“Born to be wild”, en nombre de la Primavera de Praga

La Unión Soviética fue un duro experimento político para muchos países, entre estos, Checoslovaquia. El 5 de enero de 1968, Alexander Dubcek había sido elegido primer secretario del Partido Comunista Checo, cuya visión era más liberal que conservadora-comunista y sus reformas de apertura comenzaron tan pronto tomó el poder. Su intención era dar un viraje más relajado a la dura política de Moscú y para ello se propuso gobernar en favor de “un socialismo con un rostro más humano”. A este acontecimiento se le denominó la Primavera de Praga y significó más que nada, el fin de la censura.

Alexander Dubcek, primer ministro checo, 1968.

El Kremlin no podía tolerar una fisura en su bloque de influencia y ordenó a los tanques del ejército rojo invadir la capital Praga. El 21 de agosto de 1968, tropas del Pacto de Varsovia, lideradas por Moscú, invadieron Checoslovaquia y prácticamente suprimieron el movimiento, del que Martha Kubisova, cantante de rock, era una tenaz seguidora. El destino del pueblo checoslovaco quedaba sellado de esa manera para las dos décadas siguientes.

En junio de ese mismo año, el grupo rockero estadounidense Steppenwolf (la “w” se pronuncia como “v”) grabó la que sería una de las canciones más representativas del género rock pesado y abiertamente atrevido, nos referimos a “Born to be wild” (“He nacido salvaje”). Las notas de este hit reflejan una rebeldía a toda costa. Ha sido usada como un cliché para los motociclistas, cuyo estilo de viajar es todo menos complaciente y absolutamente promotor de la independencia.

Aquí es donde nos interesa vincular este notable éxito del grupo californiano, cuyo nombre al parecer sacaron del libro “Lobo estepario”, de Herman Hesse (lo dice Wikipedia). La melodía ya tenía un par de meses de haber salido al público, que la aceptó con mucho agrado. Tras la invasión de los tanquistas rusos, se cuenta que Steppenwolf se la dedicó al pueblo checoslovaco, que vio empañado su verano tras la ocupación soviética de una de las capitales más bellas de Europa central.

Martha Kubisova. Rock star checa.

Aunque esta acción significó el fin de las escasas libertades que tenían los checos, se dice que despertó en ellos una lucha por la libertad y la independencia más fuerte que nunca. Al menos así lo comentó Martha Kubisova, quien aseguró que “había bastado sólo una probada de libertad para nunca dejarla”. La Deutsche Welle recogió hace poco este comentario de ella: “La Primavera de Praga valió la pena porque nos hizo más fuertes. Fue la oportunidad de respirar aire fresco, que despertó en nosotros un deseo aún mayor de libertad”, dijo la cantante. “Esto nos ha acompañado durante las siguientes dos décadas”.

Steppenwolf con la voz principal de John Kay, al centro.

Aunque me estoy sustentando en comentarios recabados de memoria en Rock 101 y WFM, a principios de los noventa, la versión parece encajar si vemos que el cantante de la banda John Kay, nació en Tilsit, en lo que hoy es Kaliningrado.  Según registros informáticos, él y su madre tuvieron que exiliarse tras la ocupación soviética en una aldea llamada Arnstadt, que terminó siendo la República Democrática Alemana.

Sólo para que lo sepan: En enero de 1969, el estudiante checo Jan Palach se inmoló en protesta contra la ocupación soviética, se dice que su sacrificio abrió los ojos de los simpatizantes izquierdistas en Occidente, que empezaron a dudar de las actitudes del Kremlin. Se ha contado mucho sobre que la música de los Beatles tuvo que ver con la caída de la Unión Soviética, ya volveremos a ese tema en estos días del Mundial de Rusia. Lo que sí podemos asegurar es que “Born to be wild” se convirtió en el himno de la liberación checa, la cual vendría 23 años después, es decir, en julio de 1991 con la disolución del Pacto de Varsovia y de la caída de la Unión Soviética.

Y ahora te mostramos como se toca la melodía de la que te hablamos en el artículo en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Foto: contenidos educativos digitales.
0 comentarios

Comenta

Deja un comentario
Nos gustará conocer tu opinión.

Comenta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.