¿Cómo surgió Smoke on the Water?

,

Todo hecho cotidiano es relevante, sin embargo algunos despiertan interés e inspiración y la música siempre se ha valido de ellos para de ahí crear verdaderas obras maestras. Deep Purple es un ejemplo de ello. Ian Gillan, Ritchie Blackmore, Roger Glover y compañía compusieron el tema “Smoke On the Water” a raíz de un incendio que se suscitó durante un concierto de Frank Zappa y sus Mothers of Invention. 

La banda británica había llegado a Suiza con el objetivo de grabar su sexto álbum y para ello fueron contactados por Claude Nobs, quien organizó el Festival de Jazz de  Montreaux. Nobs les consiguió el Casino Montreaux para grabar dicha placa y el 3 de diciembre de 1971 llegaron armados con la Unidad Móvil de The Rolling Stones. Al llegar los recibió con boletos de cortesía para ver a Frank Zappa y a Las Madres de la Invención al día siguiente, lo cual los animó.

Todo estaba preparado para que el 5 de diciembre ellos ocuparan el lugar como se había acordado, pero como siempre no todo es perfecto y mientras disfrutaban del espectáculo y durante el solo de órgano por parte de Don Preston en el tema “King Kong” un aficionado se armó de valor y lanzó una bengala arriba del escenario causando un incendio que provocó que algunos de los asistentes resultaran heridos. Viéndose el recinto imposibilitado para el día siguiente, por lo que Nobs les consiguió Le Pavillion, que dejó de ser la opción en pocas horas ya que los vecinos se quejaron del estruendo de la banda. El Long Play logró completarse a fines de diciembre de 1971 en diversos sitios entre ellos el Gran Hotel.

Ante todas estas vicisitudes la banda comenzaría a desanimarse, pero la experiencia estaba latente e iban surgiendo ideas. Una noche el bajista Roger Glover despertó sudando y con la frase “Smoke on the Water” la cual tenía relación con el incendio que presenciaron ya que el humo se reflejaba en el Lago Ginebra.

Es por ello que Glover le pidió a Gillan que escribiera una canción basándose en el título con lo cual empezó a contar parte de lo que habían pasado esos días. Sin embargo “Humo en el Agua” no era idóneo para Ian quien pensó que podría malinterpretarse con un asunto de drogas, pero al final resultó que quedaba como anillo al dedo. 


Al principio “Smoke on the Water” no se pensaba incluir en “Machine Head”, no fue sino hasta que la banda le tocó el tema a Claude Nobs que se decidieron a grabarlo, incluso le hacen homenaje al organizador nombrándolo en la letra, pues se portó como un héroe al rescatar a varias personas durante el famoso incendio.

El tema no tenía mucho atractivo para los integrantes aunque la iban puliendo con una mezcla de aportaciones importantes por parte de cada uno de los músicos. Blackmore traía en la cabeza girando un riff compuesto por cuatro notas el cual se vio enriquecido cuando Jon Lord lo dobló con su órgano para finalmente distorsionarlo con un amplificador Marshall.

La formación también conocida como “Mark II” lanzó como primer single “Never Before” en 1972, pero el menospreciado “Smoke on the Water” vio la luz en mayo de 1973 convirtiéndose en un rotundo hit posicionándose entre 1973 y 1977 entre los mejores puestos de las listas de popularidad, fijando así un merecido lugar entre los riffs más aclamados e importantes del Rock y el Heavy Metal de todos los tiempos. 

 

Soy melómana de corazón, básicamente fan de The Beatles y rocanrolera declarada, me apasiona la música de la época de los años 60. Me agrada leer literatura clásica y de fantasía y estudio Ciencias de la Comunicación.

The Kinks: Mucho más que “You really got me”.

, ,

La Invasión Británica sesentera dio mucho de qué hablar durante toda esa década y aún hoy en día despierta interés y apego en las nuevas generaciones. Encabezada portentosamente por The Beatles, The Rolling Stones, The Dave Clark Five, entre otros, fue y es sinónimo de una colección de canciones que firmaron su pase a la eternidad. Más De 300 grupos de todo el Reino Unido se conformaron para dar vida a una era provista de talento y ritmo que dejó numerosos seguidores en todo el mundo, si bien The Beatles eran y son los más seguidos y respetados, cada uno tuvo su estilo y su lugar definidos mismos que fueron avalados por millones de fanáticos.

Un caso concreto de esto son The Kinks, liderados por los hermanos Ray y Dave Davies, quienes junto a Peter Quaife y Mick Avory pasaron a formar parte de la famosa primera Ola Inglesa musical. Originarios del suburbio Muswell Hill, localizado al norte de Londres, se formaron en 1962 y en su momento fueron de las bandas más destacadas del rock-pop de los 60,70 y 80.

Para muchos una banda electrizante y para muchos otros sólo una banda que se quedó en el camino, pero The Kinks son mucho más que eso: Fueron de los primeros en crear discos conceptuales junto con The Who, además contaban con el gran talento como compositor de Ray Davies quien es considerado hoy por hoy como uno de los grandes y mejores compositores de todo el género rockero.

Tenían todo el potencial que otras agrupaciones de su momento, pero quizás su equivocación fue estar siempre adelante en cuestión musical, lo cual derivó en ser poco comprendidos, además estaban The Beatles y otros grupos como The Who dando dura batalla. The Kinks sin embargo cuentan con una serie de canciones que más bien parecen un diario personal contado a cuentagotas y entre sus temas más entrañables se puede encontrar de todo, desde una melodía melancólica como “Waterloo Sunset”  proveniente de la placa “Something Else” de 1967 o “You Really Got Me” o “All Day and All Of The Night” cuyos acordes y riffs fueron precursores del Hard-Rock y el Heavy Metal e influencia para la formación de bandas como Metallica, Van Halen o Black Sabbath.

Su perfeccionismo musical se hace evidente en trabajos como “Village Green  Preservation” de 1968 donde se hace evidente la queja de Ray Davies ante el opacamiento de la modernidad sobre las tradiciones inglesas que poco a poco quedaban atrás y la ópera “Arthur (Or The Decline and Fall of The British Empire)”  la cual salió casi a la par de “Tommy” de The Who, pero que no fue muy valorada en comparación con el trabajo de la banda liderada por Pete Townsend. Sin embargo y ante ese desaire mítico, ambos proyectos son hoy en día considerados dos armas fundamentales de lo mejor grabado por un grupo inglés. 

Ray Davies formó The Ravens junto a su hermano menor Dave y su amigo de secundaria Peter Quaife inspirado por el Rock and Roll de estrellas como Chuck Berry y Eddie Cochran y es sin duda un compositor que catapultó una mezcla de genialidad y descontento por lo que sucedía en su momento, dando paso a una galería perfecta de emociones profundas que se anidaron en cada tema de su creación. El mismo Salón de la Fama del Rock and Roll lo considera – “El compositor más culto e ingenioso del rock”-.  Su marcada influencia ha derivado en homenajes tanto de músicos contemporáneos como actuales, dejando claro que su legado no tiene fin.

La formación original se mantuvo con éxito hasta 1969 hasta que su bajista y fundador, Peter Quaife salió de sus filas en 1969 para proseguir con la formación de la banda de Rock-Country Mapleoak con la que grabó un single en abril de 1970. Su historia en The Kinks ha sido infravalorada básicamente por el público más no por sus compañeros, sin embargo dejó parte de su esencia en la escena musical sesentera. El estilo auténtico y desenfadado de Quaife fue incluso requerido, dicen las malas lenguas, por nada más y nada menos que Eric Clapton cuando buscaba formar a Cream, pero Quaife declinó la oferta, lo que siguió ya es historia.

A su vez, Dave Davies sin duda es uno de los guitarristas que más ha levantado eco desde su paso por The Kinks, ya que es culpable de crear riffs inolvidables y ser parte fundamental de lo que después se conocería como Hard-Rock e incluso Heavy- Metal o Garage-Rock . Su perspicaz visión musical dio en el clavo cuando co-creó “You Really Got Me”, escrita por su hermano a piano y él la transformó con la ayuda de su Harmony Meteor  y un amplificador Elpico verde.

Habría que decir también que Mick Avory fue el último miembro en ser parte de la banda, sin embargo ha sido junto con los hermanos Davies el integrante más longevo hasta su separación en 1984. Su forma de tocar se diferencia de manera desenvuelta y lo distingue de entre contemporáneos como Ringo Starr o Keith Moon, dando así un potente sabor a la música de The Kinks. Sus inicios se vieron inspirados por bateristas de Jazz como Buddy Rich y formó parte de las filas de The Rolling Stones antes de ser reclutado Charlie Watts.

El influjo de The Kinks cruzó fronteras y por lo menos en México fueron muy populares entre los grupos que se aventuraron a realizar covers a sus grabaciones, tal es el caso de Los Hooligans con “Al fin me atrapó” (You Really Got Me), Los Americans con “Al final del día” (Till The End of The Day”, Los Yaki con De día y de noche  (All Day and All of The Night), así mismo Los Matemáticos se aventaron los covers a “I Need You” y “All Day And All of The Night” y Los Locos del Ritmo realizaron una versión al español de “Tired of Waiting For You” y Los Gibson Boys grabaron una adaptación de “You Really Got Me” con el título de “Me atrapaste”.

Los Hitters y Los Ovnis por su parte tuvieron éxito con los covers “Un Hombre Respetable” y “Fanático de la Moda” y Los Rockin Devils con “Victoria”. Estos y otros conjuntos mexicanos tuvieron el acierto de mostrar la inspiración que bandas inglesas como The Kinks ejerció en ellos y al menos en el punto de vista de muchos fueron muy buen trabajo.

The Kinks forman junto a monstruos sagrados como The Beatles, The Rolling Stones y The Who el cuarteto prodigioso que lanzó más que obras maestras un estilo de vida indiscutible. Temas como “Dandy”, “Tired of Waiting For You”, “Sunny Afternnon” ( La favorita de Ray Davies y cuyo título derivó en un musical sobre el combo) “See My Friends”, Shangri-La, “Come On Now”, “Set me free”, “Days”, “Autum Almanac”, ”Victoria”, “I Need You”, Till The End of The Day”, “Stop Your Sobbing” y Lola, entre otros son su pase a la inmortalidad musical que inició un día de 1962 con la formación de The Ravens en la High School William Grimshaw.

Soy melómana de corazón, básicamente fan de The Beatles y rocanrolera declarada, me apasiona la música de la época de los años 60. Me agrada leer literatura clásica y de fantasía y estudio Ciencias de la Comunicación.

Muere el fundador de AC/DC: Malcolm Young

El mundo del rock siempre se ha visto ensombrecido por causas que en determinado momento le atañen sólo a la naturaleza o al destino o como quiera llamarse, estas circunstancias han alcanzado a muchos músicos impidiéndoles continuar con su vida sobre los escenarios e incluso con su vida cotidiana.

Uno de estos hechos se dio a conocer el 18 de noviembre de este año al confirmarse la muerte de Malcolm Young, el virtuoso guitarrista fundador de la gran banda AC/DC. Si bien Malcolm se retiró de toda actividad musical en 2014 cuando anunció su salida del grupo, no es para menos la sorpresa de todos sus seguidores tras la noticia de su fallecimiento.

Su deceso se da luego de varios años de luchar contra un padecimiento de demencia que presentó desde antes de la grabación del disco “Black Ice” en 2008 y que lo fue afectando poco a poco hasta que decidió retirarse voluntariamente porque ya no se sentía bien. El problema radicaba en que comenzaba a perder la memoria y ya no se concentraba en lo hacía,  lo que provocó que todas sus creaciones se le fueran olvidando, al grado de que en cada presentación tenía que aprender y ensayar las canciones.

Al salir de la banda él mismo los motivó a seguir ya que se venían los 40 años de su formación y deseaba que continuaran sus triunfos, en su momento existió la incertidumbre de qué les depararía, pero todo salió favorablemente. Ahora con su partida definitiva el mundo del rock entró en conmoción y por doquier se dan a conocer homenajes tributo de otras luminarias como Billy Joel, Alice Cooper, Guns N’ Roses o Los Foo Fighters, muestra de que su paso fue una tremenda influencia.

Nacido en Glasgow, Escocia en 1953, Young tuvo la gran idea de formar su propio conjunto a principios de la década setentera y su objetivo se cristalizó cuando junto con su hermano menor Angus le empezó a dar forma a lo que pocos años después se conocería como una de las grandes referencias del Hard Rock.

Malcolm Young siempre considerado como uno de los músicos con mayor visión dentro del rock, fue sin duda la fuerza motora del conjunto más allá de lo que se pueda imaginar, fue el creador de prácticamente todo el material de AC/DC, además inventor de los famosos riffs que han sido la delicia de sus millones de seguidores. Su labor también tiene mérito en ser el productor del sonido característico de la banda y el que la encauzó hacia el estrellato.

Su primera pasión radicaba en el fútbol, deporte en el cual tenían un claro potencial, pero que tuvo que abandonar al presentársele un problema de crecimiento. Este fracaso contribuyó a que se sintiera frustrado, pero algo nuevo venía en camino.

Así fue como nació su gusto por la música, mismo que proviene básicamente de su hermano mayor y mentor: George Young, quien en los años 60 perteneció al conjunto australiano The Easybeats, cuyo tema “Friday in my mind” es uno de los más recordados de aquella época. George por su parte fungió como guía y productor de los discos de AC/DC hasta 1978 y cabe mencionar que también lamentablemente falleció hace un mes a los 70 años.


Por otro lado su otro hermano Alexander tuvo menos suerte en la música al ser la voz de Grapefruit, mismo que tuvo dos temas conocidos: “Lullaby for a Lazy Day” y Dear Delilah que llegó al Top Chart en 1968, pero siendo francos, éste proyecto musical fue o es más exitoso por haber sido una agrupación apadrinada nada más y nada menos que por The Beatles, siendo de los primeros grupos en grabar para Apple Music Publishing Ltd entre 1967 y 1968, pero ni con el apoyo de los Fab Four pudieron llegar a la meta que tenían fijada, quizás por falta de apoyo o fuerza musical como muchos señalan.

La historia de AC/DC es interesante y se puede dividir en dos etapas, una con la voz potente de Bon Scott, cantante experimentado que tendría sus inicios también en los años 60 con The Spektors y The Valentines y quien muriera en 1980 al ahogarse con su propio vómito, y la segunda con el estilo célebre de Brian Johnson. De la primera fase se pueden rescatar álbumes como “High Voltage”, “T.N.T”, “Let There Be Rock”, “Powerage”, pero la placa que les abrió las puertas del triunfo fue “Highway to Hell” de 1979. Poco después de la muerte de Scott entraría en acción Johnson para seguir con la época que muchos consideran la más exitosa y comercial del grupo con trabajos como “Back in Black” que se considera como uno de los discos más vendidos de la historia del rock.

El camino de ésta gran familia llamada AC/DC sigue adelante y aunque una de sus piedras angulares ya no vuelva a presentarte físicamente como en sus años de gloria, sin duda desde 2014 quedó claro que el espíritu de Malcolm Young se respira en cada tema que legó al Hard Rock para la eternidad.

Aquí una muestra más de la influencia en bandas como Muse:

Finalmente, el paso de Malcolm Young por la tierra queda mejor definido en palabras de su hermano Angus: “Como su hermano, es difícil explicar en palabras lo que él ha significado para mí toda mi vida, el vínculo que teníamos era único y especial. Él deja atrás un enorme legado que vivirá por siempre”.

 

Soy melómana de corazón, básicamente fan de The Beatles y rocanrolera declarada, me apasiona la música de la época de los años 60. Me agrada leer literatura clásica y de fantasía y estudio Ciencias de la Comunicación.