Jon Lord: Sus inicios musicales. Parte 1

,

Muchos genios musicales le dieron una idiosincrasia al rock en la década sesentera y dotaron con su talento e ingenio el nacimiento de subgéneros como el progresivo, uno de estos casos es el de Jon Lord, quien fuera fundador, organista y compositor de Deep Purple.

Su paso con esta mítica banda es de los más conocidos y valorados. Su línea musical dio a las listas de popularidad un vasto conjunto de hits que hasta hoy en día continúan cautivando. 

Sin embargo antes de pertenecer a Deep Purple tuvo una actividad importante, pero no tan conocida y es menester recordarla.

Nacido como John Douglas Lord, conocido en la escena del rock simplemente como Jon Lord, nació en Leicester, Inglaterra el 9 de junio de 1941. Su amor por la música le fue inculcado por su padre quien era saxofonista en una banda de baile local, esta afición se fortaleció con el rock and roll, básicamente influenciado por Jerry Lee Lewis de quien afirma Lord que le voló la cabeza con los primeros cuatro compases de “Whole Lotta Shakin Going On”.

El pequeño Jon de cinco años descubrió un piano en la sala de su casa y alentado por su padre desde los siete años comenzó a tomar clases de piano y estudio teoría y composición en el Royal College of Music.

Aquí una excelente versión de “Kansas City”. Jon Lord crea un estilo único.

Otra de sus pasiones era la actuación así que comenzó a estudiar en Leicester Little Teathre Group, después a sugerencia de un amigo participaría en audición para la Escuela Central de Discurso y Drama en Swiss Cottage en Londres donde fue aceptado en septiembre de 1960.

A raíz de esto dejó la casa de sus padres, pero dos años después varios de sus profesores decidieron irse de la Escuela Central para fundar el London Drama Center en Chalk Farm, ante esto Jon y varios compañeros emprendieron el vuelo en esta nueva aventura, pero como ya no calificaba para obtener una beca decidió trabajar utilizando su habilidad en el piano.

Fue entonces que comenzó a tocar en pubs con el grupo de jazz The Bill Ashton Combo, pero fue en una fiesta en 1963 cuando conocería a Derek Griffiths quien laboraba con Don Wilson quien lideraba The Don Wilson Combo.

Con la adición de Lord formaron Bluesicians of The Red Bludd que tocaban los fines de semana en diversas bases aéreas de Estados Unidos.

Esta formación más tarde se adheriría a la recién extinta banda llamada The Art Wood Combo formada por Art Wood (hermano de Ron Wood, miembro de The Faces y de The Rolling Stones) tras su unión se darían a conocer como The New Art Wood Combo y a partir de entonces su estrella se vería acrecentada a través de presentaciones en diversos clubes donde tocaban ante multitudes más grandes. 

Pero mientras retornaban de una de estas presentaciones tuvieron un accidente cuando su camioneta chocó contra un camión en North Circular, lo que llevó a Don Wilson a sufrir heridas graves, mismas que le imposibilitarían a seguir tocando, por lo que fue suplantado por Malcolm Pool, no sin antes reconsiderar si seguía o no la banda.

Ya con Pool como bajista, quien provenía de (The Roadrunners) comenzaron a buscar grabar un disco en 1964, consiguiendo registrar los temas “Talkin Bout You” y “Kansas City”, los cuales se dieron a conocer en una subasta en 1990.

Gracias al agente Johnny Jones consiguieron un contrato para Decca Records y en el verano de 1964 entraron al estudio Advision Sound ubicado en New Bond Street para grabar la canción “Hoochie Coochie man” de Muddy Waters, sin embargo la Decca decidió no lanzarlo porque acababa de ser lanzada la versión de Manfred Mann.


The New Art Wood Combo había conseguido su contrato gracias a una subsidiaria de Southern Music Publishing, cuyo estudio sólo contaba con cuatro pistas en sus oficinas de Denmark Street.

Lord a través de Southern conseguía trabajo adicional y uno de ellos fue colaborar como músico de sesión para el álbum, debut de The Kinks, prestando sus servicios como organista en “You Really Got Me”, entre otros temas, donde también coincidió con Jimmy Page.

Lord se perfilaba entonces como uno de los músicos más versátiles de la escena de la British Invasion, pero de ello hablaremos más adelante en la segunda entrada de esta entrega.

Aquí su colaboración con The Kinks en “You Really Got Me”.

 

Soy melómana de corazón, básicamente fan de The Beatles y rocanrolera declarada, me apasiona la música de la época de los años 60. Me agrada leer literatura clásica y de fantasía y estudio Ciencias de la Comunicación.

Es momento de conocer a Down North

Puro ritmo. De arriba a abajo.

 

Este grupo posee una combinación explosiva: un hombre que gira como trompo, canta con excelente voz y tiene pinceladas en su estilo que nos recuerda al rey del pop o James Brown; un baterista que ametralla con golpes ingeniosos y bien puestos; el bajista es sólido, aplica muy bien el slap y soporta los cambios rítmicos de la banda, y un guitarrista innovador que me recuerda a Eddie Hazel y en algunos pasajes al gran Hendrix.

El sonido funky de esta nueva banda de Seattle es bastante poderoso. Down North tiene una vibra rítmica con tintes soul, mezclados con algo de grunge. Sus presentaciones en directo son explosivas gracias al poder de todos los integrantes y a la entrega de su cantante Anthony ReneGade Briscoe, quien no para de bailar y de transmitir a su público una vibra electrizante.

Ellos mismos se definen como soulpunk, pero en realidad este grupo tiene en sus venas bastante de sonido Funk y buena dosis de rock…Esa combinación energética te hará sudar.

Down North se integra por: Conrad Real en la batería, Brandon Storms en el bajo, Nick Quiller en la guitarra y el ya mencionado Anthony ReneGade Briscoe en la voz.

Se nota que los integrantes del grupo tienen mente abierta para adoptar otros ritmos como el ska o reggae y la influencia del jazz está muy presente en los solos. (Conrad también pertenece a un grupo alternativo llamado Digable Planets).

Apenas con un single, Heartbreaker, el grupo ha llamado la atención y poco a poco gana más adeptos. Esperamos ansiosos el larga duración de este grupazo.

 

 

 

 

 

 

 

Soy apasionado de la creatividad y el diseño. Me encanta leer, cocinar, pintar y escuchar música, sobre todo jazz; pero disfruto mucho la música del cuarteto de Liverpool, la cual siempre me ha acompañado.

Tienes que conocer a este grupo

Psicodelic , jazzy, retro… groove.

¿Has experimentado ocasiones en que deseas escuchar un grupo nuevo, con propuesta y sonido diferentes? ¿Te has dado cuenta que los grupos comerciales carecen de diferenciación? Si piensas que la música de antaño es mejor que la actual, esta sección es para ti. Siempre hay algo bueno y nuevo por escuchar.

En esta sección y en cuatro entregas, recomendaré un número igual de propuestas en las que hay que detenerse y dejarse llevar. Agrupaciones nuevas que despuntan por su oferta ingeniosa, calidad interpretativa y búsqueda de identidad propia.

¿Qué es lo que hace a un grupo, especial? La búsqueda de su propio sonido, de su identidad. Se hacen llamar Khruangbin. Difícil de pronunciar ¿eh?, su música es sencillita pero profunda.

Ellos son Laura Lee (bajo), Mark Speer (guitarra), Donald Johnson (batería), y se mueven en Texas.

Se basan en la música soul, pero también aman la música surf. Su guitarrista está clavado en la reverberación; mayoritariamente se trata de un grupo instrumental.

Grupo postpsicodélico que recrea texturas íntimas, no muy complejas pero que cumplen el objetivo de meternos en su discurso musical.

Khruangbin significa en Thai, avión. Su música es un viaje que nos invita con tono amable y melancólico, a un paseo por la levedad.

Este grupo tiene su base en Houston, y es experto en generar sonidos etéreos.

Tiene también un sonido algo setentoso, bastante limpio. Son muy líricos y algunos pasajes de la guitarra poseen un buqué progresivo. Cuando los escuché por vez primera en algunas piezas, pensé que por la manera de tocar la guitarra de Mark Speer, rendían homenaje al viejo grupo The Shadows, grupo instrumental de los sesentas. Khruangbin me fascina. Es un pequeño oasis en un mundo musical estruendoso y lleno de subproductos que se parecen todos entre sí. La cantante es buena bajista, más que cantar susurra las letras: esto es encantador porque pinta la música de Khruangbin de misterio femenino.

Escuchando dos grabaciones de este grupo, un amigo me dijo medio en broma: “me gustan, al principio pensé que habías puesto un disco de algún grupo mexicano de los setentas…por el sonido de la guitarra”…-no jodas, repliqué, y me reí-…..algo de cierto hay en esa observación. Es chistoso…algunas rolas tienen título en español.

Regálense un momento para escuchar este grupo fresco, propositivo y sabroso. Súbanle.

Les dejo un concierto en directo, gracias a Pitchfork. Sonido limpio el de estos chicos…le tocan duro. Sonido encantador.

 

Soy apasionado de la creatividad y el diseño. Me encanta leer, cocinar, pintar y escuchar música, sobre todo jazz; pero disfruto mucho la música del cuarteto de Liverpool, la cual siempre me ha acompañado.