela con júbilo: “Lo que más me impactó fueron los discos, el doble, que fue muy grande y el Sargent Pepper y que a partir de la llegada de Yoko Ono sintió muy ácido el rollo y que no era el mismo feeling”.

El influyente productor nos relata que él tocaba canciones de Los Beatles con su guitarra y nos sorprende cuando nos narra que estaba en Estados Unidos cuando vio por televisión en blanco y negro a Los Beatles en el Show de Ed Sullivan y que también le tocó ver All You Need Is Love en el programa de El Pájaro Madrugador.

Luis de Llano nos menciona que hablar de Avándaro es hablar de la prehistoria ya que son 45 años del suceso e indica que cuando surge el Rock le comienza a cantar a la vida a diferencia del Rock and Roll que le cantaba al amor, además de que estaba muy dominado por los covers. Enfatiza que el cambio se fue dando con los grupos del norte de la República representados por rocanroleros como Benny Ibarra y Javier Batiz y es cuando la música comienza a ser más agresiva, más anárquica – indica- para hacer mención sobre su programa transmitido por cable llamado “Leyendas” donde hace un recopilado del rock nacional.

 

 

 

Administrador de contenidos.

Email: contacto@elcirculobeatle.com

Chico Che y su aporte al Rock mexicano

,

Nuestro país ha sido cuna de verdaderos talentos musicales, mismos que han dejado en alto su nombre con diversos géneros que sin lugar a dudas forman parte de la idiosincrasia que mantiene vivo su interés por todo el mundo. En el terreno musical es verdaderamente sorprendente e importante desglosar que múltiples cantantes en su momento pasaron por la vertiente del rock and roll sesentero antes de definir su verdadero camino.
Un caso concreto es el de Francisco José Hernández Mandujano, mejor conocido como “Chico Che”, uno de los emblemas tropicales de todos los tiempos. Nacido el 7 de diciembre de 1945 en la Ciudad de México y fallecido el 29 de marzo de 1989, Chico Che se crió en Tabasco ya que sus padres eran originarios de ese estado y fue formado por su hermana mayor ya que a temprana edad quedó huérfano de madre.

Su extensa carrera abarca 45 placas y 4 películas, así como múltiples presentaciones en toda la República Mexicana y actuaciones en Estados Unidos. Su éxito básicamente se dio a partir de su inclusión en el terreno tropical, pero esa es otra historia, aquí nos enfocaremos en su paso e inicios en el rock and roll mexicano.

El compositor de aproximadamente 430 canciones formó en 1965 el grupo de Rock and Roll Instrumental y de Balada Los Temerarios, con los que grabó tres álbumes, dos de ellos para Discos SON-ART y uno instrumental para Capitol.  “El Ciclón del Sureste” como también es conocido, dejó la carrera de Leyes para dedicarse a su vocación musical y su paso por Los Temerarios le permitió explayar su creatividad, es así como dejó grabados temas de su autoría como “Extrañado” y “Recuerda”.

Los también llamados Temerarios de Tabasco fueron muy requeridos en los llamados Cafés Cantantes, sobre todo los de Zona Rosa, entre ellos El Capri, donde alternaron con figuras como José José, Manuel “Loco” Valdez y grupos como Los Aragón. La banda estuvo formada primeramente por Rolando Pech, Manuel Villegas, Román Priego, Fernando Ancona, Juan Gil y Tito Villegas, dando cambios en la alineación en el futuro: Alfredo Villegas “El Zorri”, cubriendo a Manuel Villegas, Jorge Augusto García León “Kalúa” en lugar de Fernando Ancona y Chico Che que reemplazó a Rolando Pech. Con ésta alineación es con la que el grupo alcanza su mayor éxito.

Con ésta agrupación también cubrió adaptaciones como “Agente secreto”, “La Catedral de Winchester” o “El Bueno, el Malo y el Feo” y entre lo más destacable de éste combo fue que implementaron saxofones, lo que le imprimió a su sonido una peculiaridad que sólo grupos como los Loud Jets, Los Apson Boys y Los Johnny Jets tenían como base, sin embargo su estilo instrumental es lo que aún hoy en día atrae nuevos adeptos.

Para 1969 Los Temerarios se desintegraron a raíz del interés de sus integrantes de seguir sus propias carreras, sin embargo hay fuentes que aseguran que desde 1967 Francisco José Hernández Mandujano formó grupos como Los 7 Modernistas, Los Klippers y Los Bárbaros, con los que también incursionó en el Hard-Rock, pero que se disolvieron tras su fracaso, por lo que Chico Che siguió el camino tropical, ahora sí con mucho éxito.

Por otro lado, su inclinación por el Rock fue influenciada por conjuntos como Los Rebeldes del Rock, por quienes siempre sintió una admiración especial e incluso en distintos momentos de su vida afirmó que le hubiera encantado ser rocanrolero. Chico Che – diminutivo de Francisco José- hizo alusión al género que lo vio nacer grabando, entre otros temas “Ya no hay Beatles” o “Vas a perder a esa chica”, cover de los Fab Four, dejando para los coleccionistas un motivo más para indagar en su carrera.

Así mismo, el “Maestro del Overol” se aventuró con su grupo La Crisis a grabar algunos temas rocanroleros, claro con su estilo “tropicalesco”, cuestión que permite destacar que era un verdadero músico que dominaba varios instrumentos y no importando qué género se le pusiera enfrente dejó para el disfrute: “Chico Rock”, “Island Rock” y “El Rock de Chico Che”, entre otros, deleitando a seguidores de ambas corrientes musicales.

Finalmente, Chico Che sigue teniendo un impacto tremendo en lo que a cumbia se refiere, sin embargo no podemos dejar de lado su aporte al Rock, que aunque fue muy efímero no por ello vale menos, al contrario, tiene como buena consecuencia ser reconocido dentro de su amplio mundo que éste año cumple nada más 60 años de creación en México.

Soy melómana de corazón, básicamente fan de The Beatles y rocanrolera declarada, me apasiona la música de la época de los años 60. Me agrada leer literatura clásica y de fantasía y estudio Ciencias de la Comunicación.

Covers de Rock and Roll en español que igualaron o superaron al original (1a.parte)

,

“…Los frijolitos, doña Chonita, me gustan más refritos que como salen de la olla…”
Luis Aguilar, en un anuncio de frijoles de los años 90’s

Lejos de mi intención cualquier manifestación de patrioterismo o chovinismo en mis opiniones, quien me conoce bien, sabe que no soy así. Pero lo que sí vale la pena subrayar, es que a pesar de algunas cuestiones insondables tales como la escasa preparación musical de muchos de los chavos que interpretaron este ritmo, los instrumentos musicales de calidad mediana, algunas veces “hechizos” de plano, la ignorancia de los “directores artísticos” de las marcas disqueras de entonces, que no tenían idea de cómo grabar Rock and Roll, la poca disponibilidad de información sobre las grabaciones originales, además de no dominar la lengua de Shakespeare en muchos de los casos, es notable y sobresaliente que se tuvieran resultados tan alentadores como los que analizaré en esta serie, casos que nos asombran por lo insólito y que resultan de franco entusiasmo, si te gusta el Rock And Roll en español tanto como a un servidor.

Si de plano te parece que estoy loco, te invito a que las escuches con imparcialidad, partiendo de la premisa que alguna vez me comentó mi querido amigo, el Contador Gonzalo Gutiérrez, autoridad en este tema y amplio conocedor musical que me dijo: “Ni todo el Rock en español es malo ni todo el Rock en Inglés es bueno”, seguro te llevarás alguna que otra agradable sorpresa. ¡Play Ball…!

No Viviré Sin Ti, “El Che”, 1962/ Don’t Take Away Your Love, Johnny Nash,1961

Johnny Nash, nacido John Lester Nash en 1940 ,es un cantante nativo de Houston, TX, que tuvo su oportunidad de ser todo un “Teen Idol” aunque por lo general los años 50’s y 60’s no eran el periodo de tiempo más idóneo para serlo siendo afroamericano; aún seguían siendo los años de la segregación racial en la Norteamérica de entonces, los pocos que si llegaron a ser superestrellas a pesar de ese handicap en contra, fueron Sam Cooke, Jackie Wilson, Muddy Waters y a mediados de los sesentas Marvin Gaye o James Brown. En 1968, Johnny Nash se muda a Jamaica, continuando su carrera de cantante con ritmos locales, logrando los más grandes éxitos de su carrera con creaciones como “Hold me Tight” gran éxito en USA y México hace 50 años, su primer lugar de popularidad “I Can See Clearly Now” de 1972, y “Stir It Up” del mismo año.

Manuel Reyes López, oriundo de Campeche y nacido en 1941, fue parte de la alineación más exitosa de Los Locos del Ritmo a partir de 1960, reemplazando al Rocktor Alberto Figueroa (quien se fue a Los Zipp’s), participando como guitarra de acompañamiento hasta 1962, año en que es invitado a participar como solista en el establo de figuras de la nueva ola para un sello subsidiario de DUSA -Discos Universales, S.A.- Llamado Discos Belart. Los ejecutivos de Artistas y Repertorio de la marca le eligen buen material, pero para variar y no perder costumbre es promocionado escasamente por la disquera, aunque en estaciones de radio como Radio Variedades, Radio Felicidad y la 590 tuvo una difusión decente; su follow-up, “Bajaré al Río” , cover a Johnny Burnette, también es apreciada pieza de colección roquera, en “No Viviré….” podemos notar que la orquesta de Raúl Stahl le compone la plana a la versión original de Stan Applebaum (no poca cosa; Stan llegó a acompañar a artistas de la talla de Eddie Fisher y Paul Anka), colocándolo a la altura del gran trombonista americano Chuck Anderson- responsable del éxito de Enrique Guzmán, Julissa, Leda Moreno y Al Suárez, entre otros-, acompañamientos orquestales que comparados a la Orquesta Dimsa, Gustavo Pimentel y otras que ni vale la pena mencionar, resultan casi sinfónicos y celestiales.

“El Che”, remoquete originado por cierta propensión a arrastrar las sh que le observaron sus cuates los Locos, volvió al grupo en 1964 por dos situaciones que derivan de la siguiente historia: resulta que cuando muere Toño de La Villa, en Mayo del 62′ el grupo pensó en disolverse de plano, Pepe Negrete decide cambiar hasta de género musical pasando a formar parte de “Los Tribunos” de quienes era amigo desde su temprana adolescencia en la colonia Guerrero; sin pianista y sin voz principal, Manuel ve la oportunidad de volverse solista, quedando solamente unos desconcertados Rafael Acosta y Chucho González como base del grupo original.

Había que cumplir con los compromisos pactados con la Orfeón, por lo cual se platicó con otros buenos amigos del rumbo de Narvarte y Letrán Valle, los excelentes Rippers, que estaban también desintegrándose para ese entonces, se organiza una nueva versión de Los Locos del Ritmo a partir de Agosto del 62′, con Gustavo Salcido (voz) y Lalo Toral (piano) provenientes de los desgarradores, y en adición un amigo en común de todos, Javier Garza. Con ellos se graba el primer sencillo después de la muerte de Toño, “Me Botó” y “Blanca Nieves”.

Esta nueva alineación se mantiene activa desde agosto del 62′ y hasta 1964, periodo que coincide con la estancia de Los Locos en Discos CBS, tiempo interesante musicalmente para la agrupación, con no pocos éxitos, pero lleno de tensiones internas; el grupo regresa a la Orfeón después de esto, reencontrándose con Manuel después del tiempo solista de la Belart, y de ese feliz reencuentro, quedan como éxitos discográficos una primera versión de “Las Mellizas” (cover de medio pelo a “I Saw Her Standing There”) y la muy afortunada versión a “Sabor a Nada” del Argentino compositor de moda en 1964, Ramón Bautista Ortega, mejor conocido como Palito Ortega.

Después de este disco, Reyes regresa a grabar a DUSA como solista, logrando solamente un mediano éxito en 1965, que se llamó “El Mustang”, manteniendo un perfil bajo en los años subsecuentes hasta 1968, año en el cual forma con algunos coterráneos en Campeche el grupo “Los Alushes”, que tuvo alguna relevancia por la difusión de sus covers a “La Lluvia, el Parque y Otras Cosas” de The Cowsills- bastante chafita por cierto- y el mejor logrado “Algo Pasa” de la canción del mismo nombre de Alzo & Udine; después de esta aventura musical se dedica a labores ejecutivas en Televisa, presentándose esporádicamente con los Locos en los 80’s 90’s, dos miles y a inicios de esta década incluso. Actualmente, está retirado del medio artístico, hasta donde se sabe en su natal Campeche. Algunas informaciones lo ubican en estos días como instructor hípico. Nunca fue muy afecto a las entrevistas, parece que ahora menos.

Original Johnny Nash:

Cover:

Popotitos, Teen Tops, 1962/ Bonnie Moronie, Ritchie Valens, 1958

Ricardo Steven Valenzuela Reyes, originario de la naranjera y jitomatera región de Pacoima, CA. nacido un día 13 de Mayo de 1941, y fallecido el día que la música murió, se distinguió dentro del Rock and Roll por ser el primer gran exponente de ascendencia mexicana del género, con alta producción de composiciones originales para lo breve de su carrera, que duró realmente unos ocho meses, y también por ser el representante más conocido en México de esta vertiente, los primeros grupos de rock juvenil en México lo coverearon no pocas veces, siendo los más notables de la época:
Donna, Los Sinners
La Bamba, Los Camisas Negras y Los Rebeldes del Rock
That’s My Little Suzie, Los Adolescentes
Come On, Let’s Go, Los Demonios del Rock
We Belong Together, Los Rogers

Y nuestra canción analizada. Nada mal para una carrera tan breve.
Para inicios de 1959, estaciones de radio como Radio Mil, Radio Éxitos, Radio Capital y la six-twenty radiodifundían a Valens de forma continua, y se llegó incluso a manejar la posibilidad de una presentación en México, sin embargo, adicionales a la muerte trágica e inesperada de Mi Richi,- como le decía su mexican mamacita Connie en “La Bamba” de 1987- estaban como estorbo en la agenda su minoría de edad, su miedo a volar (real) así como la dificultad de conformar un cartel con grupos mexicanos de teloneo, y la costumbre de aquel entonces de armar un pack interesante para la gira; eso hubiera puesto a Ricardo junto con algunas celebridades como Buddy Holly, Eddie Cochran, Dion & The Belmonts en tierra azteca…¿ se imaginan una presentación de todos estos ídolos en, digamos por ejemplo, el Auditorio Nacional? Otro gallo nos hubiera cantado.

Para 1962, el muy importante grupo de Los Teen Tops ya había pasado por muchas experiencias, tres cambios de cantante, el pirateo despiadado de su vocalista y bajista Enrique Guzmán (desde finales de 1960) y muchos éxitos discográficos; sin lugar a dudas, fue el grupo musical de aquellos ayeres con más hits en la radio y ventas de discos en corto tiempo. Para cuando los hermanos Martínez recibieron la consabida copia en 45 RPM de “Bonnie Moronie” traída vía aérea, Enrique había regresado brevemente a la agrupación para grabar un último álbum con ellos, como testimonio tenemos los singles “La Suegra” y está sabrosa rola, que fue una inclusión natural en el cine para el debut de Guzmán en “Twist, Locura de Juventud” donde es acompañado por única vez por los Locos del Ritmo, así como en “Pilotos de la Muerte” donde es canturreada por el vocalista más chafa y desabrido que podrían haber tenido los Tops, Ken Smith Jr., primogénito del picudo locutor Ken Smith, quien fue la voz institucional de Stereo Rey 102.5 FM, e inolvidable narrador de los cartoons del Correcaminos y del Coyote (“píldoras para hacer terremotos; y estas tampoco son marca ACME” por cierto, y totalmente fuera del tema, ¿saben que significa ACME? es un acrónimo que se creó en la época de la Segunda Guerra Mundial, como una muestra de “Los gringos las podemos todas” y que se usó por primera vez en los episodios dirigidos a la milicia gringa del Soldado SNAFU; Americans Can Make Everything…perdón por la divagación del tema principal.

Vale la pena comentar como colofón a esta nota, que dicho LP tuvo que terminarse con la inclusión de las voces de Gastón Garcés, quien también se integró a Los Locos del Ritmo posteriormente y de Julio Carranza (ex- Twisters), así como notar que este es un caso de “recover” pues la versión original de esta rolita es composición de Larry Williams, que dejó para la posteridad esta “Bonnie Moronie” así como “Short Fat Fannie” (cover de los Loud Jets aquí en México) y las que refritearían con gran éxito nuestros amados Beatles, “Bad Boy” y “Dizzie Miss Lizzie”.
Tristemente, los Teen Tops en 1963 se ven presionados por su grabadora para grabar más discos, pero ante el desánimo natural por la separación definitiva de Enrique, la gran idea fue recoverear éxitos de los Locos, Rebeldes, Crazy y otros grupos; esto para cubrir la demanda que Centroamérica, Argentina, Chile y España presentaban, sin duda debió haber sido muy humillante para este magnífico grupo el tener que rendir tributo a su competencia. “Popotitos” tuvo otros Covers en español, a cargo de los Jiggers en México, y del Jefe del Rock en Español, el Granadino Miguel Ríos, cuando empezaba su mítica carrera, y prefería ser llamado Mike.

Original de Richie Valens:

Cover:

Chica Alborotada,Locos del Ritmo,1961/Tallahasee Lassie,Freddy Cannon,1959

Del disco LP Swan “The Explosive”, y en single SR-4031, inicia con un solo épico de guitarra Gibson Les Paul, a cargo de Kenny Paulson, y una letra que aún hoy suena un poco mandada:
Well, she comes from Tallahasee (Florida)
She’s got a fine class chassis
Well she looks a little sassy…

Lo increíble fue que la escribió ¡la mamá! de Freddy, la señora Mimi Piciarello, basada en un poema (?) que escribió ese mismo año y que había intitulado “Rock and Roll Baby”, que tal, eh?

Después de 50 tomas para su grabación, los autores y productores “Bob Crewe y Frank Slay decidieron de plano lanzar como sencillo la versión del demo, que se escucha cruda y sin pulimento, gracias al sonido tan fuerte del bombo de la batería, lo que provocó que a partir de ese momento se conociera a Cannon como “Boom Boom”; fue el primero de ocho hits Top 40 para Freddy, cuya canción más famosa en USA fue la dedicada al parque de diversiones “Palisades Park” que cerró sus puertas en 1963, y cuya montaña rusa nos fue heredada para nuestros juegos mecánicos de Chapultepec en 1964, maderos más, maderos menos.

Siempre he creído, y no nada más yo, que Los Locos del Ritmo son el grupo de Rock and Roll juvenil más completo y trascendente de la primera época, siendo los Teen Tops el segundo, y en tercer lugar un múltiple empate, su importancia me hace citarlos y recordarlos una y otra vez en mis crónicas.

El inicio de este grupo obliga a citar a Pepe Negrete Gilbert, actual alto funcionario de la rectoría de la Universidad LaSalle y en ese entonces estudiante de leyes en la UNAM, y a otro jovencito de enorme talento, estudiante de ciencias químicas también en mi alma mater, nacido en Francia en 1940 y conocido como Antonio Verdes Sánchez, el adorado Toño De La Villa, talentosísimo cantante con voz enronquecida y llena de Rock. Ellos dos, junto con Pepe del Río, Álvaro González y el Rocktor José Alberto Figueroa Becerra conforman la primera alineación oficial de los Locos, la cual pasó por varios integrantes y nombres efímeros, como por ejemplo ” Los Reyes del Rock” en el que tuvieron que ver futuras figuras del movimiento, como los hermanos Tena de los Rebeldes del Rock, el Rubio vocalista Sammy Fournier, que formaría “Sammy y sus Estrellas”, el pianista Sergio Martell, el buen amigo Víctor Blanco Labra, escritor especialista de Rock, y fundador de la columna referente “Rock en Español” para la revista “Notitas Musicales”, entre varios que la memoria de aquellos pioneros ya incluso no registran.

Cabe mencionar que “Chica Alborotada” ya pertenece a una etapa del grupo en la cual la alineación era la siguiente:
Toño de La Villa: Voz y saxofón, que solo se registra en la banda sonora de la película “Twist, Locura de Juventud” de 1962.
José Negrete: Piano.
Manuel Reyes López: Guitarra de Acompañamiento.
Mario Sanabria Atilano: Bajo eléctrico. (Nota del autor: en esta grabación en específico, y en “Pólvora”, así como en otras del segundo LP, también interviene un contrabajista de estudio, el famoso “Médico” Aguiar, así como el requinto de “Cuatro Ases de Amor” lo hace el jefe Hooligan Humberto Cisneros. Mario es hermano del Arq. Enrique Sanabria Atilano-ya fallecido- catedrático de la UNAM en la Escuela Nacional de Arquitectura y asesor sinodal de Tesis Profesional de un servidor.)
Jesus González Biestro, guitarra líder.
Rafael Acosta Córdova, batería.

Aquí la grabación ya es más cuidada, con más tiempo de estudio, mejor ingeniero de sonido y mejores instrumentos musicales; Rafa ya toca una batería completa (en el primer LP, de 1958, solo toca con una tarola y un platillo crash), Mario tiene ya un hermoso Precision Bass de Fender, Chucho estrena en esta grabación una Fender Stratocaster color Daphne Blue, y “El Che” nos presume una Fender Jazzmaster 3-tone sunburst de colección. Y vaya que le corrigen la plana al buen Freddy Cannon, haciendo toda una creación de esta rola.

Original de Cannon:

Cover:

Esta primera entrega es solo una pequeña probada de miel de un género musical que merece un mayor y mejor reconocimiento, incluso dentro de nuestro medio musical; he escuchado algunas opiniones de gente joven que desdeña esta etapa de nuestro cancionero por qué le resulta ñoña, inocentona o excesivamente dulce, no debemos olvidar que ese es su encanto y atractivo precisamente, y que nos hace sentir un fenómeno muy curioso: la nostalgia por épocas no vividas. Los invito a dar un paseo por esas épocas.

“….Dicen que recordar es vivir, y todos queremos vivir un poco más”
Alejandro Lora

Marco es un adicto al Rock and Roll, al Jazz y al Blues, sobre todo con buena compañía a su lado. Conversador ameno y entrometido si de opinar se trata, gusta de encontrar opiniones diversas sobre las cosas interesantes de la vida; fanático de la trivia y de las citas citables.

5 bandas mexicanas que murieron en el camino del rock

,

La historia del rock mexicano se ha escrito con muchos altibajos durante la última década; bandas que se han consagrado como máximos exponentes del rock mexicano y su cultura, y bandas que han desaparecido (algunas lamentablemente, otras con mucho mérito) debido al poco apoyo que reciben, al ego de sus integrantes e incluso porque no tenían mucho que ofrecer en la escena actual.

Y es que el margen que les han dejado las bandas más representativas de México es muy alto. Hablando de Café Tacvba, Caifanes, Molotov e incluso Zoé, son bandas que han aportado algo diferente a la música en México, algo que va más allá de reunirte con tu banda y tocar en el garaje cada domingo hasta ser un rockstar. Sonidos, estilos, voces, es algo de lo que necesita la escena actual del “rock” ­ -sí, así entre comillas- para poder sobresalir en México.

Existen bandas que tenían todo para llegar a un lugar consagrado en los mejores festivales musicales del mundo representando al rock mexicano, pero lamentablemente se quedaron en el camino de llegar a ser los próximos Caifanes, de ser dignos representantes de que el rock en México no ha muerto.

Aquí les dejo una lista de 5 buenas bandas que murieron en el camino del rock (y sí, extrañamos mucho):

  1. Bengala

Sí, mientras escribía la entrada de mi artículo, no hubo otra banda que me llegara más a la mente que Bengala. Esta agrupación formada en la CDMX en el 2003 con un increíble sonido y sabor a rock. Nominada al Grammy Latino en el 2007 como mejor álbum de rock alternativo con “Bengala” su primer álbum. Con apenas 3 discos Bengala prometía muchísimo en la escena del rock mexicano, llevándolos a compartir escenario con grupos como Franz Ferdinand, The Killers o Babasónicos.

Nunca se supieron los motivos reales de la separación, actualmente Diego Suárez (ex vocalista de la banda) tiene otro proyecto totalmente distinto a Bengala, y nosotros seguimos lamentando la extinción de tan maravillosa banda.

 

  1. Austin TV

Si algo necesita con urgencia el rock mexicano es identidad y originalidad. Austin TV era el claro ejemplo de ello. La banda llega en el 2001 con un concepto que nunca antes había hecho alguna banda. Cubriendo su identidad con peculiares máscaras de hoja, conejo, mariachi (por mencionar algunas), enamoraron al público mexicano con su rock instrumental tan prendido y bien logrado que la gente quedaba maravillada en cada una de sus presentaciones. Esto los llevó a presentarse en festivales como Coachella y Vive Latino. Sí, Austin TV era la banda del futuro, de México y de una generación que buscaba algo diferente a los clásicos.

Actualmente se encuentran en paro indefinido y nosotros esperamos que llegue el día en que la banda nos regale otro disco tan emblemático como lo fue Fontana Bella.

 

  1. Porter

Aunque la banda actualmente sigue activa (y es realmente buena, sin duda), Porter pintaba para ser una de esas agrupaciones tan grandes que podían alcanzar el nivel al que llegaron bandas como Caifanes o Fobia en su época. La banda nacida en Guadalajara en el 2004 alcanzó rápidamente la gloria del rock gracias al clásico “Espiral”, canción que ya es una referencia obligada para el rock mexicano.

Y aunque su reencuentro en el 2013 eran noticias maravillosas, los rumbos del vocalista Juan Son eran distintos a lo que quería la banda, lo que causó un cambio total en Porter, con otro concepto y una voz nueva Porter intenta recuperar su título como uno de los máximos exponentes del rock en México.

 

  1. Los Odio!

La superbanda surgida con el movimiento de bandas del 2000, reunía a rockeros importantes en México, liderada por Paco Huidobro (Fobia), Jay De La Cueva (Moderatto), Tito Fuentes (Molotov), Enrique Rangel (Café Tacvba) y Tomás Pérez (La Lupita). La química entre los excelentes músicos los llevó a editar un CD titulado “Los Odio!” y a contar con varios sencillos.

Una banda con mucho rock y experiencia que duró poco tiempo, como las buenas cosas. En el 2012 intentaron regresar en una presentación del Vive Latino, pero después de ahí se supo muy poco. Deseamos que algún día regresen a hacer lo que mejor les sale.

 

  1. Los Fascinantes

Los Fascinantes tenían un futuro prometedor en la escena del rock mexicano, con un sonido a rock clásico y tintes vintage, la banda queretana inicia su carrera en el 2013 con un disco de seis canciones lo suficientemente buenas para llevarlos, un año después, a los XV años del Vive Latino estrenando su único material de larga duración titulado Gigante.

El proyecto que prometía mucho sólo duró apenas 4 años, lo cual los fans de dicha banda nos lamentamos demasiado.

 

Y tú ¿qué bandas mexicanas que murieron en el largo camino del rock extrañas tanto?

Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Escritor, melómano, fotógrafo y creativo. Le apasiona descubrir música nueva, leer poesía y ver series. ¡La vida es rock and roll!

CONTACTO

Facebook: Fernando Iván Licenciado Cantinas
Twitter: @FersoniicoSiC
Instagram: @soyellicenciadocantinas
Correo: fernando@elcirculobeatle.com

Diez muestras imperdibles del Rock And Roll mexicano original (tercera y última parte)

“…Qué es lo que hacen los viejos de ahora, juegan canasta, toman Highball/ no les preocupa lo que nos pasa, siempre tienen la razón/ por eso soy rebelde con causa, o sin razón…”

Fabricio, 1961

En esta tercera y última parte, terminaré de revisar brevemente las piezas que consideré más importantes del Rock and Roll mexicano y de inspiración original, subrayando que me hubiera encantado desarrollar este tema cuando menos hasta 25 muestras; he privilegiado canciones que son totalmente rocanroleras (es por ello que no desarrollé la muy importante “Tus Ojos” del buen amigo Rafael Acosta Córdova , la cual es sin duda la mejor balada blues de este país all-time) por lo tanto acepto de antemano la crítica provocada por mi selección, haciendo la promesa de abordarlas a detalle en alguna próxima ocasión.

Capítulo aparte merecen las composiciones rocanroleras y baladeras en español oriundas de otros países, y que también saborearon el éxito que México les concedió; honor a quien honor merece, y serán analizados también en futuro cercano, pinky promise.

Si ustedes son simples observadores, admiradores, o de plano fanáticos- como un servidor- del rocanrol mexicano de la primera época juvenil, y pasean por estos viejos barrios defeños, clasemedieros (y otros ya no tanto, jajaja) y de sabor nostálgico, les invito a que escuchen en sus casas y sus calles, sus cocheras y a través de las ventanas de salas y recámaras, como hace la friolera de 60 años, esos primeros acordes escandalosos, junto con tamborazos dispares y el piano de la familia; disfruten de un rico helado en aquellas neverías clásicas, como la Nevería Roxy (Condesa) La Bella Italia (Roma) o Chiandoni (Nápoles) y disfruten la existencia y sobrevivencia de colonias capitalinas (que los terremotos han querido terminar a toda costa, caray) como la Roma, Condesa, Narvarte, Del Valle, Álamos, Nápoles, Irrigación, Anzures, Guerrero, Centro Histórico, Estrella, Moctezuma, Balbuena, Lindavista, Industrial, Villa de Cortés, etc. y todos esos rumbos maravillosos que emanan y respiran rocanrol juvenil mexicano, les aseguro que le encontrarán mucho sentido a estas reseñas musicales. Sin más, comenzamos:

La Pecosita (1961, Oscar Cossío Flores) Los Silver Rockets

Integrantes del grupo: Óscar Cossío Flores en la voz, Felipe Lara, bajo eléctrico, Sergio Luna a la batería, Jesús Rivera, guitarra rítmica y Juan José Caballero en la guitarra líder (quien después fue  fundador e integrante de los originarios de Balbuena “La Tropa Loca”, de cierta relevancia a fines de los 60´s y principios de los 70´s; Felipe Lara fundó la revista señera “Guitarra Fácil”, y Oscar Cossío formó al grupo “Los Explosivos” al disolverse Los Silver Rockets). El origen del grupo no ha sido determinado con precisión, por años se manejó la versión casi oficial de que provenían de Orizaba, Veracruz, pero después el conocedor Gustavo Zamora apuntó la versión de que eran capitalinos y habitantes de la colonia Morelos.

Independientemente de esas minucias, se decía que esta rolita sobre un cisne con caché que usaba lentes, trenzas largas y zapatos borceguí, fue inspirada por una chica de la vida real, güerita y pecosa , compañera de escuela de la hermana menor de Cossío Flores, y que cumplía con todos los requisitos para ser, como se dice en estos días, buleable; lo que es verdad es que fue una canción tan importante en el Rock en español, que mereció covers españoles a cargo de los Pekenikes, y que fue el primer gran éxito de un joven Granadino que sería conocido primero como Mike Ríos, en Chile con Willy Monty, y en Argentina por el grupo Los Tamis. Aunque rolas como “Uni-Rock” (cuasi oficial porra universitaria de aquellos días) “Muchacho Zafado” o su mejor canción “Aquel Primer Beso” fueron éxitos medianos comerciales, esta canción tuvo mayor relevancia histórica. Cosas verás, Mío Cid.

Grabaron para la Musart en 1961 y 1962, y existen también dos discos sencillos para la Ideal Records grabados en la tierra del dólar, anteriores a esta etapa; se debe mencionar  que las canciones que conforman el mismo son  composiciones originales en español, con excepción de  la instrumental “San Luis Blues”  siendo los compositores Lara y Cossío, y dos rolitas de Baldemar Huerta (Freddy Fender) lo que los hace el grupo rocanrolero mexicano con mayor número de composiciones originales grabadas. Merecían, junto con otros grupos de la época como Los Playboys, Los Wizards y los Baby Rocks, mucha mejor suerte.

Ya me amolé (1962, Ruiz, Filio) Los Jiggers

Éste grupo oriundo de los rumbos de San Ángel y Tlacopac, al sur de la hoy CDMX, estaba formado por el Arq. Armando Ruíz Oteo en la guitarra y voz, el bajista (1960-1962) Mario Martínez Carrera, Filio Ramírez en la Batería, el doctor Juanito Meza en la guitarra líder, y los gemelos Enrique (1959-1960) y Roberto Ampudia, en el bajo y la segunda voz respectivamente.

He citado al importante bajista y mejor persona Enrique Ampudia en la historia anterior de los Hooligans, y cabe mencionar que Los Jiggers fue su primer grupo, en el que ingresa a petición de su hermano Roberto; permanece desde la formación del grupo en 1959 y hasta 1960, donde pasa a formar parte de uno de los grupos de mayor calidad que hubo en México, Los narvarteros Rippers. Su estancia con ellos también fue corta, y fue invitado a formar parte entonces de los relevantes Hooligans a mediados del 60, quedándose con ellos hasta 1964 (Nota del Autor: en la foto de promoción más conocida de los Hooligans, que también correspondió a su primer LP, el joven que sostiene el Fender Precision Bass no es Ampudia, sino un amigo de la familia Cisneros, llamado Juan Perdomo, quien sólo sale en dicha foto y no graba con el grupo. Dato cortesía de la Sra. Beatriz Cisneros.).

Siendo parte Enrique de los Hooligans en 1962, fue invitado a echar la paloma para terminar la grabación de un LP del sello discográfico Musart con estos Jiggers que inauguraron en México la costumbre del “recover” que no es otra cosa más que coverear el cover existente de grupos como los Teen Tops, Los Sinners o Los Locos del Ritmo; aunque su forma de tocar el bajo eléctrico lo ubica dentro de los mejores de aquellos años, no le tocó ser parte de este single de 1962 compuesto por el baterista Filio y con letra de Ruiz Oteo, y  que es uno de los rocanroles más explosivos y sabrosos de la época. El arquitecto Ruíz Oteo se distinguía por ese estilo vocal Hiccup que tan de moda estuvo por esas fechas, que era característico de rockers de prosapia como Gene Vincent o Buddy Holly, y que le da ese saborcillo tan agradable a esta rola.

Vale la pena recordar que la primera grabación profesional de los Jiggers llegó por mero accidente; cuenta la anécdota de que fueron contratados para tocar en Mazatlán, Sinaloa bajo la promesa de pagarles su salario y sus viáticos, y como es una pésima costumbre de los empresarios musicales de nuestro país,  los dejaron colgados sin pago y tirados por allá; alguien se apiadó de ellos y los llevó a Discos Tambora, donde graban cuatro rolas para pagar los boletos de regreso al D.F. , actualmente estos discos sencillos, que incluyen “Ella Fué”, “Pobre Muchacho” y “Nena, Jugamos a la Casita”, son codiciadas piezas de colección.

Cabe mencionar también que Los Jiggers son en la actualidad el único grupo de la primera época del Rock and Roll mexicano juvenil que se mantiene con sus integrantes originales desde 1959, lo cual es un gran mérito, incluso de supervivencia. Acaban de presentarse en un concierto de regreso en 2016, en un Jazz Bar de su barrio de origen, que por cierto resultó muy emotivo e interesante. Qué lejos quedaron aquellos tiempos en los cuales el joven estudiante Armando diseñó su primera guitarra eléctrica -una fascinación que hemos tenido desde principios de los 50’s y a la fecha muchos adolescentes, y me incluyo- y según sus palabras, tomó como base la forma de una araña capulina, para dibujar en su cuaderno escolar algo que después de pasar por las manos del carpintero del rumbo se conoció como la guitarra “Capufender“; existieron dos ejemplares de este diseño, que pueden verse en las fotos promocionales del grupo tomadas en la mítica y ya desaparecida “Foto Ysunza” que estuvo en Insurgentes Sur, muy cerca del Teatro de los Insurgentes; siempre me he preguntado por qué la enorme mayoría de las fotos de artistas desde los años 40’s y hasta los 70’s se tomaron allí. Misterio sin resolver.

La fiesta magna (1963, Sergio Bustamante) Sergio Bustamante y Los Spyders

El defeño Sergio Emilio Edgardo de Bustamante y Arteaga Roa, con un nombre imposible de consignar en una credencial del INE, nace en octubre de 1934 y fallece 79 años después en la Puebla de los Ángeles, a causa de un infarto al miocardio.

Actor de cine, teatro y televisión, era estudiante de la carrera de Psicología en mi gloriosa UNAM cuando debuta en teatro en 1957 en una obra llamada “El Duelo”; es recordado también como un actor de doblaje muy talentoso y característico, podemos apreciar su excelente voz en personajes dramáticos como el del correteado Dr. Kildare, humorísticos como el Mayor Haley de Mi Bella Genio, y otros muy simpáticos como Tiroloco McGraw, o el Cary Granito en Los Picapiedra.

La vocación artística de Sergio, así como su gusto por el Rock and Roll lo hace formar junto con José Luis Arcaraz y Francisco Cataño al grupo los Lunáticos, que graban con Bustamante y para Discos Columbia el primer Rock and Roll juvenil mexicano – con letra en inglés- llamado “ Where Did You Get It?” (¿Dónde lo Pescaste?”) en 1957, así como en la anteriormente reseñada “Elvis Pérez”, (canción que por cierto, iba a ser grabada originalmente por Viruta y Capulina), otra grabación Columbia, está de 1960, testifica la reunión con Los Teen Tops con el cover en español de “Get Your Daddy’s Car Tonight” de The Petittes, bajo el nombre de “Pídele el Carro a tu Papá”. Después de esto, Sergio se aleja de las grabaciones hasta 1963, cuando una marca de discos de origen venezolano, Discos Velvet, le graba una canción que compuso desde finales de 1961, y que refleja sucesos costumbristas dentro de las tocadas de barrio, habilidades dancísticas, peleas por chicas, picudeos y mucho rocanrol; el actor declaró en una entrevista con un servidor para el IMER, que la Araña Méndez y el Flaco Báez existieron realmente, y eran compañeros de escuela. De estos Spyders, (sic) nativos del D.F. el único integrante al que recordó Sergio era el joven Peter Watkins, a la guitarra. Tres canciones más de su autoría, fueron grabadas en estas sesiones: “Que Solo Estoy”, “Canta Viento Canta” y “Sueño”.

Lo verdaderamente lamentable, es que “La Fiesta Magna” pudo haber aparecido en la película de 1963 “La Sombra De Los Hijos” , churrito lacrimógeno en donde interviene Sergio como hijo primogénito de doña Marga López, y con hermanos como Oscar Madrigal y Angélica María, of all places, que se ven tentados por el terrible, sabroso y pecaminoso problema del sexo adolescente; Bustamante interpreta aquí a un médico que pierde toda confianza en sí mismo por haber operado mal y haber provocado la muerte de su paciente; simplemente la canción no tenía ninguna cabida en el film, ni cómo justificar su inclusión, además de que Sergio ya era un adulto hecho y derecho, como para andar armando fiestas magnas del nuevo Twist en su hospital de trabajo, como que no hubiera sido muy congruente ni con la realidad ni con el tono melodramático de la película. Consideraciones aparte, esta rolita es una de las joyas musicales más coleccionables de la época.

Composiciones originales relevantes de la época del Rock and Roll, que les recomiendo escuchar en adición a las ya analizadas:

El siguiente es un listado intencionalmente incompleto que menciona los rocanroles y baladas originales que tuvieron mayor relevancia y difusión radiofónica en su época, y que no pretende ser ni exhaustivo ni completista; dejo fuera las canciones anteriormente mencionadas en los análisis individuales, así como las que por mera conveniencia y oportunismo musical fueron “compuestas” como relleno de discos de larga duración, con títulos como “Échale Échale” “Twist de la Bruja” ” Twist del Perico” y demás frivolidades. Siempre sucederá que me falten algunas y que me digan ¿y por qué no pusiste ésta y ésta otra? Espero su comprensión ante la natural falta de espacio, y les recomiendo sincera y ampliamente conocer y escuchar estas muestras musicales.

Los Locos del Ritmo: Estroncio 90, Tus Ojos, Morelia, El Mongol y  Un Vasito con Agua, 1959. Sin Ti No Puedo Vivir, Triste Noche, Ten mi Corazón, 1960.

Los Hermanos Carrión: Dime Quién, 1960. 

Loud Jets: Puebla Twist, 1961.

Hooligans: Silbando Rock, 1961. 

Silver Rockets: Aquel Primer Beso, Zombie Universitario, Muchacho Zafado, 1962.

Manolo Muñoz: No te Creo, 1962.

Alberto Vázquez: El Pecador, 1963.

Los Rebeldes del Rock: Nena ¿Bailamos Twist? 1962.

Los Crazy Boys: Crazy Boys Rock, Niño Popis, 1960, La Princesa, 1961, Besitos Sí, Besitos No, 1962.

Fabricio: Yo te querré, 1961.

Sergio Bustamante: Que solo estoy, 1963.

Los Sleepers: Ojos de Araña, Zombie, 1962.

Los Gibson Boys: El Vampiro, 1961.

Y algunas otras más que por falta de espacio, recordaremos posteriormente.

Epílogo

Es también muy importante para mí agradecer y seguir dando crédito a quien lo merece, a los verdaderos investigadores de enorme vocación y muchos amigos dentro del medio, de quienes utilizo sus datos disponibles por internet gracias a sus interesantísimos blogs, en especial a Arturo Lara Lozano, y sus “Semblanzas del Rock Mexicano” al muy buen amigo radicado en España Gustavo Zamora, y su blog “Estroncio 90” al blog “Vuelve Primavera: el Rock de los 60’s”,  el blog “Tal como lo vivimos”  del docto Gersio, hasta la Sultana del Norte a los buenos amigos Rolando Galván y César Or, así como a los excelentes amigos de redes sociales que he conocido recientemente(y algunos ya anteriores y que he retomado también), Armando Vázquez y Jaime Gómez de los Ovnis, la hermosa y talentosa señora Leda Moreno, el buen Rafael Acosta Córdova, Menny Muñoz de Los Hitters, Jorge Belmont, el Rocktor Alberto Figueroa, Carlos Loftus y Diego De Cossío, de los Camisas Negras, Chemita Silva, inolvidable bataco de Los Rebeldes del Rock, a mi hermano y compañero de rocanroleadas radiofónicas Miguel Ángel Brito Flores, a los amigos invaluables de la radio, Humberto Cantú, Gustavo Alvite, Héctor Lama, Eduardo Silva Ortiz, José Hernández Córdoba, Jesús Ruiz Montaño- culpable de que el que escribe haya ingresado a la radio como incipiente comentarista, en el ya lejano 1984- y tantos y tantos más, que se han retirado, o que ya pasaron a mejor vida (y que tuve el honor de conocer), que me han compartido anécdotas, datos y trivia, y que merecen crédito y remembranza por formar parte de una historia aún mágica y misteriosa, la historia del Rock and Roll mexicano. Sirva este humilde esfuerzo como un sentido homenaje a todos ellos.

“…Yo lo único que quiero, es bailar Rock and Roll ¡y que me dejen vacilar sin ton ni son…!”

Chucho González Biestro, 1960.

 

Marco es un adicto al Rock and Roll, al Jazz y al Blues, sobre todo con buena compañía a su lado. Conversador ameno y entrometido si de opinar se trata, gusta de encontrar opiniones diversas sobre las cosas interesantes de la vida; fanático de la trivia y de las citas citables.

Diez muestras imperdibles de Rock and Roll mexicano original (segunda parte)

Retomando este agradable tema, me permitirán que me tome un breve momento para saludar a todos los que en algún momento comprendido, entre junio de 1955 y hasta este mes de diciembre de 2017 -¡62 añotes!-, hemos contribuido con alguna letra, pensamiento, adaptación y ensamble con acordes musicales para componer o descomponer una o varias rolas a ritmo de rocanrol; es bueno que se sepa que buenas, malas, excelentes o chafas dichas composiciones han sido ideadas con la mejor de las intenciones, incluidas por supuesto, las que pongo a su consideración en esta breve reseña.

Ya que abarqué muchos años en la consideración anterior, y también como avance de un futuro análisis que pronto publicaré, debo mencionar tangencialmente  tres canciones originales de la primera época del Rock And Roll en México, también composiciones originales pioneras y que salen del alcance del presente artículo, por su carácter de “ Rock Adulto” ejecutado, compuesto y cantado por personas que, si bien en la actualidad no serían considerados como gente tan mayor de edad, para ese entonces eran más que adultos; consideración un poco injusta bajo los parámetros actuales, ya que apenas frisaban estos intérpretes la treintena de años de edad.

1.-“Rock Alegre” Lilly Yavel, cantante y compositora, 1955. Primer Rock en español cantado original. Y también el primero que se grabó.

2.-“La Mecedora” Gloria Ríos, composición de Mario Patrón, 1956, el primer Rock original mexicano que se promovió en TV y cine.

3.-“Mexican Rock and Roll”  Orquesta de Pablo Beltrán Ruiz, 1956, el primer Rock and Roll instrumental original grabado.

Resulta curioso que estas tres grabaciones pioneras salieran bajo el sello RCA Víctor, cuyo director artístico de ese entonces, don Mariano Rivera Conde, se declaraba en la revista “Cinelandia” como un Hater del ritmo de cuatro cuartos, tan temprano como 1956. Cosas de la moda.

Continuamos con el tema original:

5.-Pensaba en ti (1960, Enrique Guzmán) Los Teen Tops

Lejos de mi intención el intentar hacer una historia condensada de los Teen Tops, importantísimo grupo rocanrolero en muy pocas líneas, es como el caso de los Locos del Ritmo, hay muchos datos interesantes que contar de ellos. Para efectos de esta breve reseña, citaré algunos detalles de color que rodean a esta composición original de Enrique Guzmán, Caraqueño de nacimiento, pero reconocido como un icono innegable de esta época musical y referente a nivel nacional e internacional de la primera era roquera mexicana.

Aparte de ser un gran admirador de Johnny Mathis y Bobby Darin, al buen Quique Gavilán le dio por cantar Rocanroles en español e inglés al mejor estilo de Chuck Berry y Little Richard, en compañía de sus amigos y vecinos de la colonia Anzures, los hermanos Jesus y Armando Martínez. Por cierto, este grupo estuvo a punto de no existir, ya que Tutti y Manny, sobrenombres adquiridos en su vida escolar en Los Ángeles Ca. estuvieron a nada de quedarse a estudiar allá; algo les hizo regresar-nadie recuerda qué fue con exactitud- y ya aquí en el D.F. empiezan a tener contacto con amigos que comparten la afición rocanrolera, tales como César Cervera, quien fue luego vocalista de Los Rogers, Alberto Aveleyra, Sergio Martell, (de los mejores pianistas de México, y un muy talentoso músico en general) y un chavito un poco menor que ellos, que tocaba la guitarra de acompañamiento, cantaba bien, pero también cumplía una función que no tenían cubierta: tocaba el bajo eléctrico. Así es como Guzmán ingresa a los Teen Tops.

Una de las primeras canciones que montan en el repertorio es esta rola, Enrique alguna vez declaró que la dedicó a una novia llamada Lulú, del deportivo Chapultepec, lugar de reunión y práctica del equipo de patinaje que formó con los demás Teen Tops. Quien le da forma real a la canción es Manny Martínez, baterista del grupo, quien quería hacer algo parecido a ” Muchacho Triste y Solitario” con la rola de ardidez Guzmaniana por excelencia.

Por alguna razón “Pensaba en Ti” no queda lista para ser incluida en el primer LP del grupo en 1960 y se lanza hasta 1963, como postrer éxito de esa primera alineación de los Teen Tops, quienes ya habían cambiado de cantantes hasta en tres ocasiones; Gastón Garcés ya era el vocalista del grupo en ese año, y ya Guzmán había salido del grupo en forma definitiva en 1962.

Escúchala aquí :

6.-Que día tan cruel  (1961, René Ferrer) Los Playboys

René Ferrer fue sin duda junto con Toño de la Villa,  de las mejores voces del rock mexicano de la primera época. Así mismo, comparten un par de coincidencias interesantes:

  • Fueron muy apreciados por las personas que les conocieron, nunca he leído o escuchado una mala opinión de ellos.
  • Nacen y mueren en 1940 y 1962 respectivamente.

El hermano de René, Rubén, quien era manager de los Blue Caps, lo invita a una ” batalla de bandas” donde lo más relevante sería un mano a mano entre los viejos conocidos de Ferrer, Los hermanos Munguía y su grupo “Los Loud Jets”, y unos chavos de Peralvillo liderados por el ágil baterista León “Pipo” Rivas y un fino y talentoso guitarra líder, el muy delgado Víctor Constantino, llamados “Los Playboys” quienes también poseían la peculiaridad de tener, aparte de seis elementos, a tres chicas y a tres chavos de secundaria como coros de planta, siendo quizás el primer grupo multitudinario de Rock y superando a los 8 miembros de “Los Boppers”, y los 7 de “Los Rippers”.

La calidad del grupo enamora inmediatamente a René, quien al final de la tocada ya era un “Playboy” después de una breve entrevista con Pipo y Víctor.  Se establece entonces su lugar de ensayos, convenientemente cercano a la casa de Ferrer-él vivía en 20 de Noviembre, por Tlaxcoaque ,que se encontraba en las céntricas calles de Ayuntamiento, en la casa del baterista de los Xochimilcas. Hasta allí fue doña Rita Macedo a buscar a la banda, para acompañar a su hija Julissa en la grabación de su segundo LP; resulta que la nena De Llano Macedo “estaba muy enamorada de René, pero no quería tomar la iniciativa”, los chavos no se negaron a la oportunidad, y el sencillo de Julissa “Mi Rebeldito” queda como testimonio de esta peculiar reunión de ambas fuerzas.

Ferrer compone otros dos medianos éxitos originales para los Playboys, los cuales son “Jale Ale Gale”, de excelente e innovadora pista musical pero con espantosa redacción y sintaxis en su letra, y “Luna de Amor”, grabados en 1961 para la RCA Victor, en los viejos estudios de la calzada Cuitláhuac.

René Ferrer muere en 1962, por una hemorragia craneal causada por el tolete de un policía del D.F, quien al ver salir de una fiesta en estado inconveniente al vocalista, lo sigue y lo agrede al encontrarlo in fraganti cantando y orinando en la calle;  como consecuencia de esto, René muere en los separos de la octava delegación. Nunca se esclareció a totalidad el caso, ni se procedió legalmente contra el agresor. Para ese entonces, René era el vocalista de “Los Salvajes”.

Aquí los Playboys:

7.-No está aquí (1961, Eddie Medina) Los Hooligans

Uno de los grupos favoritos de la época, vivieron las tres etapas del rock mexicano sesentero con grandes éxitos en cada una de ellas, lo que les concede un mérito difícil de igualar. La agrupación original salta a la fama en noviembre de 1960, en el anteriormente mencionado concurso de Rock and Roll, organizado por el locutor Jaime Ortiz Pino –una de las voces radiofónicas icónicas de la época, junto con Ramiro Garza, Agustín Romo, Jorge Gutiérrez Zamora, Mario Iván Martínez, y varios más- y la XERC 790 AM, la añorada Radio Éxitos.

Seguir con precisión la entrada y salida de integrantes del grupo “Los Hooligans” es una tarea complicada e interesante, para ilustrar lo citado les mencionaré que conocimos cuando menos cuatro bajistas en la agrupación en un período de dos años, el primero de ellos John Richards,-dueño de los instrumentos del grupo- luego Johnny Ortega, primero por un período de un mes y a partir de 1963 en forma permanente, después Jorge Vargas (Mr. Lupita D´Alessio, actor de telenovelas en los 70´s) quien grabó el primer sencillo y también tocó la guitarra rítmica; y el más reconocido de la primera época, el buen amigo ex Ripper y ex Jigger Enrique Ampudia. En el piano se integró de inicio Javier de la Cueva al salir de “Los Camisas Negras” en junio de 1960, para esta grabación el pianista era el “Cuervo”, Alejandro Velázquez, quien a su vez era hermano de Gustavo Velázquez, integrante de los Sinners. En la batería y la guitarra líder, los hermanos fundadores del grupo, Luis Felipe y Humberto Cisneros, y en la voz principal el Licenciado en Derecho Ricardo Roel Scheurs, hermano del estimado César Costa.

Por otra parte, y a cientos de kilómetros de la hoy CDMX, sucedió lo siguiente: Eddie Medina era uno de varios nombres de batalla del texano Baldemar Huerta Medina (Corpus Christi, 1937) quien compuso “No está aquí” a finales de 1960 y la graba con otras composiciones originales en español para Falcon Records, bajo el nombre de “Eddie y Los Shades”; de este disco lograron varias canciones difusión radiofónica importante en las estaciones de radio fronterizas, tanta como para ser tomadas en cuenta para versionarse aquí en la capital, a saber: “Lucy Lucy” y “Qué Mala” que tocaron “Los Silver Rockets”, nuestro sujeto de análisis “No Está Aquí”, y su otro gran éxito “Acapulco Rock” interpretados por “Los Hooligans” y Miguel Ángel Medina, ex-vocalista de “Los Jokers”.

Eddie Medina/Baldemar Huerta se ve envuelto en un problema legal, que le mantiene en un perfil bajo hasta 1966, cuando resurge en la escena musical fronteriza con su alias más notable, inspirado en la marca de su guitarra y amplificador: Freddy Fender. Su exitosa y galardonada historia merece un análisis más completo.

Por último cabe mencionar que esta canción aparece dos veces en el cine mexicano: la primera, en versión a todo color de Los Hooligans, en 1963 en “Barridos y Regados” de Viruta y Capulina, Begoña Palacios y María Duval; la segunda en blanco y negro, en una versión desganada y por tanto deslucida de un Germán Valdez ya en el inicio de su declive, en la churresca “Pilotos de la Muerte” de 1962.

Escucha a Los Hooligans:

Es turno de agradecer ahora a los leales fans actuales del Rock And Roll Mexicano, que he tenido el gusto de conocer recientemente. Gracias por compartir conocimiento, pasión y comentarios sobre el Rock nacional. Saludos enormes a Víctor Blanco Labra, Félix Zamudio, César Sosa, Carlos Moreno, Eduardo Silva, Patty Infante, César Mosqueda, Armando Molina, Rusty Quinteros y el Ing. Leonardo Mendoza, por su aporte y retroalimentación valiosa. Cabe mencionar lo encomiable de la labor del rescate de grabaciones poco difundidas, de éste último; ya hubiera un servidor querido tener acceso a tantos discos tan escasos y caros hace 30 años. Un placer conocerlos a todos.

En la tercera y última parte de esta crónica, les compartiré más anécdotas, datos sabrosos y comentarios de otras 3 muestras imperdibles del Rock and Roll mexicano de la primera época. ¡Hasta entonces!

Marco es un adicto al Rock and Roll, al Jazz y al Blues, sobre todo con buena compañía a su lado. Conversador ameno y entrometido si de opinar se trata, gusta de encontrar opiniones diversas sobre las cosas interesantes de la vida; fanático de la trivia y de las citas citables.

Diez muestras imperdibles de Rock and Roll mexicano original (primera parte)

Uno de los grandes lastres con los que siempre ha tenido que cargar el Rock and Roll made in Mexico , es el de ser “cover” o, como se le conoce aquí en el país, “refrito” o “fusil” de éxitos probados, hechos y derechos de los dioses rockeros de habla inglesa; también es cierto que muchos de esos covers, por alguna especie de extraña magia, lograron sonar más atractivos que las versiones originales, no obstante de las evidentes carencias musicales de estos jovenazos clasemedieros entusiastas, su falta de preparación musical y de la posibilidad (en algunos casos lejana; no todos tenían papás económicamente solventes) de contar con instrumentos ya no Gibson, Fender o Gretsch, al menos de calidad decente, y eso fue verdaderamente meritorio.

Aunque nuestro entorno musical nativo cincuentero estaba conformado en su gran mayoría por tríos, boleros y chachachás, algunos chamacos atrevidos de aquel entonces se brincaron esas trancas y lograron muestras notables  de “tropicalización” del ritmo de cuatro cuartos, logrando muestras notables y de calidad, de Rock and Roll juvenil y original. De ellos te hablaré el día de hoy:

1.-Elvis Pérez (1957, Lalo Guerrero) Sergio Bustamante

Este cantante y actor (1934-2014) con su grupo los Lunáticos, graba para Discos Columbia en 1957 esta composición del notable autor México norteamericano Lalo Guerrero- cuyo legado musical bien se merece un próximo artículo-  y quien es un capítulo aparte para la música de Swing, Boogie y Rock and Roll fronterizo.

Este track es muy curioso, por su construcción musical que va pasando de la música de mariachi al Rock and Roll una y otra vez, siendo una de las primeras veces que podemos escuchar a un grupo más o menos juvenil tocando Rock and Roll en una grabación mexicana, y la letra es muy divertida también.

No olvidemos que en este año, Elvis Presley era la sensación musical en todo el mundo, y por ende en México; se dice que un par de politiquillos mexicanos muy amigos entre sí, uno de Monterrey y otro de la capital, fueron informados por sus lindas hijitas próximas a cumplir sus 15 años de que el divo de Tupelo era su sueño húmedo- bueno, no tan sinceramente- y que querían que sus consentidores papás les cumplieran el caprichito de traerlo a México a cantar en su fiesta. Háganme el favor.

Dentro de su prepotencia cerril, empiezan a mover mar, cielo, tierra e influencias para cumplir con los deseos de las núbiles princesas, llegando a escribirle al mismísimo coronel Tom Parker para solicitar la presencia de Elvis Aaron en la hoy CDMX. No se sabe con precisión hasta dónde se escuchó la carcajada del coronel, quien desechó la petición haciendo caso omiso; pero este desaire provocó una campaña de desprestigio a Elvis y al rock en general en México, iniciando en Febrero de 1957, implementada por un gran amigo de uno de los políticos en cuestión, un gacetillero de quinta categoría con presencia en cine, radio y televisión, llamado Federico de León. En una próxima publicación les hablaré con detalle de esta anécdota bizarra del rock en México. Elvis Pérez fue éxito radiofónico durante esta época.

Otras versiones que tuvieron airplay de esta popular rola humorística: Luis Pérez Meza (aquel de “El Barzón “) y los Supersecos, grupo seudo-rocanrolero muy limitado.

Escucha a Bustamante:

2.-Yo No Soy Un Rebelde Sin Causa (1959, Jesús “Chucho” González) Los Locos del Ritmo

Para muchos fanáticos del Rock and Roll en español, es quizás el mejor grupo, el más completo y profesional de la primera época. Me incluyo entre ellos.

El término “rebelde sin causa” era de nuevo cuño en el México aburridón y provinciano de 1956-1960, era también el nombre de una exitosa película del malogrado James Dean, y referente de la nueva cultura a nivel mundial provocada por el surgimiento y reconocimiento de un sector poblacional hasta entonces sin presencia, voz ni voto: los adolescentes.

En esos días, aunque las nuevas generaciones no lo conciban, la transición de niño a adulto era abrupta, era cambiar en el caso de nosotros como hombres de usar pantalones cortos a largos de un día a otro, para ser adultos chiquitos desde temprana edad; el adolescente empieza a tener formas de vestir, de hablar, de expresión musical y poder adquisitivo propias y muy particulares.

A nivel mundial, esta evolución social trajo por consecuencia, desajustes conductuales de los chicos y chicas que se manifiestan, como en el caso del Rock and Roll con ganas de vivir y de echar relajo, pero también de ganas de jorobar al mundo existente, al adulto y a la autoridad.

Teniendo este contexto en México, los jóvenes de las clases medias de la capital (quienes fueron los primeros en preferir esta moda musical en el país) empiezan a formar conjuntos musicales, con instrumentos cuasi primitivos y adaptados de formas ingeniosas, siendo pertinente mencionar que eran muy pocos los chavos que pudieron tener al principio instrumentos musicales de buena calidad; vamos, ni siquiera estaban disponibles en las casas de música de la ciudad, y había que encargarlos.

De igual manera esos “Rebeldes” empiezan a escuchar, a bailar y disfrutar, pero sobre todo, a querer reproducir la música que se escucha en estaciones como Radio Éxitos, Seis Veinte, la 590 o Radio Mil. Jesús González Biestro, el compositor de esta célebre rola, era uno de estos jóvenes, y junto con José Alberto Figueroa Becerra, Rafael Acosta, José Negrete y Antonio Verdes Sánchez (el mítico Toño de La Villa) graban una noche de sábado de 1959, en los estudios de Dimsa-Orfeón y de forma casi clandestina este track junto con una decena más, para conformar un LP llamado simplemente “Rock con los Locos del Ritmo” el cual quedó enlatado hasta abril de 1960, ya que no se tenía confianza en el disco.

Esta rola, interpretada en directo por la alineación mencionada anteriormente, aparece en la película filmada en 1960 “Limosneros con Garrote” de Viruta y Capulina. Una primera declaración de principios, por trivial que pareciera.

Escúchala aquí:

3.-Rock incompleto (1960, Alejandro Bravo) Alejandro Bravo y Conjunto

Este disco sencillo de 45 RPM Audio-Mex, número de catálogo 652, fue un producto de esta marca de discos que se ubicaba en la calle de Yácatas, en la Narvarte, muy pequeña y que se dedicaba primordialmente a promover música folklórica mexicana, es quizás uno de los más enigmáticos y de los que menos se sabe en toda la historia del Rock and Roll mexicano, pero el resultado actual de las pesquisas realizadas es el siguiente:

Alejandro Bravo era un compañero de escuela de Alberto Aveleyra, (después conocido en el ambiente rocanrolero como Dyno), vecinos y oriundos de la colonia Narvarte del D.F., ambos de la misma edad y nacidos en 1944; ambos empiezan a cantar y a tocar la guitarra eléctrica a los 14 años, los clásicos amigos inseparables. En 1959, ya están tocando con varios músicos, entre ellos los hermanos Martínez, (fundadores de los Teen Tops) y Pepe Negrete, pianista titular de los Locos del Ritmo hasta 1962.

Alberto forma en el ya lejano 1959 a un grupo musical con un sonido vital y rocanrolero por excelencia, los excelentes y míticos Solitarios; este grupo contaba entre sus filas a Alejandro Velázquez “el cuervo” pianista de los Hooligans a partir de 1962, y al excelente saxofonista Jacinto Mendoza “Chinto” quien tenía un estilo de tocar muy rocker, a diferencia de posteriores saxofonistas quienes le daban un aire más bien proto-grupero a las canciones de rock, como en el caso de los Apson Boys o de los Hitters.

Este grupo “Los Solitarios” es quien acompaña a Alejandro, quien posee un estilo vocal “hiccup” muy a la onda de Gene Vincent y Buddy Holly; también acompañaron a un trío de hermanitas muy guapas, quienes hicieron sus pininos en la música ranchera y compañeras de sello discográfico: Las Hermanas Ramos.  Bravo, después de grabar “Rossana” que es el nombre original de este sabroso rocanrolito, se reincorpora a sus estudios, para no saberse más de él. Se agradecerá cualquier informe adicional, ni los investigadores profesionales de este género musical han dado con su paradero. Pero la rola es harto recomendable.

Escucha a Alejandro Bravo:

4.-Vuelve primavera (1960, Armando Trejo) Los Blue Caps

René Ferrer, voz, Armando Trejo en el bajo, Jorge Gutiérrez Michell, en la guitarra, Tito Ahumada, batería, y Alberto Camilli (único sobreviviente a la fecha) en el piano, son los integrantes originales de Los Blue Caps, quienes toman de plano el nombre del grupo de acompañamiento de Gene Vincent.

Los Boinas Azules mexicanos fueron uno de los 5 grupos ganadores del concurso organizado por Radio Éxitos en noviembre de 1960, que tenía como premio grabar un LP que se llamó “Rock and Roll: los éxitos de 1961” junto con los Sparks, Spitfires, Loud Jets, y Hooligans; dicho certamen tuvo como sedes el Teatro Esperanza Iris y la parte trasera de la antigua iglesia de San Antonio de Padua en la calle de Pennsylvania, colonia Nápoles. Casualmente, esta ubicación era contigua a la casa de la calle de Tennessee 20, donde otro grupo pionero, Los Camisas Negras, organizaban tardeadas rocanroleras para foguearse y juntar dinero para pagar los instrumentos.

Vuelve primavera, uno de los rocanroles originales más célebres y recordados de la época heroica del Rock juvenil mexicano es una canción que empezó irónicamente como una balada del tipo folklórica-trio- bolero, por el enorme gusto que tenía su compositor, Armando Trejo Ugalde, por ese género musical. Afortunadamente, René Ferrer ayuda a la transformación roquera de la canción.

Se cuenta la anécdota siguiente de la sesión de grabación de esta rola en el entonces poco transitado Naucalpan, Méx. en 1960: el director artístico de Discos Columbia, José de Jesús Hinojosa, es notificado por los mismos Blue Caps de que no podían grabar los coros de la canción, por alguna desconocida razón; casualmente tenían turno de espera de grabación Enrique Guzmán y los Teen Tops, Hinojosa les pide de favor “que les echen una manita” a lo cual acceden con gusto, por lo tanto los coros son de todos los Teen Tops, no sólo de Enrique, quien a partir de ahí se vuelve muy buen amigo de René.

Algunos datos variados y pertinentes a esta rola y al grupo son los siguientes:

*Existe un cover Argentino a cargo de Johnny Tedesco, importante rocker pampero quien junto con Lalo Francen y Palito Ortega forman el grupo “Los Red Caps”.

*El lugar de ensayos de Los Blue Caps, estaba ubicada en la casa del pianista, en la Av. Peralvillo número 64, a la vuelta de donde fue mi primera casa – ¿qué cosas, no? –

*Se dice que Ahumada y Camilli son de nacionalidad Paraguaya, y fueron los únicos que se retiraron de la escena musical después de esta experiencia.

*Solo grabaron tres sencillos para la Columbia, con otra canción original de Armando Trejo llamada “Tú y el Rock”, tres covers, ” Por Qué Te Amo Tanto” “Lealla” y “Trátame Bien” y un rock instrumental, “Patrulla Americana/De Buen Humor”, a lo largo de 1961.

Después de eso, Gutiérrez Michell forma parte de varios grupos, siendo el más afamado “Los Ovnis”, Armando Trejo, forma en 1961 en la colonia Guerrero a “The Blue Kings” grabando éxitos como “Lágrimas Solitarias” y “Soldado de Levita” en 1962, así como “Ven Gitana” de 1963, para Discos Cometa; René Ferrer formaría parte de otras dos agrupaciones de mediano éxito, que les comentaré adelante.

Escucha a Los Blue Caps:

Para la realización de esta serie, les agradezco a los esforzados investigadores musicales que han ido recopilando estos y muchos más datos a lo largo del tiempo, entre ellos los muy estimados Arturo Lara Lozano, Federico Arana, Federico Kubli, y las anécdotas que me fueron transmitidas tanto por los mismos integrantes originales de los grupos, así como por coleccionistas del calibre de Gonzalo Gutiérrez, Armando Novoa, Jesús González y el muy llorado y extrañado Mario Castellano Soto, enorme saludo para ellos. Honor a quien honor merece.

En la segunda parte de esta crónica, les compartiré más anécdotas, datos sabrosos y comentarios de otras tres muestras imperdibles del Rock and Roll mexicano de la primera época. ¡Hasta entonces!

Marco es un adicto al Rock and Roll, al Jazz y al Blues, sobre todo con buena compañía a su lado. Conversador ameno y entrometido si de opinar se trata, gusta de encontrar opiniones diversas sobre las cosas interesantes de la vida; fanático de la trivia y de las citas citables.

Los Xippos Rock, el origen de los Dug Dug`s

,

Durango es una ciudad donde el  arte y  la cultura siempre han sido parte fundamental, escritores, actores, pintores, músicos hoy reconocidos  vivieron también su juventud en pleno cambio y se tenía que abrir  pasos solos en foros pequeños, algunos existentes otros  ya desaparecidos, antes se valoraba más los espectáculos que  presentaban los mismos jóvenes porque lo hacían por amor al arte  y aparte no había muchos espectáculos en aquel entonces.

En ese entorno en  1960 surgió una banda de rock and roll en la ciudad de Durango conocida como los “Xippos Rock”, formada por jóvenes preparatorianos (la mayoría de la prepa de la UJED), liderado por su fundador Roberto Miranda, los cantantes que pasaron por sus filas fueron varios, pero los dos principales fueron Jorge “Borrega” de la Torre y Juan Alcalde. Otros de los miembros fueron Sergio Orrante, Jorge Luján, Armando Nava (primo de Luján), Moisés Muñoz y Juan Manuel Frías.

Fue hasta 1966, cuando los Xippos Rock viajan a Tijuana y en el camino Armando decide cambiar el nombre de la banda a “Los Dug Dug’s”,  como una referencia abreviada a su lugar de origen (Durango, Durango). Iniciaron tocando en un bar de desnudistas llamado Fantasitas y luego consiguieron un puesto en Mike’s Bar, donde poco a poco comenzaron a crearse una reputación. También consiguieron algunas tocadas al otro lado de la frontera, de donde tomaron las últimas tendencias musicales.

De esta manera se convirtieron en la primera banda mexicana de rock en cantar sus propias rolas en inglés y logró posicionarse entre las más afamadas a nivel nacional e internacional; creando un movimiento conocido como “La Onda Chicana” y que incluyó a grupos como: “Bandido”, “Three Souls in my Mind”, “Peace and Love”, “El Ritual”, entre otros. Los Dug Dug’s continúan de alguna manera u otra, siempre con Armando Nava como líder y a veces incluyendo a su hermano menor Enrique en la batería.

.-Emotivo reencuentro luego de muchos años

En enero del 2004, Luján (Carcacho) y  Jorge de la Torre  “La Borrega”  (QEPD)  se reunieron y comenzaron a localizar a los miembros de los Xippos Rock,  el 2 de Febrero finalmente se reunieron en la misma mesa Jorge Luján, Jorge de la Torre, Roberto Miranda, Sergio Orrante y Juan Manuel Frías, un músico de muchos años, en su primera práctica  seleccionaron las canciones que iban a presentar en el concierto, varios músicos adicionaron para el grupo, incluyendo a Pedro Guerra, Pedro Aldaba, José Luis Martínez y Miguel Ibarra, Durante el período en que practicaban, contactaron a Armando Nava quien llegó a Durango y juntos ofrecieron un emotivo concierto de reecuentro en el teatro Ricardo Castro.

10 años después  en el 2014 el  Teatro Ricardo Castro fue  de nuevo testigo de un  emotivo  reencuentro  con los integrantes del  grupo Xippo´s Rock, grupo pionero del Rock and Roll en nuestro  estado, el gran acontecimiento contó con la presencia de dos de sus fundadores originales, Jorge Lujan (Carcacho) y Roberto Miranda   quienes fueron acompañados por grandes músicos como  Miguel Ibarra en el saxofón,  José Luis Martínez en la guitarra de armonía, y Oscar Amador  en  bajo  y teclado líder entre otros buenos músicos que forma parte dela nueva generación de los Xippo´s.

Licenciado en comunicación con maestría en televisión educativa y duranguense de nacimiento, Geraldo Rosales ha sido creador de los programas de Radio como “Viaje Mágico y Misterioso” y “La Caverna de Liverpool”, se desempeñó por más de 11 años en el periódico Contexto de Durango como jefe de la sección de cultura y espectáculos .Actualmente imparte conferencias con temática de los Beatles y es el conductor del programa “El submarino Amarillo” que se transmite por TV UJED.

Luis “Vivi” Hernández: El chico loco del Rock and Roll mexicano

El Rock and Roll en México siempre tuvo destacados cantantes que eran el brillo especial en diversas agrupaciones, este imán lo utilizarían para tratar de fraguarse una carrera en solitario y aunque muchos lo intentaron, pocos fueron los que lograron con el paso del tiempo ser reconocidos por su talento y trabajo musical.

Uno de estos casos es el de Luis Leopoldo Hernández Hurtado, mejor conocido como Luis “Vivi” Hernández. Nacido el 18 de enero de 1941 en Torreón, Coahuila, tuvo la inquietud desde niño de ser artista por lo que tomó clases de canto para incursionar en el mundo del espectáculo. Fue así que con el boom del rock and roll en México formó un conjunto llamado Los Crazy Boys, donde fungía como cantante y guitarra de acompañamiento, agrupación que debió llamarse como muchos aseguran “El grupo de los Luises” por ser el nombre que predominaba en todos sus integrantes: Luis Raúl Lara, requinto, José Luis Scalli, bajo, Luis Heriberto Sánchez, batería y Luis Angel Vallejo, piano.

Formados en 1960, Los Crazy Boys fueron parte de la ola pionera del rock en México dando así mucho de qué hablar en las listas de popularidad con éxitos como “Leroy”,  “Corina, Corina”, “Trátame bien” y “La niña rebelde”. Su fama creció a tal punto de que se les considera hoy por hoy como un referente del género que lo mismo se escucha en alguna emisora radial como en alguna fiesta.

Con un estilo bien definido, Los Crazy Boys son también uno de los grupos que aportó temas originales como “El niño Popis” y “Rebelde corredor”. En 1962 participaron con “La pulga” en la cinta “A ritmo de Twist”, rollo cinematográfico que permitió el lucimiento de varios rocanroleros de la época como Los Hooligans, Los Rebeldes del Rock, Los Teen Tops, Alberto Vázquez, María Eugenia Rubio y Los Beatniks.

Tras dos discos de larga duración que dejaron varios éxitos, “El Vivi” decide formar parte de la ola de solistas que estaba en apogeo y aunque tuvo pocos éxitos, fue y es más recordado por su etapa con Los Crazy Boys. En 1963 formó un dueto con Marco Núñez llamado Los Vivianco, dueto que lanzó “Atontado” y “El payasito de Cathy” en ese mismo año grabaría con Los Electrónicos del Twist “Marciano” y “La mentirosa” para después grabar un LP con grupos como Los Fratelos y Los Tilos, en dicha placa intervendría como compositor de algunos cortes.

 

 

En 1965 funda Los Crazy Birds con los cuales grabaría tres larga duración en Orfeón y con ellos apuntala temas como “Napoleón IV”, “Supersticiosa”, “La bruja”, “El Monstruo”,  “Estoy loco” y realizando remakes de canciones del grupo español Los Brincos: “Baila la pulga” y “Flamenco”. 

De estilo desenfrenado y poco convencional, Luis “Vivi” Hernández fue un artista muy versátil que lo mismo rocanroleaba con guitarra en mano que declamaba poemas o contaba chistes. Admirador de hueso colorado de Elvis Presley siempre trató de imitar y seguir sus pasos tanto así que llegó a convertirse en el primer “Show Man” de México en topar centros nocturnos en Las Vegas, tras este éxito rotundo inauguró “El Señorial”, y realizó presentaciones en lugares como “El Fiesta Palace”.

Su actividad multifacética incluye su intervención en la cinta “Damiana y los hombres” dirigida por Julio Bracho en 1967, donde baila el tema “Toque de dedos”, interpretada por el grupo Los Monjes, cabe señalar que esta canción es de su inspiración.  Así mismo participa en el tema “El rock nació conmigo” de la puesta en escena “Vaselina” producida por Julissa y Benny Ibarra. Se resalta su aporte periodístico en revistas musicales como “México Canta” y “Pop”.

 

Entre 1972 y 1973 graba “El caramelero” y “El maniquí”, ésta última compuesta por el cantautor argentino Sandro. En 1976 graba también el disco “Poema Orbital”, disco codiciado por coleccionistas y en 1977, poco tiempo antes de morir participó en el Festival OTI con la canción “Sencillamente nunca” de Mario Molina Montes y fue tal su triunfo que grabó un nuevo disco con el mismo nombre. 

Su carrera pasaba por un gran momento, sin embargo el 19 de diciembre de 1977 Luis “Vivi” Hernández fue sorprendido por la muerte a los 36 años de edad, su deceso fue a causa de un infarto al corazón. Es curioso que su partida se registrara sólo cuatro meses después de la muerte de su gran ídolo: Elvis Presley.

Luis “Vivi” Hernández, ícono del Rock and Roll en México, uno de los baluartes del género y también una de sus mejores voces, que fue y sigue siendo una influencia tremenda para quien escucha “Viva el rock”, “La novia de mi mejor amigo”, “Be bop a lula” o “La Flaca”, entre otros regalos musicales que legó para el público que lo recuerda con cariño y respeto.

 

 

 

Soy melómana de corazón, básicamente fan de The Beatles y rocanrolera declarada, me apasiona la música de la época de los años 60. Me agrada leer literatura clásica y de fantasía y estudio Ciencias de la Comunicación.