Brian Jones: El legado de una Piedra Rodante

 “Brian era la persona de aspecto más vanidoso que he conocido. Pero también fue uno de los músicos más convincentes en el escenario”: Ray Davies (The Kinks)

Para junio de 1969 los Rolling Stones dieron un giro de 360 grados a su historia despidiendo a nada menos que a su fundador y primer líder: Brian Jones, aquél joven “dandy” sesentero que aportó el nombre de la banda gracias a la canción “Rolling Stone” de Muddy Waters y que desde sus inicios los proyectó a tocar música en serio. 

Brian Lewis Hopkins Jones sería el “culpable” de que todo diera marcha a fines de 1962, él fue el motor que comenzó la carrera de una de las bandas de rock más exitosas de todos los tiempos.

Pero no todo fue miel sobre hojuelas, Brian Jones fue además del líder del grupo, un personaje que con el tiempo se fue desmoronando y el mismo conjunto al final de sus días no lo tenía precisamente en un pináculo, pero también quizás faltó compresión por parte de sus compañeros.

Mucho se ha dicho sobre que Jones no era bueno escribiendo música y mucho menos canciones completas, pero sólo basta echar un clavado a su trabajo, que con el tiempo y gracias a la tecnología se ha ido descubriendo.

Su pasión desmedida por el blues y en determinado momento la música clásica le permitieron desarrollar su talento nato para ser en primera instancia un músico que dominaba la guitarra slide, el piano, la armónica y cuanto instrumento se le presentara, pero a decir de muchos de sus allegados que pareciera no se ponen de acuerdo, Brian no enseñaba el material que escribía y quizás era porque se sentía menospreciado. 

Muy en el fondo sentía que su material no era comercial porque derivaba en el blues pero quería grabar sus propias canciones argumentando que tenía buena voz para el folk.

Su música y versos eran, a decir de su novia Anita Pallenberg de corte romántico y espiritual del tipo de Donovan.

Una mezcla de timidez y baja autoestima fueron lo que determinaron el lugar de Brian en los Stones dando como resultado que Mike, Keith y el productor Andrew Oldham lo eclipsaran poco a poco.

Ante esto podríamos afirmar que era un gran arreglista e incluso podríamos darle el crédito de compositor ya que la mayoría de las canciones de Jagger y Richards (entre ellas “She’s A Rainbow”, “Play with Fire”, “Child of the Moon”, “Dandelion”, “Ruby Tuesday”, Sittin on a Fence) fueron embellecidas por su aporte de diversos instrumentos como el dulcimer, la flauta, la mandolina, las maracas, el pandero, el oboe, el órgano, el melotrón, entre otros.

Creador además de los riffs en “(I Can´t Get No) Satisfaction”, “Let´s Spend the Night Together” y “The Last Time”.

Aquí una prueba: Lady Jane con Brian Jones en las guitarras acústicas, clavicornio y dulcimer. Del álbum “Aftermath”:

Al final de sus tiempos en la banda consideraba que ya no congeniaba con el estilo pop que habían adoptado e incluso cuando lo “corrieron” lo tomó de forma tranquila porque ya tenía planes de formar otro grupo y participar en varios proyectos con Lennon, Hendrix y hasta con Denny Laine.

Es curioso que a casi un mes de que fuera despedido de las piedras rodantes falleciera de forma trágica ahogado en su alberca, a partir de esto han corrido muchos rumores tales como que fueron Keith Richards y Mike Jagger los que lo mandaron matar, que si el albañil que restauraba su casa lo había liquidado tras alguna discusión, que si fue un paro cardíaco a causa del asma y las drogas o que incluso compuso mucho material que se adjudicaron Mike y Keith como “Ruby Tuesday” y un sinfín de mitos que no se han demostrado totalmente pero que aún levantan eco a 49 años de distancia.

A continuación Backstreet Girl del álbum aparecido en UK “Between the Buttons” y en la placa americana “Flowers”. Aquí Brian contribuyó con el vibráfono, el xilófono, el celeste y el glockenspiel y en algunas fuentes señalan que también ejecutó el acordeón.

Y más extraño es que ni Richards ni Jagger acudieran a su funeral pero sí le dieron un homenaje gratuito en Hyde Park el 5 de julio de 1969.

Sea como sea, en el círculo de Los Rolling Stones no era ya soportado por varios, incluso lo tachan de desagradable, sin embargo es de extrañar que entablara amistades tan especiales con Superstars del momento como John Lennon, George Harrison, Eric Clapton, Jim Morrison, Marianne Faithfull, Bob Dylan o Jimi Hendrix, con algunos de los cuales incluso participó en proyectos musicales.

En “Under my Thumb” Jones deleita con la marimba, piano y guitarras eléctrica y acústica.

“El primer chico blanco que escucho que toca como negro”: Buddy Guy.

Su influjo era y es tal que hasta es mencionado en temas musicales tanto de su tiempo como después de su muerte.

Aquí un ejemplo: Monterey fue el tema emblemático que retrató el primer festival de rock masivo en 1967 donde Brian Jones apadrinó a Jimi Hendrix y en cuya letra es presentado como “His Majesty, Prince Jones smiled”.

Justo también destacar que contribuyó en temas clásicos del rock como “Love Me, Baby” junto al dueto británico Peter and Gordon donde colaboró tocando la armónica, así mismo se destaca su participación también en la armónica con este dúo en “A Mess of Blues” y en “Good Morning Blues”.

“Conocía a Brian bastante bien. Tuvimos posiciones similares en nuestras bandas. Solía verlo en sus momentos difíciles. Era una persona muy amable y eso es lo que debemos recordar que era. No había nada malo con él que una pequeña porción de amor no hubiera resuelto”: George Harrison.

Por otra parte participó con el saxo alto en “You Know my Name”, en los coros de “Yellow Submarine” e hizo gala con el oboe en “Baby Your a Rich Man” de The Beatles.

También ejecutó magistralmente el sitar en “Ain´t Nothing Wrong With That” de Jimi Hendrix.

Como músico independiente podemos rescatar dos célebres proyectos, el primero de 1967 componiendo y produciendo la banda sonora de la cinta alemana “A Degree of Murder” y el disco póstumo “The Pipes Of Pan At Jojouka”.

“No voy a derrotar a nadie más en The Stones, pero Brian fue el verdadero artista en esa banda. (…) Gran parte de su creatividad temprana se debió a él”: Dave Davies (The Kinks)

En resumen The Rolling Stones son una leyenda musical sin embargo es inminente destacar que sin Brian Jones no hubieran sido lo que son, él fue el alma e inspiración y aunque tienen muchos discos interesantes nunca fue lo mismo sin su presencia y talante.

Aquí un pequeño recuerdo para Brian Jones (El Stone Mágico) quien fallecería un día como hoy de 1969 a la corta edad de 27 años.

Soy melómana de corazón, básicamente fan de The Beatles y rocanrolera declarada, me apasiona la música de la época de los años 60. Me agrada leer literatura clásica y de fantasía y estudio Ciencias de la Comunicación.

Anterior

En vivo en el Hollywood Bowl, el disco oficial en concierto de The Beatles.

Siguiente

El acetato, los tocadiscos y la historia real de Arturo y su amiga Yuli

2 Comments

  1. Francisco

    Excelente nota del gran Brian Jones, muy recordado por muchos y poco conocido por otros, fue el motor que le dio esa fuerza a the rolling stone en sus primeros años, un músico completo…..

    • Muchas gracias Francisco por tomarte el tiempo de leernos y comentar. En efecto, Brian Jones fue el motor para que empezara a marchar la leyenda Stone. Era un músico fuera de serie y aunque él no se sentía muy comprendido, muchos fueron los que lo admiraban y estimaban. Y su legado continúa cautivando. Saludos.

Comenta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

ElCirculoBeatle.com | ®2017 - 2027 | Garantía de Privacidad | Desarrollo: Tere Chacón | CONTACTO
%d bloggers like this:
%d bloggers like this: