Cesar Costa: Más que un rocanrolero

,

El mundo del Rock and Roll mexicano fue encabezado por diversos ídolos, entre ellos se encuentra el cantante, actor y conductor César Roel Shreurs, mejor conocido como César Costa, (nombre artístico propuesto por un amigo de la preparatoria) quien inició su carrera entre 1958 siendo la voz líder del mítico grupo Los Black Jeans (después Camisas Negras) que junto con Los Locos del Ritmo son considerados los dos primeros conjuntos mexicanos en tocar y grabar un disco de Rock and Roll en tierra azteca.

Nació el 13 de agosto de 1941 en la Ciudad de México, tuvo cinco hermanos, entre ellos el también cantante y abogado Ricardo Roel (Ricardo Roca) quien fuera el primer cantante de Los Hooligans y Karen Roel, que participó en los coros del primer y único larga duración de Los Camisas Negras fichado en 1960 bajo la marca Musart. 

Proveniente de la colonia Condesa estudio la primaria y la secundaria en el Colegio Alemán, posteriormente cursó la preparatoria en el Colegio Universitario México para más tarde combinar la licenciatura en Leyes en la UNAM con su carrera musical.

Desde pequeño tuvo relación estrecha con la música y aprendió a tocar el violín y el piano desde sus años de secundaria, al terminar esta etapa estudiantil se fue a estudiar inglés a Chicago, Illinois, idioma que dominó en menos de medio año.

Durante toda su etapa estudiantil tuvo contacto cercano con todo tipo de deportes como el box y el karate (los cuales indica son un estupendo deporte) el tochito, y también interactuó en deportes como el fútbol y la natación, entre otros.

En 1958 grabó junto a Los Black Jeans (conformados por Diego González de Cossío, Juan Manuel González de Cossío y Carlos González Loftus) un sencillo conteniendo las piezas “La Batalla de Jericó” (donde realiza coros Plácido Domingo) y “La Cucaracha”. En ese mismo año la empresa Peerles les ordena acompañar a la cantante Emily Cranz en la cinta “Jugándose la vida” donde interpretaron el tema folclórico tradicional mexicano “La Borrachita”.

En 1959 el grupo firmó con la compañía Musart y en 1960 grabaría su primer y único Lp ya con el nombre de Los Camisas Negras  esto a sugerencia de Guillermo Acosta, quien era promotor de Musart (y también con la incorporación de Javier de la Cueva)

De esta placa se lanzarían temas que los colocaron en el gusto de la juventud tales como “El Tigre”, “Osito Teddy”, “Zapatos de Anteazul”, “Monalisa”, “Ahora o Nunca” y “La Bamba”. 

A pesar de que el conjunto tenía éxito se desbandaron al poco tiempo ya que César Costa siguiendo el modelo de Manolo Muñoz comenzó una carrera en solitario y fue en la editora Orfeón donde lanzó el single “Mi pueblo” y “Amor loco” salido entre 1960 y 1961, dando con ello la grabación de su primer disco Lp.

Tal fue su triunfo que grabó cuatro materiales más conteniendo hits como “Historia de mi amor”, “Baila muchachita”, “Diana”, “Adán y Eva” y “Besos por teléfono”. Su estilo lo encontró grabando al español canciones del popular cantautor Paul Anka, llegando a grabar alrededor de 14 covers, permitiéndole llegar a las listas de popularidad no sólo de México y América Latina sino llegando a otras latitudes como España.

En 1962 filmó la cinta “El Cielo y la Tierra” junto a Libertad Lamarque, Angélica María y Fernando Luján y una participación especial en “Jóvenes y rebeldes” junto a Adalberto Martínez Resortes y Lorena Velázquez.

Serían dos de las primeras dos de 16 títulos registrados en su filmografía, entre ellas “La edad de la violencia” compartiendo créditos con Fernando Soler, Patricia Conde y varias de las figuras juveniles del rock en ese momento: Julissa, Alberto Vázquez, Manolo Muñoz, Oscar Madrigal y Los Hooligans, “La Juventud se impone” y “El Mundo Loco de los Jóvenes” en esta última también junto a Julissa, “Me tengo que casar”, está filmada a raíz de su exitosa etapa en el programa “Papá soltero” producido por Luis de Llano Macedo y “Coco” de Disney Pixar.

Durante su actividad cinematográfica también incursionó en la producción dejando títulos como “La Guerra de las monjas” protagonizada por Enrique Guzmán y las gemelas PIly y Mily.

En 1964 firma con RCA Víctor donde permanece hasta 1967.

Posteriormente firmó en 1967 con Capitol Odeon dando como resultado covers a clásicos como “She” de The Monkees, “Can´t take my eyes off you” de Frankie Valli y “Yesterday” de The Beatles, además resaltan temas como “Jornada Sentimental” e “Iré por ti” o “La Terza luna”.

En los años siguientes tuvo también grandes éxitos como “Negra Paloma”, “Mi Amigo el viejo mar” y “Corazón Loco”.

Así mismo en 1983 obtuvo un rotundo éxito en el Festival OTI de la Canción con el tema “Tierno” el cual incluyó en su disco “Sorprendentemente tierno” el cual le reportó ventas importantes.

El considerado “Caballero de la Nueva Ola” también ha incursionado en programas de televisión como conductor en proyectos como “La Carabina de Ambrosio”, “De Costa a Costa”, “Un nuevo día” y “Ensalada César”, además fue el protagonista del famoso programa “Papá Soltero” emitido entre 1987 y 1994.

Desde 1993 se ha reunido en un escenario con sus compañeros rocanroleros como Enrique Guzmán, Manolo Muñoz, Alberto Vázquez, Angélica María y grupos musicales como Los Locos del Ritmo y Los Rockin Devils, dando lleno total en diversos recintos de la Ciudad de México y gran parte de la República Mexicana.

Con alrededor de una treintena de discos, su última entrega la dio a conocer en abril de 2013 bajo el título de “A mí manera” donde rescató temas clásicos como “El Tigre” y realizó duetos con músicos contemporáneos como Jay de la Cueva y Leonel García.

Como curiosidad llegó a tener casi tres mil suéteres, moda que dicho sea de paso fue impuesta por Diego de Cossío su compañero y fundador de Los Black Jeans quien recibió de su novia, la cantante Leda Moreno unos modelos traídos desde Alemania. E incluso el famoso “Chico del suéter” sólo conserva el primero que recibió de un amigo cuando debutó por primera vez ante una cámara.

Soy melómana de corazón, básicamente fan de The Beatles y rocanrolera declarada, me apasiona la música de la época de los años 60. Me agrada leer literatura clásica y de fantasía y estudio Ciencias de la Comunicación.

¡Porque me vale, vale, vale, me vale todo!: 100 discos que cambiaron la historia del rock mexicano. (Parte 4/10)

Si alguien nos hubiera vaticinado lo que se venía para el rock mexicano en los inicios de los noventas, nadie lo hubiera creído. Se aproximaba una de las mejores épocas para la música en México, tras el espacio ganado en los medios de comunicación gracias a la oleada del “Rock en tu idioma”, los grupos buscaban desarrollar un estilo único y más ambicioso, con un nivel de producción más allá de los pequeños estudios.

Surgió un colectivo de bares rockandroleros que abrían sus puertas a todas las propuestas rock que quisieran desarrollar una carrera y de las cuales muchas grandes bandas surgieron gracias a esta idea. Lugares como Rockstock, Rockotitlán, El Bulldog, La Última Carcajada de la Cumbancha, hoy forman parte de la historia del rock nacional.

Los sellos discográficos tenían como puntas a Caifanes, Maldita Vecindad, El Tri y Maná, lo que les permitió internacionalizarse y hacer giras por toda América Latina, Estados Unidos y Europa. Los inicios de los noventas, la mejor época para hacer realidad el sueño de todo adolescente; melena larga, una banda de garage, amigos, borracheras y mucho rock and roll.

En este compilado se recogen 100 discos que se consideran esenciales para entender la música que un sector de la juventud ha hecho suya en los últimos cincuenta años. Una selección de producciones que marcaron rumbos y giros importantes, en sus diferentes corrientes, para el rock mexicano.

¡Comienzan los noventas! Bienvenidos sean todos, pasen y abrochen sus cinturones, que estamos a punto de dar una vuelta más por la historia de los 100 discos que cambiaron la historia del rock mexicano.

¡Alarma, alármala de tos!: 100 discos que cambiaron la historia del rock mexicano. (Parte 2/10)

70. El Silencio – Caifanes – 1992

Saúl, Sabo, Diego, Alejandro y Alfonso jamás imaginaron lo que estaban a punto de hacer cuando entraron al estudio a grabar su mejor colección de canciones, el tercer álbum de Caifanes.

El disco es una explosión de ideas, instrumentos, cultura, sonidos mexicanos y hasta un son jarocho incluye. El Silencio es sin duda la obra cumbre de Caifanes, pues refleja en su totalidad la evolución de la música mexicana. Se trata de un álbum sofisticado y elegante, sin fecha de caducidad, que con el paso del tiempo gana más y más importancia.

69. Valedores juveniles – El Haragán y Compañía – 1992

Punto de partida para entender un poco más el rock urbano. Valedores juveniles es una fotografía musicalizada de las muchas problemáticas existenciales que viven millones de seres humanos en la ciudad, envueltos de incontables problemas y contextos sociales.

Debido al escaso apoyo publicitario, el disco encontró el llamado “de boca en boca” como su mejor canal de difusión. Gracias a la honestidad lírica que destilan las diez canciones que lo componen, el álbum se instaló en el inconsciente colectivo de toda una generación.

Generador de varios himnos para la sociedad -Juan el Descuartizador, Mi Muñequita Sintética, Él no lo mató-, es un contundente álbum debut que ha dejado huella en todo el rock mexicano.

68. ¿Dónde jugarán los niños? – Maná – 1992

Tercera producción de la agrupación tapatía Maná, una de las bandas más exitosas dentro de la historia del rock mexicano. Su sonido se caracteriza por ir bajo una línea de pop rock mezclado con ritmos como reggae, bachata, vallenato y bolero.

¿Dónde jugarán los niños?  es considerado el mejor disco de Maná ya que de él se desprendieron 7 sencillos de las 12 piezas que conformaban el álbum, además de publicarse simultáneamente en más de 40 países. La principal virtud de esta producción se basa en la ligereza con la que se puede reproducir una y otra vez sin ser desgastante, gracias a la variación y exploración de diversos estilos musicales y su lírica pegajosa.

Tras su lanzamiento el disco tuvo ventas cercanas al millón de copias y los llevó a girar por grandes festivales en Europa, además de cinco fechas en el Auditorio Nacional en México, algo que ninguna banda de rock había logrado. Además de que temas como “Me vale”, “Oye mi amor” y “Vivir sin aire”, siguen siendo un himno para todas las generaciones.

67. A la siniestra del padre – Arturo Meza – 1992

A la siniestra del padre es un disco de música experimental. Arturo Meza deja rodar su imaginación en este disco en el que, más que canciones, son extensos poemas musicalizados en donde hay vampiros, unicornios, gnomos y elfos.

La mayoría de las canciones tienen largas introducciones que se van desenvolviendo poco a poco hasta llegar al tema. La música tiene una gran variación y luminosidad que se abre a la experimentación, no se detiene a respetar la letra para teñir la melodía de diversos colores.

66. No! – Tijuana No! – 1992

Tijuana No! fue la agrupación encargada de fusionar el espíritu punk con ritmos afrocaribeños y latinos como ska, reggae y salsa, así como en Europa ya lo hacían The Clash y Mano Negra. Un sonido rebelde y contestatario, y a la vez juguetón y sabroso, pero además exponían las preocupaciones sociales como la injusticia, segregación radical, igualdad de derechos humanos, pobreza extrema y revolución.

Mención aparte a Julieta Venegas, quién tiempo atrás fue parte de la banda y para este disco participó escribiendo, junto a Alejandro Zúñiga (baterista), el mayor éxito de Tijuana No! “Pobre de ti”, la historia de una chica presa tras una traición contada al ritmo de un ska agresivo, cuyas lineas de saxofón han quedado grabadas en  la memoria de todo rockero mexicano.

65. Burial at Sea – Transmetal – 1992

En 1992, Metallica, Pantera y Sepultura exhibían su música en MTV con gran éxito, el metal vivía un esplendor promocional que quizá nunca vaya a repetirse: Estaba de moda. Por lo cuál, Transmetal vio la posibilidad de internacionalizarse con un álbum grabado en inglés.

Pese a los defectos en la calidad de grabación propios del bajo presupuesto y la época, el álbum posee la brutal personalidad de los clásicos del thrash de principio de la década. Este álbum demostró que Transmetal era un monstruo mexicano capaz de pisar con decisión cualquier terreno. El extranjero podía ponerse en guardia porque los mexicanos estaban dispuestos a pelear una batalla pesada.

64. Odio Fonky. Tomas de buró – Jaime López / José Manuel Aguilera – 1993

Jaime López y José Manuel Aguilera convirtieron un proyecto de hacer una radionovela en uno de los discos mejor logrados en el rock nacional. López retomaba bosquejos de canciones que habían quedado guardadas y Aguilera sumaba ideas, buscando un sonido eléctrico e innovador.

Dos músicos con experiencia e imaginación desbordada, encarándose con sus intrumentos de por medios y buscando hacer un disco colmado de originalidad, esa era la formula que dio vida a 16 temas y de los cuales varios siguen considerándose entre los momentos más inspirados. Entre ellos “Chilanga Banda”, que después popularizó Café Tacvba, un rap inspirado en los barrios de la Ciudad de México, es uno de los experimentos de lenguaje más exitosos de López.

Aunque Odio Fonky no consiguió un impacto mediático importante, se le puede adjudicar el haber presagiado una era por llegar en la que los compositores comenzarían a hacer música en sus habitaciones por medio de laptops para luego distribuirla por internet, generando con ello una revolución en la industria musical.

63. Des-construcción – Artefakto – 1993

Pepe Mogt comenzaba a abrirse pasó por el mundo del rock nacional con Des-construcción, un disco repleto de elementos electro-industriales, lleno de texturas y sonidos electrónicos. La importancia de este disco es que nació en el cambio de una década a otra, momento clave para la expansión de la música electrónica mundial que comenzaba a formar una nueva y masiva generación de adoradores del sonido sintético.

De igual manera, fue determinante para el desarrollo de la música electrónica en México debido a que la esencia de este este álbum pertenece y va al frente de una generación de músicos que expandieron su horizonte sonoro más allá del formato tradicional de hacer rock.

En 1997 Artefakto entró en un permanente reposos para dar paso a los proyectos paralelos de sus integrantes: Roberto Mendoza con Panóptica y Melo Ruiz junto a Pepe Mogt formaron Fussible.

62. Servicios generales II – La Castañeda – 1993

La perfecta combinación entre el rock y el dramatismo de las artes escénicas, le dio una personalidad bien definida al grupo desde su nacimiento. Desde su salida, Servicios generales II se convirtió en uno de los álbumes más solicitados en todos los recopilados de “lo mejor” del rock mexicano de aquel año, y es que consiguió tatuar en el inconsciente colectivo del rock nacional al menos nueve de las quince canciones que lo conforman, incluyendo las aún contemporáneas y clásicas de todos los bares de rock “Noches de tu piel” y “Transfusión”.

61. Leche – Fobia – 1993

Leche fue publicado en México con una portada que causa entre risa y repulsión, pero que después se volvería un clásico de la banda. La alineación que grabó el disco fue Paco Huidobro, Gabriel Kuri, Iñaki, Cha! y Leonardo Lozanne. Leche es una perfecta mezcla entre sintetizadores, space pop y psicodelia ligera con mucho rock.

Aunque no fue el álbum mejor recibido de la banda, el tiempo lo convirtió en el mejor álbum de Fobia y que marcó toda una época en los 90’s.

60. Continuará…

¡Antes de que nos olviden haremos historia!: 100 discos que cambiaron la historia del rock mexicano. (Parte 3/10)

FUENTE: Texto basado en el libro “Antes de que nos olviden. 100 discos esenciales del Rock Mexicano.” 

 

Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Escritor, melómano, fotógrafo y creativo. Le apasiona descubrir música nueva, leer poesía y ver series. ¡La vida es rock and roll!

CONTACTO

Facebook: Fernando Iván Licenciado Cantinas
Twitter: @FersoniicoSiC
Instagram: @soyellicenciadocantinas
Correo: fernando@elcirculobeatle.com

Covers de Rock And Roll Que Igualaron y Superaron A Su Original (3a. Parte)

,

En México, como en el resto de países hispanoparlantes fuimos testigos de un fenómeno asaz curioso: el conocer a los más vertiginosos y movidos rocanroles y a las baladas más fresas y dulces, parejo y general como rocanrol en español; aunque en USA también tuvieran ambos géneros éxito al mismo tiempo, en América Latina se tuvo el agravante de que algunas canciones se conocieron hasta dos, tres o más años después, gracias a que los directores artísticos de las disqueras habían descubierto el éxito fácil que te daba una canción probada, Top 40 gringo casi siempre, para encontrar rolas de éxito garantizado, además de que las modas musicales iban evolucionando rápidamente allende las fronteras.

Es por ello que le llamamos rocanrol en español a la mezcla obligada de Rock n’Roll, Balada Rítmica, Twist, High School, Hully Gully, Stroll, Bop, Rockabilly, Balada Lenta, y muchas otras modas musicales más; uno de los subgéneros musicales más populares de esos años se ha clasificado hasta fechas recientes como PopCorn, el origen de dicha clasificación aún no es muy claro para un servidor, pero es la categoría musical en donde podemos agrupar a la mayoría de los baladistas triunfantes de esos días y a sus canciones, a los cuales de forma muy errónea y simplista se les ha dado en llamar “ídolos del rock and roll” y rocanrol en español.

(Nota del autor: cuando se habla de Rock And Roll nos referimos al ritmo machacón de cuatro tiempos por compás, que aquí en Mexicalpán de las Garnachas tocaron en 1959,1960 y 1961 primordialmente grupos musicales con guitarras, con suerte y lana bajo y batería, tales como Black Jeans, Crazy Boys, Teen Tops. Locos Del Ritmo, Loud Jets, Sparks, Hooligans, Blue Caps, Silver Rockets y Rippers entre algunos otros; es debido aclarar que personalidades notables de la época como Alberto Vázquez, Angélica María, Oscar Madrigal y la gran mayoría de baladistas de moda en esos días JAMÁS cantaron Rock n´Roll. Es tan equívoco llamarles rocanroleros como decir que el flamante gobernador electo de Morelos, Cuahutémoc Blanco es un referente del Béisbol o que Gustavo Díaz Ordaz era tolerante y benévolo con la juventud. Thanks.)

El PopCorn de finales de los 50’s y principio de los 60’s es una canción balada rítmica, con arreglo orquestal indefectiblemente, alto nivel de producción discográfica, y con tonadas ubicadas perfectamente entre el Rock and Roll básico y los standards de los años 40 y 50, con toque juvenil gracias a sus intérpretes; escuchando estas canciones en la actualidad me doy cuenta que era el producto musical ideal para mantener a los jóvenes tranquilitos, con canciones que aceptarían mamá y papá sin broncas, y que podrían disfrutarse en familia todos los sábados en la noche, en programas como The Ed Sullivan Show o American Bandstand, o aquí en México en la multicitada Premier Orfeón a Go-Go, o en programas antecesores tales como Las Estrellas y Usted o Estudio Raleigh. Y también habrá que reconocer que son canciones de excelente manufactura, orquestación impecable y cantadas por un intérprete preciso y generalmente bien seleccionado.

Esta entrega será acerca de tres muestras de ese género musical, con tres exponentes nacionales que si bien no son los más renombrados, son siempre citados como “rocanroleros” inefables, aunque en honor a la verdad y como ya he inferido anteriormente, de Rockers tenían lo mismo que yo de físico nuclear. Sin embargo, y a pesar de muchas limitaciones anteriormente explicadas, lograron excelentes versiones que serían más atractivas y mejor logradas que sus respectivas originales, malteada de fresa en mano, ve a tu sillón favorito y disfruta:

Olvídalo, Alberto Vázquez, 1961/ Forget it, John Gary, 1960

John Gary Strader nace en noviembre de 1932, y su gracia fue ser cantante y animador de televisión, por cierto muy activo y con un récord de recorrer América y Canadá varias veces, al grado de actuar en un promedio de 40 conciertos al año; su show televisivo fue muy importante también desde 1963 en la CBS, reemplazando a un clásico, The Danny Kaye Show.

Tenía un registro de voz muy agradable, algo que es evidente en este track, y que llegaba a un registro de tres octavas tranquilamente y sin despeinarse. Este single para Fraternity Récords, con el acompañamiento de la orquesta de Edward Labunsky, y del LP ” John Gary Song Book” fue grabado a finales de 1959 y publicado en 1960. Vale mencionar que Gary fue uno de los cantantes favoritos de Elvis Presley, quien también la grabó, aunque hasta el momento la RCA Víctor no ha editado su versión.

Cuenta la leyenda que a mediados de 1946 llegó procedente de Guaymas, Son. Un niño de hermosa voz, radicándose en casa de unos familiares avecindados en la hermosa colonia Condesa de mi Mexico City, en un segundo piso de un edificio cercano a una de las esquinas de Sonora y Amsterdam (dato curioso, hay ocho esquinas en esa confluencia) con el paso del tiempo, creció y acudió a estudiar pintura en San Carlos y la entrañable La Esmeralda. Se cuenta que su padre lo llevaba a cantar en los intermedios de las funciones del cine Alameda, pues trabajaba allí como gerente; en 1957 empezó a trabajar en el cabaret Cadillac (Cópernico y Herodoto, col. Anzures) y posteriormente paso a ser la estrella del programa en el cabaret Afro, donde fue invitado a grabar un LP para la Orfeón, de donde sale su primer pequeño éxito radiofónico, “Rosa Lee”. En 1960, y después de rechazar un ofrecimiento para cantar en Las Vegas (¿¿¿quién en sus cabales rechazaría esa oportunidad???) es llamado por Enrique Acosta, quien le graba un LD en la Musart publicado en 1961, en donde aparece este excelente cover, grabado con la orquesta de Jorge Ortega. Hay mucho que contar del señor Vázquez Gurrola, poco a poco lo iré reseñando aquí.

Original:

Cover:

Cosas, Óscar Madrigal, 1962/Things, Bobby Darin, 1962

El gran Walden Robert Cassotto, bajo el nombre artístico de Bobby Darin, es por mérito propio uno de los más grandes cantantes del siglo XX, y no es por una voz de rango de cinco octavas, ni por ser muy guapo, ni nada de eso; pero es poseedor de un estilo inigualable, un multinstrumentista notable, y una voz característica. Sin duda, merece un artículo por sí mismo con su semblanza, lo único que les platicaré aquí es que “Things” es una canción publicada en junio de 1962, que llegó al 3er. lugar de popularidad del Billboard, y que tuvo que lidiar con una sospecha de plagio de una canción muy de moda por 1934 pero que hoy día nadie recuerda ni mucho menos conoce: Summer Things.

Jaime Escudero Hinojosa, nacido en Mayo de 1943 en esta muy noble y leal Ciudad de México, fue my conocido en nuestro país, Sudamérica y España con el nombre artístico de Oscar Madrigal, y es uno de los cantantes de aquella época de quien menos se saben datos concretos y verificables. Lo que sí se sabe con certeza es que estudió el inicio de high school en USA, y que su estilo de media voz, sin mucha potencia ni color, pero con un característico timbre que hacía muy fácil el cantarlo en el radio de tu casa o el de transistores; quizás eso, junto con su comedida presencia lo hizo un ídolo natural en la época, que para su caso particular duró solamente tres años, de 1961 en el cual graba sus primeros discos, hasta el año de 1964, en donde registra su última canción importante en la radio, llamada “Puerto Príncipe” la cual podemos escuchar en la última película que filmó, “Campeón del Barrio” al lado del malogrado Javier Solís, la muy atractiva chamaca de oro Sonia López, Gina Romand ( la original rubia Superior que todos queríamos) y la institución de la actuación Don Fernando Soler.

A partir de ahí, es donde se sabe menos de su vida, la versión más escuchada es que se fue a estudiar y radicar en definitiva a los Estados Unidos, que se volvió un empresario muy exitoso, que además era una lumbrera para el golf ganando trofeo tras trofeo(campeón nacional, nada más), y que solo regresó por invitación personal de Jaime Almeida a participar en la memorable rocanroleada del reconocido periodista Ricardo Rocha en su programa de 1987, “En Vivo” queda como tarea de los auténticos investigadores como mi buen cuate Ricardo Rico– saludos amigo!- que le hagan una entrevista abundante y sabrosa. Tuvo varios éxitos radiofónicos, con el gran mérito de que quién le hacía sus pistas musicales originales, era sumamente fregón y tenía una calidad sobresaliente, al parejo del trombonista Chuck Anderson; solo le he detectado tres pistas de las versiones originales, “Camina Derechito”, “Que Clase de Amor Es” y ” Vete lejos de Mí “. Esta pista, en “Cosas” es notable por lo bien hecha que está. Disfrútenla.

Original:

Cover:

La Favorita del Profesor, Julissa, 1961/ Teacher’s Pet, Doris Day, 1958

La rubia del millón de dólares, la hermosa Doris Day, quien para estas fechas ya llevaba una carrera musical de quince años, graba esta composición de Joe Lubin como tema de la película del mismo nombre hace 60 años exactamente, en la que Day comparte créditos con Clark Gable y Mamie Van Doren. No fue la única ocasión en que la canción replica el título de una de sus películas; como ejemplo están también la muy divertida Pillow Talk (Problemas de Alcoba, aquí en México) y la no menos hilarante Tunnel of Love, buenas canciones, películas agradables y taquilleras, que llegábamos a disfrutar aquí en cines tan bellos y evocadores como el Roble, Las Américas, Real Cinema o París, por mencionar algunos; de rigurosos cuatro pesos la entrada, pues no eran “de piojito” como eran conocidos los cines de barriada back in the good old days. Después de esta película, que tal un cafecito y un pastel a la moda, de la mano de una belleza cincuentera? Aaaah….! Por eso esas épocas son entrañables y provocan nostalgia de lo no vivido.

Julia Elisa De Llano Macedo, la guapa y talentosa hermana del productor televisivo Luis De Llano Macedo, hija de la primera actriz Rita Macedo y del pionero de la televisión mexicana Luis de Llano, también esposa del vocalista de Los Yaki, el simpático Benny Ibarra. A pesar de los blasones familiares, logros personales y parentescos aparte, la etapa de su carrera artística que nos interesa para efectos de esta columna es la de sus inicios en la música, que abarca del año 1958, cuando empieza a coquetear con la música moderna al cantar en un grupo musical en donde su hermano Luis intervino, y que muy difícilmente podría calificarse de “rocanrolero” cuando su repertorio estaba integrado por canciones de Paul Anka o Johnny Restivo; de alguna extraña manera, y sin duda por gracia y obra de sus influyentes padres, resultaron finalistas en el ya tan mencionado concurso de Radio Éxitos, de noviembre de 1960. Aún sigue escapando a mi entendimiento como estos chavos podrían haber ganado un concurso de rock and roll donde estaban grupos como Los Hooligans, Loud Jets, Sparks o Los Blue Caps. Sin embargo así fue. Por lógica, y por qué no daban para más, Los Spitfires graban un único disco sencillo (Ven Cerca/Loco Amor), pero la muy atractiva Julissa persevera en esto de la cantada, y con poner en práctica lo aprendido en los Estados Unidos acerca del canto y la danza clásica y de jazz, pues fue más fácil obtener en Discos Columbia la oportunidad de grabar; como en el caso de Madrigal, no necesito más que una voz apenas entonada para colocar grabaciones en el gusto popular.

Con su primer single en 1961, Columbia 5110, inicia una exitosa carrera discográfica, siendo su mérito más grande el ser la punta de lanza de una segunda generación de vocalistas mexicanas dentro de los grandes años del rock, al renovar cuadros de otras “rocanroleras” (jajaja) tales como las ya veteranas María Eugenia Rubio, Lety Cisneros, Queta Garay, y en conjunto con jovencitas más frescas como lo serían ella misma, Angélica María, Leda Moreno, Mayté Gaos y Las Hermanas Jiménez. Por cierto, todas ellas, jovencitas y maduras tenían de rocanroleras lo que un servidor de goleador del Real Madrid. Debemos encontrar una mejor clasificación para la música de estas chicas en el futuro inmediato, para no lastimar a genuinas rockeras como Wanda Jackson, por mencionar a alguna de las más conocidas. Con todo en contra, aún así esta versión de Julissa es muy agradable, se las recomiendo.

Original:

Cover:

Sin duda disfrutables, ¿no es cierto? La verdad es que para apreciar este tipo de música debemos despojarnos de esa típica soberbia que acompaña a estos tiempos llenos de internet y de recompensa inmediata, para ubicarnos en aquellos días donde tener teléfono y televisión en casa te ubicaba en un lugar de privilegio ante otros camaradas, tener tu radio de transistores y tu tocadiscos portátil para disfrutar de la maravillosa música de esos años en tu recámara podría verse como un símbolo de status incluso; ya si disponías del auto de papá para salir la noche de viernes o de sábado y recoger a tu chica era puntuación extra. Como todo eso ya es ciertamente más común hoy día, resulta difícil explicar a las nuevas generaciones por qué esta música nos conmueve y apasiona. Y dando el honor que se merecen los actores de esa época, quienes con todas las limitaciones nos regalaron covers memorables, sirvan estas humildes líneas para brindarles un pequeño homenaje.

Como siempre a sus órdenes en mi correo marco@elcirculobeatle.com para peticiones, comentarios, mentadas o lo que tercie, lo recibimos con mucho gusto como cada semana. ¡Los espero en la próxima!

 

Marco es un adicto al Rock and Roll, al Jazz y al Blues, sobre todo con buena compañía a su lado. Conversador ameno y entrometido si de opinar se trata, gusta de encontrar opiniones diversas sobre las cosas interesantes de la vida; fanático de la trivia y de las citas citables.

¡Antes de que nos olviden haremos historia!: 100 discos que cambiaron la historia del rock mexicano. (Parte 3/10)

Los noventas estaban a la vuelta de la esquina, estábamos por vivir una de las mejores épocas en la historia de la humanidad, no solamente en lo musical, sino también en la vida cotidiana. Aquella época en la que las llamadas “boybands” comenzaban a ser admiradas por la juventud, no ser fan de Brad Pitt era un pecado, comprar discos físicos era más accesible y el correo electrónico “hotmail” comenzaba a ser una novedad increíble.

Surge una nueva generación de grupos argentinos y españoles que mezclaban sonidos del punk, new wave y pop, con letras en español. Una famosa generación denominada “Rock en tu idioma”, a la que pertenecía Miguel Mateos, Soda Stereo, Radio Futura, Hombres G, Héroes del Silencio, Enanitos Verdes, Nacha Pop, entre otros. En México, algunas bandas con estilos parecidos se incorporaron a la corriente, Las Insólitas Imágenes de Aurora fue un claro ejemplo, conformado por Saúl Hernández, Alfonso André y Alejandro Marcovich, para después convertirse en Caifanes, la primer banda masiva del país.

También nacieron bandas como Fobia, Maldita Vecindad y Los Hijos del Quinto Patio, bandas que ya existían como El Tri y Maná se consolidaron aún más, mientras que otros grupos se sumaron a la corriente como Kenny y Los Eléctricos, Ritmo Peligroso y Rostros Ocultos. Sin duda, los noventas cambiaron la forma de hacer rock and roll en México y a ellos debemos muchas bandas que en la actualidad siguen llenando estadios.

En este compilado se recogen 100 discos que se consideran esenciales para entender la música que un sector de la juventud ha hecho suya en los últimos cincuenta años. Una selección de producciones que marcaron rumbos y giros importantes, en sus diferentes corrientes, para el rock mexicano.

¡Llegamos a los 90’s! Bienvenidos sean todos, pasen y abrochen sus cinturones, que estamos a punto de dar una vuelta más por la historia de los 100 discos que cambiaron la historia del rock mexicano.

¡Yo no soy un rebelde sin causa!: 100 discos que cambiaron la historia del rock mexicano. (Parte 1/10)

80. Comala – Jorge Reyes – 1987

Comala es una placa oscura, en la que sin duda Jorge Reyes consiguió amalgamar a la perfección los sonidos de la música prehispánica con el rock progresivo. Una mezcla de flautas prehispánicas, guitarras, sintetizadores, percusiones de tribu y sonidos místicos.

Es un disco parte aguas en la carrera de Jorge Reyes, que permite entender el antes y después de su carrera artística (antes con Chac Mool). Es a partir de este disco que la obra de su autor deja de ser local para insertarse en el mercado global del rock progresivo.

79. Arpía – Cecilia Toussaint – 1987

Un clásico. Un homenaje a todas las mujeres rockeras en México. Arpía fue editado bajo un planteamiento conceptual dividido en dos partes: El amor y La ciudad. Por parte del amor, las canciones narran las infidelidades, el sexo, noches de hotel, el libido y el deseo. Mientras que del otro lado, la Ciudad de México se convierte en la principal protagonista de narraciones, incluida una cruda referencia al 68.

Después de este éxito, Cecilia dejó la banda y se enfocó en hacer música más popular, lo cierto es que nunca un álbum tan poderoso como Arpía.

78. Un toque mágico – Tex Tex – 1988

En México ocurre un fenómeno curioso: Músicos que se definen como rockeros y tocan cumbia o músicos que fácilmente podrían tocar en un baile grupero pero que tocan rock and roll. Tex Tex es esto, desde su primer disco supieron hacer un rock divertido y ponedor, con influencias del rock urbano, blues, big band e incluso tropicales, una deliciosa mezcla que han llamado “rock ejidal”.

Ésta es una obra verdaderamente mágica: como la fantasía, como la yerba. Debe ser valorada en su justa dimensión, con una banda que cambió la forma de ver y hacer el rock and roll sin prejuicios.

77. No estamos conformes – Massacre 68 – 1989

Massacre 68. Para algunos el recuerdo de la matanza del 2 de octubre en Tlatelolco, para otros sólo una banda de hardcore punk.

No estamos conformes carece de matices. No hay descanso entre tanto reclamo a Derechos Humanos, policías corruptos, al Ejercito Nacional y a las elecciones. La instrumentación se escucha a tope y sin las bondades del hi-fi a su favor. Es un disco de culto en el panorama punk mexicano, funcionó para erigir la figura del vocalista Aknez como el mesías del hardcore chilango.

76. No me hallo – El Personal – 1989

Si algo caracteriza este álbum es el humor y la irreverencia con la que están hechas cada una de sus canciones. Además, el álbum exhibe una inigualable mezcla de ritmos que las describían como “Reggae-Cumbia”, “Rock guapachoso”, “Foxtrot en tu idioma”, “Reggae ecologista”, etc.

Son varias razones que fueron haciendo de No me hallo un disco de culto al paso del tiempo y una influencia importante para la generación de grupos de rock en México que surgió a fines de los ochentas, como Maldita Vecindad y Café Tacvba, la más importante es la creatividad con la que estaban hechas las letras.

75. Secta Suicida Siglo 20 – Secta Suicida Siglo 20 – 1989

El álbum debut-despedida de Secta Suicida Siglo 20, un cuarteto de punketas que llamó la atención de muchos debido a lo aparatosa que era la portada de su disco que reflejaba un cadáver con la piel desprendida del cuello. Y así como la portada, el disco reflejaba cómo el ser humano es explotado incluso en su muerte.

Grabado en los Estudios ÁREA en quince horas, la colección de temas sorprende por la limpieza de su producción. La banda pretendía eliminar tabúes de la sociedad con los que somos juzgados día con día.

74. Volumen II (El Diablito) – Caifanes – 1990

Tras su exitoso obscuro primer álbum, y con la incorporación de un nuevo guitarrista que sería pieza clave para este material. Caifanes abanderó a una nueva camada de grupos cuya mirada de proyección llegaba hasta donde el televisor se lo permitía y, en ese sentido, ocupó los foros que oficialmente le pertenecían a José José y Juan Gabriel. Un auténtico salto al vacío.

Pocas veces una portada ha resultado tan reveladora. Ahí están, cinco músicos de mirada retadora que se asoman entre las flores que Juan Diego encontró y entregó a la Virgen de Guadalupe. Fe y agresión en once pistas que narran una época donde el rock hecho en México lucía desesperado por anunciar su origen, como si de un tequila se tratara.

73. Ciudad azul – Flor de Metal – 1990

Para Flor de Metal el tema del amor no era punto de partida. En su única producción, la banda hizo de los nueve cortes una declaración alterna, propuesta desde el lado femenino. El álbum no se erige como una disquisición del porqué, sino como alegato sin pena ni prisa, francamente cachondo.

El grupo sabía cómo y cuándo mezclar en sus sonidos el bossa nova, jazz, rock y reggae, ritmos que se esparcen sin tropiezo en cada uno de los temas que componen Ciudad azul. Pero, ¿a qué suena Flor de Metal? A ciudad, a la confluencia de ruidos y sudores, a noche y día en amigable convivio.

72. Mis amigos muertos – Real de Catorce – 1990

El tono emocional del disco no es de tristeza, sino que retrata la personalidad de una banda inquieta, que busca que el lenguaje del blues norteamericano eche raíces en México.

En Mis amigos muertos, el espíritu purista del blues se escucha en un segundo plano y la travesía por nuevas sonoridades es constante. La guitarra deja de ser el eje en la personalidad de la banda y los teclados, por momentos, se vuelven los protagonistas de estas historias.

71. El circo – Maldita Vecidad y los Hijos del Quinto Patio – 1991

Maldita Vecindad había surgido como un grupo hiperquinético que mezclaba un poco de ska, punk y elementos de la llamada world music. Había también un deseo de incorporar al propio México en ese coctel posmodernista. Para este disco, Maldita Vecindad decidió representar lo nacional a través de elementos tomados de la época de oro del cine mexicano, con Tin Tan y su pachuquismo.

El disco es un afortunado collage de canciones, grabaciones callejeras, diálogos del cine, ritmos globales y hasta bombas yucatecas. Incluso se agrega un cover a Juan Gabriel con la canción “Querida”, y que funciona perfectamente desde el punto de vista conceptual al poner al divo como un elemento más de la cultura mexicana. Sin duda un álbum imperdible y obligado para la historia del rock nacional.

70. Continuará…

¡Alarma, alármala de tos!: 100 discos que cambiaron la historia del rock mexicano. (Parte 2/10)

FUENTE: Texto basado en el libro “Antes de que nos olviden. 100 discos esenciales del Rock Mexicano.” 

Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Escritor, melómano, fotógrafo y creativo. Le apasiona descubrir música nueva, leer poesía y ver series. ¡La vida es rock and roll!

CONTACTO

Facebook: Fernando Iván Licenciado Cantinas
Twitter: @FersoniicoSiC
Instagram: @soyellicenciadocantinas
Correo: fernando@elcirculobeatle.com

¡Alarma, alármala de tos!: 100 discos que cambiaron la historia del rock mexicano. (Parte 2/10)

Los 80’s se asomaban ya por las ventanas del rock and roll en México. Prácticamente tuvo que pasar una década después de Avándaro para que llegara un nuevo despunte de generaciones dispuestas a cambiar los pensamientos de la sociedad con rock.

Los ochentas engloban una serie de acontecimientos sumamente importantes para la historia de dicho género en nuestro país: La apertura de medios de comunicación, el nacimiento de la famosa generación del “Rock en tu idioma”, las tendencias progresistas, el auge del pop y la música electrónica, disqueras como Comrock, el punk, la atracción por el metal, la transformación del rock nacional, entre muchos otros hechos que cambiaron la forma de hacer rock and roll.

En este compilado se recogen 100 discos que se consideran esenciales para entender la música que un sector de la juventud ha hecho suya en los últimos cincuenta años. Una selección de producciones que marcaron rumbos y giros importantes, en sus diferentes corrientes, para el rock mexicano.

¡Llegamos a los 80’s! Bienvenidos sean todos, pasen y abrochen sus cinturones, que estamos a punto de dar una vuelta por la historia de los 100 discos que cambiaron la historia del rock mexicano.

¡Yo no soy un rebelde sin causa!: 100 discos que cambiaron la historia del rock mexicano. (Parte 1/10)

90. El poeta del ruido – Decibel – 1980

En la década de los setenta, Decibel fue una de las bandas pioneras del rock progresivo. Gracias a esto, la banda logró entrar al estudio para grabar su primer disco. El álbum retrata las dos facetas principales que Decibel explorará a lo largo de su vida: composiciones estructuradas y temas aleatorios. Una mezcla de música electrónica, jazz, improvisación, rock, folklore y música sinfónica.

En el extranjero El poeta del ruido fue acogido con un gran respeto, incluso más que en México, y fue considerado como uno de los álbumes importantes del rock en oposición.

89. Botellita de Jerez – Botellita de Jerez – 1984

El Cucurrucucú, El Mastuerzo y el Uyuyuy, desde el nombre artístico con fuerte olor a barrio que adoptaron los integrantes de la banda daban señales del concepto que iban a manejar con su música. Una mezcla de ritmos y estilos sonoros: guaracha, son, danzón, rock y regional mexicano, tocados de manera muy simple, mientras que sus letras retrataban las crudas historias basadas en el entorno del México de 1980.

De este álbum se desprendieron varios sencillos que años después serían considerados clásicos del rock mexicano: Alármala de tos y Charrock and Roll entre los más populares.

88. Reminiscencias – Iconoclasta – 1984

Iconoclasta surgió con la idea de mezclar la música clásica, la electrónica y el jazz, con la fuerza del rock. Reminiscencias es el segundo álbum de estudio de la banda, es una obra conceptual y uno de los trabajos mejor logrados en la carrera de la banda; probablemente no sea el mejor de sus discos, sin embargo, por sus aspiraciones, por su osadía artística y por lo que vino a significar en el futuro de la banda, alcanzó el estatus de clásico.

Reminiscencias es un material balanceado, un disco indispensable no sólo en la discografía del rock progresivo nacional, sino también en la internacional.

87. Silueta Pálida – Silueta Pálida – 1984

En México, el garage rock de los ochentas fue la electrónica. Silueta Pálida fue uno de los pocos afortunados en lanzar un vinyl de 12 pulgadas, poseedor de un arte minimalista. Es un EP con melodías simples, retorcidamente oscuras, conformado solamente por cuatro temas. Conformado por bajo eléctrico, pianos, guitarras acústicas y eléctricas y batería acústica.

86. El diablo en el cuerpo/La cabellera de Berenice – Size – 1984

Hay discos cuyo valor musical es atemporal y discos que deben ser entendidos en su contexto. Éste pertenece a la segunda categoría. Para entender mejor el trabajo de Size es necesario hacer referencia al México de principios de los ochenta; un país provinciano donde el rock estaba prohibido y la máxima figura era José José. Cuando Size se presentaba en vivo, con ese estilo tan punk que los caracterizaba, por fin la modernidad estaba llegando al país. El EP fue editado de manera independiente y artesanal, en el estudio de Rafael Acosta (Los Locos del Ritmo).

El diablo en el cuerpo/La cabellera de Berenice es una suma de opuestos; post punk poseedor de un sonido casero e imperfecto que resulta fácilmente bailable y captura fielmente el sentir de la época. En este EP, Size habría de introducir los dos grandes temas del rock mexicano que sobrevivirían durante décadas -de Caifanes a Zoé- y que son la muerte y el cosmos.

85. Film – Casino Shanghai – 1985

La escena rockera mexicana de los ochentas se podría dividir en dos categorías: La compuesta por músicos que colocaron los cimientos de ésta, pero no obtuvieron éxito comercial, y la de quienes aprovecharon el boom del “Rock en tu idioma”. Casino Shanghai pertenece a la primera de estas dos categorías, un grupo de techno pop, con sintetizadores y cajas de ritmos.

Film podría considerarse como el mejor disco de techno pop nacional de los años ochenta debido a su producción y propuesta musical. Las letras reflejan su interés por la soledad y la poesía erótica, elementos adheridos a escenarios de oscuridad y terror. Quizás uno de los puntos determinantes en el poco éxito comercial de Casino Shanghai fue el hecho de haber cantado en inglés.

84. Éxitos – Varios – 1985

Conformado por Ritmo Peligroso, Kenny y los Eléctricos, Mask, Los Clips y Punto y Aparte. Cinco bandas representativas de las diferentes propuestas emergidas en el rock mexicano en 1985. La importancia de este disco fueron los talentos que surgieron con más fuerza a partir de; Ritmo Peligroso y su canción más conocida “Marielito”, la increíble voz de José Fors que cantaba con Mask, y la canción que sin duda se convertiría en el himno de muchas generaciones: “El Final”. Esta composición fue grabada posteriormente por Rostros Ocultos y que hasta la fecha en las fiestas se sigue cantando.

83. Metal caído del cielo – Luzbel – 1985

La llegada del heavy metal a México corre a cargo de Luzbel. Metal caído del cielo posee canciones poderosas en la frecuencia de lo que ahora conocemos como heavy metal clásico; Led Zeppelin, Black Sabbath, etc. Con un trabajo de guitarras elaborado y propositivo, lleno de solos y memorables riffs, una batería y un bajo más que cumplidores y un manifiesto lírico que criticaba a la iglesia, la hipocresía en la sociedad e incluso el sexo.

Es un álbum que quizá no fue debidamente apreciado en su momento por diversos motivos, pero sobre todo por la etiqueta de satánicos que a alguien se le ocurrió colgarle a los músicos.

82. Hurbanistorias – Rodrigo González – 1986

La historia musical de Rockdrigo necesitaría un espacio aparte. Gonzáles era un músico semiprofesional que se curtió en las calles, le interesaba conocer las historias y experiencias de la gente que vivía en la ciudad. En 1983 seleccionó doce canciones de su repertorio para grabar un casete independiente, la primera edición de Hurbanistorias, dicha cinta recoge las canciones más representativas de una obra cuyas temáticas giraban en torno a historias que tienen lugar en una gran urbe como el DF.

Algunos consideran que Rodrigo González fue el personaje que cimentó un movimiento de rock rupestre que con su muerte, un 19 de septiembre de 1985, cuando se vino abajo el edificio donde vivía, se extinguió.

81. Punks de mierda – Atoxxxico – 1987

Una agrupación directamente influenciada por bandas crossover y thrash de la época como Suicidal Tendencies, S.O.D, Corrosion of Conformity y D.R.I., además de grupos hardcore. Punks de mierda fue reconocido en otros países gracias a su sonido orgánico, las letras siempre fueron de crítica y burla a la sociedad, a la clase política y a la escena punk.

El álbum se definiría como uno de los discos precursores del hardcore en México y Latinoamérica. El hardcore es infinito.

 

80. Continuará…

¡Yo no soy un rebelde sin causa!: 100 discos que cambiaron la historia del rock mexicano. (Parte 1/10)

FUENTE: Texto basado en el libro “Antes de que nos olviden. 100 discos esenciales del Rock Mexicano.” 

Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Escritor, melómano, fotógrafo y creativo. Le apasiona descubrir música nueva, leer poesía y ver series. ¡La vida es rock and roll!

CONTACTO

Facebook: Fernando Iván Licenciado Cantinas
Twitter: @FersoniicoSiC
Instagram: @soyellicenciadocantinas
Correo: fernando@elcirculobeatle.com

Toño de la Villa: El ídolo rocanrolero que sigue resplandeciendo

,

Hoy se cumplen 56 años de la partida de uno de los íconos rocanroleros mexicanos más importantes e imprescindibles de todos los tiempos, uno de los forjadores del llamado ritmo de la juventud y que influiría no sólo en México sino en países como Argentina y Venezuela donde grabó material junto a Los Locos del Ritmo.

El cantante rocanrolero que le dio verdadera identidad al rocanrol en México con su limpia tesitura, su presencia alegre y simpática, es hoy por hoy el símbolo de la eterna juventud junto a leyendas mexicanas acaecidas ese mismo año como René Ferrer ex Blue Cap, ex Play Boy y ex Salvaje y Charles Lee de Los Sparks.

Pero haciendo historia, Juan Antonio Verdes Sánchez, mejor conocido como Toño de la Villa, nació el 22 de febrero de 1940 en Paris, Francia, tomó su nombre artístico de su abuela y desde muy joven fue atrapado por la música llegando a cantar ranchero, sin embargo fue con el naciente género del Rock and Roll que daría en el blanco convirtiéndose en uno de sus más grandes exponentes.

Formó junto a Sergio Martell, próximo pianista de Los Teen Tops, el dueto “Los Espontáneos, fue el fundador y primer cantante de Los Rebeldes del Rock y posteriormente formó con Pepe Negrete, Pepe y sus Locos con quienes gana el concurso de “La Hora internacional del aficionado” en 1958 trasmitido por el Canal 2 de televisión.
Gracias a esto obtienen como premio viajar a Nueva York para concursar en el Show de Ted Mack donde obtuvieron el honroso segundo lugar.

José Alberto Figueroa y Alvaro González participaron en este concurso y en el primer LP del grupo. Rafael Acosta y Jesús González entrarían después para participar también en dicho material. Ya para el segundo Long PLay entran en escena Mario Sanabria en el bajo y Manuel Reyes en la guitarra.

Toño de la Villa grabó dos discos de larga duración con su grupo y dejó contratos y presentaciones pendientes en España, así mismo como ya se mencionó dejó material registrado en Venezuela y Argentina.

Admirado por todos sus compañeros, dentro y fuera de Los Locos del Ritmo, conmocionó de tal manera con su muerte que verdaderamente dejó un hueco imposible de llenar. El amor que prodigaba a su grupo fue muy bien definido por él mismo en un mensaje que le escribió a su gran amigo y colega, Pepe Negrete: “Estoy seguro que encontrarán algún cantante con mucho mejor voz y personalidad que yo, pero difícilmente podrás encontrar alguno que los quiera más que yo”.

Esto se comprueba también por su negativa en reiteradas ocasiones a convertirse en solista, diciendo que él no abandonaba a su conjunto. Su alma estaba enlazada indefinidamente a Los Locos del Ritmo que aún hoy en día a más de medio siglo continúa captando la atención de las nuevas generaciones.

El joven de 22 años fue diagnosticado con cáncer en la garganta, afección que no quiso atenderse, siendo ya demasiado tarde cuando se le operó en mayo de 1962 con nulos resultados. Había quedado afónico, pero a pesar de que el mal lo laceraba cada vez más, nunca perdió el espíritu rocanrolero y sobretodo su energía y amor por lo que hacía.

Ejemplo para muchos que sólo hacen música por ganar dinero o sobresalir sin esfuerzo. Toño era, es y sigue siendo el motor que impulsó al grupo en todos y cada uno de los proyectos.

El 5 de mayo de 1962 todas las radiodifusoras dieron cuenta de la temprana y trágica muerte del llamado ídolo de la juventud rocanrolera, muchos sintieron y supieron por primera vez lo que era perder a un ídolo juvenil en pleno ascenso.

Su legado queda implícito para la eternidad en temas inolvidables como “Tus Ojos” escrita por el baterista Rafael Acosta Córdova y “Yo no soy Rebelde” del requintista Jesús González Biestro, himnos que le dieron identidad al Rock and Roll mexicano en prácticamente todos los países de habla hispana.


Además De la Villa participó también en los coros de la canción “La Rebeldona” de Los Gliders, mismos que grababan para Orfeón donde Los Locos del Ritmo tenían contrato en ese momento. Incluso realizó la letra de “Twist Español” grabado por Bill Haley y sus Cometas también para Orfeón.

Así mismo participó en películas como “Limosneros con garrote” del año 1961 junto a los comediantes “Viruta” y “Capulina” y donde interpretó junto a su grupo, precisamente “Tus Ojos” (Aunque claro, al final la canta Kippy Casado) y “Yo no soy rebelde”.

En tanto “Twist locura de Juventud” marcó no sólo el debut de Enrique Guzmán en el cine sino la despedida de los sets cinematográficos de Toño de la Villa, quien fallecería el 5 de mayo de 1962 en San Antonio Texas a la corta edad de 22 años. Cursaba el tercer año de la carrera de Ciencias Químicas.

Toño de la Villa sigue latiendo en cada track que realizó y sobretodo sigue vivo en el recuerdo de todos los que lo conocieron y afirman que era un gran amigo, un gran hijo, un gran cantante, pero sobre todo el que forjó el camino que habrían de seguir hasta el final Los Locos del Ritmo.

Ya Víctor Blanco Labra lo decía en una de sus columnas: ”El corazón de la juventud sangra y llora amargamente la muerte de su ídolo consentido: Antonio de la Villa”.

Hoy después de 56 años su nombre y legado continúan impulsando y recreando la verdadera esencia rocanrolera, esa misma que nació a fines de la década de los años 50.

Algunos temas que nos regaló para la posteridad: “Nena no me importa”, “Un gran pedazo de amor”, covers a Elvis Presley, “Aviéntense todos”, originalmente cantada por Eddie Cochran, “Qué voy a hacer”, compuesta y llevada a las listas de éxitos por Ray Charles, “Ten mi corazón” de la inspiración de Rafael Acosta y “Chica Alborotada”, interpretada en su versión en inglés por Freddy Cannon y con letra al español de Chucho González.

Soy melómana de corazón, básicamente fan de The Beatles y rocanrolera declarada, me apasiona la música de la época de los años 60. Me agrada leer literatura clásica y de fantasía y estudio Ciencias de la Comunicación.

Grandes temas que impulsaron la psicodelia parte 4

, ,

Como bien se sabe la psicodelia fue un golpe mediático en prácticamente todo el mundo y aunque para muchos lo más representativo fue en Estados Unidos o Inglaterra, también es cierto que en otros horizontes como México tuvo un auge muy importante.

Era 1968 y en tierra azteca el grupo de Los Ovnis, comandados por Armando Vázquez Castañeda dieron un giro significativo a la era del naciente rock psicodélico con su último larga duración registrado bajo el nombre de “Hippies”.

Este proyecto tiene al menos dos peculiaridades interesantes: Fue un trabajo que aportó en su mayoría cortes originales (recorrido que grupos pioneros como Los Locos del Ritmo ya habían perseguido anteriormente) así mismo es uno de los discos más buscados por coleccionistas no sólo de México sino que en España tiene un lugar muy especial entre los seguidores del rock.

El grupo azteca entusiasmado por el movimiento hippie decidió lanzar para la marca ECO un disco que concentrara los ideales de la época del “Flower Power” y es así como nacen temas emblemáticos como “Mugre” o “Mi Protesta”.

A pesar del entusiasmo del conjunto, no logra captar la acogida del público que aún continuaba embelesados por ritmos como el Jerk o el A go go y sobretodo seguían enfrascados en los covers.

La misma compañía creía arriesgado grabar material original y al final accedió aunque con la condición de que incluyeran aunque fuera un cover. Se decidieron por un track lanzado por el grupo norteamericano The Doors y cuyo influjo estaba flotando en todo el ambiente musical de ese momento: “Light my fire”, que Los Ovnis cubrieron bajo el nombre de “Enciende mi fuego”.

La formación que participó en este viaje psicodélico fue la siguiente: Armando Vázquez Castañeda en la voz, Jaime Pérez en el bajo, Guillermo Soto Cantú en la batería, Luis Alanis en el órgano y en el requinto estuvo el famoso músico Ernesto de León, quien más adelante participaría en La Máquina del Sonido y en Three Souls in my Mind.

Tras el poco reconocimiento del público y por algunas cuestiones internas, el grupo se desintegra poco tiempo después, dejando así una joya musical que ha ido captando la atención no sólo de los melómanos de aquél tiempo sino de las nuevas generaciones, dando a “Hippies” un lugar privilegiado dentro del mundo del rock mundial.

Los nueve cortes compuestos por Armando Vázquez, Luis Alanis, Ernesto de León y Jaime Ruiz, dieron en el blanco y se colaron y continúan haciéndolo con verdadero espíritu en el ya nostálgico argot hippie.

A continuación la lista de los temas.

  1. Mugre
  2. Cuando era niño
  3. Mi Protesta
  4. Infinito
  5. Fe
  6. Enciende mi fuego
  7. Grito al vacío
  8. Frío
  9. Ya se va
  10. Te doy tu lugar.

Paz, amor, libertad, idiosincrasia y hasta temas sugerentes, en resumen “Hippies” es un recorrido lisérgico que no debe faltar en ninguna discoteca personal.

 

 

Soy melómana de corazón, básicamente fan de The Beatles y rocanrolera declarada, me apasiona la música de la época de los años 60. Me agrada leer literatura clásica y de fantasía y estudio Ciencias de la Comunicación.

¡Yo no soy un rebelde sin causa!: 100 discos que cambiaron la historia del rock mexicano. (Parte 1/10)

La historia del rock mexicano se ha escrito durante décadas con mucho mérito y sacrificio desde que el estilo “rock” llegó a oídos nacionales. Fue en 1960 cuando aparecieron los primeros discos de rock and roll liderados por grandes leyendas como Los Rebeldes del Rock, Los Locos del Ritmo o Los Black Jeans, un estilo que sacudió a una nación entera debido a su rebeldía y libertad.

Desde entonces, miles de acontecimientos han pasado dejando una marca. Para bien o para mal, el rock cambió la vida en México.

Mes con mes (el artículo estará dividido en 10 partes) iré mostrando un poco de la historia del rock mexicano; desde sus inicios con unos “rebeldes con causa”, pasando por los legendarios Caifanes, hasta llegar a bandas actuales que han dejado una huella en la historia, como los geniales Hellos Seahorse!

¡Bienvenidos sean todos al proyecto: 100 discos que cambiaron la historia del rock mexicano!

100. Rock! Los Locos del Ritmo – 1960

La historia comienza aquí: Chucho González, Rafael Acosta, Antonio de la Villa, José Negrete, Alberto Figueroa, Álvaro Gonzales y Pepe del Río deciden dejar sus comunes vidas para dedicarse a la música

En esos tiempos, grabar un disco de rock and roll en México era todo un reto, significaba provocar a la cerrada sociedad. Rock! Lo hace, con doce temas, Los Locos del Ritmo intentaron reproducir éxitos en otros idiomas transformándolos al español, pero además incluía seis canciones escritas por ellos: Mención honorífica a “Tus Ojos” y “Yo no soy un rebelde”. Éste último un himno de la juventud mexicana que sólo pretendía vacilar sin ton ni son.

 

99. Jamaica Ska – Toño Quirazco – 1965

Jamaica Ska es uno de los discos pioneros del ska en México. Una mezcla de sonidos tropicales con psicodélicos. Además, suman una influencia de jazz en algunos temas gracias a su gran capacidad para improvisar.

Es un disco compuesto por 10 covers bien logrados e influenciados por el ska de Jamaica, inyectados de el folklore mexicano. Jamaica Ska representa el inicio de una nueva forma de abarcar la música popular en México.

 

98. El Tarro de Mostaza – El Tarro de Mostaza – 1968

En pleno nacimiento del movimiento hippie surge una agrupación que llamó la atención de todos gracias a que consiguió un contrato con la disquera a la que pertenecían The Beatles: Capitol.

El disco pretende ser un álbum conceptual, donde el escucha sentirá los sonidos dependiendo el estado de ánimo. La perfecta combinación entre letras amorosas, sonidos psicodélicos y ritmos experimentales, el movimiento hippie estaba a la vuelta de la esquina.

 

97. La Revolución de Emiliano Zapata – La Revolución de Emiliano Zapata – 1971

“La Revo”, banda que con un solo sencillo lograron colocarse en los gustos del publico alemán, americano, francés e inglés. El disco está fuertemente influenciado por bandas como Creedence, The Who y Eric Burdon.

Potentes solos de guitarra, tintes progresivos, sonidos nítidos, bajos poderosos y letras en inglés componían un disco que con el tiempo fue haciendo historia.

 

96. Bandido – Bandido – 1973

Bandido caminó por los deliciosos caminos del jazz, rock, blues y soul. Es como nace su primer disco compuesto por siete canciones. Bandido fue un caramelo para aquellos melómanos que gustaban de propuestas sonoras que fusionaban diferentes ritmos e instrumentos.

Gracias a ello, Bandido fue una de las bandas participantes en el Festival Rock y Ruedas de Avándaro, en Valle de Bravo.

 

95. Náhuatl – Náhuatl – 1973

Otra banda participante de la generación avandariana, Náhuatl llegó con una propuesta nunca antes hecha en México: La posibilidad de mostrar el rock como manifiesto de identidad cultural. El disco ofrecía un sonido propio, con base en riffs blueseros y quiebres protoprogresivos. Las letras expresaban lo que quería gritar la juventud del 68 y la producción del disco mostraba una manera avanzada de hacer rock, “rock jarocho”. Quizá la primera banda que incluyó en su estilo sonidos mexicanos, así como lo hicieron años después Maldita Vecindad, Café Tacvba o Caifanes.

 

94. Adicto al rock ‘n’ roll – Three Souls in my Mind – 1973

Un disco repleto de mexicanismos gracias al éxito que resultó “Chavo de Onda” que definiría el léxico musical popular en nuestro país -“las tocadas”, “cotorrear”, “rola”-. Adicto al rock ‘n’ roll fundó las bases de lo que hoy llamamos el rock urbano. Es una celebración, un canto y una oda al ritmo musical que llenó los odios de la generación Tlatelolco, un disco hecho con la idea de que el rock and roll cambiaría el mundo.

 

93. El Loco – Dug Dug’s – 1975

Una propuesta ácida, progresiva y pesada en una época dura para el rock en México, en el que se apostaba más por otros géneros. Dug Dug’s siempre fue una banda que le gustaba experimentar con diferentes sonidos, géneros e instrumentos. Fue la última producción de la banda en un estudio y la que dejó una huella en la historia del rock nacional.

 

92. Hecho en casa – Nuevo México – 1975

Nuevo México es una de las leyendas poco reconocidas del rock mexicano. Sus aportaciones fueron fundamentales para el desarrollo del rock progresivo en nuestro país. El álbum fue toda una revelación por su similitud con el sonido del rock progresivo sinfónico de Jethro Tull, debido a que la flauta era la protagonista principal de todas las canciones. Fue un disco muy adelantado a su época que aún flotaba en la sicodelia post Avandaro. Desafortunadamente el álbum no tuvo gran repercusión entre el público gracias a la censura en medios debido a una tajante represión del Estado que no estaba dispuesto a permitir que la juventud se “corrompiera”.

 

91. Nadie en especial – Chac Mool – 1980

Llegan los ochentas y en México el rock se daba de forma atemporal y casi nula. Después de la represión gubernamental a este género, apoyada por los medios de comunicación, las manifestaciones culturales de los jóvenes se convirtieron en algo marginal. Chac Mool significó una renovadora fuerza dentro del rock mexicano.

Un disco transparente y de portada abatible. Sus temas duraban demasiado para ser radiables, el aspecto físico de los integrantes no tenía nada que ver con el de artistas comerciales y el arraigado prejuicio negativo ante el rock, la sorpresa fue el éxito comercial que se generó tras su lanzamiento.

 

90. Continuará…

 

 

 

FUENTE: Texto basado en el libro “Antes de que nos olviden. 100 discos esenciales del Rock Mexicano.” 

Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Escritor, melómano, fotógrafo y creativo. Le apasiona descubrir música nueva, leer poesía y ver series. ¡La vida es rock and roll!

CONTACTO

Facebook: Fernando Iván Licenciado Cantinas
Twitter: @FersoniicoSiC
Instagram: @soyellicenciadocantinas
Correo: fernando@elcirculobeatle.com

Vive Latino 2018: ¡Fiesta, cultura y rock!

, ,

 

A la vuelta de la esquina se asoma uno de los fines de semana más divertidos y rockeros del año en la CDMX. La primavera llega con mucha música y buen clima para acompañar a uno de los festivales musicales más importantes de Latinoamérica (y me atrevo a decir que en el mundo). El Vive Latino llega el próximo fin y el equipo de El Círculo Beatle está más que emocionado por ver a bandas como Gorillaz, Morrisey, Fito Páez o Residente.

El Festival Iberoamericano de Cultura Musical Vive Latino es un espectáculo de cultura y música (diversos géneros musicales alternativos) que se realiza cada año en las instalaciones del Foro Sol de la Ciudad de México. Este año se celebra la decimonovena edición de esta fiesta, en la que se han presentado agrupaciones consolidadas en el gusto masivo, así como bandas emergentes que gracias al festival se han consagrado en la música.

El crecimiento y la consolidación de la propuesta Vive Latino lo convierte hoy en día en una sede obligada de los músicos más reconocidos para exponer sus sonidos ante más de 70 mil espectadores. Pero además es un espacio que se abre a nuevos artistas en el ámbito urbano, de graffiti y propuestas de arte de cualquier tipo.

Me atrevo a decir que el cartel de este Vive Latino 2018 es de los mejores en mucho tiempo. Cuenta con bandas estelares de renombre como Enjambre, Molotov, Little Dragon, Morrisey, Noel Gallagher’s High Flying Birds, Gorillaz, Fito Páez, Queens Of The Stone Age, Los Pericos, etc. Por ese motivo, les dejo aquí una lista de shows imperdibles en el VL18.

Los más esperados.

  • Gorillaz

A 15 años de su primer visita a México, la banda virtual más exitosa del mundo regresa a los escenarios latinos con más poder que nunca. Tras un exitoso 2017 gracias al lanzamiento de su álbum Humanz, Gorillaz ha demostrado por qué es una de las bandas más importantes de la música popular. Será simplemente un acto histórico e ¡imperdible!

 

  • Morrisey

Una de las figuras más peculiares de la cultura popular occidental de las ultimas décadas llega -esperemos que ahora sí- a los escenarios del festival VL18. Morrisey es una de las principales figuras del indie rock, gran músico y compositor que se ha caracterizado por sus polémicas decisiones. (Cabe recalcar que uno de los requisitos que pidió para poder presentarse este año en el festival es que los puestos de alimentos no vendan carne durante su presentación, como apoyo al movimiento vegano.) ¡Comencemos a rezar para que no cancele su participación!

 

  • Queens Of The Stone Age

Una bomba de tiempo llega a los escenario del Vive Latino. QOTSA es una de las bandas que mejor representan el rock en este último siglo. Alto octanaje, caballos de fuerza, ritmos electrizantes, desbordantes riffs y todo el poder vendrán a destrozar el escenario del Vive. Presentando su último álbum discográfico “Villains“, se han reafirmado como los máximos exponentes del stoner rock.

 

  • Noel Gallagher’s High Flying Birds

Cabecilla de la fabulosa banda Oasis, Noel Gallagher, regresa a la Ciudad de México a presentar su proyecto como solista (muy buen proyecto, por cierto) The High Flying Birds, con una madurez musical indiscutible, las canciones de Who Buit the Moon? retumbarán las instalaciones del Foro Sol y nos pondrá a todos a bailar.

 

Talento Latino

  • Enjambre

Una de las bandas más importantes del rock mexicano regresan a los escenarios del VL tras la publicación el año pasado de su exitoso álbum Imperfecto Extraño, que los ha llevado a abarrotar grandes teatros por México, Estados Unidos y América Latina. Es uno de los grupos consentidos de México.

 

  • Residente

René Pérez regresa a la CDMX para poner a todos a bailar con su electromovimiento. Consolidado en la escena del rap como uno de los máximos exponentes, se caracteriza por decir siempre lo que piensa y combinar en su música la cultura mundial, como lo plasma en su disco como solista titulado Residente. Un músico reconocido por todos lados además de ser embajador de campañas de la UNICEF. ¡A bailar todos los anormales!

 

  • Fito Páez

De los máximos referentes del rock en América Latina, Fito Páez ha construido un gran legado musical en casi cuatro décadas, gracias a la lírica y metáforas que presenta en cada tema, además de que ha sabido renovarse en cada faceta de su carrera. Con 23 producciones discográficas, llega a deleitarnos los sentidos con su música y su energía que transmite en cada presentación, y sinceramente ya lo extrañábamos. ¡Fito por siempre!

Los clásicos

  • Molotov

Clásicos de la fiesta llamada Vive Latino, Molotov es una de las bandas que nunca nos cansaremos de ver gracias a su irreverente y picante combinación entre rock, rap y albures. Es un cliente ya de los más grandes festivales de música en el mundo. El VL será el epicentro perfecto para presentar algo de lo nuevo que la banda prepara desde el año pasado. ¡Arriba la molocha!

 

  • Panteón Rococo

Hoy te vas pero sé que volverás… Y sé que esto lo leíste cantando porque el Panteón Rococó se ha vuelto parte de nuestras vidas y de la cultura mexicana. Gracias a su lema “Paz, baile y resistencia”, hace 22 años que la agrupación se ha consolidado en la escena del rock hispano y regresa a la máxima fiesta musical tras varios años de ausencia. Nos espera un show cargado de adrenalina, pasión, sudor y mucho slam.

 

  • Víctimas del Dr. Cerebro

Las Víctimas del Dr. Cerebro son una garantía de show y baile dentro del festival, del cuál ya son clientes distinguidos. La banda liderada por Abulón, pondrá a bailar a todos los esqueletos presentes que quieran disfrutar del rock nacional. ¿Jamás han visto la guerra de basura que arman? Es un momento imperdible, en el que por cierto, estarán presentando su más reciente producción discográfica.

Escalando el éxito

  • Love Of Lesbian

El indie rock español y muy lesbiano llega a la capital para deleitar a todos sus fans mexicano que poco a poco han ido creciendo al grado de llenarles teatros y plazas muy importantes en México. Como festejo de su 20 aniversario y como cierre de la gira de su ultimo disco de estudio “El Poeta Halley”, LOL (como también los conocen) vienen a ponerle magia al festival. Es un acto imperdible.

 

  • Vetusta Morla

Hace más de cinco años que la banda española, Vetusta Morla, no pisaba los escenarios del Vive Latino. Hoy vienen presentando disco nuevo con una tremenda madurez musical que los ha llevado a ser considerados la mejor banda que ha dado España en los últimos años. Será un show cargado de energía y mucho, mucho rock.

 

  • Chicano Batman

El combo retrofuturista estadounidense llega con su música influenciada por grandes bandas de rock de los 60s y 70s, una mezcla de bossanova, samba brasileña y tropical, con toques de rock, surf, cumbia y soul. Es una delicia de banda y es un show que no te puedes perder. De las propuestas más interesantes que presenta este año el cartel del VL18.

 

 PROPUESTAS #VL18

  • Sexy Zebras

Una de las bandas más salvajes del momento. Desde España, el trío Sexy Zebras es una de las grandes revelaciones del rock latino. Llegan al festival Vive Latino a presentar su última producción discográfica “La polla”. ¡Rockea con ellos!

 

  • Belako

Es una de las bandas underground con más energía de los últimos tiempos, su sonido demuestra poder, electricidad y mucho punk, influenciados por grupos como Joy Division, The Clash, Pixies o Nirvana. Belako es un acto imperdible en el festival y estamos seguros que durante algunos años estará en el escenario principal dando sus mejore riffs.

 

  • Francisca y Los Exploradores

La nueva oledad de indie pop argentino llegá a México representado por Francisco y Los Exploradores. Banda apadrinada por Adrián Dargelos (líder de Babasónicos) que ha tenido gran aceptación en latinoamerica y llega a conquistar tierras aztecas con un concepto muy fresco y peculiar.

 

Y tú ¿qué acto esperas más en esta edición del Vive Latino 2018? Envíanos tus respuestas con el hastag #NoSóloBeatles y sé publicado en mis cuentas personales de Twitter y Facebook.

 

Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Escritor, melómano, fotógrafo y creativo. Le apasiona descubrir música nueva, leer poesía y ver series. ¡La vida es rock and roll!

CONTACTO

Facebook: Fernando Iván Licenciado Cantinas
Twitter: @FersoniicoSiC
Instagram: @soyellicenciadocantinas
Correo: fernando@elcirculobeatle.com

Covers de Rock and Roll que igualaron o superaron a su original (Segunda Parte)

, ,

“…Es que contigo, y con el Rock and Roll/ es como puedo, puedo ser feliz…”

                                                      Tú y el Rock, Los Blue Caps, 1960

Como lo mencioné en la primera entrega de esta serie, no es que hayan despertado los demonios patrioteros en este humilde servidor, ni que grite a voz en cuello que nada más truenan los chicharrones de lo hecho en México; de hecho, quien ha tenido la paciencia de leerme se dará cuenta de que soy un crítico muy ácido de los covers nacionales, y que reconozco que de cada 10 covers solo dos o tres tienen mérito y calidad. Esto obedece a varios factores, uno de los más importantes es que en mis años de estudio de esta serie, que abarcan desde finales de los 50’s y hasta 1964, la versión original de estas rolitas era más difícil de encontrar y por ende de escuchar en la radio; cierto es que existían por aquellos años los famosos “servicios postales” de publicidad, de las grandes cadenas discográficas, que trabajaban en conjunto con las casas disqueras de una manera muy peculiar: se reunían de 20 a 50 discos sencillos de 45 RPM a mes vencido por servicio( por decir algo, los éxitos de febrero de 1960, recibidos en los primeros días de marzo de ese año aquí) generalmente bajo los rubros de Top 40, novedades interesantes, novelties humorísticos, o el nuevo lanzamiento de un artista consagrado; por ejemplo, Capitol trabajaba con Liberty, Dolton, y dos marcas más de la región de California, y así por el estilo. Pero la gran mayoría de material original era o  desconocido o escasamente difundido, o de plano ignorado.

Todavía en el año de 1962, cuando Radio Mil se mudó de las calles de Ayuntamiento a su nuevo corporativo en la colonia Florida del sur del DF, la mudanza de la discoteca solamente fue todo un suceso, con varios sobres del servicio corresponsal sin abrir, valiosos paquetes que la mayoría de las veces se quedaron en las colecciones privadas de la gente cercana; aunque como estos servicios se contrataban por cada radiodifusora, había siempre de 4 a 7 u 8 personas que lo recibían. De ahí se cuadraban gustos musicales con los productores de las radiodifusoras y las disqueras, y de ahí la orden directa para los artistas emergentes, directores de orquestas y arreglistas para tener material fresco para grabar. Esto era un poco diferente en los años heroicos de 1958, 1959 y buena parte de 1960, donde no era tan regulado el repertorio de los primeros grupos juveniles.

Con gusto retomo el tema con tres covers que se llevan las palmas por méritos musicales sobre todo, que sigo pensando que es harto meritorio dadas las condiciones reales de los músicos aficionados de nuestro país, en competencia directa con músicos profesionales, mejores instrumentos musicales y mejores condiciones de ensayo, grabación y comercialización de su música. ¡A disfrutar!

Lo Siento, Lety Cisneros, 1960/I’m Sorry, Brenda Lee, 1960

Es chiquita (1.45m.) y era muy bonita, la Georgiana Brenda Mae Tarpley, nacida en 1944 y famosa alrededor del mundo. Numerosas actuaciones en Francia, Alemania, Italia, Gran Bretaña….hasta en Rusia la querían escuchar; a partir de la grabación “One Rainy Night in Tokyo”, la cual realiza en Nashville, se detona una gira japonesa en 1965, en donde literalmente la veneran (como a los Ventures y Cheap Trick, por ejemplo, en donde tendrían asegurada su existencia de tres generaciones en adelante, de las regalías que se pagan por sus ventas) en 1966, graba en Inglaterra y con Jimmy Page como músico de sesión, “Coming on Strong ” y la excelente “Is It True”. “I’m Sorry” es uno de sus éxitos más notables en su carrera, y llegó a primer lugar de popularidad según el Billboard, en Junio de 1960, fue grabada a finales de 1959, pero la guardaron un rato los productores de Decca Records, ya que creían que no estaba ni medio bien que una chavita de quince años se expresara de una forma suficientemente madura referente al amor no correspondido. Imposible de pensar tal cosa en nuestros días, ¿no creen? Ahora las niñas de 10 años para arriba demuestran amplia experiencia en esas lides.

Se agradecerá cualquier información adicional acerca de la guapa Lety Cisneros, ya que es muy poco lo que se publicó tanto en su tiempo (octubre de 1960) sobre Lety, como información actual disponible de ella, y por ello escasamente podremos elegir sólo notas sueltas y en algunos casos curiosas; se dice que fue sobrina del músico y compositor del Trío Los Dandys Güicho Cisneros, y que gracias a eso y varias audiciones logra entrar a RCA Victor, que junto con todos los rocanroleros mexicanos notables de 1960 (qué raro que incluyeran a una baladista fresa aquí) debería haber sido convocada al Zócalo o alguna plaza amplia para un fusilamiento masivo(???!!!) por dañar los castos y puros oídos de un gorilesco seudo periodista de aquellos días llamado Roberto Blanco Moheno, y que Notitas Musicales recomendaba la compra de sus éxitos “Juntos Muy Juntos” Cover a  la niña inglesa Hayley Mills, “Viento Huracanado ” original de Gogi Grant, y “Tiempo Tempestuoso” de Della Reese, todo ello en su LP RCA Camden CAM 36, y su EP MKE 774. La orquesta de Chucho Ferrer hace alarde de recursos en esta grabación, ya que copia el arreglo original con exactitud y precisión suiza, y hay que reconocer que el tono de mujer llorada que le imprime doña Lety aquí hace la versión mexicana más agradable por todos lados.

Original:

Cover:

Hermosa Laura, Loud Jets, 1961/Lana, The Velvets, 1959

Grupo texano de Doo-Wop, The Velvets es formado en 1959 en su natal Odessa por un maestro de preparatoria, Virgil Johnson, y cuatro de sus alumnos. El mismísimo Roy Orbison los escucha y los contrata para Monument Records en 1960. Apoyan en la grabación de la versión de Orbison de “Lana” en coros y guitarra, y les es permitido grabar una versión propia de la canción; para Roy fue una canción más, sin relevancia, para los Velvets fue su gran éxito regional, y en México es una de las rolas seminales del Rock and Roll.

La historia del muy bien recordado grupo defeño los Loud Jets, comienza con los Hermanos Munguía Castellot, Alejandro en la voz y Lalo en el requinto, y la Escuela Nacional Preparatoria número 6 de la Ribera de San Cosme, donde estudiaban. Los demás integrantes de esta primera alineación fueron Francisco Gastellum Flores en el bajo, Alfredo García Pérez el famoso Freddy del saxofón, Sergio Balderas Crespo a la bataca  y el excelente guitarrista Victor Constantino, de quien ya hemos hablado anteriormente de su participación con otros grupos.

Formados el mismo año que su escuela, la Preparatoria 6 de Santa María la Ribera, casa de Mascarones – y antes de su mudanza a Coyoacán- en 1959, surgen a la fama en el también anteriormente mencionado concurso de Radio Éxitos de noviembre de 1960, del cual debemos aclarar que se iba a celebrar su fase final en el lujoso restaurante Ciro’s de las Lomas De Chapultepec; y que tuvo que suspenderse por qué ese mismo día se presentaría ante los medios un nuevo cantante solista, el mismísimo Enrique Alejandro Guzmán Vargas. Es por ello que cambió de sede, al foro del patio interior de la iglesia de San Antonio de Padua en la Colonia Nápoles, que daba a las calles de Tennessee, y donde los Camisas Negras armaban sus tardeadas para pagar sus instrumentos. Siempre he creído que esos padrecitos gustaban del rocanrol mexicano como un servidor, si no es que más.

Los Loud Jets gozaron de año y medio de éxitos discográficos en 1961 y 1962, año en el cual empiezan a salir de gira por el interior de la república primero, y luego Estados Unidos, Canadá , Sudamérica y Europa, con su representante Gabriel Pardo Arzate, actividad que llevaron a cabo del 31 de marzo del 62′ hasta el 79′ en forma ininterrumpida, teniendo logros notables, como llegar a presentarse en el show de Ed Sullivan, y de tocar en Las Vegas con el espirigonzalezco (saludos Federico Arana) nombre de los Mexican Jets. Otros nombres que usaron fueron los Jumping Beans, con el cual alternaron con Sammy Davis Jr. y Johnny Mathis. Eduardo Munguía fallece en abril de 2001, y este es sin duda su éxito más notable; es clara la superioridad y arreglo más atractivo a la versión de los Velvets, y mucho más a la original de Roy Orbison, las guitarras son más acompasadas, y el órgano electrónico de fondo conjunta en su lugar a todos los instrumentos; el bajar un tono completo la versión original (de Fa a Mi bemol) ayuda a hacer la canción más asequible para los oídos del público mexicano, por alguna extraña razón, que me declaro incompetente para explicar. A la vuelta de mi disco sencillo Columbia 5099, “Twist de Tomás”

Original:

Cover:

Melodía de amor, Rebeldes del Rock, 1960/Melodie D’Amour, Paul Anka, 1957

Este nativo de Ottawa, Canadá es un claro ejemplo de “Teen Idol” con 0% de Rock and Roll en sus venas, mucha fama durante el período, muchos éxitos discográficos, muy buenas canciones compuestas por él mismo, y una popularidad mundial. De los pocos superstars que se presentó en México en su momento de popularidad máxima, en el Auditorio Nacional de esta capital.

Con una vocación de crooner al estilo de Sinatra o Bennett, sus baladas amorosas siempre estaban respaldadas por orquestas tan afamadas como las de Stan Applebaum o la de Don Costa (apellido que usó nuestro chico local César para su nom de guerre) logrando con ello éxitos tan importantes como “Puppy Love” “Crazy Love” “Adam and Eve”, ” My Hometown ” y unos 34 etcéteras más; vigente discográficamente desde 1955, todavía hasta hace un par de años se presentaba en el Caesar´s Palace de Las Vegas con mucho entusiasmo y vitalidad.

Por otra parte, un buen día de 1957 los dos hermanos mayores Tena, Guillermo Américo y Waldo, deciden llevar su afición de cantar sabrosos boleros y música de tríos one step beyond; junto con un amigo de la cercana colonia Condesa, Francisco Domínguez, conocido ya a pesar de su juventud como “el abuelo” y un simpático chaparrito, excelente amigo actualmente y originalmente trompetista, el buen José María Silva, empiezan a ensayar en la colonia Roma algo parecido a lo que escuchaban en Radio Mil y la 6:20, Rock and Roll. A la vuelta de su lugar de ensayos, sobre la calle Puebla y enfrente a la iglesia de la Sagrada Familia existió una tienda de discos que era sitio de reunión de varios rocanroleros en ciernes: “El Disco Rayao”, donde se traían discos importados por encargo, y según dicen los que lo conocieron había dos cabinas para escuchar discos sin necesidad de comprar nada; lugar favorito para pasarla bien , y teniendo a 5 cuadras las nieves de la legendaria “La Bella Italia” casi todos los integrantes de los grupos pioneros recalaban ahí: Black Jeans, Crazy Boys, Locos del Ritmo, así como los cuatro muchachos de los que les platicaba antes y que para 1957-58 seguían llamándose Los Reyes del Rock.

El corredor centro histórico- Juárez-Roma-Condesa-San Miguel Chapultepec fue muy importante para la época protorocanrolera mexicana , de ahí salieron muchísimos grupos e integrantes de ellos, entre los que podemos contar al güero Sammy Fournier, al inolvidable Antonio Verdes Sánchez (El mítico Toño de la Villa)y a su gran amigo Víctor Blanco Labra; todos cantaron en esta primera alineación de lo que después serían Los Rebeldes del Rock, que aún no tenían bajista, chamba que recayó, después de alguna insistencia y resistencia de los integrantes del grupo, en el menor de los hermanos Tena, Marco Polo.

Una noche de 1959, y después de una primera tanda en el Teatro Follies de Sta. María La Redonda, Jesús Martínez “Palillo”, cómico de la legua consagrado y poseedor de récords de arrestos policiacos por lo que en ese entonces se llamaba “disolución social” -que no era más que poner en su lugar a los políticos de ese entonces en donde se merecían realmente-, al ver a seis chamacos con instrumentos exclamó: ” ¿quiénes son estos p….chamacos rebeldes?” “Son acaso rocanroleros?” Después de tragar grueso, el más avispado de ellos, un jovencito delgado y muy moreno, Juan José Laboriel, hijo de padres hondureños y radicado en las calles de Puebla a la vuelta de Romita, con todo su aplomo y valentía ganada a pulso como miembro de la pandilla de rebeldones llamada los “Arañas” donde compartía y repartía trancazos con el después famoso Paco Stanley, le contestó al cómico que para nada (en otras palabras, que no transcribiré aquí), que eran Los Reyes del Rock, y que si no le gustaba, que lo compusiera. La anécdota cuenta que ese arranque de Johnny dejó muy bien impresionado al papá de Ana Martín, quien después fue su cuate, y les cambió el nombre para siempre. Por cierto, aún al día de hoy existe todavía una especie de competencia para saber cuál fue el primer Rock and Roll juvenil difundido por la radio, en abril de 1960: la gran mayoría de las escasas fuentes consultadas confirman que fue Radio Mil, incluyendo en su programa diario ” El juicio de los discos”  la famosa versión a “La Hiedra Venenosa” de The Coasters, contra “La Plaga” de los Teen Tops, y “Leroy”, de los Crazy Boys.

Cabe mencionar que “Melodía de Amor” tiene su versión primera con un grupo vocal muy famoso en USA en los años 40’s y 50’s, Los Ames Brothers, de donde Laboriel toma algunos elementos de fraseo y coros para su versión; Continuaré platicando de la anecdótica historia de los Rebeldes del Rock en entregas posteriores. El arreglo musical de los Rebeldes es más juvenil, más fresco y más atractivo, en comparación a la balada rítmica con aires quesque latinos que canta Paul Anka, quien es incovereable en otras rolas, pero aquí si les dan la vuelta mis rebecos.

Original:

Cover:

¿Qué tal el paseo por esas épocas adorables y fresas? A más de cincuenta años de haber sido publicadas, estas rolitas poseen el encanto de los tiempos idos, tiempos que casi siempre salen ganadores en comparación a los actuales, revestidos con la pátina piadosa de la nostalgia y con un mejor gusto en general. Coméntame que te parecen estas selecciones, si te gustarían una o más canciones que consideres que deban ser incluidas y analizadas en esta serie, y en general cualquier comentario que quieras, en la sección de comentarios de este artículo o bien a marco@elcirculobeatle.com

“…Volver la vista atrás es bueno a veces, uuh /mirar hacia adelante es vivir sin temor…”

                                   El Baúl de los Recuerdos, Karina, 1968

Marco es un adicto al Rock and Roll, al Jazz y al Blues, sobre todo con buena compañía a su lado. Conversador ameno y entrometido si de opinar se trata, gusta de encontrar opiniones diversas sobre las cosas interesantes de la vida; fanático de la trivia y de las citas citables.