“Yo nunca fui un Dug Dug´s , hicimos giras juntos y viví con dos de ellos”

 

Con más de 50 años de trayectoria en la escena musical, Pedro de la Garza, la leyenda  del rock viviente  en Durango nos abrió las puertas de su casa y de su corazón postrado en el sillón de su sala junto  a su batería de años, con guitarra en mano y la típica armónica la “Dylan”  para contarnos su vida en la música, una vida llena múltiples viajes por las principales ciudades de la república mexicana como Tijuana, Monterrey y la Ciudad de México, sus influencias, su relación con los Dug Dugs, su gira por Europa y quien lo motivó a escribir canciones:

 

¿Cómo llega la música a tu vida, desde cuando te diste cuenta que era lo tuyo?

Desde que tenía ocho años estudie violín en la escuela  de música con el maestro Jesús Velázquez, después me fui a estudiar secundaria y preparatoria a Gómez Palacio, al Instituto Francés de la Laguna, ahí había una orquesta  sinfónica  y yo como ya sabía leer partitura y todo eso ya no quiera tocar violín y agarré  la trompeta, cinco años fui el solista de trompeta de  la orquesta del Francés de la Laguna, después me fui un año a estudiar a Kansas y ahí me di cuenta que yo solo con la guitarra no necesitaba  orquesta ni conjunto , que yo solo podía ejecutar  la música y expresarme musicalmente sin necesidad de grupo y la primera canción que me aprendí fue  “Like a Rolling Stone”  de Bob Dylan, entonces ya sabes, ahorita Bob Dylan  está en la boca del mundo porque se ganó el premio nobel  de literatura, un gran mérito que súper se lo merecía  porque por culpa de él es que yo ando en esto , me sé más de doscientas  canciones  pero con  esa empecé.

-¿Cómo es que te  integras a un grupo musical?

 

Después me fui  a estudiar a Monterrey al  tecnológico, me fui estudiar Arquitectura y ahí me junte con otros dos chavos, yo tocando  la batería, el grupo se llamaba “Larva”, tres años estuve con ese grupo, después me di cuenta  de que allá en Monterrey ya no iba a lograr algo más, o sea que en Monterrey ya había hecho lo que podía hacer, ya había tocado con el mejor grupo, en los mejores teatros , a parte me di cuenta que la arquitectura no , que mi onda era la música , entonces en ese tiempo mi primo la Borrega cantaba con los Dug Dugs  en el  DF, entonces dije bueno en el DF es  donde están las oportunidades, donde hay productores, donde está el movimiento fuerte musicalmente, para grabar y todo eso y  pues dije hay que irme para allá y más  por la oportunidad que tenía que allá estaba Jorge  y que él me podía ubicar allá y entonces me fui  y estuve allí con la Borrega, montamos unas canciones acústicas, para ese entonces los Dug Dugs  ya no estaban funcionando.

 

 

Mucha gente piensa que tú estuviste en los Dug Dugs,  ¿fue así?

No, con bandas que yo anduve como “La Iguana”, hicimos giras juntos  y viví con dos de ellos, con Genaro el bajista, con la Borrega y anduvimos mucho tiempo juntos pero yo no nunca fui un Dug Dugs, y mucha gente lo dice y otros me dicen que para que ando diciendo que no lo fui  pero las cosas como son, derecha la flecha, yo nunca fui un Dug Dugs, aunque tuve mucha relación con ellos.

-¿Cómo era la juventud en esos tiempos, como la vivías?

Mira en Monterey son un poco  más bien portados,  en el DF  hay colonias que están peligrosas, están difíciles, de repente nos contrataban  en ciertos lugares como Tepito,  andaba  yo con la banda Iguana y la mera verdad  la raza si se pone broncosa  y  hasta con los músicos pero así somos a veces, rebeldes sin causa o con causa o como sea , la cosa es que les gusta exigir y son difíciles pero ahí está la escuela verdad , no es nada más tocar en teatros bonitos  sin también tocar en lugares donde uno se la tiene que partir.

 

-¿En ese entonces en que otros lugares tocaste, con que grupos?

 

Del DF la Borrega y yo nos venimos aquí a Durango en el 1969  y aquí  armamos un grupo que se llamó el Morado Blues Band con tres músicos  de aquí de Durango, luego nos fuimos  a Tijuana  porque  en aquel tiempo ahí era donde se formaban los grupos, ahí había grupos de los que había que aprender y a parte la facilidad de conseguir instrumentos  en California y bueno por muchas cosas Tijuana era la cuna, el centro del Rock, entonces nos fuimos para allá y estuvimos trabajando en uno de los mejores lugares, como la Borrega ya había estado ahí  con los Dug Dugs, ya tenía conocidos y nos contrataron  en un lugar de los mejores que había en la avenida Revolución en  La Loa, ahí estuvimos tocando después de tres  meses que si nos pulimos mucho  ahí mejoró mucho el grupo pero luego le hablaron a la Borrega del DF porque se iban a reunir de nuevo los Dug Dugs porque ya tenían muchos contratos entonces  la Borrega se fue al DF, yo me quedé con los otros tres cantando y tocando la batería, entonces llegó un momento en que estaban difíciles las cosas y me habló la Borrega  sintiendo que me había abandonado y me dijo que necesitaban un baterista en el Distrito  Federal, que me fuera para allá  entonces eran  “Los Sleepers”, eso fue  1971, un trío, entonces llegué yo de baterista y  empezamos a tocar, ahí poquito pero  era el  tiempo que estaba de moda la música de bandas como Chicago ósea los que traían pitos, entonces dijimos si queremos más trabajo hay que acoplarnos a lo que pide la gente y dijimos hay que buscar un trompetista y un saxofonista y conseguimos luego luego  un saxofonista, Arturo Labastida quién  luego tocó con Alex Lora en la canción  “Triste Canción” y no conseguíamos trompetista, entonces les dije yo toco la trompeta  y conseguimos baterista  y con esa  banda grabamos un disco, tuvimos trabajo en Acapulco, por ejemplo cuando lo de  Avándaro  yo estaba tocando en Acapulco con la Iguana en un Hotel,  entonces teníamos un contrato de tres meses, nos pagaban muy bien y nos chipileaban, entonces llego el grupo que organizó Avándaro  a invitarnos a que participáramos, entonces  fuimos y pedimos permiso en el Hotel donde trabajábamos , pidiendo chanza de faltar un fin de semana y nos dijeron que era la temporada fuerte de la semana,  que si los abandonábamos  esto se va para abajo ,entonces nos dijeron que si nos queríamos ir , perderíamos lo restante del contrato que era como mes y medio más o menos y como estaba difícil conseguir jale dijimos que no y no aceptamos ira Avándaro.

¿Entonces  pudiste haber  tocado  en Avándaro?  

Pude haber estado en Avándaro  tocando  con  La Iguana pero por el trabajo que teníamos no aceptamos, entonces yo me cansé de la gran ciudad, del monstro , verdad, tenía uno que transportase lejísimos para ir a tocar, tocábamos en la zona rosa, y nos manejábamos en puro taxi, y luego ya en la noche regresarse como a las tres dela mañana  después haber tocado, estaba peligrosa la ciudad y aparte salía caro el transporte y pues la mera verdad aunque ganábamos más o menos bien,  llega un momento que eso te cansa y dices ya,  quiero descansar eso fue más o menos finales del 72 y ya me vine a Durango ya aquí formé el grupo  “Mezquite”  con mi hermano en la batería, yo en la guitarra y el teclado  y Carlos Galaviz en el bajo, ese fue el primer grupo que forme luego que regrese para acá, duramos muchos años tocando.

 

-¿Qué música tocabas  en ese  entonces  en Durango?

-Si pero  ya no era música de banda, ya no traíamos pitos, tocábamos Beatles, Rolling Stones, lo clásico, el rock clásico.

 

¿Qué hacías en los años ochenta, seguiste viajando?

Después de eso me salió la oportunidad de manejar  el Teatro Victoria en  1981 más o menos y en el  83 pasó por aquí por Durango  un grupo que andaban haciendo giras de parte de la SEP, era un chileno, un argentino, un ruso, un chilango que después  fue el guitarrista de Real de Catorce, y me invitaron , ellos andaban buscando baterista  y no me importó dejar  el trabajo del Teatro Victoria porque  ellos ya traían un contrato  de una gira por  Escandinavia, la Unión Soviética, Checoslovaquia, cuatro meses y medio hicimos de gira, a parte recorrimos aquí ocho  estados de la república en un programa de la Secretaria de Educación Publica   que le daba trabajo a grupos musicales, esa fue la época del grupo  “Sur”, ya sabíamos que regresando de la gira  de Europa, el grupo se  iba a terminar , entonces ya regresamos a México, me vine a Durango y luego me regresé otra vez al DF y ahí fue cuando conocí a Rodrigo González,  “Rockdrigo”, entonces me hice compa de él ,me  dio sus datos y todo, me vine aquí a Durango , me di cuenta que el  DF no me gustaba ya , me regrese y me ofrecieron otra vez  el teatro, entonces ya trabajando en el Teatro Victoria, traje a Rodrigo aquí a Durango   al Auditorio de la Universidad,  eso fue en  1985, fue en marzo y Rodrigo murió en septiembre de ese año, o sea meses antes de morir yo lo traje aquí, hicimos un concierto que estuvo bastante bien y tuve la oportunidad. el agasajo de cantar con él, como yo ya me sabia algunas de sus rolas le hacía segunda, el casi siempre era solo, por cierto fue un sábado esa presentación y luego en la noche llegó ahí don Evodio Escalante  y nos preguntó ¿Que van hacer mañana?, teníamos tocada en la discoteque  Movieland  pero en la noche y nos invitó a comer,   como desde las 12 llegamos a casa de  Don Evodio y que los tequilitas y que el mezcalito y que la cantada y de ahí nos llegó la hora de irnos a tocar y pues ya andábamos arregladones y tocamos ahí en el Movieland, ya después se fue Rockdrigo y  tiempo después recibí la noticia que murió en el terremoto al caérsele el departamento en donde él vivía.

-¿Y ya entonces seguiste haciendo carrera aquí,  como te nace lo de la composición?

El Rockdrigo me decía “Para que andas cantando canciones  de otros,  eres buen músico buen interpreté , las mías las cantas muy bien, deberías de componer y sacar tus propias canciones” , pero  yo todavía no sentía la confianza y un año después de que falleció  Rodrigo, paso por aquí  el cometa Halley , todavía manejaba yo el Teatro Victoria y me salí en la noche a caminar ahí por el parque , me subí al cerro y de ahí me salió la idea de la canción que se llamaba  “Buscando  al Cometa Halley”, yo lo andaba  buscando y ahí relato las cosas que me sucedieron por andar  buscando el cometa , eso fue lo que dio  ánimo de luego seguir componiendo.

¿En los grupos que estuviste llegaste a grabar algún disco?

Tengo grabaciones con  “La Iguana”, con el grupo  “Sur” y luego la última que produjo aquí el IMAC  donde  hice una recopilación  lo mejor de mi composición se llama “Rolas de Colección” y se presentó en  el teatro Ricardo Castro.

 

-¿Después  formaste  “El Vagón del Blues”?

En ese tiempo que ya estaba componiendo forme el grupo  “El Vagón del Blues” , con este grupo tuvimos unos  conciertos muy buenos, convencimos al IMAC  de que nos consiguiera el Ricardo Castro para hacerle un homenaje a  John Lennon ,eso fue en el 99 y se llenó  hubo gente fuera del teatro , los pasillos y las escaleras llenos, esa fue la primera vez que entró el rock al Ricardo Castro, ya de ahí cada año hay eventos y se comprobó que los músicos nos merecíamos esos escenarios y también el público porque se comportó.

 

-¿Cómo te enteras de la muerte de Jorge “La Borrega”?

Vino el hermano, Arturo a avisarnos que había fallecido, luego luego le organizamos una  tocada en un museo que estaba por Negrete  casi esquina con Pasteur, donde era el Zarraga, “Adiós a la Borrega” se llamó el concierto y participaron también todas las que bailaban con él en la onda matachín , de la danza mexicana.

 

-¿Cómo vez actualmente  las bandas de Rock locales?   

Ya vez que te digo que hay rebeldes sin causa y rebeldes con causa, si eres rebelde te revelas contra algo, entonces el rock es para protestar , si eres rebelde y estas protestando es necesario que sepa la gente contra quien o contra qué  se está protestado, que es lo que no te gusta  o porque eres rebelde  y todos los muchachos nuevos, todos los que tocan ahorita todos suena bien pero no se les entienden las letras, ya sean en inglés o en español,  entonces no saben contra qué están protestando, es muy importante  la letra, antes en el Rock and roll era  música para bailar, entonces son eran tan importantes las letras pero cuando se convirtió en Rock  ya eran rebeldes con causa, ya tenían  porqué  revelarse, ya había un motivo y ahorita estos chavos por cómo se visten, por lo que tocan y el sonido de su música suena a rockeros  pero les falta muchísimo y que   se les entienda contra que se están revelando.

 

Licenciado en comunicación con maestría en televisión educativa y duranguense de nacimiento, Geraldo Rosales ha sido creador de los programas de Radio como “Viaje Mágico y Misterioso” y “La Caverna de Liverpool”, se desempeñó por más de 11 años en el periódico Contexto de Durango como jefe de la sección de cultura y espectáculos .Actualmente imparte conferencias con temática de los Beatles y es el conductor del programa “El submarino Amarillo” que se transmite por TV UJED.

Los Shippy´s, Una Rara Avis, Gran Grupo de Covers en México; Entrevista con René Manning, Ex –Integrante.

,

Un tema que me encanta abordar en El Círculo Beatle, es el de los covers. Por razones generacionales, al conocer la radio a mis tiernos tres añitos de edad, en el olímpico 1968, la tendencia de programación de las radiodifusoras en español, incluía todavía una cantidad abundante de covers a canciones que también escuchaba en su versión original, en las míticas estaciones de radio como La Pantera (XEPH, 590 AM) Radio Éxitos (XERC, 790 AM) o Radio Capital (XEL, 1260 AM) y eran hechos en mayor medida a éxitos en inglés, aunque el Top 40 estaba lleno también de Rock y Balada en Francés, Portugués e Italiano. Era muy bueno y grato en aquellos días poder escuchar la versión original y el cover casi al mismo tiempo.

A efecto del presente análisis, destaco una diferencia importante entre cover y versión, el primero se apega al original con mayor exactitud y fidelidad, en tanto que la versión le imprime muchos rasgos personales de interpretación, a veces en exceso y haciendo olvidar el espíritu de la rola original; en la balanza, a un servidor le resulta más atractivo un cover fiel y más apegado al disco original que una versión llena de petardos e improvisaciones que le quitan el semblante al éxito que le dio origen. Los grupos de tributo de nuestros días privilegian también dicha tendencia, y en 1968 también eran mejor vistos y escuchados si eran más parecidos al original, incluso en tocar los mismos modelos de instrumentos; en nuestros días, hasta se cae en el exceso de disfrazarse como por ejemplo, nuestros amados Beatles o The Doors o Queen, para beneplácito de buena parte del público.

Aunque se grabaron cantidades ingentes de covers en el período 1959-1979 en México y países hispano-parlantes, el que esto escribe ha observado que si acaso un 30 a un 35% tendrán algún mérito musicalmente hablando, ya que la gran mayoría fueron producidos por cubrir una demanda musical bajo la ley del menor costo y el menor esfuerzo; sin embargo, hay que dar crédito muy merecido a aquellos quienes se preocuparon de dejar para la posteridad productos musicales de calidad, ocupando un lugar destacado entre una mayoría a veces amorfa.

Un temprano cover a The Shadows:

Es por ello que les platicaré de un grupo originario de la ciudad sonorense de Hermosillo, del cual sus integrantes inician su carrera en varios grupos locales, tales como Los Challengers, Los Monarcas, Los Herson, Los Cheyennes y Los Reyes Del Ritmo, y que deciden unir sus destinos después de algunos años de experiencia, en el año de Dios de 1965. La primera alineación incluye a Fernando Leyva al bajo, quien organiza al grupo, en la batería un talentoso Rubén Darío, a la guitarra líder Ramón Carpio, y teniendo un buen ojo reclutador, ficha al guitarra Antulio Almaraz y al güero Conrado Agramont a la voz solista; con este Line-Up viajan a Tijuana, B.C.N. en 1966 y se foguean en lugares de prosapia de la Av. Revolución (quienes la conocieron, comentan que era una mezcla de la calle del pecado de Sin City y la Reeperbahn alemana) tales como el Blue Note y el mítico Mike´s, donde algunas veces tocaron Carlos Santana o Los Tijuana Five.

 

En el año 1966, se funda la primera televisora de Hermosillo, XEWH Canal 6, y al regresar los Shippy´s a su terruño, graban unas pistas musicales ahí, las cuales son enviadas a Peerless de México bajo contrato, para la grabación de su primer LP; pasaron los meses y no tuvieron noticias al respecto, es entonces que deciden viajar a la capital para ver qué onda. Darío y Carpio se desesperan, y deciden abandonar al grupo, y es cuando Fernando invita a César Salazar y al fino guitarrista de 16 años José Luis Liera, con lo cual se conforma la alineación titular del grupo; en febrero de 1967, y después de una escala en Sinaloa, llegan a la ciudad de los Palacios, instalándose en el desaparecido hotel “Las Américas” y llegando as soon as possible a la esquina de Laguna de Mayrán y Mariano Escobedo, (antiguamente una zona fabril y ahora eje de desarrollo habitacional hipster del nuevo barrio de Polanco) para preguntar qué rayos pasaba con la promoción de su disco. El ingrato proceder de los ejecutivos del sello fundado en 1927, consistió en informarles muy amablemente que “estaban completos de elenco” en la marca y que a pesar de tener un contrato firmado, que eran libres de irse por donde vinieron y que muchas gracias. Sobra decir que este tipo de conductas no eran raras en aquellos días, y que no vieron un centavo por concepto de regalías de su LP, que ya había salido a la venta.

Tratándose de jóvenes nobles y con ganas de triunfar, no se desaniman, y por alguna conexión afortunada con Los Yaki, empiezan a tocar en un lugar de la Zona Rosa llamado “Jacaranda´s”, y en el café “2+2” de las calles de Londres, corriendo entre un lugar y otro para tocar sus tandas; eso también era una práctica normal de aquellos días. Prueban suerte en Discos Capitol de México con el productor tocayo Marco Antonio Lizama, y el director del sello Alfredo Gil, quien les audiciona con material de The Beatles, Beach Boys y The Hollies; es de hacer notar que este tipo de material era de lo más dificilito para hacer un examen, ya que por sabido se calla que esto de las armonías vocales es un Talón de Aquiles para los rockers mexicanos, situación que a la fecha sigue siendo lo que más les falla a los grupos de tributo locales.

 

Su primer grabación fue un Extended Play  (dos melodías por lado, a 45 RPM) que incluía “Por Favor Señor Cartero”, “Tema de los Monkees” “Sí” también de los Monkees y “Qué Pegue Te Traes” de Dave Clark Five (You Got What It Takes), Y de aquí en adelante, su fortuna cambió; contratos en cafés cantantes, radio, TV, y hasta cine: a principios de 1968 participan acompañando a Alberto Vázquez en la película “Jóvenes en La Zona Rosa” siendo amadrinados por la muy guapa modelo de aquellos días llamada July Furlong; son también invitados a un gran concierto en el Toreo de 4 Caminos (del cual busqué inútilmente alguna reseña, no me sorprende nadita que no esté documentado) en donde alternaron con Los Yaki, Tarro De Mostaza (grupo mítico del cual muy pocos hemos tenido la paciencia de escuchar completo su LP, y que es codiciada pieza de colección desde hace buen rato, así como el de Kaleidoscope), Cesar Costa, Javier y Baby Bátiz, Mayita Campos, Angélica María ,Roberto Jordán, Los Hooligans , Los Sinners y Los Carrión entre otros.

 

Para estas fechas se integra a los Shippy´s el también sonorense René Manning Duarte en el órgano electrónico, con quien tenemos el gusto de conversar a la distancia, platicándonos algunas de sus vivencias en el grupo:

¿René, en qué fecha naciste y en dónde? ¿Hermanos? ¿A qué se dedicaban tus papás?

Nací en 1950. Mi papá trabajó en una mina de Nuevo México y mi madre ama de casa. 

Tengo cuatro hermanas menores que yo.

¿A qué edad llegaste a la Ciudad de México? ¿En dónde viviste? ¿Recuerdas las escuelas en las que estudiaste aquí?

Llegué a la ciudad de México en 1953 hasta 1970. 

Viví en varias colonias como La Del Valle, La Roma y La Nápoles. 

Estudié en el colegio Amado Nervo de la calle Bajío y finalicé primaria y parte de la secundaria en la Escuela Inglesa para Varones de la colonia Mixcoac. 

La preparatoria estaba por la calle San Luis Potosí (no recuerdo el nombre) y luego hice la carrera de Diseño Gráfico en la Escuela Libre de Arte y Publicidad que estaba en Uruguay 5 en el centro. 

¿Como empezaste en la música? ¿Qué instrumentos musicales tocas?

Comencé en un grupo del que he olvidado el nombre, fue en 1965. 

Para ese año ya tocaba guitarra pero ahí comencé como organista.

Eres un experto en la historia de los Shippy’s, platícamela en resumen por favor, ¿integrantes, instrumentos, como los conociste y cuando te integras a ellos?

No soy experto en la historia de Los Shippy’s, simplemente conozco algo de su historia y la que yo viví con ellos durante un año en la ciudad de México. Son muchas preguntas a la vez. Pepe era el requinto, Antulio guitarra, Fernando el bajo, César en la batería y yo en el órgano. Los conocí aquí en Hermosillo en mis vacaciones por 1966 y en la ciudad de México los vi en 1967 y me integré con ellos en 1968 dejando escuela y mi trabajo.

¿Qué canciones grabaste con ellos?

Grabé VAMOS EN MI LANCHA, TE AMO, SÍ, ZIP KOD Y DICES QUE ME QUIERES.  

Este es un buen momento para compartir con ustedes una anécdota sabrosa de estos días, transcribo textualmente a René:

“…Tengo una anécdota del tema Te Amo, fuimos a saludar a Marcos Lizama a Discos Capitol de México, quien nos dijo: qué bueno que vienen porque quiero que se avienten esta canción, los muchachos que quería que la grabaran no pueden con ella y ya llevamos dos días de grabación con el mismo tema y no sale. Le dimos una ensayada y luego de tres tomas quedó grabado el tema Te Amo. A unos meses de haber grabado la canción, un día llegó René León, ejecutivo de la marca disquera acompañado de varios amigos al café cantante 2+2, donde tocábamos, se acercó a pedirnos de favor que les diésemos chance de tocar una canción a sus amigos y así lo hicimos. Cuando terminaron la canción, León nos dijo que estaban promoviendo ese nuevo tema para su disco LP en Estados Unidos, nos dijo quiénes eran y nos sorprendimos al saberlo; Fernando, el bajista dijo ´vamos a darles en la madre´ y comenzamos a tocar Te Amo pero en inglés, (Los Shippy´s nunca tocaron nada en español en el café) y comenzamos a tocar el tema, y que se regresan los 5 integrantes para escucharnos tocar el tema que ellos habían hecho famoso “I Love You” ellos eran el grupo PEOPLE.” (ver reseña de esta canción en mi publicación “7 canciones de amor de 1968”, aquí en El Círculo Beatle) incluir por favor link de esta publicación:

Aquí dos grabaciones de René con Los Shippy´s:

¿En qué lugares tocaban? ¿Qué canciones tocaron? ¿Hiciste televisión?¿Cine?

El grupo comenzó tocando en el JACARANDA´S de la Zona Rosa y después pasó al café cantante 2+2 a un par de cuadras, y ahí fue que los vi y me quedé un poco. El grupo tocaba un gran repertorio de más de 130 canciones y todo era en inglés, nada de español, incluso los temas grabados en Capitol se tocaban en inglés. Los Shippy’s comenzaron apareciendo en TV los sábados en el programa BAILANDO CON VANART en 1967, el animador era Ángel Fernández, y en otros varios programas que no recuerdo. Yo aparecí solamente en uno que se llamaba Alegrías Musicales ADAMS los miércoles creo se trasmitía por el canal 5 y creo que este video junto con cientos más desaparecieron con el terremoto de 1985.

Un gran cover a The Tremeloes, René Manning al órgano:

Este es el círculo Beatle, y entiendo que les gustaban mucho; ¿qué opinión te provoca el Cuarteto de Liverpool? ¿Qué covers de ellos tocaban en vivo y cuáles grabaron?

Invocar a Los Beatles era un orgullo. El grupo interpretaba varios temas de ellos como la de EL SARGENTO PIMIENTA, BOSQUE NORUEGO, BIRTHDAY, BABY’S IN BLACK y no recuerdo cuales más, muchas están grabadas en Capitol por Los Shippy’s, y se hacía porque Los Shippy’s tenían muy buenas voces, por lo mismo se interpretaban varios temas de Los Beach Boys.   

Aquí dos covers a The Beatles:

El dos de octubre de 1968 estuviste en Tlatelolco. Cuéntame qué pasó,

y como lo viviste.

Contarte lo que pasó ahí es muy amplio, pero te diré que Fernando (bajista de Los Shippy’s) y yo estuvimos en el lugar equivocado, el día equivocado a la hora equivocada. El resumen de esa historia terrible está en varias páginas de internet donde cuento lo que sucedió.

¿Como seguiste tu vida después de esta experiencia?

Mi vida continuó de manera normal. Dejé al grupo musical y me dediqué a mi carrera y retomé mi trabajo como dibujante publicitario en la mejor agencia de esa época que fue PUBLICIDAD FERRER, que estaba en la calle Tonalá casi con Zacatecas, en la colonia Roma.

¿Qué proyectos musicales recientes tienes? ¿Alguno en la actualidad?

No tengo ningún proyecto musical por ahora. Desde que estaba en la carrera dediqué mi amor por el saber hacer anuncios y es lo que hago, logotipos, anuncios y el registro de una marca.

Musicalmente he tocado por un simple “palomazo” y he grabado algunas pistas por experimentar al lado de varios amigos. 

 

 

La fecha oficial de la separación de este maravilloso grupo se marca el día Septiembre 1 de 1969, cuando Fernando Leyva se separa, así como Conrado y César, quienes se van a radicar a Estados Unidos. Los “nuevos“ integrantes de los Shippy´s tuvieron que ver con otras formaciones famosas, entre ellas el grupo Yndio, quienes tuvieron éxitos durante la década de los 70´s dentro del ambiente pre-grupero mexicano. Aquí su último hit en Capitol, cover a Lou Christie:

 

Epílogo

Fernando Leyva fallece el 10 de enero de 1998 en Mexicali, José Luis Liera el 24 de enero de 2004 en su natal Hermosillo; Antulio Almaraz, El “Tuli”, falleció el 25 de Septiembre de 2014 en Camargo, Chihuahua. Sirva de recuerdo y homenaje a uno de los grupos más interesantes y talentosos de la época en este duro avatar de realizar covers de calidad; ojalá esto inspire a los grupos de la actualidad a mejorar y a brindar shows de primer nivel. Creo que en la actualidad falta mucho, pero mucho para ello; hay pocos que sí lo hacen, pero no todos.

En este 2018, y a cincuenta años de muchos sucesos históricos interesantes, seguimos recorriendo de una u otra manera ese año mágico y misterioso, que siempre nos recuerda un tiempo inolvidable; Los Shippy´s y otros grupos que iré revisitando junto con ustedes, formaron parte de esa historia.

René y su esposa Georgina les mandan saludos a todos y al círculo Beatle desde Hermosillo, Sonora…!

Espero tus comentarios en marco@elcirculobeatle.com ¡hasta pronto!

 

 

Marco es un adicto al Rock and Roll, al Jazz y al Blues, sobre todo con buena compañía a su lado. Conversador ameno y entrometido si de opinar se trata, gusta de encontrar opiniones diversas sobre las cosas interesantes de la vida; fanático de la trivia y de las citas citables.

“El Rock le canta a la vida”: Luis de Llano Macedo parte 2

,

Por Patricia Infante y Jaime Esteban


Continuando la amena charla con el famoso productor musical y televisivo Luis de Llano Macedo quien es considerado un ícono en los medios masivos llevando a cabo proyectos como “Baila Conmigo” y encaminando al estrellato a diversos grupos musicales, en esta segunda y última parte nos relata parte de su experiencia al ser uno de los organizadores del primer concierto de rock masivo en México y sus inicios como productor en Telesistema Mexicano, entre otras cosas interesantes.

Al preguntarle sobre si hay conexión entre Woodstock y Avándaro  inmediatamente nos refiere: 

Yo estaba en Los Ángeles, cuando Woodstock. Esto fue todavía en 1969, yo vivía en Hollywood en un Peace and Love,  yo caminaba mucho en Hollywood Boulevard, me metía en el “Whisky a Go-Go”. Yo andaba para arriba y para abajo en todos esos lugares y entonces conocí a muchos grupos y a mucha gente. Cuando llego a México, yo iba con mi bandera de que yo tengo que hacer aquí también ese sueño de que iba a hacer también un concierto de Rock, del Peace and Love y todo ese rollo. Y se nos ocurre hacer un programa que se llamaba “La Onda de Woodstock” Y junto con otros amigos (Justino Compeán, Eduardo”El Negro” López Negrete, Carlos Alazraki, Bob Orange (qepd) y Eduardo David  que le decían “El Custer” (qepd), y Armando Molina), que hacían una carrera de coches en un lugar llamado Avandaro, y organizamos un concierto tipo Woodstock. 

Avándaro fue la primera concentración de más de 200,000 jóvenes en un evento No Político y no pasó nada. Al final de cuentas fue más la prensa amarillista que armó un escándalo. Desafortunadamente hay pocas evidencias en video. Yo tengo una de ellas y la cuido mucho, la reedité y aparta la ocupo cuando es el aniversario.

Recuerdo cómo hace un par de años iba por la calle de Toledo, y me dije yo vivía aquí cuando hicimos Avandaro hace ¡45 años! Imagínate hace 45 años, todavía vivíamos en lo “rupestre” no había lo que hay ahora, no había amplificadores, no había monitores, ni había micrófonos. Primero comprábamos el disco de 45 rpm, después los LP’s, y luego evolucionamos a los casetes, y de los casetes a los CD’s, ahora tienes una bocina, lo metes en la memoria o a través del WiFi.

Ante la inquietud de saber ¿Cómo trabajaban en aquella época? señala:

Bueno después de Avándaro, emigro de canal y me voy junto con mi papá a trabajar a TIM y ahí empiezo a hacer un programa que se llamaba “Alta Tensión”, y empiezo a invitar grupos como “El Ritual”, el “Pop Music Team” y me voy a Estados Unidos y compro videos de Cat Stevens y otros artistas del momento y hago programas de Rock en Canal 8, editábamos los videos y metíamos reportajes. 

Luis de Llano en ese momento nos comenta una anécdota poco conocida y se le ilumina el rostro

Por cierto hice una cosa que nadie ha visto nunca: Mis dos amigos de Avandaro los apañaron,  se fueron a conectar no sé que donde y los metieron a “Lecumberri” (una antigua prisión en la Ciudad de México), y me hice “cuate” del jefe de seguridad de Lecumberri, e hice un concierto dentro de la cárcel, se llama “Rock y Rejas”, el jefe de seguridad nos dio permiso y la película nos salió toda velada, pero el concierto lo pasamos al aire, y así pudimos sacar a nuestros amigos, por el concierto de Rock que hicimos, pero en ¡Lecumberri! Tocamos el Rock de la Cárcel, un rollo muy original. 

Desgraciadamente esas cintas de Video Tape ya no existen, el video tape no tiene vida, la cinta suelta óxido y la cinta se pega. Las cintas que yo traje y me decomisaron (Avándaro) fue Televisa, no fue el gobierno, las mandaron a unas bodegas y se perdieron, pero ya no servirían ahorita. Lo único que existe de Avándaro (nos pregunta sobre ese video), es un video que yo regalé y lo han pasado en todos lados.

El flamante productor nos aclara si las cintas que confiscó Televisa las tiene bajo resguardo

No, no existen, esas cintas no las copiaron, no las digitalizaron, no las resguardaron, las dejaron guardadas junto con material que había del ’68 y no sé que contenían, yo varias veces hablé con el Señor Azcárraga, y le preguntaba “¿No hay forma de recuperar esas cintas?” y la respuesta era “Ya no existe ese material” El material que yo tengo del concierto lo hice del día anterior, y del mismo día, lo edite lo pegué y le puse un texto, es material me ha dado mucho gusto porque lo regalé, no lo vendí, Televisa no sabe ni de donde salió cuando lo paso, porque lo he usado para que vean cómo realmente fue y como dije no hubo una “encuerada” en Avandaro, hubo muchas y muchos. 

Luis de Llano nos mantuvo en suspenso durante toda la charla y nos confiesa emocionado: “Yo sí acepto que soy testigo, autor y culpable de la caída de las torres del rock mexicano aquél 11 de septiembre, (curiosa fecha) cuando la juventud mexicana perdió la inocencia y asegura que el error que cometieron al llevar a cabo el festival fue invitar a la prensa de espectáculos en lugar de la prensa de primera noticia o la nota roja, las cuáles al final de cuentas fueron las que condenaron el evento escribiendo “Orgía de sexo y drogas”.

Señala que en Avándaro el grupo más importante fue el público, mismo que se fusionó de tal forma tras la lluvia y el lodazal, pero todos, vinieran de donde vinieran fueron todos iguales. Así mismo nos confía que es una lástima por la música que se tocó pero no tenían la tecnología que hay ahora  ya que no existían los monitores de piso que hay ahora, además de que la luz fallaba demasiado por la lluvia, sin embargo indica emocionado que los grupos tocaron durante ocho horas.

A pregunta expresa sobre si Javier Batiz no tocó en el Festival porque quería todo el dinero para él, afirmó: “No, no, ahí cuando contratamos el rollo con Armando Molina que fue el que contrató a los grupos teníamos un presupuesto mínimo y a Batiz no le interesó, que al final de cuentas sí quiso ir, pero no llegó, rentaron una limusina y no llegaron entonces no es que Batiz le haya hecho el fuchi”.

Indica que el problema es que no se grabó ningún disco, asegura que todo lo que circula de Avándaro es mentira porque la estación de radio que lo estaba transmitiendo al aire lo cortó cuando el grupo Peace & Love empezó a gritar “Que chingue su madre el que no cante” y ahí fue cuando se empezó a armar la grilla política.

De Llano Macedo nos comparte que Microchips se formó inicialmente porque a su hijo Tito de Llano le gusta tocar la guitarra y se juntó con Jay de la Cueva, hijo de Javier de la Cueva (pianista de Los Camisas Negras, Los Hooligans y Los Profetas) para después terminar de armar el grupo con los hermanos Willy que tocaban rock en Tampico. Señala que grabaron seis discos llegando a vender 300 mil copias, sin embargo comienzan los cambios ya que los hermanos Willy querían controlar cosas del grupo y al final salen. Recuerda que fue una experiencia muy interesante formar el grupo e indica que debutaron en televisión con Alejandra Guzmán en unos Premios Heraldo.

Sobre la conexión con el tema “Niños Eléctricos” de la autoría de Miguel Ríos nos comparte: “Yo, como era amigo de Miguel Ríos me pareció que era el sello para Microchips y ya después hicieron muchas más canciones con otros productores  como Óscar López” e incluso Alex Syntek y Chiquis Amaro los apoyaron en algunos discos así como músicos de renombre como Ricardo Ochoa los apoyaron y les enseñaron mucho a los chavos.

Afirma que hacer rock en México es difícil porque: “Al principio las disqueras no le entraban a apoyarte hasta que llegó realmente un apoyo grande de Rock En Tu Idioma porque tú puedes grabar un disco pero si no tocas en radio pues no suenas en radio hasta que viene ese cambio grande en los 80 de Rock en tu idioma y surgen las invasiones de españoles, de argentinos. Los 80 son la época más rica, rockera como no te puedes imaginar y todavía en los 90 tuvo su generación de grupos por todos lados. Fue difícil por la poca disponibilidad de las disqueras, las estaciones de radio no se interesaban en tocar rock en ese momento y no había lugares donde tocar”.

Luis de Llano comenta ante nuestro asombro que a pesar de que el escritor Carlos Fuentes fue esposo de su madre no lo conoció mucho realmente porque cuando estuvieron casados él estaba estudiando en Estados Unidos y cuando regresa a México ya se habían separado, pero nos confía que vivió en la casa donde el novelista y la actriz habitaron en los años 60.

Afirma además que nunca fue empresario más que de obras de teatro como “Cachún Cachún Ra Ra”, “Jesucristo Superestrella” y “El Show de Terror de Rocky”. Finalmente comparte que tiene varios proyectos en desarrollo como series y proyectos musicales y que piensa lanzarlos de forma independiente porque ya se emancipó de la televisora de San Ángel, además indica que busca evolucionar ya que muchos años se dedicó a realizar entregas de premios, lo cual llegó a cansarle.

 

 

 

 

Administrador de contenidos.

Email: contacto@elcirculobeatle.com

“Una cosa es ser Rockero y otra Rocanrolero, yo era Rocanrolero”: Luis de Llano Macedo parte 1

,

Por Patricia Infante y Jaime Esteban


Luis de Llano Macedo es considerado como una de las leyendas dentro de la producción musical y televisiva en México. Un personaje que estuvo involucrado en momentos importantes en la escena rocanrolera de nuestro país. En una entrevista concedida a este medio, el productor nos relata sus experiencias y su gusto por este género musical que es el rock y como lo ha influenciado en su vida y sobre todo en su trabajo a lo largo de todos estos años.

Mientras lo esperábamos, en su oficina, pudimos ver en la mesa de centro un libro, de unos 80 centímetros de largo dentro de un estuche llamado “Yo estuve en Avándaro” un libro de Federico Rubli  (textos) y fotografías tomadas por la artista de la lente Graciela Iturbide, que relatan aquel célebre concierto de Rock celebrado los días 11 y 12 de septiembre de un lejano 1971, con prólogo de Luis de Llano, uno de sus organizadores. Las imágenes ahí mostradas son únicas, pocas veces vistas, el concierto de rock que reunió a la juventud mexicana de finales de los años 60’s y principios de los 70’s está ahí, retratada en infinidad de imágenes a color y en blanco y negro, son imágenes inéditas, jóvenes de toda clase social, grupos de rock, muchos de ellos ahora inexistentes. El productor comenta acerca de este polémico festival, “Yo lo que narro de Avándaro es que fue la primera congregación de jóvenes por razones no políticas y que no pasó nada, más que nada fue la prensa amarillista la que armó el escándalo”.

Luis de Llano Macedo nace en la Ciudad de México un 9 de junio de 1945, es el hijo menor del pionero de la radio y la televisión en México, Luis de Llano Palmer y de la actriz Rita Macedo. Desde muy joven se convertirá en una de las piezas clave en la evolución de la televisión, los espectáculos y la cultura pop en México. Después de ingresar  a la escena del rock & roll nacional de los sesentas con su grupo Los Spitfires, partió castigado a los Estados Unidos para estudiar en una academia militar y, posteriormente, en 1964, realizó sus estudios en Comunicación en la University of Houston. Después de trabajar en San Antonio para la XWEX-TV y para Spanish International Network, viajó a Los Ángeles en 1969, para convertirse en director de programación del canal de Telesistema Mexicano KMEX-TV. En ese entonces recorrió toda la costa californiana filmando grupos de rock.

Actualmente, Luis de Llano, es dueño de su propia compañía de contenidos, también escribe para el periódico Milenio, es conferencista, además de dar clases en una de las instituciones más prestigiadas de México por el rumbo de Santa Fe.

Como a la mayoría de los jóvenes, de finales de los cincuentas e inicio de los sesentas, De Llano se vio atraído por ese ritmo llamado rock and roll  que llegó de los Estados Unidos, su gusto por su sonido lo llevó a ser parte de un grupo llamado Los Spitfires.

Mi primer contacto con el Rock & Roll fue muy jovencito, mi madre me llevó a un concierto en vivo en el Deportivo Israelita y por primera vez vi cuatro grupos de Rock & Roll en vivo, que eran “Los Crazy Boys con Luis ‘Viví’ Hernández” otro grupo que se llamaban los Red Devils que eran un grupo del Colegio Americano, y estaban los  Teen Tops, y otro grupo que no recuerdo. Yo me clave en el Rock & Roll a partir de ahí, yo iba al Colegio Americano entonces, y ahí tocaban “Los Black Jeans”. Todo esto me empezó a entusiasmar y le robé un banjo viejo a mi abuela, le puse una ligas, un micrófono y una grabadora y me sentaba en un escalón en mi casa y me ponía a soñar que era yo Rocanrolero. Empezaba el rock en español, pero no había una gran cantidad de grupos en esas épocas y que les dieran difusión.

Yo me juntaba con mis cuates de la colonia y decidí armar mi banda de Rock. Me junte con los vecinos, con el hijo de Julio Bracho, Luis Vasallo, que era un cubano muy simpático y muy bueno que era el baterista, y así empezamos a ensayar y a tocar, por esa época llegó mi hermana (Julissa) que estaba estudiando en Suiza, y le dijimos “Tú vas a ser la cantante del grupo” y mi madre muy hábilmente pensando en apoyar la carrera de mi hermana nos apoyo financiando los instrumentos, porque ni teníamos.

Luis ¿Cómo hacían para conseguir sus instrumentos? ¿Dónde los conseguían pues no había las facilidades de hoy?

Pues teníamos que ir a Sala Chopin sobre Eje Central Lázaro Cárdenas, o bien Casa Veerkamp y lo demás pequeñas tiendas en el centro, pero fue cuando en la Lagunilla conseguí comprarme una guitarra Texana, le compré una pastilla para que se amplificara y me compré un amplificador y así empecé a tocar con mi guitarra, soñando claro con las Rickenbacker, las Fender ….. Mi madre (Rita Macedo) nos empezó a financiar, tocábamos en la casa pero después rentó un departamento en la calle de Rhin, un penthouse de  un actor que habían matado, que se llamaba Ramón Gay, y seguíamos ensayando, por cierto junto a una funeraria. Enrique Guzmán que es mi tío, me vendió mi primera guitarra eléctrica, una guitarra que usaba y que salía en muchas fotos, fabricada en una madera que se llama “ojo de pájaro” y con esa guitarra comencé a tocar. Y fue entonces que nos metimos a un concurso que hizo Radio Éxitos en las instalaciones de Articulo 123 N° 90. Concursamos y quedamos finalistas de otro concurso que se iba a hacer en un lugar llamado El Ciro’s de las Lomas. El concurso fue contra “Los Hooligans”, “Los Loud Jets” y otros grupos.

¿Cómo nace el nombre de los Spitfires? 

Pues mi mamá fue la que nos puso el nombre, nuestra batería era una dragón que arrojaba fuego…

Con la batería y los instrumentos fuimos a ese concurso y que llega la policía y que llegan los granaderos y se armó una bronca monumental y no se pudo hacer el concurso, y se terminó haciendo en la Colonia Nápoles en un club privado, y ¡quedamos en segundo lugar ! El premio era grabar dos canciones en Columbia Records y se grabó un disco entre varios grupos con los ya mencionados Hooligans, los Loud Jets y Julissa y los Spitfires. De ahí empezamos a tocar, empezamos a salir a giras, en fiestas y con que nos pagaran los taxis ya éramos felices. No sonábamos en radio porque una de las canciones que grabamos la prohibió gobernación, (Ven Cerca), por considerarla demasiado sugerente.

¿Johnny Dynamo formó parte de Los Spitfires?

Sí formó parte del grupo, tocaba la guitarra. Humberto, le decían “Cahuich”, ya después cuando lo conocimos como Johnny Dynamo nos gustó, pero cuando trabajaba con Julissa y conmigo era Humberto, pero no le gustaba que le dijeran “Cahuich”, pero se le quedó así.

San Ángel 1959-1960

Entonces nos cambiamos a San Ángel,  y ahí mi mamá nos compró una casa, junto a un patio donde había una feria y mi mamá le pagaba al de la feria para que tocará las canciones de nosotros, y ahí ensayábamos, ahí el grupo de los Spitfires empezó a crecer. Pero mi familia del lado de mi papá se puso un poquito alterada, porque no iba a la escuela, andaba ya en giras para arriba y para abajo, y me enviaron a un colegio militar, en Texas. Julissa se quedó al frente del grupo y cada que venía de vacaciones veía como el grupo evolucionaba, se armaban grandes fiestas y un ambiente muy bueno. Estando en Estados Unidos aprendí a tocar polkas, porque los “pochos” de esas épocas tocaban polkas, además tocaba el bajo, y los jueves en la noche me brincaba la barda y veía tocar en la iglesia de la comunidad afroamericana, que estaba al lado de la escuela, y así aprendí a tocar Blues, desarrollé mucho como músico y en vacaciones venía a ver al grupo, pero en realidad en ese momento empecé a dejar de ser rocanrolero.

Una cosa es ser Rockero y otra Rocanrolero (yo era Rocanrolero)

Fue una época muy divertida, tocábamos donde se podía, a veces en Acapulco, en un México muy naive, un México donde tranquilamente podías caminar por Reforma en la noche, no había discoteques, había bares, cantinas pero no había lugares como antros, y yo viajaba de Houston a México, en esa época Julissa comenzó a hacer su carrera con los Spitfires, y empezó a grabar sus discos.

¿Julissa se convierte en el líder de los Spitfires?

Julissa se convierte en la imagen y yo empiezo a pasar a un segundo término, y me dediqué a estudiar, aunque cuando venía pues echaba el “Palomazo” con el grupo, en esa época empecé a conocer a todos los rocanroleros de la historia y aprendí a tocar el “tololoche” y me metí a un grupo de Folk de protesta, y me alejé del mundo rocanrolero. Mi hermana Julissa inicia su carrera como actriz, empieza a hacer teatro, cine y televisión,  y en ese momento yo era Julisso.

Terminé mis estudios y empecé a trabajar en Los Ángeles y aquí conozco a un amigo que era hijo del dueño del canal, y los fines de semana nos robábamos las cámaras de 16 mm y nos íbamos a filmar conciertos de rock por toda la costa de la California, llegamos a grabar en el Hollywood Bowl. Conseguíamos los Backstage pases y convivíamos con artistas y rockeros como los Creedence,  Jimmy Hendrix, etc. Para el año de 1969 termino mi carrera y regreso a México y entro a Telesistema Mexicano, y empiezo a trabajar en Promoción y empiezo a revolucionar todo con mis ideas rockeras, metíamos efectos especiales pero todo era manual, no había computadoras, y de repente estaba haciendo un programa que se llamaba “La Onda de Woodstock” teniendo como conductor a Jacobo Zabludovsky, empezamos a pasar Videoclips de música y hablábamos de cosas raras como Ecología.

En todo momento Luis de Llano se mostró emocionado al rememorar sus inicios musicales y televisivos dejando muy claro que son sus grandes pasiones. Poco a poco nos fue develando parte de su trayectoria que es una de las más sólidas y creativas de la farándula.

Uno de los momentos más fascinantes de la plática fue cuando le cuestionamos sobre Los Beatles y su influencia en él: “Cuando mi madre me habló de Los Beatles estaba yo en el Colegio Militar. Entonces cuando mí mamá me decía que debía yo de dejarme el pelo largo como Los Beatles, yo le dije que estaba loca, que en el colegio militar iban a raparmelo y empezaban a sonar Los Beatles, pero todavía no venían a Estados Unidos, entonces los oías en la radio y cuando venía yo a México oía más a Los Beatles aquí que allá”.

Luis de Llano nos complace y nos da más detalles sobre su conexión con la Beatlemanía: “Y cuando llego a Houston donde estudio la universidad fui a un concierto de Los Beatles y nunca los pude escuchar del griterío que había, era un concepto que llegabas y no dejaban de gritar las viejas dos horas, o sea eran unos piojitos así que los veía yo, y esa fue mí experiencia más cercana a Beatles de esa forma”.

Se explaya y nos indica que Los Beatles lo influenciaron mucho en su vida musical e intelectual porque – “Los Beatles eran para mí la Biblia de toda la música” – sí le gustaban otros grupos como Los Stones, pero afirma que – “Los Beatles tenían una especie de cultura secreta”. Comenta que cuando él llega en 1969 a México prácticamente Los Beatles iban de salida: “Yo no podía entender cómo se podían separar Los Beatles si eran millonarios, pero después lo vas a aprendiendo cuando empiezo yo a trabajar en la televisión, de que los grupos también son como familia y también tienen sus conflictos y sus formas de ser”. 

Al preguntarle sobre su Beatle favorito nos deja ver que prefería a George Harrison ya que era la parte mística, así mismo comenta que Ringo Starr le pareció siempre de relleno, John Lennon era la parte anárquica del grupo, a veces le gustaba y a veces no y asegura que Paul McCartney le caía bien, pero lo que le gustaba era la combinación de sus voces, la armonía que logró George Martin junto con las guitarras para que sonaran como sonaran porque eran muys diferentes a las guitarras que él ya había tocado. Luis de Llano nos revela con júbilo: “Lo que más me impactó fueron los discos, el doble, que fue muy grande y el Sargent Pepper y que a partir de la llegada de Yoko Ono sintió muy ácido el rollo y que no era el mismo feeling”.

El influyente productor nos relata que él tocaba canciones de Los Beatles con su guitarra y nos sorprende cuando nos narra que estaba en Estados Unidos cuando vio por televisión en blanco y negro a Los Beatles en el Show de Ed Sullivan y que también le tocó ver All You Need Is Love en el programa de El Pájaro Madrugador.

Luis de Llano nos menciona que hablar de Avándaro es hablar de la prehistoria ya que son 45 años del suceso e indica que cuando surge el Rock le comienza a cantar a la vida a diferencia del Rock and Roll que le cantaba al amor, además de que estaba muy dominado por los covers. Enfatiza que el cambio se fue dando con los grupos del norte de la República representados por rocanroleros como Benny Ibarra y Javier Batiz y es cuando la música comienza a ser más agresiva, más anárquica – indica- para hacer mención sobre su programa transmitido por cable llamado “Leyendas” donde hace un recopilado del rock nacional.

 

 

 

Administrador de contenidos.

Email: contacto@elcirculobeatle.com

Atardecer en Waterloo, entrevista con Iñaki García autor de la biografía en español de The Kinks.

,

En el año de 1964, The Beatles conquistaron Estados Unidos y con esto abrieron las puertas a una camada de grupos importantes proveniente del Reino Unido que alcanzaron la fama en el nuevo continente. Bandas como The Rolling Stones, The Who, The Yardbirds y The Kinks fueron conocidas en todas partes por su presencia y calidad musical. Por supuesto que estas agrupaciones no eran extrañas en Europa en donde ya tenían influencia en muchas partes. La fama de The Kinks llegó a España a mediados de los sesenta y llegaron a tocar en la Plaza de Toros de Palma de Mallorca en 1966.

Para el autor español de la biografía de The Kinks, Atardecer en Waterloo (investigada y escrita en co autoría con el periodista Manuel Recio), Iñaki García, los británicos “no han tenido nunca un éxito masivo en España, pero hay un grupo de fans muy entregado”.

Atardecer en Wateloo es una biografía en español que, como ellos mismo la presentan, “pretende explicar y narrar la historia definitiva de The Kinks en un estilo periodístico, literario, apasionado y muy documentado, con multitud de citas y referencias, en la mejor tradición de las biografías anglosajonas”.

Iñaki García, nacido en Barcelona y licenciado en matemáticas , accedió amablemente a responder una serie de cuestionamientos, hechos por Marco Antonio Brito, articulista y experto en rock and roll, y un servidor, con respecto a su libro biográfico dedicado al afamado grupo inglés y sobre todo para hablar de su pasión por la vida y música de The Kinks.

¿Qué tan importante consideran la influencia de The Kinks en España?

Muchísima, sin ninguna duda. Quizás a nivel comercial The Kinks no han tenido nunca un éxito masivo en nuestro país, pero hay un grupo de fans muy entregado como hemos podido comprobar nosotros mismos. Y curiosamente cada vez se escucha más a The Kinks y hay más gente que los conoce. Pese a ser un grupo muy inglés, ellos tienen la ventaja de tratar temas universales, que de una forma u otra consiguen conectar con gente de todo el mundo, algo que es maravilloso.
Pero no sólo en España, nos hemos llevado una grata sorpresa al ver el interés que ha despertado nuestro libro en Latinoamérica, donde las críticas también han sido excelentes y muchas personas se han interesado por él. Por ejemplo en Chile está teniendo una gran repercusión. A México ha llegado hace poco de la mano de la distribuidora Panoplia de Libros y ya ha empezado a salir en algunos medios de gran calado, ¡esperamos que tenga el mismo éxito!

¿Identifican alguna banda o bandas españolas que hayan tenido su estilo?

Aunque quizás no tengan el mismo renombre para el gran público que The Beatles o The Rolling Stones, es curioso como la mayoría de músicos o periodistas musicales sí que los reconocen como una de las bandas más importantes de todos los tiempos.
Por poner algunos ejemplos, en los años 60 y 70s grupos como los Íberos o los Salvajes y músicos como Miguel Ríos se alimentaban en gran medida de influencias de The Kinks y a menudo versionaban sus canciones. Pero su legado se extiende mucho más allá y hoy día muchos grupos siguen recogiendo su sonido, aunque luego lo adapten y lo lleven a su terreno. En nuestras presentaciones por España hemos tenido el honor de contar con músicos de la talla de Juan Aguirre de Amaral o Julián Hernández de Siniestro Total. Todos ellos reconocen el legado y la importancia de The Kinks.

¿Cuál de sus canciones es su preferida?

En grupos con una discografía tan amplia y que tenemos tan interiorizada como la de The Kinks siempre es muy difícil quedarse con una sola canción. A mí por ejemplo me encanta I’m Not Like Everybody Else y muchas de los primeros años, mientras que Manu tiene debilidad por temas de los años 70s como 20th Century Man o cualquiera del Soap Opera.
Pero si tuviera que elegir una que nos represente a los dos, seguramente sería Waterloo Sunset. Es uno de los temas más míticos del grupo y uno de los homenajes más bellos escritos nunca a Londres, siempre ha sido una de nuestras favoritas. Y ahora al darle el título a nuestro libro ha adquirido un significado especial para nosotros. En Atardecer en Waterloo nos hemos obsesionado por ser totalmente rigurosos y exhaustivos en lo que contamos, pero también por darle un enfoque literario para hacer que el lector lo pueda disfrutar casi como si fuera una novela, una historia con un cierto enigma como la de Waterloo Sunset. El título, la canción y el contenido del libro han encajado de maravilla.
Otras canciones que encierran grandes historias detrás y que hemos redescubierto al escribir el libro podrían ser See My Friends (que incorporó sonidos hindús en el rock inglés antes de Norwegian Wood), Dead End Street, Autumn Almanac, Celluloid Heroes, Come Dancing o Scattered.

Patricia Infante, colaboradora del sitio, escribió un artículo sobre The Kinks https://goo.gl/E6iJbS ¿Qué opinión les generó este texto?

Nos gustó mucho, se esmera por situar a The Kinks en el lugar que les corresponde y destaca muchos de sus puntos fuertes, además de revelar algunos detalles que tratamos en nuestro libro pero que son poco conocidos por el gran público. Un hecho que destacaría especialmente es el análisis de las figuras de los cuatro miembros de la formación original, incluidos Pete Quaife y Mick Avory. Al escribir sobre The Kinks mucha gente pasa por alto su sección rítmica, pero tuvieron una gran importancia en la historia del grupo. Muy interesantes también las menciones a grupos mexicanos que les versionaron.
En todos los años que hemos estado investigando a The Kinks hemos visto muchas veces artículos que son un refrito de cosas que ya se han escrito anteriormente contando las mismas tres o cuatro cosas, cayendo en tópicos y llenos de errores. Por eso siempre es una alegría ver artículos originales y bien escritos como este, nuestra más sincera felicitación.

¿Han escuchado algún cover mexicano a The Kinks?

Uno de mis favoritos y de los más míticos es el Hombre Respetable de los Hitters, que además es de una gran calidad y muy fiel a la original (salvo por el idioma, claro). Como decíamos, Patricia Infante hizo una estupenda lista en su artículo, algunas están en el canal de Youtube, pelacanyes45, de nuestro amigo David Panadès.
Como versiones españolas, Waterloo Sunset de los Ángeles y Emilio Cao de Siniestro Total son dos grandes clásicos. Y de entre las más modernas, también destacaríamos Suéltame de los hermanos Auserón y Lola de M-Clan. Aunque sea en inglés, hay una versión fantástica de Days a cargo de The Crocodiles, un grupo balear, especialmente curiosa por introducir el riff de Mr Tambourine Man.

¿Qué etapa musical de The Kinks consideran la más importante?

Por su trascendencia, éxito y productividad, no cabe duda de que la etapa dorada serían los años 60, seguramente la comprendida entre Face to Face y Lola, donde The Kinks publicaron muchos de sus singles y discos más míticos.
Pero nosotros somos muy fans también de otras etapas, sobre todo las de los discos conceptuales de los 70s, que pasaron más desapercibidos para el gran público pero que encierran historias interesantísimas que nos hemos esmerado en contar en nuestro libro. Nunca nadie ha luchado tan obstinadamente como Ray Davies por juntar el mundo del rock y el del teatro, dejando obras que han sido más apreciadas con el tiempo que en su momento. Creemos que eso también es digno de destacar y reivindicar.

En el Britpop de los noventas, muchas agrupaciones retomaron los viejos sonidos de bandas como The Beatles y en muchos casos también de The Kinks ¿Actualmente han escuchado a algún grupo que crean ustedes retome el estilo de The Kinks?

Sí, sin duda alguna. Es verdad normalmente se destaca a grupos del Britpop (Oasis, Blur…) o de los inicios del punk y la new-wave (Jam, Pretenders…) como los más influidos por The Kinks, pero es muy difícil encontrar músicos de rock en cualquier época que no los hayan versionado o los citen como influencias.
Como seguramente la mayoría de los que nos lean, nosotros tenemos debilidad por grupos de rock clásico y los años 60 y 70 como The Beatles y The Kinks y si escuchamos a grupos como los Arctic Monkeys o los Decemberists sin duda sus influencias están ahí. O los Kooks, que hasta pusieron a su segundo disco el título de “Konk” en honor al estudio de grabación de los Kinks.

En muchas ocasiones se ha dicho que el álbum The Kinks Are The Village Green Preservation Society es la obra maestra del grupo ¿Ustedes lo consideran así?

De nuevo, es muy difícil escoger una obra maestra en una discografía tan amplia, pero sí que es verdad que sería uno de los candidatos más firmes. Curiosamente en la actualidad es el disco más reconocido del grupo a nivel general, pero en su día fue un estrepitoso fracaso. Tuvo la desgracia de salir a la venta el mismo día que el White Album de The Beatles, y mientras este vendió millones el Village Green se quedó en apenas 25 mil copias, muy por debajo de lo esperado.
Pero el gran mérito del disco, además de la calidad de sus canciones, es que trataba temas que iban totalmente a contracorriente. Mientras a finales de los 60 la mayoría de grupos hablaban de amor libre y de colocarse, The Kinks y Ray Davies en particular se centraron en la historia de un pequeño parque rural y los personajes que orbitaban a su alrededor. En sus letras, Ray Davies recupera elementos tradicionales de la Inglaterra más profunda que creía que se estaban perdiendo y para él eran dignos de conservación: El viejo tren de vapor, los primeros besos bajo el roble, la iglesia con su campanario, historias de brujas malvadas…
En este disco, tienen más influencia sobre Ray George Orwell o William Blake que la mayoría de grupos del momento, algo que es digno de destacar. En el libro nos hemos esforzado en analizar la génesis y la influencia del Village Green Preservation Society y hemos descubierto cosas realmente sorprendentes.

Finalmente, durante la fiesta de inauguración de las Olimpiadas en Londres 2012 fue todo en placer ver la aparición de Ray Davies interpretando Waterloo Sunset ¿Ustedes sienten que a estas alturas valdría la pena que Ray Davies y Dave Davies se unieran para llevar a cabo una gira, así como lo hacen The Rolling Stones o The Who?

Aquí también hay diversidad de opiniones entre los propios fans y ni siquiera nosotros mismos acabamos de tenerlo del todo claro.
Por una parte, sería fantástico ver a los hermanos juntos haciendo magia una vez más. Aunque es cierto que nosotros ya tuvimos la suerte de verles la única vez que han tocado juntos en más de 20 años: en 2015 en el Islington Assembly Hall de Londres, en un concierto de Dave en el que Ray salió por sorpresa al final para acompañarle en You Really Got Me, que también recogemos en el libro.
Pero por otra parte The Kinks ya tienen un legado enorme que mucha gente cree que podría empañarse si se juntaran. Ray y Dave siguen haciendo conciertos y disfrutando de sus carreras en solitario, el año pasado ambos sacaron discos muy interesantes, casualmente coincidiendo con la primera edición en España de nuestro libro. Ray editó Americana, en el que llevaba muchos años trabajando, y Dave un disco más modesto con su hijo, Open Road, pero que también tiene temas fantásticos.
Y quizás sea mejor así, parece que ambos se sienten más cómodos y disfrutan de más espacio en sus propios proyectos. Lo importante es que juntos o separados los Davies sigan dándonos alegrías muchos años más.

Originario de la Ciudad de México, estudió la carrera de periodismo en el Centro Universitario de Periodismo en Arte, Radio y Televisión(PART). Se describe a si mismo como beatlero de alma y rockero de corazón.